Tel. +52(449) 973 11 22

BLOG DE M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

REGRESAR A BLOG

EL NUEVO MÉXICO, HONESTO Y FRATERNO

Diciembre 07, 2018

Con su compromiso de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México, el nuevo presidente habló a su pueblo. El sábado pasado fue el gran día para AMLO, ese que por más de una década había esperado.

Para quienes aún somos escépticos al cumplimiento de sus ideas y proyectos, el discurso de toma de protesta nos deja mucho más tranquilos. Todos soñamos un México sin corrupción, sin impunidad, sin violencia y sin pobreza, y quizás estas sean las grandes promesas y retos que Andrés Manuel López Obrador tendrá en su gobierno.

AMLO recibe una país complejo, violento, desigual, con índices de corrupción alarmantes, y quizás esto complique su trabajo; pero también sabemos que nuestro país tiene TODO para crecer y desarrollarse, pues México es una de las 15 economías más grandes del mundo.

El nuevo presidente contará con todas las armas para cimentar el México que soñamos, pues cuenta con la aprobación de gran parte de los ciudadanos, además de la mayoría en el Congreso y el Senado, herramientas fundamentales para llevar a nuestro país al lugar que merecemos.

Según AMLO, este nuevo gobierno dará prioridad a los más vulnerables, a los pobres, ancianos, indígenas, situación que considero sumamente positiva para nuestro país, pues es absolutamente injusto que en la actualidad el 1% de la población cuente con el 25% de la riqueza. Ojalá que los apoyos se centren en

ayudar a los más vulnerables en edad laboral, a contar con herramientas para emplearse mejor, ser emprendedores, o estudiar, pues si los apoyos se centran en la entrega de recursos sin control, seguro estoy de que estos no servirán de mucho.

De su discurso me quedo con ideas como acabar con la corrupción, abatir la impunidad, sancionar a quienes en su equipo se corrompan, convertir la corrupción en delito grave, crear la zona libre en la frontera con Estados Unidos, construir el tren Maya, desarrollar el sur del país, atraer más inversión extranjera, construir 100 universidades en lugares marginados, disminuir los exagerados privilegios de los servidores públicos, entre otros.

Por otro lado, me quedo incómodo con la cancelación del necesario y digno aeropuerto de la ciudad de México. Si hay dudas en los contratos, pues que se revisen a detalle, pero cancelar esta obra es un retroceso enorme para México. Me quedo incómodo con la cancelación de la reforma educativa, pues, aunque seguramente es perfectible, esta reforma fue el inicio de un cambio vital para el sistema educativo de México. Igual que el punto anterior, si hay que mejorarla, adelante, que se perfeccione, pero tirarla, es otro golpe al desarrollo del país.

Aunque entiendo al nuevo presidente en su concepto de fraternidad con todo el mundo, considero sumamente lamentable la visita de Nicolás Maduro presidente de Venezuela, un personaje que tiene a su país en condiciones lamentables.

Me deja un sinsabor y me sacó una “risita nerviosa”, el comentario sobre pavimentar las carreteras con concreto, pero usando revolvedoras tradicionales, para así dar más trabajo.

Al final debo decir que este México lo hacemos los 122 millones de personas que cada día salimos a luchar, con sueños, miedos, errores. Tenemos que entender que Andrés Manuel López Obrador es el presidente de todos y tenemos la obligación de luchar juntos cada día por la construcción de un mejor México, ese lugar donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.m