Category Archives: Uncategorized

LA CORRUPCIÓN ¿HABRÁ UN CAMINO PARA ACABARLA?

Quizás la corrupción sea el mayor problema que tenemos en nuestro país. Según especialistas en el tema la corrupción nos cuesta 1.63 billones de pesos por año (casi el 10% del PIB), esto equivale a 4 veces el presupuesto de la UNAM al año, o a la construcción de 5 millones y medio de casas de 300 mil pesos, o a otorgar 13 millones y medio de becas de 10 mil pesos mensuales a estudiantes universitarios.

Para el presidente electo acabar con la corrupción fue el mejor soporte para obtener su triunfo, y seamos realistas, soñar con un México sin corrupción sería el deseo de todos.

No será fácil lograrlo, y aunque coincido con su premisa de que actuar con el ejemplo es un buen inicio, habrá que llevar a cabo muchas acciones para acabar con este flagelo.

Según datos de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, el 91.1% de la población de México piensa que los actos de corrupción en México son muy frecuentes, 2.6% más que en el 2016. En Aguascalientes el 83.7% de la población piensa que la corrupción es muy frecuente. Para las personas, los actos de corrupción más comunes son los sobornos para acelerar pagos o trámites, y el soborno para evitar multas. Además, el 51% de los mexicanos aceptan haber dado un soborno en el último año, siendo este porcentaje uno de los más altos de América Latina.

Otro dato interesante es que el 61% de los mexicanos creen que su gobierno no combate la corrupción de manera suficiente.

Como podemos ver, el trabajo para el nuevo presidente de México será complejo pues la corrupción se encuentra arraigada en gran parte de la sociedad mexicana.

¿Qué hacer?

Desde mi punto de vista son varias las acciones que debemos hacer para acabar la corrupción, y aunque no soy especialista en el tema, como ciudadano me atrevo a señalar:

1-    Educación. Los niños y jóvenes de México deben entender que la honestidad es un principio, eres o no eres honesto, y que es igual de malo dar doscientos pesos a un policía para evitar una multa, como los veinte mil millones que se pueda robar un gobernador.

2-    Leyes. Me atrevo a decir que la corrupción de México existe porque sus instituciones no funcionan como deberían, y mientras no respetemos las leyes será imposible resolver el problema. Es insultante para la sociedad ver los abusos de un político y que no pase nada cuando sus acciones son comprobadas.

3-    El peculado debe ser delito grave. No sólo grave, debería ser gravísimo. Quien se robe el dinero de los ciudadanos debe recibir sanciones ejemplares.

4-    Leyes contra ciudadanos corruptos. Para que exista un funcionario público corrupto, debe existir quien lo corrompa. La ley debe ser de tolerancia CERO para ambos.

Quizás existan muchas más acciones para acabar con este flagelo, pero creo que estas ideas serían un buen inicio. México necesita dar un cambio radical en este tema, pues ya estamos etiquetados incluso en el mundo de los negocios; nuestra aduana, por ejemplo, es considerada como una de las más corruptas del mundo; las multinacionales crean fondos especiales para “actuar” con las autoridades mexicanas; los extranjeros (en especial estadounidenses) cruzan nuestras fronteras para tener “libertades” que en su país no tienen, en fin, en México debemos respetar nuestra dignidad y ser implacables en la sanción en contra de quienes no respeten las leyes, solo así y en algunas décadas, llegaremos a ser un país que deje de lado este penoso estigma que hoy nos hemos ganado frente al mundo.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

RECUPERANDO A NUESTRO MÉXICO

Actualmente la economía de México se soporta en el petróleo, en las remesas que envían nuestros compatriotas que viven fuera del país, en el turismo, la industria automotriz y la agricultura.

Por las coyunturas presentes, quizás hoy más que nunca estos ingresos se encuentran seriamente amenazados; el petróleo, debido a que los países están migrando a otras energías, y a que tarde o temprano, al ser un recurso no renovable, se nos va a acabar. Luego, las remesas que recibimos, debido a las políticas que cada día genera el presidente Trump, y que muchas de ellas llevan una carga de odio hacia nuestro México. En cuanto al turismo, la violencia que vivimos seguramente aleja a los visitantes extranjeros; la industria automotriz sigue en alerta amarilla por la renegociación del TLCAN, y al final, nuestra agricultura, aún sigue siendo muy poco tecnificada para competir a gran escala.

Quiero precisamente hablar de las remesas, pues, aunque es nuestro segundo ingreso, considero que un país como el nuestro (la 15 economía más grande del mundo), no debiera depender de la “limosna” que nos envían nuestros compatriotas que se la juegan día con día para encontrar un mejor sustento en un país que los discrimina e irrespeta, casi siempre.

El tema de las remesas es complejo, y para entenderlo, señalaré algunos puntos que he tomado del trabajo de Eugenio Herrera Nuño.

Es interesante conocer, que el 11% de los ingresos que perciben nuestros paisanos en Estados Unidos son enviados a nuestro país (dato del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos). Según el Banco de México, para este inicio del 2018, las remesas enviadas se incrementaron un 9.03%, pasando de un promedio de 305 dólares en el inicio del 2017, a 310 dórales en el mismo periodo de este año.

¿Cuál es la explicación?

Según analistas las razones pueden ser variadas, pero la primera podría deberse a que ha habido una mayor creación de empleos para migrantes con permiso para trabajar en Estados Unidos.

También pudiera ser por el miedo que tienen los migrantes a las políticas actuales del presidente Trump quien en varias ocasiones ha amenazado con generar impuestos especiales al dinero enviado a nuestro país; esto ha generado que los migrantes envíen sus ahorros a México, con la intención de proteger su patrimonio ante posibles leyes migratorias más complejas que las actuales.

También es importante señalar que cuando alguien es deportado, todo el patrimonio acumulado no es recuperable.

Para nuestro estado, según Herrera Nuño: “La cantidad de remesas recibidas en Aguascalientes de enero a marzo del 2018, es la más alta desde que se lleva registro para un primer trimestre. En pesos mexicanos, asciende a un valor cercano a los 2 mil millones. Las remesas se traducen en ingresos muy importantes para las familias y para el mercado interno, que se las canjea básicamente por subsistencias”.

México necesita entender que un país no puede soportar su economía en este rubro (remesas), pues son muchos los factores que podrían afectar el flujo constante de este recurso, y al no recibirlo, se afectarían millones de personas en todos los rincones de México.

Nuestro país tiene TODO para fortalecer su economía y dar mejores condiciones a su gente, buscando que menos personas opten por la dura travesía de encontrar “mejor futuro” en el vecino del norte. Hoy como país tenemos la obligación moral de trabajar unidos por disminuir las desigualdades entre ricos y pobres que hoy nos han llevado a que otro país se tenga que hacer cargo de nuestra gente dándoles trabajo. Ya es tiempo de que generemos las condiciones para recuperar a estos mexicanos que perfectamente pueden ser el motor para la construcción de un país diferente.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

AGUA… scalientes. ¿Mucha o poca agua?

Según la página oficial del municipio de Aguascalientes, el nombre de nuestro estado y ciudad se debe “a la abundancia de aguas termales existentes en la zona”.

De aguas termales, hoy ya tenemos pocas; hace 30 años existían una buena cantidad de ojos de agua, hace 15 años excavábamos pozos a 70 metros, y hoy perforamos pozos de hasta 600 metros de profundidad.

Si preguntamos a cualquier ciudadano de nuestro estado sobre cuál sería nuestra principal amenaza en el largo plazo, nadie duda en responder: el agua.

Que cosa tan rara, nuestro nombre hoy no hace referencia a la abundancia del vital líquido, aunque con cada aguacero fuerte en el periodo de lluvias, nos inundemos.

Es cierto que ya no somos un estado agrícola, ahora nos dedicamos a armar carros de muy buena calidad, y quizás por eso, el agua pasó a no ser una prioridad.

El tema es complejo, y sin lugar a dudas debiéramos convertirlo en una prioridad; pues al sacar el agua a tal profundidad (en casos hasta más de 600 metros), ésta sale con varios metales (arsénico y plomo, entre otros) que destruyen nuestra salud; inclusive muchos especialistas se han aventurado a relacionar los problemas de daño de riñón en el estado, con el consumo del agua con estos minerales.

Pero en este periodo de mitad de año vivimos otra realidad, un exceso de lluvias que nos han generado estragos en varios puntos de la ciudad. Tenemos daños en edificios, en calles, en puentes, en arroyos… y es que no estamos preparados para recibir la gran cantidad de agua que nos llega en ciertos periodos.

¿Por qué pasa esto?

Primero que todo nuestra planificación urbana no contempló lluvias tan fuertes y con tanto volumen. No tenemos drenajes suficientes, seguimos construyendo calles sin alcantarillas, ponemos pavimentos de baja resistencia y usamos sistemas de impermeabilización de mala calidad que no aguantan más que dos o tres aguaceros.

Seguimos desperdiciando la posibilidad de captar el agua que nos llueve, porque casi toda va al río San Pedro y de éste, a Jalisco, quien si la aprovecha bien.

Aguascalientes necesita replantearse en el plazo inmediato su relación con el agua, pues necesitamos captar el agua lluvia por medio de canales, arroyos y colectores para llevarla a una gran presa que nos permita tratar el agua, para luego enviarla al consumo de la ciudadanía.

Miles y miles de litros de agua hoy caen y se nos van de las manos luego de dejar estragos, que como he comentado, se están dando por la mala planificación que tenemos para la captación y manejo del vital líquido.

Es inverosímil que un estado siga dependiendo de sus pozos 10 meses al año, cuando cada vez tenemos periodos más amplios y fuertes de lluvias, el tema es que muchas veces estas obras complejas no se llevan a cabo pues no son muy “vendedoras” para las autoridades.

Sin ser especialista, creo que el cambio climático nos llevará a transformaciones importantes en todas las regiones del mundo, y quizás veamos que nuestro estado recibirá mucha más agua en las próximas décadas, y dentro de un panorama ideal como este, el agua no sería el problema, pero sí el manejo de esta, pues si con 4 días de lluvias constantes la ciudad se nos “desarma”, no me imagino que pasaría con periodos largos de lluvias como hoy ocurre en ciertas zonas del planeta.

Ojalá que nuestras autoridades vean en el agua el tema prioritario que significa para en el largo plazo seguir gozando del estado donde todos adoramos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUEVO PRESIDENTE

Iniciamos la semana con nuevo presidente electo de México. Después de una larga campaña de tres periodos, Andrés Manuel López Obrador regirá los destinos del país, a partir del próximo primero de diciembre.

Enrique Peña Nieto pasará a la historia quizás como el presidente más corrupto del México reciente, aun cuando el pueblo confió en el “nuevo PRI”, en esa nueva cara joven donde la corrupción sería cosa del pasado. Tomó la presidencia y al poco tiempo nos empezamos a dar cuenta de varios actos imperdonables de corrupción, de él y de muchos gobernadores que descaradamente se hicieron millonarios a costa del pueblo mexicano. Pero también pasará a la historia como el presidente que entregó el poder a la izquierda… de manera ordenada; aunque para muchos periodistas, entrega el poder cuidando sus espaldas para salir sin muchos apuros de la silla presidencial.

De Andrés Manuel admiro su tenacidad y perseverancia, valores que lo llevaron a aguantar casi 20 años de campaña para por fin recibir su “sueño dorado”. Detrás de él, se encuentran millones de mexicanos con una esperanza ferviente en la construcción de un país más equilibrado, con mayores oportunidades. Un país más seguro, más incluyente.

La frase de López Obrador: “no les voy a fallar” resuena en los corazones de los mexicanos que salieron con fuerza a ejercer su derecho al voto, en una jornada histórica donde la democracia se vio fortalecida.

¿Qué esperar del nuevo presidente?

De López Obrador resalto su frase: “los pobres primero”, pues habla de que en sus años de campaña conoció el dolor que embarga a los casi 70 millones de personas con algún grado de pobreza que tenemos en México (datos OCDE).

Combatir la pobreza es un proceso complejo, pues depende de un crecimiento económico sostenido, de medidas para incentivar a la empresa, de mejorar la educación (más calidad, no únicamente cobertura), de atraer la inversión. Brasil nos demostró que es posible, pues en el gobierno del presidente Lula salieron de la pobreza cerca de 40 millones de brasileños.

López Obrador tiene un compromiso ENORME con México, pues en él están fundadas las esperanzas de un pueblo que se cansó de los partidos tradicionales, esos que se han convertido en las “cuevas” de maleantes y de impunidad (pido disculpas a los buenos políticos, pues también los hay); ese pueblo que se cansó de los abusos descarados y los robos al país. Un pueblo que se cansó de las profundas desigualdades entre ricos y pobres, pues recordemos que el 1% de la población de México, cuenta con el 25% de la riqueza.

Para construir el nuevo México, AMLO deberá unir esfuerzos para sumar lo mejor del país. Ya es el presidente, así que TODOS debemos trabajar día con día para ser mejores y para cimentar el México donde soñamos vivir.

Otras opiniones:

a-    Se debe pensar en no cancelar la reforma educativa. Esta fue un paso para aceptar que no estamos bien en educación, quizás mejorarla, pero no cancelarla.

b-    Necesitamos un nuevo aeropuerto. Ojalá se pueda convencer de que para fortalecer el turismo (es nuestro tercer ingreso como país), necesitamos no sólo el aeropuerto, también mayor conectividad entre ciudades.

c-    Es importante ver que, si el mundo está pasando a los vehículos eléctricos, quizás no sea prudente construir refinerías. Mejor aceleremos el paso a las energías limpias.

d-    No se cambia un país quitando dinero a unos para darlo a otros. Se cambia dando mejores oportunidades a todos.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

EN COMPARACIÓN CON EL MUNDO EN EL QUE COMPETIMOS, DE NUEVO MAL NUESTRA EDUCACIÓN

Algo debemos hacer de manera urgente con nuestra educación en México, pues cada vez estamos más alejados de los estándares que nos piden los países con los que competimos. No sólo hemos salido sumamente mal en las pruebas académicas que nos aplica la OCDE (Pruebas PISA aplicadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), ocupando el último lugar entre los miembros de la OCDE; ahora nuevamente no contamos con la mejor Universidad de América latina, privilegio del que gozamos varios años atrás con nuestra amada UNAM.

Lo peor de esta situación, es que si bien la reforma educativa lanzada por el actual Presidente de México quizás tiene muchas áreas de oportunidad, fue un paso hacia aceptar que algo estamos haciendo equivocadamente, pero los hoy candidatos opcionados a la presidencia de México parecen no importarles este tema. Andrés Manuel López Obrador esta convencido de que la reforma no está bien y piensa proponer su cancelación y dejarle el control de la educación a los sindicatos (tremendo error), además de desaparecer los exámenes de admisión en las universidades públicas; y los otros dos opcionados, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, no tienen una postura clara y definida sobre lo que harán con la educación de México… lo que nos hace vislumbrar un panorama aterrador, pues hoy la única diferencia entre los países ricos y los pobres no es más que la calidad educativa, misma que potencia la creatividad y la innovación hacia el desarrollo de productos y empresas que generen dinero, así de simple.

Según los resultados del ranking más importante en el mundo el QS, que evalúa a todas las Universidades en el planeta (por lo menos las legales), aunque en México hoy tenemos MUCHAS universidades “legales” que trabajan con la complicidad de las autoridades educativas pero que no cumplen con los requisitos mínimos de calidad (en Aguascalientes tenemos unas 20 Universidades de este estilo).

Según el ranking QS, la mejor universidad de mundo es el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), seguido de la Universidad de Stanford, la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de California, y la Universidad de Oxford.

Las mejores universidades mexicanas en la lista son la UNAM en el lugar 113 y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey en el lugar 178.

En América latina la mejor universidad fue la Pontificia Universidad Católica de Chile, seguida de la Universidad Estadual de Campinas, la Universidad de Sao Pablo, la UNAM, y el Tecnológico de Monterrey.

Lastimosamente hemos perdido la hegemonía de contar con la mejor universidad de la región, pues nuestra UNAM por muchos años fue la mejor y ahora no lo es. Esto nos debiera llevar a un profundo análisis, pues si nuestra educación básica no funciona bien, nuestras universidades no contarán seguramente, con la calidad de alumnos que se requieren para sobresalir en el ámbito internacional, y esto se torna muy dramático cuando el mundo moderno ha entendido que el capital intelectual es el mayor valor para la economía de un país.

El tema está en la mesa, ojala que nuestros candidatos a la presidencia de México entiendan la gravedad del problema, además de los empresarios y las propias familias, ya que en un trabajo conjunto debiéramos construir el educando que México requiere para enfrentar la voracidad comercial del planeta en el presente siglo.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LAS DROGAS, UN PROBLEMA SIN RESOLVER

Para todos el tema del aumento del consumo de drogas ilegales entre los jóvenes es una preocupación creciente. Según datos del CICA (Consejo Interuniversitario Contra las Adicciones) de algunos años atrás, el 70% de los universitarios en Aguascalientes habrían probado una droga ilegal en sus vidas, sin que esto quisiera decir que fuesen adictos, pero las probaron por vivir la experiencia, evadir problemas, o por presión social, entre otros. El grave problema es que muchos jóvenes se enganchan en este camino luego de probar sus destructivos efectos.

Al delicado problema del consumo se suma el de las entregas cada vez más complejas para rastreo, pues según la Policía Federal (PF) existe una red de distribución de drogas que son compradas en el darknet (internet o red oscura), y que son entregadas en varias ciudades de México usando el correo postal mexicano y las empresas privadas. Recientemente se ha detectado una red de traficantes chinos que ofrecen drogas sintéticas que van desde los 130 pesos por una pieza, a los 2 mil 600 por 25, entre las que se encuentran NboomE, LSD+Doc (drogas sicoactivas y estimulantes).

Como siempre, el negocio de las drogas es sumamente atractivo para los delincuentes por su alta utilidad; según los periodistas Pedro Villa y Julián Sánchez de el periódico El Universal, un gramo de 25i-NBOM tiene un costo de 9 mil 200 pesos. Ese gramo sirve para 36 planillas, cuyo costo es de mil 500 cada una; es decir, se obtiene una ganancia de 54 mil pesos por 36 planillas.

Gracias a la comunicación entre nuestro país y el gobierno chino fueron detectados y desmantelados dos laboratorios en este país, los cuales enviaban el total de su producción a México.

En cuando a otro tipo de drogas “tradicionales” como la marihuana, sabemos por informes de nuestras autoridades mexicanas, que se ha vuelto una moda el consumo de brownies, muffins, chocolates y hasta mantequilla elaboradas con marihuana, los cuales son repartidos con relativa facilidad y conocimiento público, en varios puntos concurridos de nuestras ciudades.

Como vemos el tema es complejo, y los padres de familia tenemos la obligación de estar atentos y conocer del tema, a fin de ayudar en la prevención de nuestros hijos.

Según la PF, los jóvenes están usando códigos cifrados en el darknet a fin de evitar los rastreos de las conversaciones entre distribuidores y consumidores, los cuales usan las redes sociales como medio de compra y venta de todo tipo de drogas.

El tema de las drogas crece de manera preocupante, pues a las drogas “tradicionales” como la marihuana, cocaína y heroína, hoy se suman las drogas sintéticas que se producen más fácilmente y que generar un daño mucho mayor al cerebro de sus consumidores.

Al final de la historia necesitamos entender que es en la familia donde debemos resolver el problema, pues necesitamos hablar abiertamente del tema con nuestros hijos; debemos conocer los detalles de las diferentes drogas; además de enseñarles a resolver problemas y a tomar buenas decisiones, ya que solo así, en el momento “oscuro” donde les ofrezcan alguna droga, puedan ser capaces de decir: NO, no lo necesito para ser feliz y vivir la vida.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ESTO QUISIERA DEL NUEVO PRESIDENTE

Se vienen las elecciones y muchos aún estamos indecisos, en mi caso, no de a quién elegir, sino más bien, de si a quien elija será capaz de construir el México donde sueño vivir.

Lo que sí me queda muy claro es que un presidente que pretenda cambiar a México, impulsando la agricultura a cielo abierto, por ejemplo, sin pensar en la tecnificación del campo, está completamente desenfocado.

¿En qué aspectos se debe enfocar un presidente y cómo creo que debiera actuar?

-       Seguridad. Considero que tenemos 4 caminos para combatir el narcotráfico (quizás nuestro problema más delicado en seguridad), con las siguientes opciones: Legalizar las drogas, negociar con ellos, combatirlos con el apoyo del ejército, o “abrir las puertas” del norte del país para que sea Estados Unidos quien resuelva el problema.

-       Corrupción. Quizás el Bronco no estaba tan perdido en cuanto a cortar las manos a los corruptos (aunque fue exageradamente radical)… necesitamos leyes drásticas y un cumplimiento exhaustivo de las mismas.

-       Educación. El sistema NO FUNCIONA. Mientras esto no cambie, México seguirá creciendo su pobreza. OJO: no se trata de cobertura, se trata de CALIDAD.

-       Salud. El sistema actual está por colapsar. Necesitamos repensar la salud y el esquema de pensiones para asegurar el futuro de nuestra población.

-       Desigualdades. México acumula cerca de 70 millones de personas con algún grado de pobreza, y a esto se contrapone ruidosamente que el 1% de la población tiene el 25% de la riqueza del país. Esta desigualdad se combate con 2 cosas básicamente: una mejor educación centrada en la persona y no en el conocimiento como hasta ahora lo hemos hecho, y en el desarrollo de habilidades emprendedoras desde la temprana edad (emprendimiento con incentivos serios para emprendedores y para quienes los apoyan).

Sumo un colofón: Nuestras desigualdades no se combaten REGALÁNDOLE las cosas a las personas, esto lo cambiamos dándole a las personas mejores herramientas (educación y emprendimiento).

-       Diversificación de la economía. Seamos honestos, el petróleo se nos acaba, o quizás antes los países buscarán otras energías… así de simple. Las remesas no son eternas y nos hacen dependientes de una “limosna” mensual. El turismo, nuestro tercer ingreso es el camino a explotar, pero necesitamos mejorar nuestra seguridad, ampliar nuestra conectividad (trenes de alta velocidad, más y mejores aeropuertos con líneas de bajo costo, mejores carreteras y más seguras, etc.). La industria automotriz, en la cual nos hemos hecho grandes maquiladores, debe usar ese conocimiento adquirido para enfocarse en la creación de vehículos con energías limpias, y autómatas… y lo ideal sería que nuestras empresas mexicanas se volvieran fuertes en la creación de autopartes para pasar, en el mediano plazo, a la creación de marcas mexicanas, ¿por qué no?

-       Energías limpias y medio ambiente. Tenemos a una de las ciudades más contaminadas del mundo… es tiempo de pensar en un mejor aire para nuestros hijos y nietos. México necesita migrar al uso masivo de energía eólica, o solar, entre otras. Quizás podríamos convertirnos en potencia mundial de nuevas energías limpias, lo que nos podría llevar a ser creadores de nuevas tecnologías aplicadas a la energía (eso solo lo alcanzaremos cuando nuestro sistema educativo mejore).

Ya estamos próximos a elegir al nuevo presidente, ojalá que a la hora de emitir nuestro voto seamos lo suficientemente analíticos para decidir desde la objetividad y no desde las “vísceras”. México no es el mejor país del mundo,  ni tiene las mejores condiciones, pero es la 15 economía más grande, con esto ya tenemos un gran avance para construir el México del siglo XXI.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

DOS OPCIONES PARA MÉXICO

Con las campañas en pleno apogeo la sociedad se divide buscando la mejor opción para México.

El panorama es claro, a pocas semanas de la elección la tendencia muestra a tres opcionados a la presidencia de México, por un lado Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de la coalición Juntos Haremos Historia, luego se encuentra Ricardo Anaya Cortés (RAC) de la coalición Por México al Frente, y José Antonio Meade Kuribreña (JAMK) de la coalición Todos Por México.

Cada quien presenta un país diferente, con una estrategia diferente, eso sí, para construir un México diferente (en eso todos están de acuerdo).

RAC y JAMK representan en cierta medida la continuidad de un México que a pesar de todos sus errores, es la segunda economía más importante de América Latina y la 13 en el mundo. Para RAC y JAMK el problema de México se resuelve con apostar a la tecnología, a las energías nuevas, al impulso y apoyo al empresariado para que México genere más oportunidades; un México que podría soportarse en las reformas realizadas por el actual presidente de México.

Por el otro lado AMLO representa un cambio radical, un giro de 180 grados del país para optar por una nación más incluyente, que ayude a los pobres a contar con lo mínimo necesario para subsistir. AMLO ve en los actores de la historia de México la solución al grave problema de desigualdad. Su bandera es evitar la corrupción para invertir ese dinero en construir un país diferente.

Considero que en las dos opciones de país encontramos “verdades e imposibles”. Por un lado sabemos que la corrupción nos cuesta al año 1.62 billones de pesos, y ¿quién no desearía usar este dinero para invertirlo en México? El grave problema que veo en esta propuesta de AMLO es que la corrupción del país no terminará en un sexenio o en una década, México necesita hacer cambios radicales en sus leyes y estructura educativa para pretender en por lo menos una generación, contar con un país con tasas de corrupción diferentes a las de hoy.

Por otro lado las propuesta de RAC y JAMK son atractivas en cuanto a invertir en tecnología y desarrollo, pues la idea de modernizar al país suena tentadora; el delicado problema es que con el actual sistema educativo sería imposible desarrollar las habilidades que México requiere para llevar a sus estudiantes a ser creativos con la intención de aplicar el conocimiento en proyectos que generen riqueza.

¿Por qué llegamos a esta encrucijada de dos propuestas de país tan radicalmente diferentes?

Particularmente considero que hoy la ciudadanía llegó a este punto de división debido a:

-       Los partidos políticos olvidaron su razón de ser y se convirtieron en nidos de ladrones amparados por la ley. Ojo: también hay políticos honestos que sueñan con un México mejor… los menos, lastimosamente.

-       Los ricos de México se han olvidado de los 70 millones de personas que tienen algún grado de pobreza. El 1% de la población del país tiene el 25% de la riqueza.

-       La impunidad en México ha llegado a un grado de insostenibilidad. La gente se cansó de conocer y conocer los abusos, y ver que no hay castigo.

Este 1 de julio la ciudadanía tendrá dos opciones de país; dos de ellas representan una continuidad mejorada hacia el desarrollo, y la otra, la de un país que incluya a quienes hoy tienen poco.

En ambos casos debo aclarar:

-       Desde mi punto de vista es ilusorio pensar en acabar totalmente la corrupción en un sexenio… incluso en una década.

-       Si no formamos individuos con pensamiento tecnológico (creatividad aplicada a la innovación) desde la escuela, es imposible pretender un país tecnológico.

-       Es completamente falso que quitar el dinero a unos para darlo a otros, logre que un país mejore.

-       La corrupción del país tiene niveles inverosímiles que debemos controlar si queremos otro México.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LA EDUCACIÓN EL ÚNICO CAMINO PARA MÉXICO

Mucho podemos analizar de nuestro México, pero la clave para abatir la pobreza y la desigualdad en el país es la transformación urgente y radical de nuestro sistema educativo.

México vive del petróleo, las remesas, el turismo, la industria automotriz y la agricultura; el delicado problema es que ninguno de estos ingresos nos obligan a tener al capital intelectual (la nueva riqueza del planeta) como elemento primordial de nuestra economía.

El petróleo es gratis, lo tenemos aún en abundancia, así que sacándolo tenemos dinero. Para las remesas necesitamos únicamente la valentía y la insatisfacción de los “héroes” que se la juegan llegando al país del norte, quienes nos envían el fruto de su trabajo. El turismo es una bendición, pues en este país casi todo es hermoso, la arquitectura prehispánica, colonial, moderna, la geografía, la gastronomía… Para la industria automotriz, nos hemos vuelto expertos, armamos, maquilamos. Lo hacemos bastante bien, pero hay muy poca, o casi nula innovación de nuestros cuadros de trabajo en las armadoras. Luego la agricultura, muy básica, muy poco tecnificada.

Si México quiere cambiar su realidad necesita volcar todo su trabajo a un sistema educativo que potencie la creatividad como modo de vida, como solución de problemas, enfocándonos a una innovación que mejore procesos o genere nuevo conocimiento, pero con la encomienda de generar riqueza.

Allí está la clave, estudiantes capaces de resolver problemas por medio de un pensamiento crítico (que entienda el mundo donde viven) y un conocimiento aplicado a la cotidianidad.

Nuestras preguntas detonadoras dentro de las clases del sistema educativo deben evolucionar, pasando de las fechas de nacimiento de nuestros próceres, a las de análisis de valores aplicables a nuestra realidad.

Necesitamos más “makerspaces” y menos salones de 6 por 6. Necesitamos más maestros guías y menos “sabelotodo”; necesitamos más design thinking para resolver y menos lecturas que memorizar.

Según el investigador Miguel Santiago Reyes Hernández “actualmente tenemos 15 millones de jóvenes, de 15 a 29 años de edad, que ya trabajan o realizan alguna actividad económica, de estos, 33% tienen licenciatura y 8% algún posgrado, pero ganan entre uno y dos salarios mínimos; con ingresos de cinco mil 300 pesos mensuales.

Estamos hablando de 41% de los jóvenes –equivalentes a seis millones 150 mil personas, menores de 30 años– con una carrera o maestría, que viven en condiciones de pobreza”.

Otro dato preocupante es que de los casi 55 millones de personas económicamente activas, el 56.9% viven de la economía informal, por lo que no tienen acceso a seguridad social, servicios de salud, ni fondos de pensión.

Nuestra realidad debe cambiar en la medida en que formemos a nuestros estudiantes con una nueva visión, no la de empleado, no la de operador. Necesitamos formar creativos emprendedores, innovadores, hacedores (Do it yourself). Necesitamos formar personas capaces de entender el mundo en el que viven para reconstruirlo desde sus sueños, habilidades y necesidades.

México debe cambiar y lo hará cuando entendamos que el mayor activo que tenemos es nuestra gente, pero para eso debemos educarla con las herramientas que el mundo moderno exige.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

¿CÓMO ELEGIR UNA UNIVERSIDAD?

Cada día vivimos en un mundo más competido, debido a esto necesitamos una mejor preparación que nos ayude a enfrentar la incertidumbre de un planeta cambiante y agresivo.

Como padres de familia buscamos dar lo mejor a nuestros hijos, y quizás el mejor regalo que les podamos entregar, sea el de una educación adecuada para el mundo actual.

En Aguascalientes ya acumulamos cerca de 60 universidades, un número exagerado (desde mi punto de vista), para el poco más de un millón de habitantes que tenemos en todo el estado. El tema es que se ha priorizado la cantidad a la calidad, lo que pone en riesgo el mayor valor que un estado puede tener: su capital intelectual.

Lastimosamente México ha permitido la proliferación de “pseudo-universidades” que ofrecen una formación rápida, sin esfuerzo, que llevan a la frustración, al subempleo o al desempleo, a una gran cantidad de jóvenes que engañados deciden optar por estas “universidades” para tener un título universitario, creyendo que esto les mejorará sus condiciones de vida.

¿Quiénes son los culpables?

Por un lado se encuentran las autoridades educativas que han sido incapaces de exigir las condiciones mínimas de calidad para la formación de la educación superior privada de México.

Por otro lado están las familias que mal informadas y con pocos criterios de selección, se dejan llevar por las promesas de estas “universidades” que venden mucho y entregan poco. Seamos honestos, la buena educación tiene un alto costo. Incluso en la educación pública la cual pagamos todos con nuestros impuestos.

También son culpables los propios jóvenes que en muchas ocasiones optan por el camino fácil (sin esforzarse mucho) y deciden ingresar a estas “universidades” para únicamente darle el gusto a sus padres de contar con un título universitario.

¿Qué debe tener una buena universidad?

Debemos entender que como familia estamos entregando en la educación superior las armas que tendrán nuestros hijos para enfrentarse al mundo complejo que habrán de vivir y en el que deberán subsistir, por tal motivo, debemos ver y analizar:

1-    Una buena universidad debe contar con maestros de calidad (equilibrio entre experiencia docente y experiencia profesional). Siempre será importante preguntar por la plantilla docente en determinada carrera.

2-    Instalaciones. Una buena universidad debe tener el equipamiento necesario para una formación integral (aulas, laboratorios, talleres, espacios deportivos, etc.).

3-    Programas de vanguardia. Los programas de estudio deben actualizarse mínimo cada 5 años, pues el conocimiento evoluciona muy rápido.

4-    Fomento a la formación integral (calidad académica, desarrollo cultural, fomento deportivo, formación social).

5-    Investigación. Una universidad que no genere conocimiento, no debería llamarse universidad.

6-    Ambiente sano. Cuando ingresamos a una universidad, ésta debe inspirarnos para la construcción del conocimiento.

7-    Trabajo interdisciplinario. Cada día nos damos cuenta de que el trabajo entre profesiones es el camino para el nuevo conocimiento; una buena universidad deberá fomentar el trabajo interdisciplinario como modelo para el mundo actual.

Estamos en el tiempo donde nuestros hijos se enfrentan a la compleja decisión de escoger la universidad para sus estudios, ojalá como familias les ayudemos a que su elección sea seria para que al final ellos cuenten con las herramientas que los ayuden a enfrentar el mundo complejo donde nos ha tocado vivir.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx