Author Archives: jcmesa

¿SE NOS VA CAASA?

Buen momento para reflexionar sobre el agua

 

Aprovechando el tema de la no renovación de la concesión de la alcaldía de Aguascalientes al título de concesión en el manejo del agua a CAASA hasta el 2023, bien vale la pena realizar un análisis de este tema que es VITAL para nuestro estado en el mediano y largo plazo.

Según CAASA, en su administración ha logrado que el 99% de las familias cuenten con el servicio de agua, lo que equivale a 272 mil familias.

Por otro lado, la alcaldía señala que el servicio es deficiente y que no cumple con las expectativas, por lo que el siguiente paso sería la municipalización del servicio, o la concesión a otra empresa.

En fin, mientras son peras o manzanas, Aguascalientes sigue sin resolver el tema del agua, el cual debiera ser prioritario para cualquier administración.

Es raro, vivimos en un conflicto extraño con el vital líquido, pues hace algunos ayeres cuando escaseaban las lluvias, renegábamos (me incluyo) de la escases de las lluvias en la entidad, y ahora que el cambio climático nos beneficia con lluvias, nuestra ciudad colapsa cada que tenemos un aguacero fuerte… nuestras calles se despedazan, las impermeabilizaciones no funcionan, nuestras coladeras colapsan, los arroyos se desbordan y por supuesto todos (me incluyo) renegamos y pedimos al cielo “cerrar la llave”, aunque sea, un poco.

Lo triste del asunto es que hace 30 años existían una buena cantidad de ojos de agua, hace 15 años excavábamos pozos a 70 metros de profundidad, y hoy perforamos pozos de hasta los 600 o incluso, 700 metros de profundidad; agua que recibimos con arsénico, plomo y mercurio, los cuales seguro hacen un daño terrible a nuestros organismos.

¿Qué hacer?

Primero debemos entender que, para cualquier gobierno en nuestro Aguascalientes, el agua debe ser el tema prioritario de la agenda, pues si no tomamos medidas urgentes y drásticas, quizás en menos de 30 años no contaremos con agua para cumplir las funciones actuales.

Actualmente, de lo que llueve, muy poca cantidad se va al subsuelo, el gran porcentaje llega al río San Pedro, el cual transporta el gua a nuestro estado vecino de Jalisco, donde la reciben con gusto y la usan para diferentes giros.

Necesitamos:

1-    Generar un sistema (al costo que sea) para captar esa agua lluvia y usarla para consumo humano.

2-    Activar un verdadero uso de las plantas de tratamiento de aguas negras con que hoy contamos, pues esta agua únicamente se usa para el riego, pudiendo extenderse, con las adecuaciones pertinentes, para el consumo humano.

3-    Determinar que el crecimiento de nuestra ciudad debe ser vertical, pues las ciudades horizontales utilizan mucha más agua, pues en transporte hoy se pierde alrededor del 60% de cada litro extraído del subsuelo.

4-    Generar normas estrictas en la construcción de edificaciones. Es necesario que todas las azoteas de la ciudad sean captadoras de agua. Necesitamos que cada casa cuente con un sistema de reciclado de aguas negras, además de la instalación obligada de sanitarios y equipos ahorradores de agua.

5-    Utilización masiva de pavimentos porosos, esos que permiten el paso del agua lluvia al subsuelo con mayor facilidad.

En fin, las ideas pudieran ser muchas, pero lo que no nos podemos permitir es seguir tan pasivos ante un tema que quizás a largo o mediano plazo, termine por acabar con el desarrollo de nuestro Estado.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

DOS DE AMLO QUE NO ME GUSTAN

Considero poco estratégicas dos de las decisiones de nuestro presidente electo Andrés Manuel López Obrador: la primera la relacionada a la consulta propuesta para la construcción o no, del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, y la segunda, la relativa a la venta del avión presidencial.

Con respecto a la primera debo señalar que el turismo es el tercer ingreso para nuestro país (después del petróleo y las remesas), por lo que cualquier inversión que lo beneficie, nos ayudará a mejorar las condiciones de comodidad para quienes nos visitan cada año. Vale la pena señalar que, en el 2017, más de 40 millones de visitantes llegaron a nuestro país por medio del aeropuerto de la Ciudad de México.

En materia de turismo México necesita más aeropuertos, mejores y más seguras carreteras, trenes de alta velocidad, apertura a más rutas y mejores horarios para las aerolíneas de bajo costo, entre otras acciones que beneficiarían las condiciones para los visitantes.

Someter la continuidad de la construcción del nuevo aeropuerto a una consulta ciudadana donde se planteen las opciones de la cancelación de la obra del nuevo aeropuerto o la construcción de dos pistas adicionales en la Base Aérea Militar de Santa Lucía, se me hace una estrategia desatinada del nuevo presidente. Aunque entiendo claramente que durante su campaña usó la cancelación de la obra como promesa en contra del “viejo gobierno”, su equipo de asesores debería entender y plantear que esta obra generaría un enorme y necesario beneficio para el país.

Por supuesto habrá que revisar los contratos evitando sobre costos y los abusos tan “acostumbrados” en nuestro país. Habrá que analizar la propia construcción para que sea segura, pero someter a la ciudadanía una decisión tan estratégica para México, se me hace una total irresponsabilidad del nuevo gobierno, que al final tendría que asumir las consecuencias, incluso económicas, de los contratiempos de una obra tan esperada por los inversionistas internacionales, así como por los usuarios del aeropuerto más importante de América latina.

En cuanto a la venta del avión presidencial, debo comentar que quizás esta inversión en un avión tan “lujoso” fue un exceso, pero desde mi particular punto de vista, el avión ya está y un mandatario de México (la 15 economía más grande del mundo) debería movilizarse en un avión presidencial, no por una cuestión de vanidad, sino más bien por practicidad.

La imagen del presidente electo de México hace unos días en la terminal 2 del aeropuerto de la ciudad de México, donde había una fila de más de 20 personas que esperaban su turno para tomarse una foto con él, se me hace sumamente lamentable pues yo espero de mi presidente una concentración total en el trabajo para con un país que tiene muchos problemas de seguridad, de desigualdad, económicos, de salud, educación, movilidad, etc., etc., y cualquier tiempo que el presidente tenga de privacidad será fundamental para aclarar las estrategias que México necesita para encaminarse hacia donde todos esperamos.

Usar el avión presidencial como oficina de trabajo durante los constantes desplazamientos que tiene un presidente, se me hace práctico y necesario, y mucho más estratégico que esa labor de “estrella de cine” que mostró en días pasados en la sala de espera del aeropuerto.

En conclusión: El aeropuerto nuevo es necesario estratégico y urgente, ojalá los votantes lo entiendan.

Un presidente necesita un avión para movilizarse, si el nuevo es muy lujoso, que se cambie por otro más modesto, pero el presidente de México no puede estar atorado varias horas en la sala de espera de la terminal 2 (como sucede en casi todos los vuelos actualmente), saludando al público y tomándose fotos… nos sale muy caro así.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

VUELVE GORDILLO… ¿EN PAZ?

Si algo debe preocupar a nuestro país es el nivel educativo, pues todos sabemos que no andamos nada bien. En educación básica hemos salido muy mal evaluados en las pruebas internacionales, y en educación superior, ya no contamos con la mejor universidad de la región, pues la UNAM bajó varios escalafones para ceder su primer lugar de varias décadas, a las universidades de Chile y Brasil.

La reforma educativa propuesta por el presidente Peña Nieto, aunque perfectible, fue un gran paso para aceptar que algo estaba mal en el sistema y que no podíamos quedarnos con los brazos cruzados.

Desde mi humilde opinión, el presidente electo debería pensar sobre el tema, pues acabar con la reforma sería un retroceso terrible para el sistema educativo.

Esta reforma ha puesto a pensar a las escuelas de México, a la SEP, a la educación privada. Pensar en cómo desarrollar habilidades en los niños que el viejo sistema no desarrollaba y que son fundamentales para el mundo moderno, por lo que destruirla, sería un retroceso lamentable.

Tampoco creo que sea el momento de revisarla, pues se requiere tiempo para medir los resultados de una estrategia, y esta reforma aún inicia.

El camino debiera ser fortalecerla, impulsarla, corregir algunos aspectos mínimos para su correcta implementación; además de ayudar a los maestros para fortalecer sus conocimientos y evaluar su desempeño.

La imagen de la semana anterior al ver y escuchar a la “maestra” Elba Esther Gordillo diciendo: “recuperé la libertad y la reforma educativa se ha derrumbado”, es completamente indignante para un país que debe su atraso educativo a muchos factores, pero entre los que seguro sobresale la gestión que Gordillo durante 15 años realizara en el SNTE, donde además de manejar de manera dudosa los recursos, nos demostró que todo le interesaba, menos la calidad educativa de nuestros estudiantes mexicanos.

Como olvidar sus discursos donde confundió “jocosamente” el nombre del virus de la influenza AH1N1, o en los que no podía leer tres palabras seguidas sin equivocarse. Esta mujer de lujos exorbitantes, de hummers regalados a sus maestros, de compras en Louis Vuitton, Chanel, Prada, Escada, Hermès, Diane von Fürstenberg y Neiman Marcus… la Elba Esther compradora de cuadros de Fernando Botero hoy sale a decirnos que es inocente (el dato más importante de todo el juicio es que el sindicato nunca la denunció), que todo fue una persecución política y que está de regreso con más fuerza que nunca.

Su imagen ante los medios levantando la absolución es una afrenta contra un país que debe su pobreza en gran medida a su sistema educativo. Ese sistema educativo que ella misma paralizó en dos sexenios a la conveniencia de los gobernantes en turno. Ese sistema educativo que protegía la mediocridad de los docentes, la venta indiscriminada de plazas, la herencia de plazas, el derroche y la incapacidad de formar a los educandos que el mundo moderno nos exige para competir dignamente.

Claro, seamos honestos, muchos de estos vicios aún siguen, pero el día en que México vio a esta señora en la cárcel, sentimos un gran alivio y una esperanza de que las cosas en México, en materia educativa, podrían funcionar mejor.

Hoy la “maestra” dice estar de vuelta, con fuerza, pero en paz. ¿Para qué? ¿A dónde? ¿Cómo? ¿Qué buscará? El tiempo lo dirá. Mientras tanto México sigue buscando una solución a su sistema educativo, ese que no funciona adecuadamente y que requiere que sus actores se comprometan desde la práctica docente y la estrategia, antes que, desde la política, los votos, y el descrédito que dan quienes lo usan como trampolín al poder.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

IDEA+MAKERS LAB: MÉXICO CRECIENDO

No me cabe la menor duda de que el emprendimiento es el camino que tiene nuestro país para crecer su economía y disminuir la brecha entre la pobreza y la riqueza.

El gran reto es que el sistema educativo mexicano no nos forma para ser emprendedores, por lo que es mucho más complejo lograr los objetivos de desarrollar un negocio, lo que nos ha llevado a que de cada 10 empresas que se abren en México, 9 cierran antes de 5 años.

Pero hemos iniciado un buen camino, pues México se ha vuelto un promotor del emprendimiento, tanto así que, en el 2016, un estudio denominado “Startup América Latina 2016: Construyendo un futuro innovador”, realizado por la OCDE, determinó que México es el país que más apoya las iniciativas de emprendimiento dentro de las naciones que conforman la Alianza del Pacífico.

Para que el camino se agilice, debemos incluir transversalmente la enseñanza del emprendimiento en nuestra educación básica y media superior, sentando las bases del espíritu emprendedor y el pensamiento empresarial, para buscar que en la educación superior los jóvenes ya estén en posibilidad de abrir sus propios negocios de manera paralela a la formación en sus universidades, esto facilitaría enormemente la generación de riqueza y una mayor experiencia en conocimiento, que al final, es el mayor valor agregado que un país puede tener.

Personalmente creo que existen cuatro carencias fundamentales de conocimiento, en el mundo moderno: primero es no saber leer ni escribir, segundo no saber inglés (pues es el idioma universal de los negocios), tercero, es no saber manejar una computadora o un dispositivo móvil con fluidez, y cuarto, no saber el lenguaje de la programación, pues la programación es el soporte de cualquier aparato electrónico en la actualidad.

Hace unos días conocí a un gran emprendedor, Juan Agustín Romero de Robolab quien se dedica a enseñar de una manera divertida, códigos de programación a los jóvenes de México.

Con Agustín decidimos unir dos ideas para mejorar la educación de los estudiantes mexicanos. Estaremos uniendo la enseñanza emprendedora (a la cual me he dedicado en los últimos 10 años), sumándola a la enseñanza de códigos de programación para que por medio de un Makers Lab (espacio de creación) los jóvenes hagan los prototipos para las ideas de negocio que van desarrollando.

En un Makers Lab, o Makers Space, debemos tener 5 áreas de trabajo básicamente: Electrónica y programación, área de trabajo manual, espacio para la fabricación digital, un área de manejo de textiles, y una última área de materiales de reciclaje.

La idea de estas áreas es que potencien las ideas de negocio para llevarlas a un prototipo que luego sea el soporte para una startup. Según Eduardo Morelos una Startup “es una gran empresa en su etapa temprana; a diferencia de una Pyme, la Startup se basa en un negocio que será escalable más rápida y fácilmente, haciendo uso de tecnologías digitales”.

México necesita más y mejores emprendedores, por lo que quienes nos dedicamos a la educación desde la inicial hasta la superior, tenemos la obligación de cambiar el rumbo y entender que las habilidades emprendedoras son fundamentales para un joven del mundo actual.

Si entendemos esto, seguramente podremos aspirar a un cambio radical en México en las próximas décadas, un cambio que nos augure mayor riqueza y mejores oportunidades para todos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

EMPRENDER = SENTIRSE CÓMODO CON EL FRACASO

Estoy convencido de que el emprendimiento cambia la realidad económica de un país. Quienes han entendido esto, han logrado mejorar sus economías, especializar su capital intelectual y distribuir mejor la riqueza, ejemplos tenemos muchos: Israel, Corea del Sur, Estonia, Taiwán, Singapur, Estados Unidos, etc.

México tiene un ecosistema emprendedor muy débil, tanto que 9 de cada 10 empresas cierran en los primeros 5 años. Contamos con un sistema educativo que nos forma para ser empleados, de allí que quienes se “lanzan” a la aventura de ser emprendedores, sufran tanto.

Tan complejo es el proceso de un emprendedor, que hace unos días se lanzó una reforma a la Ley de Sociedades Mercantiles que habilita un proceso simplificado de liquidación y disolución de sociedades mercantiles a la que denominaron “Ley de Reemprendimiento. Según ASEM (Asociación de Emprendedores de México) “hasta ahora, para cerrar una empresa, una persona debía invertir más de seis meses de trámites y hasta 60 mil pesos de costos notariales, lo que representa tres veces más de tiempo y dinero que abrirla. Con esta reforma, el procedimiento se realiza vía Internet sin costo y en un plazo de dos meses”.

Según Fernando Mendívil, presidente de la ASEM, “como país debemos crear las condiciones para que el emprendedor solo se preocupe en hacer realidad un negocio y consolidarlo para que genere empleo y desarrollo económico; es absurdo seguir gastando dinero y tiempo en una empresa que dejó de ser productiva y creemos que esta ley impulsará el reemprendimiento en el país…”

El proceso para un emprendedor es nuestro país es tortuoso, pues no hemos logrado ser eficientes en formar las habilidades para ser un emprendedor, ni la capacitación y facilidades para abrir una empresa y mucho menos, para cerrarla.

Quienes hemos sido emprendedores sabemos que hay que acostumbrarse a fallar para ganar, por lo que es absurdo que nuestro sistema educativo no nos eduque para sentirnos cómodos con el fracaso y con los problemas que exigen el éxito final.

El emprendimiento es el camino, y estoy convencido de que esta habilidad se debe forjar desde la temprana edad, justo los 12 primeros años de vida donde se cimientan los valores más fuertes que construyen al ser humano integral.

Hemos creído, los que nos dedicamos a la educación superior (y lo digo con conocimiento de causa), que el emprendimiento se forma en las universidades y quizás ese ha sido nuestro gran error, pues es muy complicado para quien por 15 años recibió una formación para ser empleado, que en los años universitarios se rompa el paradigma y se generen las habilidades que requiere un emprendedor para ser exitoso, entendiendo que el emprendimiento no es únicamente hacer una empresa, un emprendedor va mucho más allá de constituir una empresa y lanzarla al mercado.

México necesita entender que el emprendimiento es la clave para fortalecer su economía y disminuir las desigualdades, por lo que es necesario hacer un giro de 180 grados al sistema educativo para transversalizar la educación emprendedora.

¿Cuál es la fórmula?

Potenciar la creatividad como modo de vida, para que, por medio de la innovación aplicada a problemas cotidianos, se logren soluciones que generen riqueza.

 

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

 

 

EL INTERNET UNA GRAN HERRAMIENTA EDUCATIVA

Mucho tenemos que reflexionar sobre la educación en nuestro país, pues nos queda claro que no vamos por buen camino. Nuestra educación básica sale pésimamente evaluada en los exámenes internacionales, y nuestra educación superior ya no sobresale en la región como lo hizo hace algunos años atrás.

Seguimos estancados en un sistema educativo que cree erróneamente que la memorización es la base de éxito, cuando el mundo nos ha demostrado que la persona es el fin último de cualquier sistema educativo.

Y no sólo es un sistema mal enfocado, también estamos atrapados en un esquema docente muy controlado por el sindicato que no permite (y obliga) a la mejor capacitación de quienes “tienen el compromiso” de educar a nuestros niños mexicanos.

Quienes estamos en la educación privada, tampoco nos salvamos, pues debemos aceptar que como país hemos ido perdiendo el liderazgo que alguna vez tuvimos en América latina.

Seguimos estancados en un sistema educativo obsoleto creado en el siglo XIX que hoy es impartido por maestros nacidos en el siglo XX y que se imparte mayormente para alumnos del siglo XXI. Seamos honestos, el mundo avanza vertiginosamente, y nuestra educación sigue estancada en formas muy tradicionales que no han permitido la evolución ni siquiera de nuestras aulas de clase. Por más de 100 años hemos usado los mismos espacios que se vuelven inoperantes para la construcción de las personas que requiere el mundo competido donde vivimos.

Si bien son muchos los elementos que pudiéramos analizar, hoy quiero centrarme en el internet como la mejor herramienta de apoyo para la construcción del conocimiento en el sistema educativo.

Sugata Mitra demostró en una interesante investigación en la India que los niños pueden ser excelentes autodidactas y que quizás los maestros vayamos a desaparecer en el concepto actual al que estamos acostumbrados.

El centro de esta investigación usó el internet como la herramienta de contacto con el conocimiento y con la aplicabilidad en el mundo real.

Nuestro sistema educativo debe entender que el conocimiento existe y se puede consultar las 24 horas del día, por lo que una gran responsabilidad como docentes debe ser la de enseñar a buscar, decantar, construir y aplicar en la realidad, con la ayuda de la información que ya existe en el planeta.

Dentro de este concepto, el acceso al internet se convierte en una excelente herramienta para la mejora de la calidad educativa. Actualmente nuestro Aguascalientes se sitúa 16% arriba del promedio nacional, al tener un 51% de los hogares con usuarios de internet. Baja California Sur y Sonora rebasan los 80 de cada 100 hogares y Chiapas se encuentra apenas en un 35%. En México tenemos poco más de 71 millones de usuarios de Internet, pasando de 65.5 a 71.3 millones de personas, del 2016 al 2017. De mantenerse el mismo ritmo de crecimiento tendremos 6 millones de usuarios adicionales para este 2018.

En Aguascalientes el 80% de la población mayor de 18 años es usuaria del internet.

La buena noticia en este análisis es que nuestra población cada vez está mas conectada a internet, por lo que la educaciónd debe migrar rápidamente al uso de esta herramienta como soporte para una mejor educación.

Nuestro “gran empresario” Carlos Slim es el dueño de la conectividad en casi todo el planeta, por lo que no sería “un sueño guajiro” que el total de nuestras escuelas en México pudieran ser poseedoras de internet de alta velocidad que ayude a nuestros niños a estar tan cerca de la información como cualquier niño en el mundo.

Tenemos mucho que hacer en educación, pero para hacerlo debemos entender que el camino a la pobreza es la autopista de la ignorancia, por lo que estoy convencido de que una mejor educación nos augurará un mejor futuro para México.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LA CORRUPCIÓN ¿HABRÁ UN CAMINO PARA ACABARLA?

Quizás la corrupción sea el mayor problema que tenemos en nuestro país. Según especialistas en el tema la corrupción nos cuesta 1.63 billones de pesos por año (casi el 10% del PIB), esto equivale a 4 veces el presupuesto de la UNAM al año, o a la construcción de 5 millones y medio de casas de 300 mil pesos, o a otorgar 13 millones y medio de becas de 10 mil pesos mensuales a estudiantes universitarios.

Para el presidente electo acabar con la corrupción fue el mejor soporte para obtener su triunfo, y seamos realistas, soñar con un México sin corrupción sería el deseo de todos.

No será fácil lograrlo, y aunque coincido con su premisa de que actuar con el ejemplo es un buen inicio, habrá que llevar a cabo muchas acciones para acabar con este flagelo.

Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, el 91.1% de la población de México piensa que los actos de corrupción en México son muy frecuentes, 2.6% más que en el 2016. En Aguascalientes el 83.7% de la población piensa que la corrupción es muy frecuente. Para las personas, los actos de corrupción más comunes son los sobornos para acelerar pagos o trámites, y el soborno para evitar multas. Además, el 51% de los mexicanos aceptan haber dado un soborno en el último año, siendo este porcentaje uno de los más altos de América Latina.

Otro dato interesante es que el 61% de los mexicanos creen que su gobierno no combate la corrupción de manera suficiente.

Como podemos ver, el trabajo para el nuevo presidente de México será complejo pues la corrupción se encuentra arraigada en gran parte de la sociedad mexicana.

¿Qué hacer?

Desde mi punto de vista son varias las acciones que debemos hacer para acabar la corrupción, y aunque no soy especialista en el tema, como ciudadano me atrevo a señalar:

1-    Educación. Los niños y jóvenes de México deben entender que la honestidad es un principio, eres o no eres honesto, y que es igual de malo dar doscientos pesos a un policía para evitar una multa, como los veinte mil millones que se pueda robar un gobernador.

2-    Leyes. Me atrevo a decir que la corrupción de México existe porque sus instituciones no funcionan como deberían, y mientras no respetemos las leyes será imposible resolver el problema. Es insultante para la sociedad ver los abusos de un político y que no pase nada cuando sus acciones son comprobadas.

3-    El peculado debe ser delito grave. No sólo grave, debería ser gravísimo. Quien se robe el dinero de los ciudadanos debe recibir sanciones ejemplares.

4-    Leyes contra ciudadanos corruptos. Para que exista un funcionario público corrupto, debe existir quien lo corrompa. La ley debe ser de tolerancia CERO para ambos.

Quizás existan muchas más acciones para acabar con este flagelo, pero creo que estas ideas serían un buen inicio. México necesita dar un cambio radical en este tema, pues ya estamos etiquetados incluso en el mundo de los negocios; nuestra aduana, por ejemplo, es considerada como una de las más corruptas del mundo; las multinacionales crean fondos especiales para “actuar” con las autoridades mexicanas; los extranjeros (en especial estadounidenses) cruzan nuestras fronteras para tener “libertades” que en su país no tienen, en fin, en México debemos respetar nuestra dignidad y ser implacables en la sanción en contra de quienes no respeten las leyes, solo así y en algunas décadas, llegaremos a ser un país que deje de lado este penoso estigma que hoy nos hemos ganado frente al mundo.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

RECUPERANDO A NUESTRO MÉXICO

Actualmente la economía de México se soporta en el petróleo, en las remesas que envían nuestros compatriotas que viven fuera del país, en el turismo, la industria automotriz y la agricultura.

Por las coyunturas presentes, quizás hoy más que nunca estos ingresos se encuentran seriamente amenazados; el petróleo, debido a que los países están migrando a otras energías, y a que tarde o temprano, al ser un recurso no renovable, se nos va a acabar. Luego, las remesas que recibimos, debido a las políticas que cada día genera el presidente Trump, y que muchas de ellas llevan una carga de odio hacia nuestro México. En cuanto al turismo, la violencia que vivimos seguramente aleja a los visitantes extranjeros; la industria automotriz sigue en alerta amarilla por la renegociación del TLCAN, y al final, nuestra agricultura, aún sigue siendo muy poco tecnificada para competir a gran escala.

Quiero precisamente hablar de las remesas, pues, aunque es nuestro segundo ingreso, considero que un país como el nuestro (la 15 economía más grande del mundo), no debiera depender de la “limosna” que nos envían nuestros compatriotas que se la juegan día con día para encontrar un mejor sustento en un país que los discrimina e irrespeta, casi siempre.

El tema de las remesas es complejo, y para entenderlo, señalaré algunos puntos que he tomado del trabajo de Eugenio Herrera Nuño.

Es interesante conocer, que el 11% de los ingresos que perciben nuestros paisanos en Estados Unidos son enviados a nuestro país (dato del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos). Según el Banco de México, para este inicio del 2018, las remesas enviadas se incrementaron un 9.03%, pasando de un promedio de 305 dólares en el inicio del 2017, a 310 dórales en el mismo periodo de este año.

¿Cuál es la explicación?

Según analistas las razones pueden ser variadas, pero la primera podría deberse a que ha habido una mayor creación de empleos para migrantes con permiso para trabajar en Estados Unidos.

También pudiera ser por el miedo que tienen los migrantes a las políticas actuales del presidente Trump quien en varias ocasiones ha amenazado con generar impuestos especiales al dinero enviado a nuestro país; esto ha generado que los migrantes envíen sus ahorros a México, con la intención de proteger su patrimonio ante posibles leyes migratorias más complejas que las actuales.

También es importante señalar que cuando alguien es deportado, todo el patrimonio acumulado no es recuperable.

Para nuestro estado, según Herrera Nuño: “La cantidad de remesas recibidas en Aguascalientes de enero a marzo del 2018, es la más alta desde que se lleva registro para un primer trimestre. En pesos mexicanos, asciende a un valor cercano a los 2 mil millones. Las remesas se traducen en ingresos muy importantes para las familias y para el mercado interno, que se las canjea básicamente por subsistencias”.

México necesita entender que un país no puede soportar su economía en este rubro (remesas), pues son muchos los factores que podrían afectar el flujo constante de este recurso, y al no recibirlo, se afectarían millones de personas en todos los rincones de México.

Nuestro país tiene TODO para fortalecer su economía y dar mejores condiciones a su gente, buscando que menos personas opten por la dura travesía de encontrar “mejor futuro” en el vecino del norte. Hoy como país tenemos la obligación moral de trabajar unidos por disminuir las desigualdades entre ricos y pobres que hoy nos han llevado a que otro país se tenga que hacer cargo de nuestra gente dándoles trabajo. Ya es tiempo de que generemos las condiciones para recuperar a estos mexicanos que perfectamente pueden ser el motor para la construcción de un país diferente.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

AGUA… scalientes. ¿Mucha o poca agua?

Según la página oficial del municipio de Aguascalientes, el nombre de nuestro estado y ciudad se debe “a la abundancia de aguas termales existentes en la zona”.

De aguas termales, hoy ya tenemos pocas; hace 30 años existían una buena cantidad de ojos de agua, hace 15 años excavábamos pozos a 70 metros, y hoy perforamos pozos de hasta 600 metros de profundidad.

Si preguntamos a cualquier ciudadano de nuestro estado sobre cuál sería nuestra principal amenaza en el largo plazo, nadie duda en responder: el agua.

Que cosa tan rara, nuestro nombre hoy no hace referencia a la abundancia del vital líquido, aunque con cada aguacero fuerte en el periodo de lluvias, nos inundemos.

Es cierto que ya no somos un estado agrícola, ahora nos dedicamos a armar carros de muy buena calidad, y quizás por eso, el agua pasó a no ser una prioridad.

El tema es complejo, y sin lugar a dudas debiéramos convertirlo en una prioridad; pues al sacar el agua a tal profundidad (en casos hasta más de 600 metros), ésta sale con varios metales (arsénico y plomo, entre otros) que destruyen nuestra salud; inclusive muchos especialistas se han aventurado a relacionar los problemas de daño de riñón en el estado, con el consumo del agua con estos minerales.

Pero en este periodo de mitad de año vivimos otra realidad, un exceso de lluvias que nos han generado estragos en varios puntos de la ciudad. Tenemos daños en edificios, en calles, en puentes, en arroyos… y es que no estamos preparados para recibir la gran cantidad de agua que nos llega en ciertos periodos.

¿Por qué pasa esto?

Primero que todo nuestra planificación urbana no contempló lluvias tan fuertes y con tanto volumen. No tenemos drenajes suficientes, seguimos construyendo calles sin alcantarillas, ponemos pavimentos de baja resistencia y usamos sistemas de impermeabilización de mala calidad que no aguantan más que dos o tres aguaceros.

Seguimos desperdiciando la posibilidad de captar el agua que nos llueve, porque casi toda va al río San Pedro y de éste, a Jalisco, quien si la aprovecha bien.

Aguascalientes necesita replantearse en el plazo inmediato su relación con el agua, pues necesitamos captar el agua lluvia por medio de canales, arroyos y colectores para llevarla a una gran presa que nos permita tratar el agua, para luego enviarla al consumo de la ciudadanía.

Miles y miles de litros de agua hoy caen y se nos van de las manos luego de dejar estragos, que como he comentado, se están dando por la mala planificación que tenemos para la captación y manejo del vital líquido.

Es inverosímil que un estado siga dependiendo de sus pozos 10 meses al año, cuando cada vez tenemos periodos más amplios y fuertes de lluvias, el tema es que muchas veces estas obras complejas no se llevan a cabo pues no son muy “vendedoras” para las autoridades.

Sin ser especialista, creo que el cambio climático nos llevará a transformaciones importantes en todas las regiones del mundo, y quizás veamos que nuestro estado recibirá mucha más agua en las próximas décadas, y dentro de un panorama ideal como este, el agua no sería el problema, pero sí el manejo de esta, pues si con 4 días de lluvias constantes la ciudad se nos “desarma”, no me imagino que pasaría con periodos largos de lluvias como hoy ocurre en ciertas zonas del planeta.

Ojalá que nuestras autoridades vean en el agua el tema prioritario que significa para en el largo plazo seguir gozando del estado donde todos adoramos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUEVO PRESIDENTE

Iniciamos la semana con nuevo presidente electo de México. Después de una larga campaña de tres periodos, Andrés Manuel López Obrador regirá los destinos del país, a partir del próximo primero de diciembre.

Enrique Peña Nieto pasará a la historia quizás como el presidente más corrupto del México reciente, aun cuando el pueblo confió en el “nuevo PRI”, en esa nueva cara joven donde la corrupción sería cosa del pasado. Tomó la presidencia y al poco tiempo nos empezamos a dar cuenta de varios actos imperdonables de corrupción, de él y de muchos gobernadores que descaradamente se hicieron millonarios a costa del pueblo mexicano. Pero también pasará a la historia como el presidente que entregó el poder a la izquierda… de manera ordenada; aunque para muchos periodistas, entrega el poder cuidando sus espaldas para salir sin muchos apuros de la silla presidencial.

De Andrés Manuel admiro su tenacidad y perseverancia, valores que lo llevaron a aguantar casi 20 años de campaña para por fin recibir su “sueño dorado”. Detrás de él, se encuentran millones de mexicanos con una esperanza ferviente en la construcción de un país más equilibrado, con mayores oportunidades. Un país más seguro, más incluyente.

La frase de López Obrador: “no les voy a fallar” resuena en los corazones de los mexicanos que salieron con fuerza a ejercer su derecho al voto, en una jornada histórica donde la democracia se vio fortalecida.

¿Qué esperar del nuevo presidente?

De López Obrador resalto su frase: “los pobres primero”, pues habla de que en sus años de campaña conoció el dolor que embarga a los casi 70 millones de personas con algún grado de pobreza que tenemos en México (datos OCDE).

Combatir la pobreza es un proceso complejo, pues depende de un crecimiento económico sostenido, de medidas para incentivar a la empresa, de mejorar la educación (más calidad, no únicamente cobertura), de atraer la inversión. Brasil nos demostró que es posible, pues en el gobierno del presidente Lula salieron de la pobreza cerca de 40 millones de brasileños.

López Obrador tiene un compromiso ENORME con México, pues en él están fundadas las esperanzas de un pueblo que se cansó de los partidos tradicionales, esos que se han convertido en las “cuevas” de maleantes y de impunidad (pido disculpas a los buenos políticos, pues también los hay); ese pueblo que se cansó de los abusos descarados y los robos al país. Un pueblo que se cansó de las profundas desigualdades entre ricos y pobres, pues recordemos que el 1% de la población de México, cuenta con el 25% de la riqueza.

Para construir el nuevo México, AMLO deberá unir esfuerzos para sumar lo mejor del país. Ya es el presidente, así que TODOS debemos trabajar día con día para ser mejores y para cimentar el México donde soñamos vivir.

Otras opiniones:

a-    Se debe pensar en no cancelar la reforma educativa. Esta fue un paso para aceptar que no estamos bien en educación, quizás mejorarla, pero no cancelarla.

b-    Necesitamos un nuevo aeropuerto. Ojalá se pueda convencer de que para fortalecer el turismo (es nuestro tercer ingreso como país), necesitamos no sólo el aeropuerto, también mayor conectividad entre ciudades.

c-    Es importante ver que, si el mundo está pasando a los vehículos eléctricos, quizás no sea prudente construir refinerías. Mejor aceleremos el paso a las energías limpias.

d-    No se cambia un país quitando dinero a unos para darlo a otros. Se cambia dando mejores oportunidades a todos.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx