Category Archives: Uncategorized

NUESTRA DESIGUALDAD EN 7 PUNTOS

Todos sabemos que nuestro país tiene una desigualdad alarmante, pues a pesar de que somos una de las 15 economías más grandes del mundo, seguimos acumulando más de 70 millones de personas con algún grado de pobreza, muchos de ellos ya inmersos en la indigencia, lo que nos tiene sumidos en un círculo vicioso de desigualdad aberrante, pobreza creciente y poco crecimiento que nos ayude a mitigar el problema.

Según Gerardo Esquivel, Investigador de la UNAM, México está entre el 25% de los países más desiguales del mundo, y es uno de los más desiguales de los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Según la Oxfam México, un organismo no gubernamental que se encuentra en 94 países y busca mejorar las condiciones y los medios de vida de las personas más vulnerables, estas son las 7 razones de la gran desigualdad de nuestro país:

1-    El 1% del país recibe el 21% de todos los ingresos de México. Comparado con 23 países, México es el país que muestra la mayor concentración de los ingresos en menos personas.

2-    Los ricos se hacen más ricos. La riqueza de los 4 más ricos del país suman el 9.5% del PIB. En el 2002, la fortuna de estos 4 sólo era el 2% del PIB. Entre 1996 y 2014, el ingreso per cápita del país solo ha crecido un 1% a tasa anual.

3-    Sectores privilegiados. No cabe duda, nuestro país fomenta y apoya los monopolios, haciendo muy compleja la sana competencia y el crecimiento de otros.

4-    Régimen fiscal favorable a los más ricos. La estructura fiscal en México está mucho más orientada a gravar el consumo que el ingreso personal o empresarial”.

5-    La población indígena es 4 veces más pobre. “Mientras que el 38% de la población hablante indígena vive en pobreza extrema, el porcentaje correspondiente para la población total es inferior al 10%”.

6-    Educación pública vs privada. “Mientras que el pago de colegiaturas y transportación a escuelas privadas es deducible de impuestos, el 48% de las escuelas públicas carecen de acceso a drenaje, 31% carecen de acceso a agua potable, 12.8% no cuenta con baños o sanitarios y 11.2% no tienen acceso a energía eléctrica. Por otro lado, en 61.2% de ellas, los alumnos no cuentan con acceso a un equipo de cómputo que sirva y 80% de los estudiantes no tiene internet”.

7-    Violencia a causa de marginación. Es simple, ante las pocas opciones en gran parte del país, es fácil caer en la tentación del “dinero fácil” que ofrece la delincuencia organizada.

Nuestro país tiene muchas oportunidades para mejorar su equilibrio entre pobreza y riqueza, pero el primer paso es que exista la voluntad de cambio por parte de los actores. Por ahora nuestro país enfoca sus fuerzas en hacer más ricos a los ricos, olvidando a los pobres que ante la falta de oportunidades son presa fácil de los grupos al margen de la ley. Ojalá que para éste 2018, un año importante para México debido a las votaciones presidenciales, nuestros candidatos analicen de forma real nuestros problemas y busquen soluciones de fondo que nos ayuden a ubicarnos en el lugar que merece un país tan rico como el nuestro.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

URGE BUSCAR OTRO CAMINO PARA COMBATIR LA VIOLENCIA

Para nadie es un mito que México vive una violencia compleja que nos lleva a pensar en soluciones que hasta ahora no hemos podido materializar.

Según organismos gubernamentales, durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, se acumularon cerca de 121 mil homicidios dolosos, los cuales se suman a los 115 mil que al cierre del 2017 acumula el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Para ponernos en contexto bien vale la pena analizar los muertos en diferentes eventos de la historia. El los atentados de las Torres Gemelas en Estados Unidos, fallecieron 2.973 personas; en la dictadura en Chile de Augusto Pinochet entre 1997 y 1990 fallecieron 2.095 personas y desaparecieron 1.102, según autoridades actuales del país sudamericano. El Tsunami de Japón en 2011, causó 16.000 muertos y desaparecidos; los israelíes y palestinos muertos durante la segunda intifada fueron cerca de 7.500; la guerra de Vietnam que duró 11 años acumuló 58.159 muertes estadounidenses; y en la guerra de Bosnia de 3 años, la cifra oficial de muertes fue de 97.297 personas.

Desde este comparativo podemos dimensionar el delicado problema que vivimos y que no ha tenido una estrategia de solución que nos ayude a mitigar el problema.

Con el expresidente Calderón y su decisión de “acabar” con el narcotráfico, la violencia en México se recrudeció a niveles que ni el propio Calderón hubiera imaginado. El gasto federal en defensa, seguridad pública y procuración de justicia de su sexenio pasó de 66.000 millones de pesos en 2007 a 129.000 millones de pesos en 2012 (según Sabino Bastidas consultor y analista político), los cuales, como pudimos observar, no surtieron ningún efecto positivo para el país.

Pero el gasto sigue creciendo, en 2015 por ejemplo, se erogaron cerca de 209.000 millones en estos conceptos. La tasa de homicidios dolosos en nuestro país es de 15.7 casos por cada cien mil habitantes, que es diez veces más alta que la del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la cual es de 1.6 homicidios.

 

El panorama es complejo, y se agrava cuando escuchamos a quienes pretenden dirigir a México, pues no se vislumbra en ninguno una estrategia que nos ayude a detener este derramamiento continuo de sangre.

¿Qué hacer?

Hace unos días tuve la oportunidad de comunicarme con un experto colombiano en seguridad, el Dr. Mauricio Facio Lince Prada, quien fue partícipe del cambio que se dio en la ciudad colombiana de Medellín la cual fue la entidad más peligrosa del mundo en los años 90´s.

Para Facio Lince Prada el camino que un país debe llevar a cabo para generar una estrategia de cambio en seguridad, consta de 3 faces:

1-    Diagnóstico. Este punto debe incluir un análisis sobre la percepción, las principales problemáticas y un análisis puntual de los diferentes sectores (criminalidad, justicia, integración social y urbanismo social).

2-    Propuesta de Plan Estratégico. Este plan debe surgir de un trabajo conjunto entre los diferentes actores relacionados con la seguridad, buscando un plan de desarrollo metodológico sumado a las herramientas de implementación posibles con que se cuenten.

3-    Plan Estratégico en Acción. El plan debe incluir 4 puntos fundamentales, la Criminalidad, en cuanto a respuesta, procedimientos, investigación criminal,  indicadores y monitorización. Luego la Justicia, en cuanto a la cercanía con el ciudadano; luego la Integración Social, y por último el Urbanismo Social.

 

Queda claro que no sólo con armas se combate la delincuencia, luego de los últimos sexenios, bien valdría la pena analizar que hicieron en otros países para mitigar este gran flagelo que nos destruye y nos genera tanta desesperanza y dolor.

rectora@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

MÉXICO MERECE MUCHO MÁS DE QUIENES PRETENDEN DIRIGIRLO

“Cuando un candidato invierte millones y millones en su campaña: No es un candidato, es un empresario y como empresario cuando sea elegido, sólo pensará en sacar lucro, provecho y en lo que menos pensará… será en la gente”

Carlos Gaviria Díaz

Si bien aún no inician formalmente las campañas a la presidencia, ya estamos escuchando las ocurrencias (pues no llegan a propuestas) de todos los candidatos.

Particularmente estas elecciones 2018 son bastante importantes para México, pues nos jugamos mucho en los próximos años. Para iniciar tenemos a un presidente vecino que definitivamente no quiere trabajar con nosotros y que aprovecha cada momento para atacar y ridiculizar, no sólo a México, sino a los países en vías de desarrollo.

Por otro lado tenemos una violencia que no da tregua que ya acumula cerca de 240 mil muertes en dos sexenios, la cual no hemos podido controlar, y mucho menos, disminuir.

Para finalizar está nuestra economía, la cual está estancada desde hace tiempo, pues el petróleo (nuestro primer ingreso) no estabiliza sus precios y no creo que lo haga, pues el mundo desarrollado está buscando otras alternativas en energías limpias; luego las remesas (nuestro segundo ingreso) muy amenazadas con las decisiones de Trump que quizás pueda proponer cobrar un impuesto a remesas para pagar su inverosímil muro fronterizo; luego tenemos al turismo (tercer ingreso), el cual se ha mantenido estable, incluso ha crecido, pero que pudiera estar afectado por la violencia generalizada que estamos viviendo, y que de seguir así, seguro ahuyentará a los visitantes. Luego tenemos a la industria automotriz (cuatro ingreso) la cual seguramente vivirá una crisis posterior a la finalización de las mesas de diálogo del TLCAN.

