Author Archives: jcmesa

LEGALIZAR O NO LEGALIZAR… ESE ES EL PUNTO

El tema de las adicciones y el narcotráfico siguen siendo una gran piedra en el zapato para nuestro país y el mundo entero.

Por un lado se encuentra la “sangre” que nos ha generado el negocio que son las drogas ilícitas para los países productores y consumidores, las cuales dejan al año miles de víctimas por control de rutas, ciudades y territorios.

Por el otro, una sociedad atraída por lo prohibido que encuentra en las drogas un gran refugio para olvidar sus vidas, repetir patrones, o simplemente, para estar a la moda.

En medio de ambos, sociedades perdidas, jóvenes sin futuro y una cantidad de muertos que asusta a cualquiera.

¿Qué hacer?

En el sexenio de Felipe Calderón se estima que fallecieron más de 60 mil personas por el narcotráfico, y en lo que va de éste, la cifra parece comportarse de la misma manera.

En cuanto a las adiciones a drogas ilícitas, podemos tomar el ejemplo de nuestro Estado, donde, según el Consejo Interuniversitario Contra las Adiciones, 7 de cada 10 jóvenes universitarios han probado drogas en su vida (sin decir que sean adictos), y de estos, 9 de cada 10 lo hicieron debido a que sus “mejores amigos” los invitaron a hacerlo.

Como podemos observar, el tema es sumamente complejo, creciente y muy rentable.

Definitivamente el tema de las drogas debe ser tratado con mucho cuidado y responsabilidad, pues son muchas las aristas que se deben analizar antes de tomar un partido definitivo como el de legalizar o no, su consumo recreativo.

Particularmente veo como un grave error el decidir radicalmente por una postura sin conocer y analizar lo que está pasando en el mundo.

Desde el punto de vista del negocio, es claro: La legalización pudiera ser el mejor camino para acabar con la “sangre” generada, pues ya en manos del estado sucedería lo que hoy hacen muchos países que controlan el alcohol, por ejemplo.

En cuanto al consumo, bien valdría la pena analizar lo que están haciendo Suiza y Portugal particularmente, entregando de manera gratuita la droga a los adictos, y de manera paralela llevando un plan de disminución y tratamiento que busca reintegrar a la sociedad a los adictos.

También se deberían analizar los resultados de lo que realizó Estados Unidos con la legalización de la marihuana en algunos estados, o lo que valientemente hizo Uruguay (particularmente interesante por tratarse de un país en vías de desarrollo)…

México tiene condiciones muy particulares en el tema del narcotráfico, pues al haberse convertido en el principal distribuidor de droga en el mundo, hoy presenta los problemas del negocio y el consumo, lo que hace complejo y urgente el enfrentar el problema.

Desde mi particular punto de vista, el gran responsable de lo temas de consumo de drogas ilícitas, es la familia y su estructura, pues allí es donde se cimientan o se dejan de cimentar los valores que un joven necesita para alejarse de este gravísimo problema. Lo triste es que los padres han deicidio dejar la formación de sus hijos únicamente en los colegios, amigos, y empleadas de servicio doméstico, lo que facilita enormemente que los jóvenes se desarrollen sin las habilidades que los alejen de este “monstruo de 7 cabezas”.

Legalizar o no legalizar, ese sería el punto. Cualquiera de los dos caminos es aceptable, dependiendo del punto de vista de donde se vea. Lo importante es que no dejemos el problema únicamente en las autoridades, pues la solución está en fortalecer las herramientas en nuestros hijos para saber decir NO, ante la primera situación que se les presente.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

MENOS CRÍTICA. MÁS ACCIÓN EN EDUCACIÓN

Mucho he podido escribir en este espacio sobre los graves problemas de nuestro sistema educativo mexicano los cuales se traducen en la pérdida de competitividad de nuestros egresados frente al mundo complejo en el que deben competir.

En varias ocasiones he presentado los resultados de los exámenes internacionales (en específico PISA) que se aplican para medir los resultados académicos (matemáticas, lectura y ciencias) de nuestros estudiantes, y en los cuales llevamos más de una década ocupando los últimos lugares de los países miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Académico).

Pero lo más fácil es criticar y señalar, pero: ¿Qué debemos hacer?

Definitivamente hoy nuestros docentes deben pasar de ser los “grandes sabios” capaces y conocedores de todo, a excelentes mediadores del conocimiento que lleven al estudiante a construir y  a aplicar lo que aprenden, en el día a día.

El Dr. Sergio Tobón Tobón especialista en modelos educativos y sociedad del conocimiento por la Universidad Complutense de Madrid y posdoctorado en competencias de los docentes en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior, propone 6 competencias que las instituciones educativas tenemos la obligación de garantizar en nuestros estudiantes, a fin conseguir un ético y exitoso desarrollo de sus vidas profesionales; estas son:

    1. Plan Ético de Vida. No basta con determinar el plan de vida de un joven, éste debe ser ético. Eso significa, que el joven se integre a la sociedad pero respetando a la naturaleza, a su familia y a la demás gente que lo rodea.
    2. Emprendimiento. Un emprendedor no siempre es un empresario, pero la educación debe garantizar la formación de habilidades para determinar metas, desarrollarlas y cumplirlas, en un periodo de tiempo.
    3. Trabajo Colaborativo. La educación en la actualidad debe responder al trabajo construido por todos, de manera interdisciplinaria, y con objetivos que beneficien a la comunidad.
    4. Gestión del Conocimiento. Los estudiantes deben conocer el proceso investigativo, determinar donde está el conocimiento, lograr digerirlo, y con habilidades para aplicarlo en la vida diaria.
    5. Desarrollo Sustentable. Debemos ser capaces de formar en los estudiantes el equilibrio ecológico que nuestra generación olvidó. Debemos cambiar lo que hoy no nos gusta, por medio de nuestros alumnos.
    6. Comunicación Bilingüe. Los jóvenes tienen que ser capaces de comunicarse en una lengua diferente a la materna. No siempre deberá ser el inglés.

Podemos analizar muchos autores, pero lo más importante será partir de la premisa de que nuestro sistema educativo debe mejorar, y para eso, necesitamos fortalecer nuestra red de aprendizaje, esa que se encuentra compuesta entre familia y sociedad. Solo así, con un ecosistema de aprendizaje diferente, poder construir a través de nuestros estudiantes, el México en el que todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

YA BASTA DE QUEJARNOS: HAY QUE ACTUAR.

Definitivamente me molesta demasiado leer las continuas quejas de la gente en las redes sociales contra el gobierno y sus instituciones.

¿Tenemos problemas? SÍ, y muchos, pero este país los formamos cerca de 120 millones de personas que cada día nos levantamos a luchar.

Es muy fácil culpar a otros de lo que no nos gusta: corrupción, pobreza, desigualdades, violencia, niveles educativos… pero yo me pregunto: ¿Qué hacemos cada día por construir el México que soñamos?

¿Somos capaces de no dar una “mordida” a un policía que nos quiere infraccionar? Esta acción es igual de equivocada a los millones que se pueda robar un Gobernador de un Estado.

¿Somos capaces de dedicar 10 minutos en las noches para leer a nuestros hijos inculcando este hábito? Entonces no nos quejemos de que un mexicano en promedio lee 1.2 libros al año, cuando un niño de primaria en Finlandia lee un libro por semana.

¿Somos capaces de construir una familia son violencia física o psicológica?

¿Soy capaz de ayudar a los demás así sea con una sonrisa de aliento?

Personalmente he creído que este mundo no se cambia únicamente con dinero; si alguien tiene mucho, lo podría invertir en tantas áreas de extrema pobreza de nuestro país, pero a México lo podemos cambiar con pequeñas acciones día con día.

México es una de las 15 economías más grandes de planeta, es uno de los países con mayor producción petrolera, cuenta con playas hermosas, arquitectura prehispánica, colonial, moderna. Nuestro país se consolida cada día como una potencia en manufactura automotriz, entre muchas otras.

Debemos ser realistas, la riqueza de México no se distribuye equitativamente, pues si bien tenemos un ingreso per cápita anual de más de 15 mil dólares, la realidad es que contamos con una pobreza creciente que según datos de la OCDE ya impacta a 70 millones de personas.

Particularmente considero que nuestra generación y quizás, las 2 anteriores, acabamos este planeta en poco menos de dos siglos, en 3 aspectos básicamente:

-       Ambiental: no cabe duda de que hoy sostenemos el planeta con “dos hilitos”. En Aguascalientes por ejemplo, pasamos en 30 años de tener ojos de agua en diferentes puntos del Estado, a tener en la actualidad pozos de extracción de agua a más de 500 metros de profundidad.

-       Valoral: Tristemente hoy somos capaces de “pisotear” al otro con tal de lograr nuestros objetivos.

-       Repartición de la Riqueza: Los 85 hombres más ricos del mundo tienen lo mismo que 3.500 millones de personas… un contraste aberrante.

Después de analizar el crecimiento de muchos países que hace algunas décadas estaban en pobreza y desigualdad como el nuestro, he llegado a la conclusión de que México necesita llevar a cabo dos acciones para transformar su realidad. La primera es la de mejorar el sistema educativo, y la segunda, apostar por la formación de emprendimiento a la temprana edad.

Al final, considero que nuestra generación tiene la obligación de revertir el daño que hicimos o aceptamos, por medio de nuestros hijos, inculcando los valores que los lleven a construir un México diferente, ese lugar donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LA CORRUPCIÓN: NUESTRO GRAN PROBLEMA

Podemos decir que las principales economías de Latinoamérica son la de México, Chile y Brasil.

Hace unos años estos tres países se presentaban al mundo como economías en franco desarrollo con crecimientos anuales que superarían de manera individual el 5%. Lastimosamente algunos eventos han llevado a estos “grandes de la región” a bajar sus expectativas ante el mundo. ¿Qué sucedió?

Latinoamérica presenta muchos males: delincuencia, pobreza, desigualdad, bajos niveles educativos, falta de infraestructura, poca investigación, etc., etc., pero definitivamente el gran problema de la región se llama CORRUPCIÓN; como diría el Premio Nobel Mario Vargas Llosa en una entrevista pública frente a 300 editores de periódicos: “la corrupción es la mayor amenaza a la democracia en América Latina”.

Iniciemos con Brasil. Todos pensábamos que la consolidación del país había llegado gracias al presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Los índices de crecimiento económico y los estándares educativos nos hablaban de un Brasil diferente. Programas como Todos por la Educación que llevó a la Universidad de Sao Pablo a convertirse en la mejor universidad de Latinoamérica auguraban que Brasil se despagaba del atraso, para encaminarse al primer mundo. Pero luego nos dimos cuenta de que su economía se derrumbaba tras el escándalo político por los pagos ilegales de la compañía petrolera nacional Petrobras a líderes del partido gobernante. El escándalo de $800 millones, que tuvo lugar cuando la actual presidenta Dilma Rousseff era miembro de la junta directiva de Petrobras, provocó protestas masivas en todo el país y definitivamente alejó a muchos inversionistas que veían en Brasil un país diferente. Según el Fondo Monetario Internacional, Brasil este año tendrá un ingreso negativo del 3%.

Luego Chile, un país ordenado, con buenos niveles educativos, menor desigualdad entre ricos y pobres, ahora se vio ensombrecido a causa del mismo fenómeno: la corrupción. Un escándalo de corrupción que involucra al hijo de la presidenta Michelle Bachelet desaceleraron la economía a un crecimiento del 2.3% este año.

Al final, nuestro México. El “nuevo tigre del mundo” como lo bautizó alguna editorial del London Daily, que con sus reformas energética y educativa pronosticaban crecimientos anuales de arriba del 5%, terminó fuertemente afectado por situaciones cotidianas de presunta corrupción como la “casa blanca “ de la primera dama, la asignación de obra del tren de alta velocidad entre México y Querétaro, y por supuesto, la desaparición de los 43 estudiantes de Iguala; situaciones que nos llevarán a un panorama muy diferente al esperado. Para el Fondo Monetario Internacional el crecimiento del país para este año sería un estimado cercano al 2.3%.

Para nadie es un mito que todos los adultos somos responsables de la corrupción, y es justo este elemento lo que menos nos gusta de México. ¿Cómo revertirla?

Desde mi punto de vista será un proceso a largo plazo donde entendamos que nosotros somos los actores del país. Nosotros construimos cada día el México que queremos. Es tan delicado darle una “mordida” de 200 pesos a un policía, como los 20.000 millones que se robe un gobernador… Si logramos entender esto, podemos aspirar a cambiar al país por medio de nuestros hijos, inculcándoles los valores que nos ayuden a construir el México que añoramos, y que no hemos sido capaces de construir.

rectoria@ucuahtemoc.edu.mx

UN NUEVO EDUCANDO EXIGE UNA NUEVA MANERA DE EDUCAR

Para nadie es un mito que nuestro sistema educativo no está dando los resultados que esperamos y necesitamos para el actual mundo tan competido.

Hace unos días escuché aun investigador de la UNAM decir algo realmente significativo: “Nuestro actual sistema educativo fue concebido para gente del siglo XIX; es impartido por personas nacidas en el siglo XX, y es aplicado a estudiantes del siglo XXI, con tecnología del siglo XXI”.

Es real, quienes nos dedicamos a la educación sabemos que no hemos logrado resolver el tema tecnológico y la “personalidad” de los actuales estudiantes, que además pertenecen a una generación denominada Millenials.

Entre muchas características, estos jóvenes Millenials se definen como ecológicos, cercanos a causas sociales, abiertos a temas como la homosexualidad, y sumamente tecnológicos (nacieron en medio de las nuevas tecnologías). Son una generación que accede a muchos créditos educativos para estudiar pero se enfrentan a un gran porcentaje de desempleo. Además buscan posponer lo que mas pueden el matrimonio, a fin de mejorar su posición económica.

Estos son los jóvenes que hoy el sistema educativo mexicano tienen en sus aulas, por lo que entenderlos será la clave para lograr mejores resultados.

No cabe duda de que el gran éxito del sistema educativo en Finlandia es precisamente que se encuentra centrado en la persona y no en el conocimiento como en México; quizás ellos ya comprendieron lo diferentes que son los estudiantes actuales.

Para algunos investigadores educativos es prioritario cambiar algunos aspectos de la enseñanza en las aulas. Si bien tomar notas servirá en algunos casos, ya los jóvenes no ven al “grafito y al papel” como el recurso a utilizar a la hora de aprender.

A continuación presento 5 técnicas que debiéramos tomar en cuenta en la actualidad (algunas ya usadas) para el proceso enseñanza – aprendizaje:

1-         Flipped Classroom o clase inversa. Sencillo, estudiar en casa y practicar en clase.

2-    Técnica exegética o de lectura comentada.La técnica de la exégesis consiste en leer y comentar sobre los textos relacionados con el asunto que se estudia.

3-         Gamificación. La gamificación, un anglicismo que proviene del inglés gamification, consiste en la aplicación de los principios y las técnicas de los juegos a otro tipo de actividades menos lúdicas. Se aprovecha así la predisposición natural del educando hacia el juego para mejorar la motivación hacia el aprendizaje.

4-       Design Thinking. El Design Thinking se utiliza a partir de casos reales que hay que resolver por medio de un proceso, un conjunto de métodos y herramientas que se pueden aplicar al inicio de cualquier proceso de innovación.

5-       Social Media. Las redes sociales se han generalizado y las personas pasamos tanto tiempo al día en ellas que utilizarlas como técnica de enseñanza puede convertirse en una motivación extra para aprender.

Muchas técnicas podríamos llevar a cabo, lo importante es aceptar que debemos acoplarnos a un nuevo educando. Alguien para quien el conocimiento no es únicamente el fin; alguien que requiere saber como aplica lo que conoce, en su vida diaria. Alguien a quien debemos acompañar y no solo pretender “deslumbrar”. Hoy el docente es un guía y no un “sabelotodo”.

Mucho tenemos que hacer en este camino para formar mejor a nuestros estudiantes, pues nos solo estamos resultando mal evaluados como sistema educativo, sino que además debemos llegar a una nueva generación… todo sin olvidar que “el camino a la pobreza, es la autopista de la ignorancia”.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

¿CÓMO CAMBIAR A MÉXICO?

Muchas cosas nos encantan de México, su cultura, gastronomía, playas, su gente… pero también existen aspectos que nos atrasan y nos llevan a seguir sumidos en la pobreza, la desigualdad y la violencia.

La corrupción (el principal problema de este país), la pésima distribución de la riqueza, la falta de oportunidades, el sistema educativo, entre otros, son los aspectos que hacen de México un país que no ocupa el lugar que debiera en el mundo.

¿Qué hacer? ¿Cómo se cambia a México?

Corea del Sur logró en algunas décadas cambiar radicalmente su economía y desarrollo, pasando de un ingreso per cápita de 100 dólares al año, a poco más de 30 mil dólares en la actualidad.

¿Qué hizo este país? Básicamente dos cosas: Mejorar su sistema educativo en todos los niveles además de invertir mucho más en investigación, y apostar al emprendimiento como una cultura social.

México debiera hacer algo similar, pues si bien somos culturas completamente diferentes, nuestro país se soporta en un sistema educativo que a la luz de las evaluaciones internacionales está saliendo pésimamente mal.

Además, México invierte cada año 3 mil millones de pesos en 26 fondos de inversión para emprendedores, pero de cada 10 empresas apoyadas, 8 cierran en los primeros dos años, y una más, al tercero, así que estamos desperdiciando gran parte de esos fondos de inversión, pues no generan el desarrollo y los empleos que se pretenden.

Desde mi punto de vista si México decidiera mejorar radicalmente su sistema educativo, debería hacer las siguientes acciones:

-       Invertir 10 veces más en ciencia y tecnología. Actualmente somos el país que menos invierte de la OCDE (0,47% del PIB). Debemos ser capaces de “explotar” la creatividad e ingenio de nuestra gente, con apoyos directos a proyectos innovadores que generen riqueza.

-       Cambiar el sistema educativo actual centrado en el conocimiento, y migrarlo a la persona. Finlandia lo ha llevado de esta manera con excelentes resultados.

-       México invierte más del 5 por ciento del PIB en educación, pero de esa cantidad, más del 90 por ciento se va a gasto corriente (nóminas). Debemos equilibrar el gasto 50 – 50. Una parte en nóminas, y lo demás en nuevos programas y capacitación.

-       Tener un mejor control y una mayor exigencia con los sindicatos.

-       Llevar a la educación inicial, a los docentes más capaces, incluso con doctorado. Los 5 primeros años de un niño son fundamentales para lo que queremos cimentar en el futuro adulto.

-       Frenar urgentemente la mercantilización de la educación superior.

-       Unirse los empresarios, las familias y el gobierno para desarrollar un sistema educativo que sea el resultado de las necesidades reales de México.

La segunda acción importante, el emprendimiento, es simple. Nuestro sistema educativo por 15 años nos forma para ser empleados, por lo que emprender en México se vuelve un tema muy complejo para el grueso de la población, de allí los desastrosos resultados en el desarrollo de nuevos negocios.

Para resolver este punto, debemos introducir a lo largo del sistema educativo un modelo de emprendimiento que fortalezca el espíritu emprendedor (valores) y el pensamiento empresarial (empresa) para buscar romper el paradigma, y sembrar la semilla en nuestros estudiantes que los lleve a que en el futuro sea tan fácil para ellos abrir una empresa, a como lo es para nosotros elaborar un currículum.

México es grande, su gente es maravillosa. Necesitamos construir el México que soñamos. Ya dejémonos de quejar de quienes nos gobiernan. Somos más de 100 millones de personas que día a día se levantan con el sueño de vivir en un México mejor; y ese México lo debemos construir todos, en cada una de nuestras acciones día a día.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

“RETO DEL PASECITO” DE COCAÍNA… Seguimos perdiendo la batalla.

Para nadie debiera ser un mito que la guerra contra el tráfico y consumo de estupefacientes, la estamos perdiendo como país.

Día a día seguimos apareciendo en el ámbito mundial como el principal distribuidor de drogas ilícitas, además de que ya nos hemos convertido en “medianos” consumidores.

Según el CICA (Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones), 7 de cada 10 jóvenes universitarios en Aguascalientes han probado drogas ilícitas en su vida, y 9 de esos 7 lo hicieron porque sus amigos les dijeron que lo hicieran. Las drogas más recurridas en nuestro Estado son la marihuana, la cocaína y las drogas químicas.

Muchos son los esfuerzos que como sociedad hemos venido realizando para evitar o disminuir el consumo, pero lastimosamente los avances son poco significativos.

Hoy con gran tristeza vemos cómo nuestros jóvenes han “socializado” el consumo como algo que los hace sentir “cool, de moda”.

Basta con ver la nueva campaña: “reto del pasecito” de cocaína que se ha vuelto viral en las redes sociales por parte de jóvenes mujeres pertenecientes a un status

social alto de México, quienes por medio del hashtag #retodelpasecito, invitan a sus contactos a través de Facebook a aspirar cocaína y a subir el video a la red social, además de seguir retando a sus amigas.

Personalmente considero que los cimientos de una sociedad se forjan en el hogar. La familia es el centro que fortalece a los jóvenes en dos aspectos fundamentalmente: El saber tomar decisiones aceptando las consecuencias de lo que se decide, y la capacidad de asumir riesgos, pero siendo capaz de medir los resultados de lo que se asume.

En la actualidad la mayoría de los padres de familia han olvidado que en la formación de los hijos, está su futuro. Un futuro exitoso no lo construye un “excelente colegio” por caro que este sea. No lo forman las universidades; no lo construyen los amigos, ni el internet.

Un joven necesita de su familia como motor de crecimiento y acercamiento a los problemas y situaciones más complejas que vivirá.

Lastimosamente los padres hemos optado por llenar los vacíos de formación con cuestiones materiales que los hacen insensibles e incapaces de valorar lo verdaderamente importante de la existencia.

Es lamentable que consumir cocaína se vuelva un reto de nuestra juventud en las redes sociales.

Yo quisiera saber dónde se encuentran las familias de estas jovencitas, que ya todo el país conoce…

Ojalá entendamos que ninguno de nuestros hijos se encuentra exento de caer en las garras del “monstruo de 7 cabezas” que son las drogas ilícitas.

Ojalá entendamos que sólo la unión familiar, el diálogo, la confianza y el involucramiento REAL con nuestros hijos, es quizás el único camino que tenemos para combatir este flagelo que cada día crece y crece más, en nuestro país.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Aylan Kurdi… ¿Seremos capaces de entender?

Siempre he creído que en los últimos 200 años nuestras generaciones acabaron con este planeta en 3 aspectos fundamentalmente: El medio ambiente (para nadie es un mito que a nuestro planeta lo mantenemos sostenido con “dos hilitos”), el tema valoral (hoy somos capaces de “pisotear” al que sea con tal de conseguir nuestros objetivos), y la repartición de la riqueza (los 85 hombres más ricos del mundo tienen lo mismo que 3.500 millones de personas).

El tema migratorio es quizás el problema “de moda” para nuestro planeta. Hace unos días nos llenamos de dolor al ver la imagen de un pequeño de origen sirio, quien yacía muerto a la orilla del mar de Turquía en la playa Ali Hoca Burnu.

Este niño (Aylan Kurdi) quien sobrevivió con su hermano y padres a las bombas y a la guerra desatada por el Estado Islámico en Siria, terminó ahogado tratando de buscar un futuro diferente en Europa.

La barca inflable en la que viajaban la familia de Aylan y otros refugiados sirios partió de la península de Bodrum (suroeste de Turquía) con destino a la isla de Kos. Pero jamás llegó a su destino. Junto al pequeño sirio murió su hermano, Galib (de 5 años), su madre, Rihan Kurdi (de 35 años) y un joven de 18 años. El padre de la familia Kurdi, Abdulá, comentó: “Las manos de mis dos niños se escaparon de las mías, intentamos quedarnos en el bote, pero el aire disminuía. Todo el mundo gritaba en la oscuridad. Yo no lograba que mi esposa y mis hijos oyeran mi voz”.

Esa misma noche, otro bote colapsó, muriendo 8 personas, entre las que se encontraba un bebé de tan solo 8 meses de nacido.

El tema de la migración en el mundo es complejo, si bien Siria ahora se ha convertido en el centro de atención, basta con analizar lo que le sucede cada día con nuestros compatriotas mexicanos que buscando el “sueño americano” cruzan la frontera norte, encontrando en muchos casos la muerte.

Otro punto complejo es África, el continente negro que por muchos años ha vivido en contante conflicto que obliga a muchos de sus habitantes a optar por un mejor futuro fuera de él… o lo que tristemente esta sucediendo en la frontera entre Colombia y Venezuela, donde el Presidente Maduro ha decidido sacar a los colombianos de su territorio acusándolos injustamente de actividades ilegales.

Lo más triste del tema es que los países ricos, esos que dedican 100 mil millones de dólares por año para aliviar la pobreza en el mundo, pero que gastan 13 veces más en armas y soldados, hoy se “hacen de la vista gorda” pues los países involucrados en los temas de migración, no representan un “buen negocio” para ellos.

El mundo está loco, es la verdad. 1.050 millones de personas en el planeta hoy no van a comer. El Estado Islámico ha obligado a la migración de millones de personas en el mundo. Presidentes como el señor Maduro, destruyen la vida de sus pueblos… y hoy tenemos al magnate ridículo, ignorante, arrogante, y amenazante Donald Trump, queriendo agravar la situación de millones de personas que sudan cada día, fortaleciendo la economía de Estados Unidos para buscar un futuro mejor.

¿Hasta cuando entenderemos? ¿Qué tiene que pasar en el planeta para que tomemos conciencia?

Desde mi punto de vista la única opción de cambio que tenemos es por medio de nuestros hijos. Hoy más que nunca deben conocer la realidad del mundo en que viven desde la temprana edad. Solo así entenderán el gran compromiso que tienen por la construcción de un planeta diferente, ese planeta que nos regalaron y que con total desfachatez, hemos venido destruyendo día a día.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUESTROS HIJOS, UN TESORO QUE ESTAMOS OLVIDANDO

El mundo globalizado nos ha llevado a vivir “de carrera” cada día, en una competencia por lograr los estándares que añoramos tener y que la sociedad y medios de comunicación, nos marcan como “ideales”.

En medio de esta “competencia” contra los demás y contra nosotros mismos, nos encontramos con gran cantidad de familias que terminan separándose por incompatibilidad de caracteres o por no ser capaces de mediar ante las situaciones cotidianas. En medio, los hijos, esos seres maravillosos a quien decimos amar con todas nuestras fuerzas.

En nuestro país cada año tenemos 600 mil matrimonios y cerca de 70 mil divorcios. Nuestro Aguascalientes se encuentra al doble de la media nacional.

Hoy los niños y jóvenes viven un momento complejo en el seno de sus familias, ya que por un lado está la fragilidad de los padres como pareja, y por el otro se encuentra la carrera que nos exige cada día el trabajo, dejándonos muy poco  tiempo para la crianza.

Ante los escasos momentos que como padres tenemos con nuestros hijos, terminamos llenado sus vidas con cuestiones materiales que dan alegría momentánea, pero nunca una felicidad plena.

Desde mi punto de vista nos estamos equivocando, pues terminamos pretendiendo que su formación la adquieran en los colegios o con sus amigos… o en el peor de los casos, en lo que ellos van encontrando en Internet.

En los veinte años que me he dedicado al proceso educativo (desde el maternal hasta el doctorado), siempre he considerado que el 90 por ciento del éxito en la formación de los hijos corresponde a las familias, y el restante a la instrucción en los colegios. No podemos pretender que los valores y hábitos se adquieran en la escuela, cuando en casa no los fomentamos.

Recordemos que un niño primero aprende de lo que ve, luego de lo que le dicen otros que no son su familia, y en último lugar, de lo que les dicen sus padres.

Es imposible que un joven aprenda en su escuela del respeto cuando en su casa el padre  a diario irrespeta a su pareja.

El tema se complica, cuando les facilitamos todo a nuestros pequeños, pues los vacíos de amor y formación, los llenamos con artículos que los aíslan del calor familiar y de la instrucción que requieren para cimentar los principales aspectos de sus vidas.

Definitivamente debemos educar a nuestros hijos con abundancia de amor y con un poco de carencia material. No tenemos que estar horas y horas con ellos, simplemente que los momentos que tengamos, sean de calidad, de profundidad, de entendimiento de sus vidas, siempre valorando sus situaciones con la importancia que merecen.

Ojalá que nuestros “afanes” del día a día no nos alejen de quienes más nos necesitan.

Niños y jóvenes hoy claman por padres de familia que les regalen momentos maravillosos, esos instantes que se gravan en la mente pero sobre todo, en el corazón.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UN NUEVO MODELO EDUCATIVO ACORDE AL MUNDO ACTUAL

Varios investigadores norteamericanos coinciden en que el mundo en que vivimos ya no se ordena por la eficiencia industrial o la repetición, sino todo lo contrario: la imprevisibilidad; pero seguimos educando para las fábricas, educando a la gente para que pierda su creatividad como nos ha dicho muchas veces el educador y escritor británico Ken Robinson, mientras que los empresarios lo que hoy necesitan son habilidades “changemaking” que incluyen la empatía, la comunicación, el trabajo en equipo, el pensamiento y la resolución imaginativa de problemas.

Definitivamente nuestro sistema educativo se encuentra muy lejos de las necesidades del mundo actual, tan claro es, que nuestros resultados en los exámenes internacionales de habilidades educativas son vergonzosos (último lugar en las pruebas PISA por más de una década, de los países pertenecientes a la OCDE).

Para entender el proceso enseñanza aprendizaje, debemos darnos cuenta que cada persona aprende de manera diferente, por lo que nuestro actual sistema educativo que educa “tipo manada”, donde a todos se les explica y evalúa de la misma manera, es un gran error.

Para comprender mejor el tema vale la pena recordar la teoría del psicólogo Howard Gardner quien redefinió el concepto de inteligencia y sostuvo que los seres humanos concebimos el mundo a través de siete áreas diferentes, a las que luego sumó otra, la lógico-matemática, a la definió como la capacidad para usar los números de manera efectiva y razonar adecuadamente. Estas personas aprenden mejor trabajando con lo abstracto. Se ve en científicos, matemáticos, ingenieros.

Lingüística. Capacidad para usar las palabras de manera efectiva, ya sea en forma oral o escrita. La tienen personas que aprenden mejor leyendo, escribiendo, a través del debate y la discusión. Se ve en escritores, poetas, redactores, docentes.

Musical. Capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresar formas musicales, con sensibilidad al ritmo, tono y timbre. Aprenden cantando, escuchando melodías. Se ve en compositores, músicos.

Espacial o visual. Capacidad de pensar en tres dimensiones, que permite percibir imágenes reales o imaginarias y recrearlas o modificarlas. Aprenden mejor con dibujos y colores, mapas gráficos, visualizando. Se ve en pilotos, escultores, arquitectos, fotógrafos, pintores.

Corporal-kinestésica. Capacidad para expresarse con el cuerpo, con habilidades de coordinación, equilibrio, flexibilidad, fuerza. Aprenden tocando, moviéndose. Se ve en deportistas, bailarines, actores.

  1. Capacidad de entender a los demás e interactuar con facilidad. Aprenden compartiendo, entrevistando, cooperando. Se ve en políticos y en los buenos vendedores.
  2. Capacidad de entenderse a uno mismo y dirigir la propia vida. Aprenden mejor solos, a su propio ritmo, reflexionando. Se ve en filósofos, psicólogos, teólogos.
  3. Capacidad de clasificar y utilizar elementos del medio ambiente. Aprenden mejor explorando seres vivientes y en la naturaleza. Se ve en botánicos, ecologistas, paisajistas.

La tarea de concebir un sistema educativo diferente es un tema pendiente en la agenda de nuestro país. Ojalá entendamos que la base del desarrollo y crecimiento es precisamente la educación, por lo que debería ser tarea de todos (autoridades, familias, empresarios) componer el modelo adecuado para nuestro país; ese modelo que nos ayude a ser más competitivos frente los países con quienes tenemos relaciones comerciales.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx