Daily Archives: May 19, 2011

EL FÚTBOL ESPACIO FAMILIAR O CAMPO DE BATALLA

El fútbol es una actividad que apasiona a millones, y lo que se mueve alrededor de él, es impresionante.

No importa la religión, la raza, la situación económica, la educación… Los aficionados acuden a los estadios gozosos por el tan “esperado” partido, acompañados por sus amigos y familiares. Es una oportunidad para compartir un momento agradable y de disfrutar de un evento, que se supone debe ser en un ambiente sano y familiar.

Los equipos de fútbol, y sobretodo los considerados “grandes” por el número de seguidores que tienen en sus filas, llevan a sus espaldas  las ilusiones de sus “hinchas” por verlos obtener un triunfo, lo que para muchos es una justificación de esa actitud obsesiva y fanática.

Lamentablemente, este “amor” desmedido por una camiseta, se ha tornado peligroso para aquellos que desean gozar en vivo y en directo de un encuentro de este popular deporte.

Con asombro hemos visto a través de los medios de comunicación cómo la violencia sigue invadiendo y opacando  partidos importantes de fútbol.

Y aunque México  ha sido considerado como uno de los lugares con menores índices de violencia en el fútbol, los hechos se han ido incrementando por lo cual, desafortunadamente el espectáculo se ha vuelto menos familiar y en ocasiones hasta peligroso. Peor aún, estos incidentes  se han extendido al exterior de los estadios… en lugares públicos en donde transitan personas ajenas a esta situación.

Pleitos en la tribuna que provocan heridos, aficionados que burlan la seguridad e ingresan a la cancha calentando la situación, jugadores que pierden la cabeza, etc., son escenas que tristemente,  son más frecuentes.

Pero ¿En qué momento  la alegría se convierte en tragedia?

¿Cómo es posible que un festejo se vuelva una batalla?

¿Cómo un ser pensante puede comportarse así?

Tal vez no podamos comprender cómo llegamos a hacernos daño por un evento que debería ser únicamente  júbilo, y en el peor de los casos, tristeza  por haber sido derrotados.

Sea lo que sea resulta totalmente reprobable esta violencia, por lo que en muchos países se han tomado medidas  drásticas para tratar de evitar y corregir este tipo de enfrentamientos que dolorosamente han llegado a causar pérdidas humanas.

Creo que es una tarea de todos: educación en la familia y las escuelas, fomentando valores como el respeto y  la tolerancia; participación de las autoridades, para que ejerzan con un castigo ejemplar todo el peso de la ley a los que incitan, generan y llevan a cabo acciones violentas. Seguridad por parte de los estadios y sus administradores: para que planifiquen estrategias de prevención (como detectores de metal) y reacción.

En fin, que la seguridad se sienta dentro del inmueble, sus alrededores e inclusive en los espacios públicos en donde los seguidores suelen acudir a festejar (lugares en donde últimamente se han presentado los hechos más crudos).

Es justo reconocer también, a los estadios y  a las aficiones que no se han visto envueltos en este tipo de circunstancias,   lo que es un claro ejemplo de que el orden, puede prevalecer en los partidos.

Considero que es normal que la “calentura del partido” prenda a jugadores y espectadores, pero eso no justifica por ningún motivo que se pretenda dañar la integridad física de aquellas personas que únicamente deseaban convivir y disfrutar de la participación de su equipo.

No olvidemos que la línea entre la cordura y la locura puede ser sumamente delgada, y sobretodo en esta sociedad tan vulnerable.