El panorama es complejo para México y en este 2018 nos jugaremos mucho, por lo que escuchar a los que aspiran a dirigir a México lo llena a uno de enojo y frustración.

Entiendo perfectamente que aún están “calentando motores”, pero como decía mi abuelita: “ya se le ve la zanca al pollo”.

México necesita de políticos que analicen profundamente nuestras necesidades. Necesitamos sentar las bases del México que queremos en 30 años, y esto no se logra con ideas populistas que buscan “comprar” votos en la inmediatez de una elección. Lo triste es que TODOS los candidatos, sin excepción, se encuentran inmersos en una carrera de descréditos, insultos, ocurrencias, y disparates que nos muestran muy poco trabajo de análisis para encontrar las herramientas que nos lleven a cimentar el México que soñamos y merecemos.

¿Cuándo tendremos a un presidente que piense en crear las bases de un México que cambie en el largo plazo?

Hoy solo escuchamos insultos, ideas utópicas, incrementos de sueldos sin análisis, solución de la pobreza sin estrategia, destrucción de lo que otros hicieron, etc., etc.

Seguimos esperando al candidato que haga un análisis serio de lo realizado por quienes han gobernado (lo positivo y lo negativo) para desde allí cimentar las bases de un gobierno con estrategia que nos lleve a mejorar en los principales aspectos, que desde mi particular punto de vista, debieran ser:

Economía sostenible, seguridad y compromiso ciudadano, educación incluyente y equitativa, calidad en salud y pensiones, empleo mejor remunerado, transformación hacia energías renovables, infraestructura enfocada a la economía y relaciones internacionales amplias.

México merece mucho más de sus políticos, por lo que les exigimos dignidad en su trabajo para que nos presenten propuestas serias y posibles que ayuden a nuestro país a ubicarse en el lugar que merece.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

USA YA NO ES IGUAL. ¿MIRAMOS A CHINA?

Iniciamos el 2018 con la esperanza prometedora que siempre traen los inicios, pero la realidad es que este año parece complejo en muchos aspectos.

Según la consultora de riesgo Eurasia Group “México presentará para el 2018 un riesgo creciente derivado de las negociaciones sobre el acuerdo de libre comercio con USA y Canadá las cuales podrían no tener un buen fin, además de la celebración de unas elecciones, cuya carrera lidera en estos momentos el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, que puede provocar inestabilidad en los mercados conforme se acerque la fecha electoral”.

Si el panorama mexicano no está claro, a nivel mundial también podemos encontrarnos en el corto plazo, con una crisis geopolítica severa derivada de los problemas con la ciberseguridad, el terrorismo, y en un error de cálculo en los conflictos con Corea del Norte, Siria o Rusia, además de la gran pérdida de liderazgo mundial del actual presidente estadounidense Donald Trump, comenta Eurasia Group.

Luego del enfoque decidido del Presidente estadounidense hacia el concepto “América Primero”, Estados Unidos ha relegado ese liderazgo característico ante el mundo; ese es un espacio que muchos países desean, pero que China está tomando con mucha inteligencia.

China no desea ser la “gran potencia” mundial a quien todos deban consultar, ese país desea ser el líder económico y tecnológico del mundo, eso sí, bajo sus propias reglas, las de un país autoritario acostumbrado a sus propios manejos, situación completamente diferente a las reglas del sector privado que es quien lleva la batuta en occidente.

Según Eurasia Group, China ya ha logrado superar a Estados Unidos en número de robots operativos, (340.000 a 250.000), usuarios de internet (773.000 frente a 246.000) o en los avances de la economía digital, con 5,5 billones de pagos por teléfono móvil frente a los 112 millones de Estados Unidos.

Frente a este panorama local y mundial, nuestro país debe plantearse la pregunta de si debe seguir construyendo una relación con Estados Unidos como hasta ahora, o debe buscar generar un enlace fuerte a largo plazo con el país asiático.

Seguramente todo dependerá del fin de las negociaciones del TLC con Estados Unidos y Canadá, mismas que aún se encuentran sesgadas por los arrebatos del Presidente norteamericano que las ha llevado a una incertidumbre donde el mejor camino es no esperar nada bueno.

México tiene mucho que ofrecer al mundo, y quizás la facilidad del “vecino consumidor” nos llevó a depender en gran parte de ellos, pero quizás sea hora de olvidarnos de Estados Unidos para lograr estructuras comerciales de mejor beneficio en otros continentes; lo que sí no podemos aceptar, es seguir esperanzados en que Donald Trump cambie su visión de nosotros, pues según él, México se “roba” lo mejor de estados Unidos, su trabajo, su dinero, su seguridad, entre otros, por lo que desde esta perspectiva es urgente que nuestra economía encuentre aliados que sí deseen competir desde las reglas del mercado y con la buena voluntad de generar riqueza para ambos países.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LOS RETOS DEL ESTADO PARA EL 2108

Aunque las condiciones de nuestro Aguascalientes han cambiado debido al deterioro que vive gran parte de nuestro país, aún sigo pensando que vivimos en un estado privilegiado que tiene las condiciones de gobernabilidad y desarrollo que perfectamente nos permitirían vivir en el estado con las mejores condiciones del país.

¿Qué debemos hacer?

Desde mi particular punto de vista considero que el 2018 será un año interesante que tendrá dos ingredientes complejos, uno sería la elección del nuevo Presidente de nuestro país, lo cual nos marcará un rumbo en los rubros más importantes para México (salud, educación, empleo, seguridad), y el otro sería el cierre de las negociaciones del TLCAN, lo cual presentaría un nuevo panorama en la macroeconomía de México.

En medio de este panorama nos encontramos nosotros, un estado que aporta únicamente el 1.2% al PIB nacional, pero que ha demostrado ser un estado sólido que está creciendo de manera importante en los últimos años.

Analizando los retos de Aguascalientes para el 2018 en los principales rubros, podemos ver:

Salud: Con la inauguración de la primera parte del nuevo Hospital Hidalgo y del Hospital General de Zona número 3 del IMSS en Jesús María, Aguascalientes amplía su cobertura lo que ayudará a desahogar la atención en los hospitales públicos tradicionales del estado. Dimos un excelente paso, ahora el reto para el 2018 será mejorar la atención a pacientes, que sigue siendo el gran tema a resolver en la salud pública no sólo del estado, sino de todo el país.

Educación: Si bien Aguascalientes ha tenido buenos resultados, incluso por arriba de la media nacional en algunas pruebas educativas, es momento de que el empresariado, las familias y el propio gobierno determinemos la vocación del estado a fin de complementar nuestro sistema educativo (que aunque es nacional, podríamos adecuarlo, según la nueva reforma educativa) para formar al educando con el capital intelectual y las habilidades (inglés por ejemplo) que se requieren para soportar nuestra economía.

Empleo y Economía: Aunque hemos crecido nuestra economía por encima de la media nacional, existe un desempleo promedio que fluctuó en el año entre un 3 y un 3.5%, por lo que tenemos el gran reto en el 2018 de generar muchos más empleos que brinden oportunidades a todos los hidrocálidos.

Seguridad: Aunque debemos aceptar que se ha mejorado la coordinación entre los diferentes niveles de gobierno y las corporaciones, la seguridad sigue siendo el gran reto en el estado para el 2018. Aunque debo señalar que la seguridad no es un tema exclusivo del gobierno. Si los ciudadanos queremos un Aguascalientes seguro debemos sumarnos con la denuncia y la alerta por medio de grupos de vecinos, a fin de señalar cualquier sospecha que consideremos importante.

Nuestro estado es privilegiado, y debemos cuidarlo nosotros los ciudadanos, pues las autoridades son pasajeras, pero nosotros seguiremos disfrutando o “sufriendo” a Aguascalientes.

El 2018 nos pondrá a prueba a todos los mexicanos. Seguro no será ni más, ni menos complejo que el 2017. Será un año que nos exigirá sacar lo mejor de cada uno, reinventarnos, pero al fin, estamos acostumbrados a luchar cada día, pues a éste México no lo mueven únicamente sus gobernantes, lo movemos los 122 millones de mexicanos que cada día nos levantamos con la consigna de construir un mejor país para nuestros hijos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUESTRA LABOR COMO PADRES

El proceso educativo no depende únicamente de las escuelas, como piensan muchos padres, pues considero que el 90% del éxito de un niño, depende del trabajo que los padres de familia hagan con ellos.

No basta con pagar un colegio privado; las buenas bases para la vida se forjan en el hogar, fortalecidas por la educación que se recibe en las instituciones educativas.

¿Cómo educar entonces?

Antes que nada debemos ser conscientes de que estas nuevas generaciones tienen actividades muy diferentes. Hace algunas décadas los niños se divertían jugando a la pelota, corriendo en los parques y socializando con otros niños de diferentes edades. Las cosas han cambiado. Hoy pasan la mayor parte del tiempo con computadoras o tabletas digitales, o viendo videos en las plataformas digitales.

Ante este panorama, investigadores de la facultad de psicología de Harvard llegaron a la conclusión de que los padres de familia deben llevar a cabo estas 5 acciones para formar hijos “buenos”:

1-    PASAR TIEMPOS CON LOS HIJOS.

Pareciera una sugerencia simple, pero ante el “mundo veloz” y tecnológico en el que vivimos nos queda poco tiempo para ellos. Preferimos darles un aparato digital que los entretenga para tener más tiempo para nuestros asuntos personales. Dar tiempo a nuestros hijos es dejar todo de lado, jugar con el balón, salir a caminar, leer un libro con ellos, en definitiva, convivir cara a cara con ellos.

2-    HABLAR EN VOZ ALTA CON LOS HIJOS.

Aunque digamos siempre que nuestros hijos son nuestra prioridad, a menudo los niños no escuchan ese menaje. Dedicar tiempo a nuestros hijos es involucrarnos en sus vidas, para esto hay que consultar a maestros, entrenadores, tutores, e inclusive a sus amigos. Necesitamos saber si hay cambios de comportamiento. Tenemos que generar un clima adecuado para que ellos se nos acerquen a contar sus historias, sus miedos, sus sueños. No es suficiente darles cosas, se necesita tiempo para hablar, y la mejor manera de hacerlo, es mientras se camina al aire libre.

3-    HAY QUE MOSTRLES COMO RESOLVER PROBELMAS SIN ENFATIZAR RESULTADOS.

El mejor regalo que les podemos dar es enseñarles a analizar y resolver problemas, habilidad que necesitan en cada instante de sus vidas. Hay que permitirles que nos busquen para plantear sus problemas y hay que ayudarles dándoles algunas perspectivas, pero al final ellos deberán decidir. Como padres es difícil ver que se pueden equivocar, pero es completamente necesario que fallen. Queremos hijos exitosos y para eso hay que enseñarles que para lograr el éxito, normalmente se falla varias veces.

4-    HAY QUE MOSTRARLES GRATITUD.

Investigaciones demuestran que las personas que se involucran en el hábito de expresar la gratitud son más propensos a ser útiles, generosos, y compasivos, además de que viven mucho más felices y saludables.

Debemos darles tareas y expresar nuestra gratitud por su apoyo. Debemos enseñarles a ser empáticos y compasivos con los demás. Hay que mostrarles la realidad del mundo en que viven, la pobreza, el dolor, el sufrimiento. No hay que tener miedo de llevarlos a refugios de niños abandonados, a casas de abuelos sin hogar, entre muchos otros.

5-    HAY QUE ENSEÑARLES A TENER UNA PERSPECTIVA MÁS AMPLIA.

Necesitamos que nuestros hijos experimenten el mundo a través de su compasión. Los niños solo se preocupan por su familia y el pequeño círculo de amigos. Deben “poner los pies en la tierra” y entender la realidad del mundo complejo donde viven. Tenemos también que enseñarles a ser buenos oyentes y a interactuar sin el uso de la tecnología; a ser empáticos y a no juzgar a nadie en base a sus preferencias, nacionalidad o religión.

Criar hijos amorosos, cariñosos y empáticos es un trabajo complejo pero gratificante. Este mundo necesita mejores seres humanos y de nosotros dependerá formarlos para mejorar y construir ese mundo donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UN BUEN MOMENTO PARA REFLEXIONAR Y NACER DIFERENTES

Para quienes somos católicos el 24 de diciembre se convierte en un excelente momento de descanso, reflexión y cambio. Cada año, la conmemoración del nacimiento de Jesús nos permite evaluar nuestra vida y renacer hacia una mejor manera de vivir.

Hoy más que nunca México nos exige estar unidos por una igualdad, seamos católicos o no, sabiendo que más de 70 millones de mexicanos presentan algún grado de pobreza. Conociendo además, que en los últimos 12 años nuestro país ha visto fallecer por muerte violenta a casi 240 mil compatriotas, muchos de ellos de manera injusta, otros quizás no, pero al fin, mexicanos también.

Este país nos pide ser solidarios con el otro, pues una sociedad que pierde la capacidad de sentir el dolor del otro, está perdida. México nos pide que seamos desprendidos, y en la medida de nuestras posibilidades ayudemos a los demás. También México hoy nos pide que seamos trabajadores comprometidos y decididos a hacer de nuestro país el lugar donde todos queremos vivir. También el país nos pide ser honestos en TODO, entendiendo que la honestidad es un principio, pues nos encanta señalar a los políticos corruptos, pero nosotros damos “mordidas” a los policías para evitar sanciones por infracciones de tránsito.

México nos pide “nacer” diferentes para el 2018, un año complejo y trascendental que nos exigirá lo mejor de nosotros cada día.

Tenemos que unirnos como nos lo exigió el doloroso terremoto que padecimos. Hoy más que nunca debemos ser solidarios para crecer con la igualdad que el país nos pide a gritos.

Ojalá que este año venidero seamos capaces de ser críticos con nosotros mismos, con nuestros errores, pues a México no lo hacen únicamente sus políticos. A México lo construimos los más de 122 millones de mexicanos que cada día nos levantamos con la consigna de luchar para construir un mejor país para nuestros hijos.

Para este día tan importante, dejemos un poco de lado el materialismo de los regalos y las costosas fiestas de celebración, para desde nuestro interior buscar que nosotros mismos y nuestra familia nos comprometamos en la construcción de un México diferente. Un México que ante el dolor no acepta, trabaja. Un México que ante la pobreza no se esconde, lucha, un México que ante las desgracias, no sólo llora, se une. Debemos entender que si bien la adversidad nos persigue, tenemos todos los recursos y el capital humano necesario para que nuestra realidad sea diferente.

Hoy debemos comprender que el camino que hará la diferencia será el trabajo conjunto y el compromiso con quien pasa a nuestro lado, aunque no sepamos su nombre. Tenemos que entender que la solidaridad es el mayor valor y soporte para un México que sufre día a día, pero que se destruye cuando somos indiferentes a su dolor.

Ojalá que este 24 de diciembre, este Nacimiento del Hijo de Dios, nos ayude a reflexionar para construir ese México donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

MÉXICO REPROBADO: DE 4, EN 3 MAL.

Llega el fin de año y bien vale la pena realizar un análisis de los resultados de nuestro país.

Para un ciudadano común, existen cuatro aspectos fundamentales para medir los resultados de un país, estos son salud, educación, empleo y seguridad.

Lastimosamente nos hemos visto mal en 3. La seguridad de México es preocupante. Se prevé que al final del gobierno del actual presidente se llegue a la dolorosa suma de 117.000 muertos, que se sumarían a los más de 121.000 muertos del gobierno de Felipe Calderón, tanto así, que según informes internacionales, México es el segundo país con más muertos después de Siria.

En salud no vamos bien, pues según un informe publicado por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), se presenta un lamentable desempeño de la salud en el país. Según el informe México es el primer lugar mundial en sobrepeso y obesidad, pues las ¾ partes de la población lo poseen, sobrepasando a Estados Unidos que fuera el país histórico con este delicado problema. Lo más preocupante es que también somos el primer lugar en obesidad infantil, lo que nos augura un panorama complicado. Según el informe, México tiene también el primer lugar en diabetes de personas adultas duplicando la media de OCDE que tiene el 7%, contra un 15.8% de México. Para terminar, el informe presenta que nuestro país tiene el primer lugar en mortalidad de pacientes hospitalizados por infartos cardiacos, lo que claramente presenta un panorama complejo en cuanto a la atención en la salud pública de México. El informe comenta que casi 1 de cada 5 pacientes hospitalizados por este padecimiento muere antes de 30 días.

En el tema educativo las cosas no cambian, pues según la OCDE llevamos más de una década en el último lugar en calidad educativa de los miembros de este organismo (en la OCDE están las economías más grande del mundo. México es la 15), lo que nos pone en franca desventaja con los países con los que nuestra economía compite, más aún cuando sabemos que el capital intelectual es el motor económico de un país.

En cuanto al empleo las cosas parecen diferentes. Según los datos del IMSS, en el sexenio de peña Nieto se han generado más de 3 millones de empleos formales, que se suman a los 2 millones 300 mil empleos del sexenio de Calderón.

La tasa de desempleo de nuestro país de de apenas el 3.6% lo que nos ubica entre las 5 más bajas de la OCDE (promedio OCDE: 6.2%), nada despreciable cuando vemos a España con 19.2% de desempleo, Italia 11.9%, Portugal 10.5%, Letonia 9.6% y Francia con 9.5%.

Al final del año, bien vale la pena evaluar y este es un panorama real de nuestro país. El 2018 será trascendental para México pues viene elecciones presidenciales por lo que el discurso de quienes aspiran dirigir a México debe estar enfocado en resolver y fortalecer los 4 aspectos principales que la sociedad señala como prioritarios para el desarrollo de México.

El cambio no será inmediato, entendemos que lo que vive México es producto de años y años de gobiernos que gastaron mucho y planearon poco, pero lo que debemos exigir al próximo Presidente de México, es sentar las bases en estos 4 aspectos básicos para que nuestro país se desarrolle y marque un mejor camino en las próximas décadas.

Ojalá que las elecciones cuenten con electores analíticos que entiendan que más que una elección, el 2018 pudiera marcar el inicio de un mejor o un peor México para nuestros hijos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

¿QUÉ ES EL ÉXITO?

Mucho me ha interesado durante mi vida profesional poder definir la palabra éxito. Para muchos el éxito es sinónimo de dinero o poder, para otros es la felicidad, la salud, el hacer lo que les gusta.

Durante mis 20 años dedicados a la educación he tratado de definir este concepto y creo haber llegado a una definición que me parece completa para este momento de mi vida:

Éxito es la consecuencia de alguien que en su actuar diario conecta el cerebro con el corazón.

Decidí compartir esta frase por medio de las redes sociales, encontrando que muchos se sentían identificados con esta sencilla definición, que ha sido el resultado de muchos años tratando de entender este concepto que pareciera tan sencillo.

Luego recibí de mi gran amiga la doctora en educación Laura Oscos un documento denominado “Las competencias emocionales del docente y su desempeño profesional” de Verónica Hernández Barraza, en el cual encontré que varios autores están tratando de responder preguntas sobre cómo mejorar la educación y coinciden con la idea de que el éxito en educación, o en cualquier acción de la vida, es el resultado de actuar, conectando mente y corazón.

Para Verónica Hernández el resultado educativo crece cuando los docentes mejoran sus competencias emocionales las cuales se suman a las capacidades académicas: “Ya no es suficiente que se enseñe, ni lo que se enseña, es igual de imprescindible reflexionar en quién es esa persona que aprende y quién es la que lo está formando”.

Escribía Joaquín Salvador Lavado Tejón (Quino): “Educar es más difícil que enseñar, porque para enseñar usted precisa saber, pero para educar se precisar ser”.

Con éstos y otros conceptos refuerzo mi teoría de que el sistema educativo mexicano se encuentra centrado en el conocimiento y no en la persona, como debería ser, y como lo hacen países exitosos en educación como Finlandia, pues como escribe Hernández Barraza: “Si la tarea fuera enseñar ciertos contenidos y preparar a los estudiantes para un examen o algunas pruebas, sería hasta cierto punto sencillo, pero los Maestros deben ser mediadores para favorecer competencias para la vida y por lo tanto es imprescindible dar énfasis ya no tanto al saber sino al ser”.

“Max Van Manen (2004) menciona que el Maestro debe tener un conocimiento que surja tanto de la cabeza como del corazón, haciendo referencia a la necesidad de complementar la acción educativa con las situaciones y ambientes de aprendizaje significativo, sensible y humano que deben brindar los Maestros”.

Al final me queda claro que la educación es el soporte de la riqueza de un país, por lo que tenemos la obligación de mejorar nuestro sistema educativo para garantizar el crecimiento de México y la disminución de sus desigualdades. Para esto debemos entender que tenemos que enfocar nuestro sistema educativo en el fortalecimiento del ser para que el conocimiento sea una consecuencia de un ser humano fortalecido, y no en el conocimiento como fin último, pues pensar que la acumulación de conocimiento nos augura éxito es un grave error que hoy nos ha llevado a deshonrosos lugares en las pruebas educativas internacionales.

Tenemos que llevar a nuestros alumnos a que sean capaces de conectar, en sus acciones, el cerebro con el corazón, y seguramente así lograremos seres humanos felices que sean capaces de cimentar un futuro exitoso para ellos, y un panorama diferente para nuestro México.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

TANTO POR HACER… HOY MÁS QUE NUNCA SOY HUMANO

Desde hace tiempo he estado manejando la teoría de que el sistema educativo mexicano está equivocado en cuanto centra al conocimiento como fin último del proceso, antes que  a la persona, como lo hacen los sistemas educativos exitosos como el de Finlandia, por poner un ejemplo.

Muchos países entendieron que el conocimiento es la consecuencia de un ser humano fortalecido, por lo que buscan desarrollar en sus educados el trabajo en equipo, la ética, la responsabilidad, el compromiso, la puntualidad, la resiliencia, entre otros, partiendo de la premisa de que un niño fortalecido adquiere el conocimiento de una mejor manera; un conocimiento aplicado, que parte de la unión de la creatividad como motor impulsor y el conocimiento que se requiere para un determinado proceso u objetivo.

Pero hay un ingrediente más para una formación integral, o ideal, y es justamente la conciencia social enfocada a los dos entornos que un ser humano tiene, los cuales son su familia en primer lugar, y la naturaleza y la demás gente que nos rodea, en segundo.

El sistema educativo (que es la suma de las acciones de los padres de familia y la escuela), debe proveer herramientas sociales para llevar a los educandos a ser compasivos y consientes del mundo donde les ha tocado vivir.

Desde este parámetro, tenemos que educar a nuestros hijos con la capacidad de sentir el dolor del otro (una sociedad que pierde la capacidad de sentir el dolor del otro, está perdida); debemos inculcarles la bondad como modo de vida, la fortaleza para desprenderse de sus cosas para hacer felices a otros, entre muchas otras.

El mundo complejo donde vivimos nos exige unirnos y ayudarnos para disminuir sus desigualdades. Cada día en el mundo más de 1.100 millones de personas no van a comer absolutamente nada, pues se encuentran en pobreza extrema. En México contamos con 70 millones de pobres, por lo que tenemos que “romper la burbuja” de nuestros hijos y enseñarles la realidad que vive el planeta para que sean ellos quienes logren construir el mundo que no hemos podido hacer nosotros.

El sistema educativo justamente tiene esa obligación, por lo que debemos unirnos para generar el cambio que se requiere.

Para demostrar que es posible un cambio de mentalidad, traigo a colación un ejemplo que nos ha ocupado por varios años en la universidad donde trabajo (Universidad Cuauhtémoc), donde por medio del Departamento de Desarrollo y Vida Estudiantil creamos los programas: Rompe tu Burbuja, y Tanto por Hacer… Hoy más que nunca soy Cuauhtémoc, ambos encaminados a trabajar en comunidades vulnerables de nuestro estado que requieren del apoyo en prácticamente todos las áreas mínimas para la supervivencia.

Gracias a estos programas hemos logrado que gran parte de la comunidad universitaria trabaje ayudando a personas de escasos recursos en áreas como: psicología, nutrición, medicina, kinesiología, derecho, arquitectura, administración, ingeniería civil, veterinaria, comunicación, entre otras, logrando impactar a miles de familias que hoy han recibido apoyo para tener una mejor calidad de vida.

Ojalá que el sistema educativo (sus actores) entienda que el objetivo de la educación no es la acumulación del conocimiento. El objetivo deberá ser el de fortalecer al educando con las habilidades que requiera para construir su propio conocimiento y aplicarlo, generando mejoras y cambios, pero con la sensibilidad de entender que hoy se debe crecer, sin olvidar la realidad del México y el mundo en el que les ha tocado vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx