Author Archives: jcmesa

¿CONTRA QUIÉN ES NUESTRA GUERRA?

Los resultados de la crisis no son únicamente las fuertes caídas económicas de las potencias, y las consecuencias en los países en vías de desarrollo. No es sólo la pérdida del empleo, donde Estados Unidos ya cuenta con una tasa de desocupación de cerca del 8%, y México de un 6%…

Los dolores de la crisis hoy se traducen en HAMBRE.

Según la organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) de la ONU, en nuestro “desarrollado” planeta hoy existen 1.020 millones de personas que diariamente pasan hambre, lo que nos lleva a que por primera vez en la historia de la humanidad uno de cada seis habitantes de la tierra está desnutrido, cifra que supera en alrededor de 100 millones la del año pasado.

Según Josette Sheeran directora del Programa Mundial de Alimentos, la magnitud del problema constituye una amenaza para la seguridad y la paz del mundo: “un mundo hambriento es un mundo peligroso”.

La verdad parece increíble que en pleno siglo XXI haya todavía quienes mueran de hambre o sufran de una mala nutrición, cuando vivimos la era de los desarrollos científicos, biotecnológicos, económicos y sociales. Pareciera increíble que la sexta parte de nuestro planeta muera de hambre ante la mirada condescendiente de las potencias que hoy invierten 100.000 millones de dólares para aliviar la pobreza, pero 13 veces más en armas y en la guerra.

Luchar unidos por erradicar el hambre es un desafío universal. En Asia y el Pacífico viven el mayor número de hambrientos, 642 millones. En África, 265 millones. En el Cercano Oriente y África del Norte se presentó el mayor incremento porcentual de personas con hambruna con el 13,5%. En América Latina y el Caribe se registraron 53 millones de personas desnutridas, lo que representa una notoria alza con relación al año pasado, del 12,8%. Lo paradójico es que América Latina hoy invierte 50.000 millones de dólares en armas y soldados (siendo Venezuela el país que más invierte), cuando con mil dólares cada hambriento podría alimentarse sin problemas en un año. ¿Contra quien es nuestra guerra?

Tal pareciera que a nuestros “modernos gobiernos” les preocupa más su “desgastada soberanía” y su “absurdo orgullo” que los miles de compatriotas que no tienen oportunidad y que diariamente sucumben por falta de alimentos.

Definitivamente seguimos perdiendo la guerra contra el subdesarrollo. Hoy mas que nunca nuestros gobiernos deben entender el problema tan complejo en el que vive nuestra población, estructurando un camino que nos ayude a erradicar una pobreza que cada día nos duele más.

Si bien las escalofriantes desigualdades entre ricos y pobres parecen ser parte obligada de nuestro día a día, ya es momento de apostar por los que mueren sin oportunidad. Decía un buen alumno: “La pobreza no es la que nos muestran en la televisión, es la que ves de cerca y te roza…”

Cada uno somos responsables de lo que hoy vivimos, así que en nosotros está la oportunidad de revertir el mundo que en dos siglos pusimos de cabeza. No es responsabilidad de gobiernos únicamente; el compromiso y el trabajo son de todos, así que ya es hora de “romper nuestra burbuja” y dar algo por quien a gritos, nos suplica cada día.

APRETANDO EL CINTO…

La crisis económica mundial sigue siendo un dolor de cabeza para las diferentes economías. Según nuestras autoridades, hasta abril de este año se perdieron 484.000 empleos, y se pronostica que finalizando el 2009  se habrán perdido alrededor de 850.000 plazas de empleo formal.

Para nuestro país la situación se agrava si recordamos que seguimos con una pobreza preocupante, la que a finales del año pasado contabilizaba 70 millones de pobres.

México hoy se ubica, según la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) como el país Latinoamericano donde más empleos se han perdido en lo que va de la crisis, a este desastroso lugar, nos siguen Uruguay, Venezuela, y de manera más leve, Argentina.

Nuestro Aguascalientes por supuesto no está ajeno a tan delicada situación. Según las cifras de la ENOE (Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI) cerrando el 2008 contábamos con 435.000 personas ocupadas en nuestro estado, y 26.000 personas se encontraban sin trabajo, lo que representaba un 5.7% de población sin empleo, cifra muy supreroior al 0.6% correspondiente al mismo periodo del año 2007, y 1.4% por arriba de la media nacional que era del 4.3%.

Como si fuera poco, iniciamos este año con un 10% de los trabajadores de la industria textil en paro técnico; y con una disminución del 10% de los salarios diarios del personal de la industria automotriz, además de que este sector cerró el 8% de sus puestos administrativos. Nuestra gran empresa NISSAN ha anunciado que seguirá con paros técnicos lo que definitivamente afecta no sólo a los trabajadores, sino también a las empresas que abastecen a esta importante multinacional.

La situación nos obliga a redoblar esfuerzos, buscando revertir la situación alejándonos de de la tasa del 7% de desempleo a la que llegamos en 1995. Si bien la actual crisis se diferencia en varios puntos a la vivida en el 95, hoy autoridades y sociedad en general debemos trabajar conjuntamente en una estrategia local que nos ayude a mitigar las consecuencias de la actual crisis.

Por un lado los trabajadores debemos comprometernos aún más con nuestras empresas, cuidando nuestro espacio laboral, y tratando de aportar cada día más para que seamos parte de la estrategia que se lleve a cabo para sortear los problemas que se presenten.

Por otro lado nuestras autoridades tendrán que ser mucho más sensibles con el momento, tratando de recortar los gastos innecesarios a fin de invertir en obra pública (la cual aporta en un porcentaje importante en la generación de empleos directos e indirectos), y en programas de recuperación y apoyo a la micro, pequeña y mediana empresa, que son al final los que reciben con mayor impacto los dolores de la crisis.

Hoy es momento de ahorro y prudencia. Cada familia deberá estructurar sus finanzas buscando disminuir gastos innecesarios y suntuosos, además de buscar en lo posible el evitar contraer deudas innecesarias.

México siempre ha superado sus crisis; la sociedad se ha hecho más fuerte con ellas. Seguramente los problemas que hoy tenemos serán resueltos con la creatividad y tenacidad que nos caracteriza, pero de todas maneras las condiciones actuales de rezago en  nuestro país, nos hacen estar más preocupados que de costumbre.

DE POLÍTICA… Y COSAS MEJORES

Hoy nuestro planeta sigue sumido en una crisis generalizada; pérdida de valores, desgaste excesivo de la naturaleza, guerras que cada día son más obsoletas e innecesarias, problemas económicos, entre muchos otros.

Nuestro Estado no es ajeno a este tipo de situaciones, las cuales cada día vemos más cercanas. Narcotráfico, con sus derivaciones de violencia, desempleo, corrupción, pobreza, etc., etc.

Dentro de muy pocos días de nuevo tendremos votaciones. Los candidatos se encuentran trabajando a toda marcha, para lo cual gastan sus recursos a granel, buscando convencer al mayor número de personas, de que su causa, es la mejor…

La verdad muchas ciudadanos hoy viven la disyuntiva sobre si ejercen su derecho al voto, o no lo hacen. Muchos creen que votar no tiene sentido, y que simplemente gane quien gane, sería, más de lo mismo.

Yo personalmente considero que hoy más que nunca nuestro México necesita de líderes, aunque no siempre es fácil identificarlos. Un líder no siempre es el que manda o el que tiene el poder.

Un líder es quien logra ejercer su influencia en los demás, buscando convencer de un camino que marca su proyecto, sin violencia, imposiciones y con una máxima sencillez. Líderes fueron Jesucristo, Gandhi y Churchill; y no lo fueron Hitler y Mussollini. Estos últimos fueron tiranos, dictadores, caudillos (como muchos de los que hoy gobiernan Latinoamérica), pero no fueron líderes.

El liderazgo es algo que va más allá del dinero y la posición social. Un líder es un ser que ha logrado entenderse a sí mismo, que se conoce, que tiene capacidad de escucha, de reflexión.

Un líder siempre da la cara por sus actos. Sabe que existen áreas de oportunidad, sabe que tiene errores, los reconoce y trabaja para corregirlos.

Un líder cree en sí mismo, tiene claras sus fortalezas, pero conoce sus debilidades. No depende en lo esencial de los otros, pero fomenta el trabajo en grupo y las aportaciones de los demás, tomando como base el respeto.

Siempre asume lo difícil, no le saca el cuerpo a los problemas, entiende que en las áreas de oportunidad se encuentra el aprendizaje que lo ayuda en su desarrollo, y en el de los demás.

Un líder es un ser agradecido con su vida y con los demás por las oportunidades que tiene, y por esto, siempre está celebrando algo. No pierde el tiempo en chismes y evita juzgar, solo se juzga así mismo para avanzar.

Es intuitivo, don que está por encima de la inteligencia y el conocimiento. Es apasionado de las causas, ama profundamente lo que hace, y desborda un entusiasmo que termina por contagiar a los demás.

Un líder como los que hoy necesitamos, dominan sus temores aunque tema, y siempre se comporta con sencillez.

La verdad es que líderes hay pocos, pero los hay. Dentro de muy poco tiempo tendremos la gran oportunidad de escoger los líderes que nuestro México necesita para trascender y dejar atrás el doloroso subdesarrollo.

Como sociedad tenemos la obligación de ejercer con seriedad nuestro derecho al voto pero conociendo que hoy más que nunca, nuestro Estado y nuestro México requieren de esos seres, capaces primero de convencernos con sus ideas, pero con la valentía y el liderzazo de lograr los proyectos que se plantearon.

OPCIÓN ESPERANZA…

La verdad es que nuestra humanidad no pasa por su mejor momento. Por un lado seguimos sumidos en guerras sin sentido en diferentes puntos del planeta, las cuales amenazan la estabilidad mundial. Los valores fundamentales para la convivencia entre los seres humanos, cada día tienen menos importancia en la carrera por conseguir los objetivos de un efímero “triunfo”.

Si hablamos de nuestra naturaleza, hoy vemos que gracias a nuestro “supuesto desarrollo”, contamos con un planeta asfixiado, al cual diariamente le enviamos a la atmósfera miles de toneladas de gases y humos tóxicos ocasionando el calentamiento global que hoy afecta a todo el planeta; talamos 10 millones de hectáreas de bosques cada año, muchas de las cuales se vuelven desierto. En los últimos 40 años, el hielo polar ha perdido un 40% de su grosor. Tenemos un número preocupante de especies en vía de extinción, entre muchos otros problemas.

Por otro lado, nuestra juventud sufre complejos riesgos, que cada día hacen más incierto nuestro futuro como especie

Según datos del Consejo Interuniversitario Contra las Adiciones, en Aguascalientes 7 de cada 10 jóvenes universitarios han probado alguna vez drogas ilícitas en sus vidas (marihuana, cocaína, químicas); tenemos que 8 de cada de 10 jóvenes son consumidores habituales de alcohol, de los cuáles el 48% son del sexo femenino.

También sabemos que 5 de cada 10 jóvenes en nuestro Estado han sufrido problemas de desorden alimentito, tales como bulimia, anorexia y ortorexia.

También es común que nuestros jóvenes se refugien en “subculturas” que los acogen según su personalidad, asilándolos de la natural socialización, entre estos grupos sobresalen los cholos, los fresas, los emos, los góticos, los satánicos, entre muchos otros.

La verdad es que como padres de familia, educadores, y como partícipes de una sociedad tenemos una tarea enorme en la construcción de nuestra juventud.

Yo considero que la familia es el ente clave para la construcción de la sociedad que deseamos habite nuestro golpeado planeta:

  • Debemos ser capaces de inducir en nuestros hijos la capacidad de resolver problemas por medio de una adecuada toma de decisiones.
  • Debemos inculcarles los elementos y la seguridad para que puedan asumir riesgos con la habilidad de medir y controlar las consecuencias de sus decisiones.

El cambio que necesita nuestro planeta se encuentra en las manos de los que hoy somos padres y educadores. La responsabilidad de construir un mejor futuro se encuentra en la capacidad que tenemos de transmitir estas sencillas enseñanzas que seguramente ayudarán a nuestros jóvenes en su vida diaria, dándoles las herramientas para encontrar el camino, alejándose de la gran cantidad de problemas que hoy nos tienen con un futuro desalentador.

La decisión de trabajar por un futuro no es fácil. Hoy debemos redoblar los esfuerzos para cambiar una historia que nos ha llevado al lugar, que para muchos fatalistas, no tiene retorno.

EL ARROZ EN LA SOPA…

Si bien la crisis económica del planeta sigue presente, hoy la esperanza crece al conocer que las cifras de desempleo en Estados Unidos, el principal afectado, comienzan a estabilizarse, luego de que la cantidad de empleos perdidos se redujera en el último mes. Otra importante noticia es que según cifras del Banco Mundial, Chile, Colombia y Brasil presentan muy buenos resultados en cuanto a la captación de inversión extranjera.

Si bien una luz de esperanza ronda las bolsas del mundo, la noticia preocupante es la reactivación nuclear de Corea del Norte. Desde el 2006 cuando realizó su primera prueba con un dispositivo nuclear, el mundo logró su “pacificibilidad” con alimentos, ya que la región sufrió graves inundaciones que generaron hambrunas en todo el país.

Corea del Norte es un país del que conocemos poco debido a que no pertenece al Fondo Monetario Internacional ni al Banco Mundial, lo que nos aleja de la realidad económica de un país denominado en nuestro tiempo, como “casi medieval”.

Las salidas y entradas de personas al país, las comunicaciones, y la prensa son controladas por el gobierno dictatorial de Kim Jong-il, hijo de Kim II Sung, quien controló al país por más de cuatro décadas.

Lo poco que conocemos del régimen de Pyongyang lo conocemos por los millones de desplazados que viven en China y Corea del Sur, por miedo de la tiranía que ronda las esquinas del país.

Hoy cuando los líderes mundiales hablan de reconciliación, trabajo en equipo y reconstrucción de un planeta agobiado por los excesos que hoy nos tienen al borde del “no retorno”, surge Corea de Norte con la reactivación de sus pruebas atómicas de las cuales nadie cree el discurso de ser una estrategia de “simple defensa”.

Vivimos un momento en el que necesitamos la búsqueda de una paz global, pero ante las inminentes amenazas de las tropas comunistas de Pyongyang de un ataque militar a Seúl por su apoyo a la campaña contra el tráfico de armas de destrucción masiva liderada por Estados Unidos, los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Sur se han visto en la necesidad de alertar a sus ejércitos.

La pieza clave de esta compleja situación es China, principal aliado del régimen norcoreano, aliado, que sin embargo, muestra un firme rechazo a las pruebas nucleares.

China apoya a Corea del Norte con alimentos, armas, medicinas y gran parte del combustible, por lo que será muy importante conocer sus acciones luego de la petición del gobierno de Estados Unidos para que sea China quien use su influencia para frenar la escalada armamentística en la que ha entrado el gobierno norcoreano.

El tiempo nos dirá el camino que tome tan compleja situación, en medio de un año que nos ha dejado varias sorpresas. Ojala la coherencia del Dictador norcoreano se haga presente en un momento de la historia en el que debemos optar por la tolerancia y la reconciliación, antes que hacia los conflictos armados que tanto daño hacen a la sociedad.

LAS ARISTAS PONZOÑOSAS DE LA LEGALIZACIÓN

Hace algunos días el Senado aprobó la ley de narcomenudeo, que entre otras cosas permite el porte de las dosis que los adictos requieren para su consumo personal, sin que esto les cause problemas con las autoridades. Con una mayoría abrumadora de 87 votos a favor y únicamente 10 abstenciones, el pleno envió el dictamen aprobado a la Cámara de Diputados para el análisis de tan compleja decisión.

Entre la lista de aprobaciones se encuentra la posibilidad de portar cinco gramos de marihuana, dos gramos de opio, 50 miligramos de heroína, 500 miligramos de cocaína, 0.015 miligramos de LSD, y 40 gramos de metanfetaminas, entre otras.

También se recalcó que se generarán reportes del ministerio público a quienes se les encuentre en la posesión de este tipo de dosis, y será hasta el tercero cuando se obligue al adicto a un “tratamiento obligatorio”.

Desde mi muy particular punto de vista, considero que este tipo de decisiones generan un retroceso en la lucha contra un mal que hoy agobia a nuestra sociedad.

Por un lado considero que será mucho mas fácil para los distribuidores distraer la atención de las autoridades en los operativos, ya que al considerarse cierta cantidad como permitido, pudiera dejarse el caso únicamente a la ética del interpretador…

Por otro lado el consumo de drogas en México ha crecido de manera alarmante, y abrir esta posibilidad, seguramente facilitará las cosas para quienes limitaban el consumo por temor a ser descubiertos por las autoridades.

Basta con conocer las opiniones de algunas autoridades holandesas que meses después de dar esta “apertura” a los adictos, se quejaban del incremento tan preocupante del consumo en este país.

Las cifras de adictos en México son muy controladas por las autoridades, pero para el Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones, en Aguascalientes 7 de cada 10 jóvenes universitarios han probado alguna droga en su vida, sin que esto quiera decir que son adictos…

Hablamos de que el 70% de nuestros universitarios han tenido contacto con este mal, lo que definitivamente nos debe llenar de preocupación, y antes de aprobar este tipo de cuestiones, que considero retroceden en la guerra que seguimos perdiendo, deberíamos trabajar en una campaña seria de prevención y fortalecimiento familiar, ya que es la familia la mayor responsable de la cimentación que requiere un joven para evitar caer en este doloroso problema, y por otro lado, deberíamos trabajar arduamente en tratar a los adictos, sin importar su nivel socioeconómico, buscando reintegrarlos a su sociedad.

En definitiva, las “aristas ponzoñosas” de las drogas y sus repercusiones no han sido un tema fácil de solucionar para nadie, pero considero que optar por las medidas de “unirse al enemigo” como con la legalización del alcohol, no son el camino en un tema que mata mucho más rápido que cualquier otra adicción.

CASI SÚPER HÉROES.

No hace muchos año, en nuestra sociedad, específicamente en las familias, cada cual tenía su rol: mientras que el padre de familia salía a trabajar, la mamá cocinaba, hacía las labores domésticas y junto a la cabeza de familia, brindaba los valores necesarios para que sus hijos emprendieran el vuelo.

Mientras tanto en las aulas, los maestros se encargaban de brindar la educación básica a sus alumnos. Hoy por hoy, los papeles han cambiado. El padre trabaja y es cada vez menos el tiempo que está en el hogar, la madre se divide labores entre las de casa y las de  un empleo de medio tiempo pues el dinero de una sola persona ya no alcanza para sobrevivir…

Por su parte los maestros deben jugar 3 roles: el de papá, mamá y maestro. A lo largo de mi vida he conocido a muchos de ellos y los agradezco infinitamente, pues cada uno ha influido de diferente forma pero en igual magnitud en mi vida y son quienes me formaron, me guiaron por el camino y me dieron las herramientas necesarias para ser quien ahora soy.

Nuestros hijos pasan más de la mitad de su día en un aula de clases, crecen con los consejos de aquellos que conocen como sus hermanos, sus compañeros de clases y aprenden de la invaluable experiencia de los profesores. Indudablemente, los maestros se han enfrentado año con año a diferentes problemáticas:  la hiper actividad infantil que caracteriza a las actuales generaciones, la rebeldía de los “nuevos jóvenes”, las secuelas que deja un divorcio en la familia, pero sobre todo quisiera enfocarme en la desvalorización que desafortunadamente  se vive en nuestra sociedad.

Es por ello que la tarea de una maestro, de un verdadero maestro en todo el sentido de la palabra se ha vuelto más compleja ya que  además de enseñar el ABC, los elementos de una tabla periódica, la historia de México,  las ecuaciones matemáticas, etc., debe llevar hasta las personas que ocupan los pupitres, los valores que en el camino se han ido perdiendo, han tenido que luchar contra el peor enemigo de la actualidad: la falta de atención por parte de muchos padres de familia.

La realidad es cruda, pero es necesario hacerle frente; cuando los chicos tienen algún problema de cualquier índole, no se acercan a los padres a pedirles consejo por miedo a ser reprendidos y mucho menos acuden a un compañero que seguramente sabe tanto o menos que ellos, pero sí acuden a los maestros, quienes por ética profesional o por “amor al arte”, no hacen más que guiar por el buen camino a nuestros hijos.

Y para muestra basta un botón, hace unos días una Catedrática de la sección preparatoria se acercó a mí para preguntarme cómo podía hacer para que los jóvenes no se tomaran la vida tan a la ligera.

Es por ello que hoy, atente la problemática actual que se nos presenta, necesitamos de “súper maestros”, que además de transmitir sus valiosos conocimientos, sepan guiar a sus jóvenes, dar consejos oportunos y que estén atentos a señales de alerta que muchas veces los alumnos sólo muestran en sus escuelas.

El día de hoy quisiera expresar la inmensa gratitud y admiración que siento hacia los maestros, quienes día con día luchan por conseguir la excelencia de nuestros jóvenes; es por ello que nunca debemos dejar de reconocer esa loable labor que realizan, y que es primordial para la formación de los seres… Felicidades.

LA INFLUENZA: También un momento de reflexión.

Hoy nuestra ciudad se encuentra semiparalizada. Esta mañana ciertas zonas de Aguascalientes se asemejaban a la soledad de un primero de enero.

La fiesta terminó, la feria se alejó, y hoy todos nos sumimos en un miedo generalizado. Un miedo que asusta aún más, por esa desconfianza de acercarnos inclusive a los que denominamos “cuates, parners o cuadernos”.

Desde hace algún tiempo se viene recordando una de las profecías mayas sobre el fin de la era, donde nos pronosticaron que para el 22 de diciembre del 2012 todo terminaría. También algunas de las profecías de Nostradamus coinciden en que el fin de lo que hoy vivimos, esta muy cerca.

La iglesia parece haber aceptado de forma no oficial difundir el último mensaje de la aparición de la Virgen en Fátima, Portugal, en 1917. Este menaje también habla sobre catástrofes a raíz de la manera tan negativa como hemos vivido los hombres de nuestro tiempo.

Lo interesante de estas tres profecías es que coinciden en dos aspectos, uno el relacionado con el fin de nuestro actual modo de vida, y el segundo en que todo surgirá a partir de los cambios drásticos por el giro del eje de nuestro planeta.

Cada quien deberá sacar sus conclusiones, cada uno de nosotros dará o no crédito a estas ideas. Lo que si es cierto, es que nuestro planeta ya no puede soportar su actualidad.

Para Greenpeace, si continuamos con nuestro ritmo de vida, para el 2030 necesitaremos dos planetas como la tierra para mantener nuestra manera de vivir. Hoy talamos en el mundo 25.000 hectáreas de bosques por día, lo que equivale a dos veces la superficie de una ciudad como París. También sabemos que cada año mueren 2 millones de personas a causa de la contaminación; y conocemos que el hielo polar se derrite a un 9% anual, con las consecuencias de inundaciones en ciudades costeras.

Sabemos que aunque nuestro desarrollo es muy avanzado, en el mundo mil millones de personas no tienen acceso al agua potable…

A las catástrofes ambientales debemos sumar los problemas de nuestra juventud; el alcoholismo, la drogadicción y los crecientes problemas de desorden alimenticio como bulimia, anorexia, y ortorexia, que hoy hacen parte de una sociedad que día a día pierde sus valores, olvidando las palabras: compartir, tolerar, entender, apoyar, respetar…

En fin, la verdad  vivimos en una “irracionalidad aceptada”, una irracionalidad de la cual somos partícipes al ocultarnos en la incapacidad de acción por no saber como actuar.

Hoy, cuando la influenza porcina nos detiene las actividades, es momento de hacer una pausa y analizar nuestro proceder. Hoy más que nunca debemos analizar y entender nuestra dura realidad a fin de aportar cada quien en las acciones que requerimos para revertir una situación que para muchos especialistas, ya no tiene solución; y si las cosas son tan drásticas como parece, pues el camino está en cambiar radicalmente nuestro comportamiento analizando nuestras debilidades y errores, buscando irradiar en la individualidad y a nuestro alrededor, la tranquilidad que necesitamos para recibir un futuro que hoy se presenta muy desalentador.

¿HASTA CUANDO EL FIN?

Cada día nuestro planeta nos presenta las vergonzosas diferencias entre ricos y pobres. Mientras en unos países la opulencia y el derroche son el pan diario, en diferentes partes del planeta la pobreza crece, cobrando miles de vidas cada día. Hoy nuestra América Latina hace parte de ese dolor, donde el 50% de su población se encuentra en la pobreza, y un 30% más, en riesgo de caer en ella, ¿qué tal?

Aunque la actual política neoliberal que vive gran parte del planeta desde hace varios años, donde el rico aumenta su riqueza y el pobre su miseria, ha demostrado su ineficiencia en cuanto a un desarrollo equitativo de la humanidad, varios gobiernos en el mundo siguen el camino decidiendo levantar, los que en varios casos únicamente eran fronteras imaginarias entre ricos y pobres. Nuestra frontera norte, la que ha existido desde hace mucho tiempo, hoy se refuerza con la construcción de 1.120 kilómetros de un sólido muro de concreto, superando el insultante costo de los 1.000 millones de dólares, profundizando esa dolorosa “cicatriz geográfica” que divide el ideal y los sueños de miles, del dolor y la pobreza.

Otro caso es el que se vive en Río de Janeiro, donde ante la mirada reprobatoria de gran parte de la sociedad, el gobierno ha decidido levantar en total 11 muros de tres metros de alto con la excusa de evitar la deforestación por el ensanchamiento de la favelas, las cuales son habitadas por miles de brasileños que viven en la pobreza absoluta. Infinidad de críticas ha recibido el gobierno de este país por permitir “enjaular” a esta población, puntualizando que los muros se convertirán en un cerco que oculta la cruda realidad que vive Brasil, segregando a la clase baja.

En San Isidro Argentina, el gobernante de la zona decidió construir un muro de 1.5 kilómetros de largo para aislar a su vecino pobre San Fernando. En repudio ante un hecho tan lamentable, la población de San Fernando y sindicalistas demolieron la obra, causando complejos enfrentamientos. La presidenta del país, Cristina Fernández aseguró que construir un muro como éste era “una involución”.

Un caso más es el que generó el gobierno de Israel quien autorizó en junio del 2002 la construcción de una barrera física para separar a Cisjordania, territorio palestino, con el argumento de evitar el ingreso de terroristas a su suelo. La valla tiene sensores para detectar infiltraciones y en varios kilómetros consta de muros de hormigón.

Hoy nuestro mundo nos exige entendimiento, apoyo y tolerancia. Vivimos en un planeta agobiado por los excesos en el cual las personas generan profundas barreras mentales y dolorosas cicatrices, gracias a políticas de países que únicamente ven por los beneficios de unos pocos.

Ya es tiempo de trabajar por un mundo que busque minimizar las diferencias. Ya es tiempo de que cada quien trabajemos concientemente dejando a un lado el egoísmo y entendiendo que en el dolor ajeno está el camino para construir la convivencia, que haría el gran cambio que necesitamos para prolongar la vida de un planeta que desde hace varios años se encuentra “en coma”, y no únicamente por el desgaste de natura, sino por la indiferencia dolorosa entre ricos y pobres que hoy tiene a millones de personas al borde del fin.

¿OTRO IMPUESTO A LA EDUCACIÓN?

Cuando en México se realizó el primer censo en el año de 1895, de los casi 13 millones de habitantes, el 82.1% eran analfabetas. Hoy, y tomando en cuenta el último censo, en el país contamos con una tasa de analfabetismo del 9%, que si bien es bastante diferente a la del primer censo, el actual porcentaje no nos debe dejar nada satisfechos, cuando vemos que en diferentes países de Latinoamérica como Argentina, Chile, Uruguay y Costa Rica, la tasa de analfabetismo no supera el 5.0%, y mas aún cuando en países desarrollados como Estados Unidos, Canadá, Alemania o Japón, su tasa es de 0%.

Otro tema educativo que nos debe preocupar es que de los casi 15 millones de niños que ingresan en promedio a la primaria, menos del 2% logran terminar una licenciatura; por lo que hoy con vergüenza, debemos presentar al mundo que únicamente el 8% de nuestra población cuenta con una licenciatura.

Hace unos meses muchas instituciones educativas a nivel nacional se promovían en contra del Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), el cual ha estado demostrado que afecta gravemente a la calidad de la educación en nuestro país.

Hoy, algunos de nuestros brillantes y “coherentes” gobernantes han iniciado el diálogo para incluir un impuesto más a las instituciones educativas privadas, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), un 15% más a la carga pesada que hoy llevan a cuestas las instituciones que desde hace muchos años han trabajo para formar a los estudiantes que por diferentes motivos no se pueden insertar al sistema educativo público de  nuestro país.

Si bien no todas las instituciones educativas privadas en México tienen calidad, hay muchas que están trabajando con gran esfuerzo por alcanzar los estándares de competitividad que requieren los jóvenes para ampliar su abanico de posibilidades de desarrollo profesional.

En la actualidad, México se encuentra inmerso en una crisis económica compleja, que se suma a la preocupante crisis educativa que vive el país desde hace algunos años, y que ha quedado demostrada  en los deficientes resultados académicos obtenidos en las evaluaciones mundiales. Antes que pensar en exprimir los bolsillos de las familias, que son quienes al final terminan pagando los incrementos en las colegiaturas, debiéramos pensar en esquemas de apoyo  y beneficio a las instituciones educativas privadas que demuestren calidad y eficiencia en la formación de sus educandos.

Hoy México es un país que cuenta con casi 70 millones de pobres, una pobreza que se combate con educación, una pobreza que se combate fomentando la calidad en la instrucción académica llámese pública o privada. Una pobreza que antes de ser erradicada, avanza a pasos agigantados, alejándonos año con año del anhelado desarrollo.

No cerremos los ojos, a través de la historia ha quedado completamente demostrado que la única manera de cambiar los resultados económicos en un país, es por medio de la capacitación de su gente y para esto hay que invertir decididamente en fortalecer los procesos educativos y por ende en las instituciones educativas llámense públicas o privadas; así que a los señores legisladores les podemos decir que con decisiones como estas, el camino a la pobreza es la autopista de la ignorancia.