Author Archives: jcmesa

LLEGA FRANCISCO: UNA LUZ PARA MÉXICO

Se llegó la hora de recibir al papa Francisco, el argentino Jorge Mario Bergoglio, quien seguramente nos llenará de esperanza en un México que vive un estado económico y de seguridad, bastante complejo.

Muy interesante me resultó la entrevista realizada por la revista Newsweek a la maestra Gretel Arcos Alvarado en la que se analizan los perfiles de los últimos 3 papas. Para ella Juan Pablo II era más fenomenológico, plasmaba una idea y la llevaba a su máxima expresión, un discurso complejo que para los jóvenes se tornaba siempre complicado, pero definitivamente, y desde mi punto de vista, Juan Pablo Segundo era un papa “para ver, y no para leer”.

Benedicto XVI fue un papa teológico, su gran virtud, la escritura. Definitivamente se entendía su legado mucho más fácil leyéndolo que viéndolo, y como en la actualidad “todo entra por los ojos”, no fue un papa para nada popular entre muchos católicos. También fue el papa de los “memes” y el inicio de la variedad en las redes sociales, por lo que su imagen se difundió inclusive como burla en muchos de estos espacios que la gran mayoría de las personas usan muy mal.

El papa Francisco, es muy diferente a sus predecesores, es un papa práctico, humilde, cercano a la gente y que ha decidido hablar de temas que para la iglesia siempre fueron motivo de “vergüenza”.

Francisco ha decidido encontrar lo mejor de las personas, potenciarlo y desde allí transformar el mundo en que vivimos. Para Francisco los gobiernos son únicamente los guías, pero no deben hacer todo el trabajo. Somos los seres humanos quienes decidimos construir el mundo que soñamos.

En la agenda del papa en nuestro país se encuentra la visita a un penal, a algunas zonas de cruce de migrantes, además de visitar comunidades de muy escasos recursos y violencia con el fin de llevar un mensaje de esperanza a quienes tanto sufren en nuestro país cada día.

Recordemos, según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en México contamos con 70 millones de personas con algún grado de pobreza; además ocupamos el ultimo lugar en calidad educativa por más de una década en los países miembros de este organismo.

También se calcula que entre los gobiernos de Felipe Calderón y el actual presidente, se acumulan más de 100 mil muertos debido al flagelo del narcotráfico y en general, del crimen organizado.

México hoy más que nunca necesita de una luz de esperanza, y que más que la del máximo jerarca de la iglesia católica, un papa que ha logrado ganarse muchos espacios considerados “perdidos” por la iglesia, como el de ciertos grupos de jóvenes que habían decidido alejarse del catolicismo por los escándalos que la iglesia, desde mi punto de vista, no había sabido manejar bien, y que Francisco ha estado enfrentando desde la humildad, el respeto y el perdón.

Esperemos que su mensaje nos de la fuerza y el entendimiento de que a nuestro México lo hacemos nosotros y no únicamente sus gobernantes. Lo más sencillo es criticar a quienes nos lideran… lo complejo es aceptar nuestra responsabilidad en la construcción del México donde todos queremos vivir, recordemos que: Cuando se es buen ser humano, lo demás viene por añadidura.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

YA HUELE A CAMPAÑAS…

Ya se vislumbra un nuevo proceso electoral y los aspirantes buscan los medios para adelantarse en sus campañas. Espectaculares, entrevistas, páneles, y demás, son el pan de cada día para quienes sueñan con gobernar al estado y a la capital.

Debemos ser honestos, en Aguascalientes hemos venido haciendo las cosas bien. Por un lado, y muy admirable desde mi punto de vista, ha sido la articulación entre el gobierno del estado y la presidencia municipal de Aguascalientes, que aunque sus titulares provienen de diferentes partidos, se han coordinado en beneficio de la sociedad entera… es de resaltar.

Para una ciudad o estado, los 4 pilares principales para el buen funcionamiento son: la salud, la educación, la seguridad y el empleo. Si bien tenemos áreas de oportunidad y mucho en que trabajar en Aguascalientes, bien podemos decir que en salud estamos mejorando el sector hospitalario, tal es la muestra con  la reactivación de la construcción del nuevo Hospital Hidalgo y el nuevo hospital del IMSS, en Jesús María.

En cuanto a educación debemos resaltar que Aguascalientes ha venido saliendo bien evaluada en las pruebas nacionales; contamos con excelentes universidades y una comunicación fluida entre los diferentes niveles educativos.

En cuanto a la seguridad podemos decir que nuestro estado se mantiene en relativa calma, y que nuestras autoridades hacen su trabajo para ir mejorando los puntos rojos que se presentan.

En generación de empleo, Aguascalientes sobresale, pues la industria automotriz y muchas más, han venido a fortalecer este sector tan importante para la población.

La tarea para los nuevos gobernantes no será nada fácil, pues en esta tierra nos gusta la gente que trabaja y deja trabajar, y que además suma para la construcción de un mejor estado. Queremos gobernantes que se “remanguen la camisa”  y trabajen por seguir mejorando y por poner a Aguascalientes en la mira de muchos más países en el orbe.

Como ciudadano pido a los aspirantes prudencia, seriedad, honestidad y unas campañas propositivas e incluyentes que recojan las inquietudes de la gente para que entre todos, sociedad y autoridades, trabajemos por ese Aguascalientes que soñamos.

Ya dejemos de lado las campañas de descrédito y destrucción que solo llevan a la polarización de la sociedad. Hoy necesitamos candidatos y candidatas de “altura”, que sueñen con un Aguascalientes grande y con más futuro.

Con todo el respeto que me merecen los actuales gobernantes y los futuros, me permito presentar algunos puntos que considero fundamentales para quienes tomen la batuta de nuestro estado y de la capital:

-       Seguridad: Debemos ser capaces de mantener el control de la “macro seguridad” (secuestro, crimen organizado, extorsión, etc.) y la “micro seguridad” (robo domiciliario, robo de vehículos, asaltos, etc.).

-       Empleo: Si bien Aguascalientes ha trabajado muy bien en este aspecto, necesitamos diversificar el giro de los empleos y buscar cada vez que sean mejor pagados.

-       Salud: Nunca será poco el esfuerzo en este punto. Necesitamos dignificar la atención en cualquier sistema de salud al que pertenezcan las personas, además de culminar los dos hospitales que están en proceso.

-       Educación: Considero que ya es hora de que Aguascalientes se convierta en el estado más exitoso de México en sus procesos educativos en cualquiera de los niveles y subsistemas. Tenemos los recursos, la infraestructura y el personal para hacerlo.

-       Agua: Este para mi sigue siendo el tema pendiente en el largo plazo. Necesitamos entender nuestra realidad y actuar en consecuencia. Somos un estado con gravísimos problemas en torno al vital líquido.

-       Trasporte Público: Gracias a la excelente traza urbana con que contamos, Aguascalientes debiera dar el brinco hacia un sistema de transporte que fuera usado por toda la sociedad sin distinción de clases. Se puede.

Mucho que trabajar, pero los cimientos están bien colocados. Ojalá nuestros candidatos y ganadores estén a la altura de este gran estado; un Aguascalientes que va mas allá de quienes lo gobiernan, pues su principal activo es la gente, luchadores dispuestos a trabajar día con día en ese sueño de construir el estado en el que todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

PARA MI HIJO

Educar hoy es sinónimo de transformar, mejorar, cambiar de rumbo… cimentar el México que soñamos y que los adultos no hemos sido capaces de construir.

Siempre he creído que el camino más fácil ante las adversidades que vive México es el de desacreditar a nuestros gobernantes antes que el de aceptar nuestra complicidad.

Siempre he creído que es igual de grave entregar una “mordida” a un policía de tránsito, que los millones de dólares que se pudiera robar un político.

¿Qué México queremos? El que estemos dispuestos a construir; y ante las incapacidades que hemos mostrado como sociedad, nos quedan nuestros hijos y la educación como herramientas para en el largo plazo, construir el país que todos deseamos.

Como padre de familia siempre he inculcado a mi hijo desde su nacimiento, muchos valores, y he pretendido que vea en mí a una persona trabajadora y cercana a los demás, capaz de aceptar sus errores y con la tenacidad de construir sus sueños. He tratado de comentar en su lenguaje, las amenazas que existen en cuanto a las drogas y los vicios en general. También le he dicho que una buena calificación escolar no le va a garantizar un futuro exitoso, pero que el emprendimiento, la perseverancia, la tenacidad, el trabajo en equipo, la ética, el compromiso, la lectura, el respeto, y la alegría, seguramente le abrirán las puertas para lograr cualquiera de las metas que se proponga.

Paradójicamente, mi hijo se ha convertido en un estudiante excelentemente evaluado en su colegio, lo que me ha llevado a fortalecer mi paradigma en el cual considero que el conocimiento es una consecuencia de un ser humano fortalecido. Y digo fortalecido, pues hoy veo que mi hijo se ha convertido en un emprendedor, que es perseverante, tenaz, sabe trabajar en equipo, es ético, además de comprometido con su familia y su entorno, le gusta leer, respeta a los demás, y es un niño alegre.

Después de conocer miles de casos de jóvenes y sus familias, y el mío propio, quisiera tratar de presentar algunos de los puntos que considero fundamentales para hacerlos parte de la formación de nuestros hijos. Elementos que seguramente les ayudarán a ser exitosos y a cumplir con los sueños que se propongan. Estos son:

-       Debemos lograr que nuestros hijos sean capaces de resolver problemas por medio de una adecuada toma de decisiones.

-       Debemos enseñarles a que sepan asumir riesgos, perocon la habilidad de medir y controlar las consecuencias de sus decisiones.

-       Tenemos que formarlos como emprendedores, desarrollando su espíritu emprendedor y el pensamiento empresarial.

-       Tenemos que inculcarles el amor por la lectura. Es fácil, se leemos con ellos 5 minutos cada día desde que estan chicos.

-       Es muy importante llevarlos con las personas menos favorecidas, enfermos, gente humilde, sólo así entenderán el mundo en el que viven para poder  comprometerse con un cambio.

-       Tienen que ver en nosotros los valores que pretendemos inculcarles. Un niño primero aprende de lo que ve, luego de lo que le dicen otros que no son su familia, y por último de lo que le dicen sus padres. Así que si quieres un niño ético y respetuoso, nosotros debemos ser éticos y respetuosos con los demás y con la naturaleza.

Educar es construir y transformar. Ojalá entendamos el valor de esta palabra, solo así lograremos aportar en la construcción del México donde todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

AUNQUE CAEN LAS EXPORTACIONES EN AMÉRICA LATINA, MÉXICO SE SALVA.

La semana anterior comentaba sobre la diferencia en el enfoque entre los sistemas educativos exitosos en el mundo, y los que se han ido relegando como el nuestro. Al final de cuentas el fortalecimiento al Ser Humano es el camino para obtener los mejores resultados académicos, que a la postre se convierten en el soporte de una economía.

Este enunciado toma una mayor importancia al conocer los datos referentes a las exportaciones de América Latina, mismas que cayeron por tercer año consecutivo. Según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) las exportaciones se redujeron un 14 por ciento debido a la fuerte caída de los precios de las materias primas, y más desesperanzador aún, es que se pronostica que sigan bajando en el 2016.

Dentro del análisis que realizó el BID, el principal problema de la región es que ha concentrado sus exportaciones en unos pocos productos. En el caso de Venezuela por ejemplo, el 96 por ciento de sus ingresos por exportaciones dependen del petróleo, y en Ecuador dependen de apenas cuatro productos para el 75 por ciento de sus exportaciones.

Colombia Paraguay, y Bolivia dependen de 10 productos para el 75 por ciento de sus exportaciones, mientras que Chile, Perú y Panamá dependen de 23 productos para llegar a ese porcentaje, y Argentina de unos 50 productos.

La buena noticia para México es que desde hace algunos años se ha venido trabajando fuertemente con el fin de incrementar las exportaciones, y si bien el petróleo sigue siendo nuestro principal ingreso como país, en la actualidad se recibe el 75 por ciento de los ingresos gracias a las exportaciones de 132 productos, un número interesante, cuando analizamos economías desarrolladas como la de Corea del Sur en la cual el 75 por ciento de sus ingresos por exportaciones corresponden a 142 productos.

La realidad es que depender únicamente de la exportación de materias primas es un gran riesgo, pues se dependerá siempre de los ciclos de las principales economías (recordemos que China viene con una desaceleración continua que nos ha estado afectando paulatinamente), además de que muchos países están optando por energías diferentes, tal es el caso de Israel quien se ha puesto la meta de convertirse en el primer país en no depender para nada del petróleo.

El camino en la actualidad debe ser hacia la creatividad e innovación que mejoren productos y servicios, pues allí es donde se genera valor agregado y por consecuencia, riqueza; por tal motivo los sistemas educativos debieran estar formando a los jóvenes que requiere el mundo actual.

Hoy más que nunca debemos fortalecer nuestro sistema educativo, pues si bien México sigue creciendo y exportando, la realidad es que las desigualdades entre ricos y pobres son cada vez son más amplias; pero si logramos cambiar el enfoque a nuestra educación, seguramente lograremos en el largo plazo construir ese México en el que todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LOS 4 PILARES DE MÉXICO

Mucho nos hemos desgastado en buscar la solución a los problemas de nuestro país. Si pudiéramos acercarnos a la gente, seguramente nos presentarían sus inquietudes en este orden: Seguridad, trabajo, salud y educación. Estos, los 4 principales pilares de un país, se han convertido en el “coco” de nuestros gobernantes, quienes lastimosamente no han logrado mejorar sustancialmente a ninguno de ellos.

En cuanto a la seguridad, México sigue sufriendo los dolores de la delincuencia organizada principalmente del narcotráfico, la cual se ha convertido en el centro de atención en el mundo; tanto así que prácticamente todos los países desarrollados nos tienen en sus listas negras como un destino turístico peligroso.

Si bien México se ha mantenido con un pequeño crecimiento, la realidad es que las condiciones económicas de sus habitantes distan mucho del ideal esperado, pues seguimos en el triste camino donde los ricos se vuelven cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres.

Si bien en la salud aún tenemos mucho que trabajar, bien vale la pena comparar nuestro sistema de salud con los de los países de la región, para darnos cuenta que contamos con un sistema que funciona medianamente bien, y que con ciertos cambios podríamos llevarlo a niveles de dignidad aceptable.

En cuanto a la educación, mi tema, el que me apasiona, realmente es mucho lo que debemos hacer. Para nadie es un mito que un país con un deficiente sistema educativo está condenado a la pobreza.

México inició con una reforma educativa impulsada por el Presidente Peña Nieto. Lastimosamente esta reforma la considero demasiado “ligera”, y principalmente pretendió “meter en cintura” al sindicato (acción justificada y necesaria), pero que ha dejado fuera lo neurálgico del proceso enseñanza aprendizaje: La persona.

La gran diferencia entre los sistemas educativos exitosos en el mundo y los que son mediocres como el nuestro (no olvidemos que llevamos más de una década en el último lugar de los exámenes educativos internacionales PISA), es precisamente el enfoque. Mientras que nuestro sistema educativo se encuentra centrado en el conocimiento como objetivo y fin último, el de algunos países exitosos se encuentra centrado en la persona. Para ellos siempre será más importante enseñar el trabajo en equipo, las responsabilidad, la ética, el compromiso, la tenacidad, la puntualidad, el coraje… pues para un ser humano fortalecido, el conocimiento es una consecuencia y no un problema.

Allí esta el secreto, y es justo en el enfoque donde nuestros gobiernos debieran apuntar para reestructurar el sistema educativo encaminado a convertirse en el soporte de una economía.

México es un gran país. Lo hace fuerte su gente, su lucha, su tenacidad. Tenemos muchas áreas de oportunidad, pero sin embargo nuestro México sobresale en el mundo (no olvidemos que hoy somos la 14 economía más grande del planeta). Lo importante es reconocer nuestros errores y debilidades, a fin de que con “los pies en la tierra” trabajemos cada día en la construcción del México en el que todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Como lo vemos… como lo vivimos.

En ocasiones, la vida parece conspirar contra nosotros: problemas personales nos agobian y no nos permiten desempeñar nuestras actividades como se debería, situaciones económicas que son un verdadero dolor de cabeza: gastos por ahí gastos por allá,   estrés laboral que parece no cesar,  la responsabilidad diaria de la crianza de los hijos,  más todos aquellas “extras” que  nos complican nuestro día a día.

Pero es la actitud con la que tomamos las cosas y la manera en la que respondemos ante estas situaciones, lo que marcan la diferencia entre salir del paso, y salir airosos, entre gozar de la vida o pasarla lamentándose, porque en ocasiones, el problema, no es “el problema  en sí”  si nuestro juicio sobre éste y cómo es que lo enfrentamos.

Es la actitud los que nos permitirá tomar mejores decisiones,  planeadas con mayor proyección, nos ayudará a tener una mejor respuesta ante las interrogantes que se nos presentan, nos brindará la oportunidad de ver desde otra perspectiva lo que estamos haciendo bien, lo que hemos dejado de hacer, y  lo que en definitiva, es un área de oportunidad en nuestro quehacer diario.

Actitud, actitud ¿Será eso que nos falta para que en definitiva, nos pongamos en lugar del otro y podamos ser más tolerantes? ¿Nos faltará a caso ser más humildes y sensibles ante las necesidades de los demás? ¿Estaremos escasos de empatía, generosidad? ¿        No tendríamos que disfrutar más y quejarnos menos?

 La forma en que vivamos nuestra vida, actuemos ante las circunstancias, decidamos,  y andemos por el mundo, es única y exclusivamente una decisión propia y de nadie más;  tenemos la libertad de poder actuar como nos dicte nuestro deseo.

Así que tal vez, que lo que debemos hacer para lograr ser más felices, quejarnos menos, actuar más y disfrutar  es cuestión de actitud… sólo cuestión de actitud y no de que todo lo que gire alrededor nuestro funcione como deseamos que funcione.

Hay cosas que lamentablemente no están en nuestras manos, ¿Cómo reaccionar?    Está en mí, en lo que yo espere recibir de ello y en lo que desee que suceda.

Anhelar ser feliz, ser apasionados y mejores en todo lo que realicemos, en nuestra vida personal, profesional… disfrutar de cada momento y cada instante que esta vida nos otorgue, valorar lo que se tiene, cambiar de una forma de pensar negativa a una positiva…

Ser exitosos, ser felices siempre viene de una actitud optimista,  proactiva, dinámica.

Menos queja y más acción… actitud!!!

 

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

El principio de algo mejor.

Antes de iniciar el año, es normal que todos estemos con gran actitud y los  mejores deseos… propósitos que a veces no cumplimos,  pero que momentáneamente nos ilusionan.

Así es para muchos el sentir cuando está por terminar un año que tal vez nos dejó amargas experiencias y hermosos recuerdos… un año que ya pasó y que le da la bienvenida a uno nuevo que es toda una posibilidad para todos.

Este nuevo año que está por comenzar  es una esperanza para lograr lo que más anhelamos, cada quien de acuerdo a sus necesidades específicas y más grandes sueños…

Tal vez algunos se inclinarán más por un objetivo  material: comprar una nueva casa, cambiar el auto… otros quizá buscarán ser más sensibles y deseen corregir sus errores proponiéndose ser más positivos, menos rencorosos, más generosos; algunos buscarán mejorar su salud, comprometiéndose con el ejercicio y una mejor alimentación…

Cualquiera que sea nuestro propósito, considero que es necesario que independientemente de ello, busquemos siempre que base de todos nuestros deseos y retos para este 2016, esté la inquietud por querer ser mejores cada día, como seres humanos y como integrantes de una sociedad que tanto nos necesita y que se ha dañado precisamente por el poco valor que se le ha dado.

Busquemos siempre ser mejores y más productivos en nuestras empresas o trabajos, para apoyar al desarrollo económico  de nuestras familias.  Tengamos siempre en cuenta a nuestro alrededor: apoyemos en la medida de lo posible a quienes más lo necesitan y son los más vulnerables…  No prioricemos lo material, busquemos siempre destacar lo humano antes de lo superficial, pues esto nunca llenará nuestras  necesidades reales.

 Todo lo que nos propongamos  es sin lugar a duda un cambio positivo, y  el buscar ser mejores primeramente por nosotros mismos y por quienes más queremos, es ya un gran avance que será impulso para seguir con una actitud de cambio.

El principio de algo mejor, es un gran motivo para sentirnos optimistas y con energía… dispuestos a transformar y a apoyar. Inquietos por ser mejores y por demostrarnos a nosotros mismos la capacidad que tenemos para destacar y buscar siempre el beneficio propio y el de los demás.

Ponernos retos que nos hagan sentir útiles y que al alcanzarlos, nos brinden satisfacciones que serán alimento para continuar hacia adelante.

Aprovechemos esa actitud para lograr lo que más deseamos y aquello que nos permitirá cristalizar nuestros objetivos, personales o profesionales.

Todos tenemos algo qué corregir en nosotros mismos, algo que no nos gusta y todos tenemos también algo bueno qué compartir y enseñar a los demás… algo en lo que somos buenos y que puede ser motivo de cambio para alguien más.

Ser perseverantes, comprometidos es cuestión de actitud.

De nosotros dependerá cuánto nos dure el efecto de esos nuevos bríos por el inicio de un nuevo año, si será algo permanente y en verdad el cambio fue determinante o bien, si sólo fue algo pasajero y emoción por el momento.

Feliz año 2016 a todos!!

Mis mejores deseos. 

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

Esta época, es para todos esa oportunidad para compartir y pasar momentos agradables con nuestros amigos, familiares y demás seres queridos; es la ocasión perfecta para descansar, analizar lo hecho, valorar lo que se tiene y tomar nuevos bríos.

Lamentablemente, nuestra sociedad actual nos marca un estilo de vida materialista, superficial en donde para destacar, lo que se tiene  es lo que más importa, dejando a un lado los valores,  los sentimientos y lo que para todos, debería ser lo más trascendente.

Vivimos en un mundo donde la cordialidad y la convivencia se han ido desgastando hasta convertirse en prácticamente algo poco necesario; nos basta con tener en nuestras manos la más alta tecnología para saber qué hacen nuestros  familiares, qué plan tienen los amigos, y así “comunicarme” y estar al día…

Si bien, la tecnología nos permite conocer más y tener mayor información de lo que sucede en nuestro planeta con rapidez, su uso irracional también ha fraccionado esa relación interpersonal que tanta falta hace para humanizar al mundo.

Siempre he reiterado mis comentarios sobre la forma alarmante en la que se ha perdido la esencia del ser humano: su capacidad de asombro ya no es como antes, tantas cosas y hechos suceden a nuestro alrededor, que se vuelven parte de lo cotidiano y de lo “normal”;  nuestra necesidad de dar y compartir también ha sido dejada a un lado para ganar terreno el egoísmo y la prepotencia en la que muchos sin darse cuenta se ven inmersos; el materialismo y la frivolidad es algo que vemos en la vida diaria: tienes= vales.

La poca tolerancia es también un problema que se ha ido agravando con el paso de los años, y que mueve a juzgar, odiar, y señalar a los demás,  considerando que al no ser, ni pensar cómo nosotros no merecen nuestra aceptación ni respeto.

Como sociedad hemos perdido mucho… lo más importante, lo que no se compra. Hemos sacrificado eso, por lo comodidad y los lujos, creyendo que así podemos ser más felices; hemos deteriorado nuestra relación familiar no apreciando esos momentos en los que podemos convivir,  pues el celular o tabletas nos absorben tanto, que pareciera que nos satisfacen más que nuestros propios hijos;  hemos herido y juzgado, nos hemos vuelto indiferentes…

Pero ¿Y hacia dónde vamos?, qué estamos dispuestos a seguir perdiendo con tal de seguir lo que las reglas sociales marcan y lo que la tecnología nos pauta…

¿Tendremos la capacidad realmente para saber equilibrar y no caer en las tentaciones materiales? Eso sin duda alguna depende de nosotros mismos, y lo poco o mucho que nuestras familias convivan es parte del ejemplo que pongamos en casa y de la convivencia que se genere. Lo bien o mal que actuemos con los demás, y nuestra capacidad para ser generosos es únicamente decisión propia.

Con lo anterior, hay una esperanza… siempre hay una esperanza para cambiar las cosas y revertir aunque sea un poco, el daño que nos hacemos y hacemos a los demás, y tener así la oportunidad de disfrutar de una sociedad más justa, más responsable y consciente, más humana y cordial.

Todo ha estado y sigue en nuestras manos; sólo es cuestión de decidirnos y empezar por uno mismo y nuestras familias, y así esa cadena generará más impacto y tarde o temprano, hará eco positivo.

Definitivamente esta época debe ser, la ocasión perfecta para meditar sobre ello.

 

M.D.A JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

VENEZUELA CON UNA LUZ DE ESPERANZA

En mi adolescencia siempre veía a Venezuela como un país rico, importante y con un crecimiento sostenido.

La realidad es que la oligarquía venezolana olvidó por mucho tiempo la pobreza que como país tercermundista hace parte del día a día. Esta pobreza creciente, muy similar a lo que ocurre con nuestro México, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más numerosos, decidió darle el poder al señor Hugo Rafael Chávez Frías quien gobernó el país sudamericano desde el 2 de febrero de 1999 hasta su muerte en 2013. Hombre carismático con su pueblo, manipulador y populista, fundador del llamado Socialismo del Siglo XXI, sembró las bases del fracaso económico más impresionante de los últimos tiempos. La realidad de Venezuela es la siguiente: cuenta con una economía colapsada, la tasa de inflación más alta del planeta, los estantes de los supermercados semivacíos y un entorno internacional cada vez menos amigable. Venezuela es el país más violento y peligroso del continente; además de que sus inversionistas han decidido llevar sus recursos a países vecinos como Colombia, a fin de garantizar la seguridad de sus patrimonios.

En la actualidad el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro Moros, de quien se dice haber nacido en Colombia por lo que no podría ser presidente de Venezuela, se ha encargado de hundir profundamente al país, llevándolo a una insostenibilidad que ha terminado por unir al pueblo venezolano en la última elección legislativa en torno a un cambio de rumbo. Esta oposición al Presidente Maduro ganó a pesar de que fue el proceso electoral más antidemocrático en la historia reciente de Sudamérica, donde incluso se encarcelaron líderes de oposición si motivo alguno, además se dio la orden de controlar de prensa, así como también se crearon leyes electorales que permitieron a pequeños estados con mayoría oficialista elegir más legisladores que los estados más poblados del país con mayoría opositora. Al final, la oposición pudo ganar incluso en los estados más “chavistas”, como Barinas.

¿Qué sigue ahora?

Desde mi punto de vista la oposición debe seguir fortaleciéndose, pues aunque el Presidente Maduro aceptó su derrota, no sería extraño que cambiara alguna ley para reducir el poder de los legisladores electos, como cuando el opositor Antonio Ledezma ganó la alcaldía de Caracas (el cargo más importante del país después de el de Presidente), y poco después la Asamblea Nacional controlada en ese momento por el Presidente Chávez, creo el nuevo “Distrito Capital” que estaba por encima del Alcalde, con la idea de reducir el poder del mandatario electo.

El mundo democrático debe ayudar a Venezuela, pues muchas veces los países sudamericanos estuvieron callados ante las arbitrariedades y abusos contra los derechos humanos cometidos en el país, quizás por miedo a perder el apoyo de los “petrodólares” venezolanos que eran enviados a los países partidarios del “Socialismo del Siglo XXI”.

Maduro cuenta con una muy baja popularidad y con un nulo carisma, además de que con la caída del precio del petróleo, el dinero ya no fluye como antes, esto, sumado a las voces que hoy señalan las violaciones cometidas a los derechos humanos, como las de el secretario de la OEA Luis Almagro, el presidente electo de Argentina Mauricio Macri, y el presidente de España Mariano Rajoy, nos presentan un panorama esperanzador para el gran cambio que requiere el hermano país sudamericano.

El tiempo nos dirá como se acomodan las cosas, pero esperemos que países importantes del cono sur como Brasil no se hagan de la “vista gorda”, pues es una obligación de la comunidad diplomática latinoamericana señalar y presionar, a los actuales regímenes represivos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UCA CHALLENGE 66: 350 Jóvenes Soñando un México Mejor

Siempre he creído que este país los construimos cada día sus cerca de 120 millones de personas, y no únicamente sus autoridades. Si bien quienes nos gobiernan dan la línea de trabajo hacia donde pretenden llevarnos, somos cada uno de nosotros los que con nuestro trabajo y acciones, construimos el país en el que vivimos.

El camino más fácil es el del descrédito hacia México y sus gobernantes. Es común escuchar y leer frases como: “México es una porquería”, “todos los políticos son ladrones”, “México no sirve”, “nuestro país no tiene futuro”, entre muchas otras.

La realidad es compleja, si bien hoy tenemos unas desigualdades alarmantes y preocupantes como la de contar con uno de los hombres más ricos del mundo, mientras que la OCDE nos dice que en México hay 70 millones de personas con algún grado de pobreza; México cuenta con todas las condiciones de riqueza para ubicarse en un lugar muy diferente al que hoy ocupa.

Nuestro país es la 13 economía más grande del mundo; contamos con un ingreso per cápita que supera los 15 mil dólares, y para muchos analistas internacionales, México se convertirá en el mediano plazo en la “China de occidente”, económicamente hablando.

Siempre he inculcado a mis alumnos que este país lo hacemos nosotros, por lo que nos tenemos que dejar de quejar, y actuar más. De cada 10 niños que ingresan a un kínder en México, solo 1.2 termina una licenciatura, por lo que cada día les señalo el gran privilegio que tienen dentro del sistema educativo mexicano, y por ende, el gran compromiso que deben asumir para construir el México que soñamos, ese al que los adultos no hemos sido capaces de llegar.

Gracias a esto, la Universidad Cuauhtémoc Campus Aguascalientes acaba de lanzar el evento UCA Challenge 66, en el cual 350 alumnos de la universidad desarrollaron 66 ideas que se convertirán en proyectos sociales en 4 temas: Salud, Educación, Ciencia y Tecnología, y Desarrollo de Empresas.

Estos 4 temas se escogieron por especialistas de la universidad como pilares fundamentales para el país, y 4 expertos en los mismos impartieron conferencias sobre la actualidad de estas áreas en México y sus oportunidades.

Después de una ardua jornada, los estudiantes asesorados por docentes, entregaron a la comunidad hidrocálida sus propuestas de mejora para la construcción de un México mejor.

La Universidad Cuauhtémoc promueve en su lema la frase de Excelentes Profesionistas, Mejores Seres Humanos, así que eventos como éste llevan al involucramiento de los estudiantes en la realidad del México en el que viven, aportando desde su juventud y “frescura de ideas”, las soluciones que se pueden desarrollar en cada uno de los 4 aspectos .

Al final de cuentas, la gran conclusión del UCA Challenge 66 fue el comprender el gran interés de los jóvenes mexicanos en el desarrollo de un país mejor, partiendo de lo que se ha hecho bien, y buscando resolver las áreas de oportunidad que tenemos; alejándose de la crítica destructiva y peyorativa, para pasar a un esquema de colaboración, ideas, creación y solución de problemas.

Felicitaciones a estos 350 líderes que creen en un México diferente, y aportan en su construcción.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx