Tel. +52(449) 973 11 22

BLOG DE M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

REGRESAR A BLOG

APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO: RISA, ALEGRIA Y APLICABILIDAD

Abril 12, 2019

Somos el resultado de nuestra educación, no me cabe la menor duda, así que mientras mejor sea el proceso educativo, los resultados serán mucho mejores; de tal manera que la educación es el aspecto fundamental en la nueva economía mundial que ha entendido que el conocimiento es la nueva riqueza.

Para Francisco Mora Doctor en Medicina y Neurociencias, y catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, “la educación debería ser la joya de la corona”, y lastimosamente muchos gobiernos no han comprendido la importancia de entender, analizar y mejorar sus sistemas educativos, y México no es la excepción.

 

Desde hace varios años he estado trabajado con algunos docentes e investigadores en el desarrollo de un aprendizaje significativo que ayude a mejorar el resultado de los niños en el proceso educativo. Si bien este no es un concepto nuevo, pues mucho se ha escrito sobre esto, le hemos agregado algunos elementos extras, que ayudan a que este aprendizaje se convierta en la mejor herramienta para enfrentar el mundo real, estos son: la risa y la alegría. De este estudio hemos desarrollado el concepto: JumpStart, al cual hemos relacionado con mantener el asombro y la curiosidad en el educando por medio de un “choque eléctrico de emoción” que le damos al alumno, previo a la construcción del conocimiento. Este “choque eléctrico” puede ser un chiste introductorio alusivo al tema, un disfraz, un apunte tecnológico desconocido, o cualquier actividad que genere curiosidad y ganas de aprender.

Es completamente común en los sistemas educativos tradicionales (como el que usamos en México), que el aprendizaje sea aburrido, tedioso, poco aplicable y completamente repetitivo, lo que hace que los niños pierdan rápidamente el interés en el conocimiento, un interés que es fundamental para la construcción de nuevo conocimiento.

Según el Dr. Mora, cerca del 25% de los niños tienen problemas para aprender, por lo que el sistema rápidamente los cataloga como “tontos”, pues no memorizan bien, o no se integran, olvidando que está completamente demostrado que cada individuo tiene unas necesidades específicas durante el aprendizaje.

El Dr. Mora propone, “si la estandarización mata y limita el surgimiento de la verdadera personalidad, la neuroeducación quiere un modelo donde el docente sea capaz de conocer los tiempos y características de cada niño, y darle los tiempos que necesita y no valorar su desarrollo conforme a medidas y tiempos académicos artificiales, y contrarios a los tiempos reales del desarrollo cerebral de los niños”.

 

Desde que un niño ingresa al sistema educativo, su curiosidad y entusiasmo se encuentran a tope, pero al creer que un niño es una caja donde únicamente se debe almacenar conocimiento, rápidamente los niños pierden el interés por este y terminan alejados de lo que realmente debería buscar nuestro sistema educativo: Formar jóvenes creativos que generen innovación aplicada a problemas cotidianos o a nuevo conocimiento, generando riqueza.

 

¿Quién dijo que la educación debe matar la emoción, la felicidad? Cuando reímos nuestro cuerpo libera endorfinas, neurotransmisores que nos ayudan a que nuestras experiencias de aprendizaje puedan ser significativas y se mantengan en nuestra mente, para que este conocimiento se convierta en el combustible para la generación de nuevo conocimiento, por lo que un buen motivador de la educación (JumpStart) es la mejor manera de forjar los elementos que requiere esta nueva economía del conocimiento que nos exige el siglo XXI.

 

México tiene mucho camino que recorrer, pues su sistema educativo además de ser completamente tradicional y centrado en la memorización de conceptos y no en la persona, forma únicamente empleados, olvidando que el mundo desarrollado ha entendido que los emprendedores son el motor de una economía; por lo que un emprendedor que use el conocimiento para aplicarlo a nuevo conocimiento que genere riqueza, es el mejor aliado que tiene un país para crecer su economía.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx