Monthly Archives: July 2015

LA CALIDAD EDUCATIVA Y EL EMPRENDIMIENTO, CAPACES DE TRANSFORMAR A MÉXICO.

Para nadie es un mito que el sistema educativo en México se encuentra en “tela de juicio”.

Los resultados en las pruebas educativas internacionales no son alentadores, pues durante más de una década hemos ocupado el último lugar en cuanto a comprensión lectora, ciencias y matemáticas.

La educación superior igual pasa por un momento complejo, y prueba de ello es que nuestra máxima casa de estudios, la UNAM, que durante décadas fue la mejor universidad latinoamericana, hoy ha cedido este honroso lugar a la Universidad de Sao Pablo y a la Universidad Católica de Chile.

Es bastante complejo determinar el rumbo que debiera seguir nuestra educación, pues ha quedado demostrado que no basta con los medianos esfuerzos de nuestras autoridades en cuanto a la reforma educativa y la evaluación docente; la realidad es que necesitamos alinear nuestra economía con la educación.

Muchos ejemplos en el mundo nos pudieran dar luz, tales son los casos de varios países asiáticos que hace 3 décadas se “morían de hambre” y hoy presentan economías boyantes que lograron un cambio, transformando sus sistemas educativos y fortaleciendo decididamente el emprendimiento.

¿Por qué nuestras universidades no generan el emprendimiento necesario y una mayor transferencia tecnológica?

Las respuestas son varias. Por un lado, nuestro sistema educativo básico no forma a los estudiantes en ningún aspecto financiero, salen de la preparatoria sin saber que es un balance, un estado de resultados o un punto de equilibrio, entre otras. Otra de las razones importantes, es que nos ha costado salir del modelo profesor-alumno, donde se recibe clase y se aplica lo que dice el maestro. Este sistema, agotado y reevaluado, no deja mucho espacio al cuestionamiento, la réplica e, incluso, la diferencia.

Analizando los esquemas exitosos de las mejores universidades del mundo, encontramos que el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) por ejemplo, desarrolla entre 20 y 30 patentes cada año, y unas 900 empresas, muchas de ellas sin usar la tecnología de sus laboratorios. Según el profesor Bill Aulet de MIT, esta universidad cuenta con un modelo exitoso, ya que ha sabido generar un bucle de realimentación positivo, mediante el cual se capturan estudiantes con espíritu emprendedor que están obsesionados por desarrollar las capacidades que necesitan en su área y que se involucran intensamente en las clases. Este tipo de estudiantes que cuentan con características similares, cada vez aprenden más y presionan a los profesores para que les brinden más y mejor conocimiento. De esta forma, los profesores se ven obligados a mejorar, o corren el riesgo de quedarse rezagados frente al ritmo que exigen sus estudiantes. Bajo esta dinámica las clases terminan siendo más estimulantes y atractivas, retando al estudiante, de manera permanente, para lograr el éxito con su idea o proyecto emprendedor.

En definitiva, nuestro modelo educativo debiera fortalecer el emprendimiento, pues estos dos esquemas articulados con calidad, son capaces de cambiar la economía de un país; además el sistema educativo debe mejorar su ambiente colaborador, para que estimule el conocimiento y genere miradas diferentes y complementarias. Y como último punto, el Maestro, quien deberá pensar no solo en lo qué es capaz de entregar el alumno, sino qué es capaz de lograr con sus alumnos. El maestro debe ser consiente de que su trabajo hace la diferencia entre el México de hoy y el que soñamos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LA PRESIDENTA DEL INEE ACEPTA NUESTRA REALIDAD EN EDUCACIÓN

Todos sabemos que la educación en México pasa por una grave crisis que nos aleja del anhelado desarrollo. No es un mito, los exámenes internacionales nos han puesto por más de una década como el último lugar en educación de los países miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Es claro, un país con un sistema educativo deficiente, está condenado a la pobreza, y ese es nuestro panorama real… pobreza, desigualdad, falta de oportunidades y baja competitividad. Si a eso le sumamos la mercantilización de la educación superior donde cada día se abren y abren nuevas universidades “patito”, tenemos los ingredientes para seguir estancados en el aterrador subdesarrollo.

Hace unos días tuvimos en nuestra ciudad a la presidenta del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, la socióloga e investigadora, Sylvia Schmelkes, responsable del proceso de evaluación del desempeño docente en México. En reunión con autoridades del estado, la presidente comentó que “no se trata de aplicar una prueba donde se repruebe o apruebe; no se trata solamente de aplicar un instrumento sino varios de ellos, pues los objetivos son diversos además que la misma deberá repetirse al menos una vez cada cuatro años y si bien es cierto el instrumento es complejo, de ninguna manera es difícil para el educador”.

Según Schmelkes, entre finales de este año y hasta el 2018, se deberán haber evaluado 1.5 millones de maestros de jardines de niños, primarias, secundarias y bachilleratos.

Lo más interesante de su participación en el estado, fue la de aceptar como autoridad, los graves problemas que tiene el sistema educativo, presentando los siguientes datos:

  • Según un estudio de PISA, el 55 por ciento de los alumnos entre la educación básica y la profesional, no son competitivos a nivel global.
  • 4 millones de niños en México entre los 3 y los 14 años, no están en la escuela.
  • 1.7 millones de niños que ingresan a la primaria, la abandonan.
  • 32 millones de niños, no terminaron la secundaria.
  • 2 de cada 5 infantes se encuentran en abandono de la escuela.
  • Los grupos en la escuela pública son de entre 50 y 60 alumnos, mientras que en la privada, son de 30.

“En conclusión, 32 millones se encentran en rezago educativo”.

Como podemos observar, el panorama educativo de México es preocupante, y más para un país que se ubica como la 14 economía más grande del planeta. Lo rescatable, es la aceptación de las autoridades frente al gran problema y enorme reto que tenemos, pues por muchos años quisimos “esconder la situación” maquillando los datos. Hoy sabemos que estamos tocando fondo, por lo que la evaluación es un buen camino para detectar las fallas de nuestros docentes, quienes desde mi punto de vista, son quienes hacen la diferencia entre un sistema educativo exitoso, y uno a punto de colapsar, como lo es el mexicano.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LAS DESIGUALDADES QUE NOS MATAN

Hoy vivimos en un planeta muy complejo, con unas desigualdades aberrantes que nos deben llenar de preocupación.

Personalmente creo que los “adultos” hemos acabado con este planeta en 3 cosas fundamentalmente:

Por un lado, el tema ambiental. Para nadie es un mito que al planeta lo estamos sosteniendo con “dos hilitos”, y  si bien ya estamos viviendo situaciones ambientales casi insostenibles, nadie sabe cuando recibiremos los verdaderos efectos de nuestros errores.

Por otro lado está el tema valoral. Hoy somos capaces de “pisotear” al vecino con tal de lograr nuestros propios objetivos… y tristemente es lo que estamos dejando a nuestros hijos: la ley del más fuerte.

Y finalmente la repartición de la riqueza. Según el banco mundial, los 80 hombres más ricos del planeta tienen lo mismo que 3.500 millones de personas. Que tristeza. Cada día, 1.050 millones de personas pasan hambre, cifra que aumenta año con año.

Y justamente este último punto, bien vale la pena analizarlo.

México es un país muy desigual, siendo la 14 economía del mundo, cuenta con 70 millones de personas con algún grado de pobreza (según la OCDE), lo que ha llevado al país a un círculo vicioso de desigualdad, bajo crecimiento (cada vez menos crecimiento) y pobreza.

Según la prestigiada revista norteamericana de finanzas y negocios, FORBES, “México está dentro del 25% de los países con mayores niveles de desigualdad en el mundo y es uno de los dos países más desiguales de la OCDE”.

Si bien medir las causas que nos han llevado a tan cruda desigualdad, son complejas, para la revista FORBES existen 7 datos que nos pudieran dar luz en el tema:

  1. El 1% de la población recibe el 21% de los ingresos de todo el país.
  2. Cada día los ricos crecen y crecen sus fortunas. La riqueza de los 4 hombres más ricos de México (Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Baillères y Ricardo Salinas Pliego) asciende a casi el 10% del PIB (Producto Interno Bruto) de México. En el 2002, la fortuna de estos “4 grandes” únicamente llegaba al 2% del PIB.
  3. Se privilegian solo algunos sectores (monopolios).
  4. El actual régimen fiscal, favorece a los más ricos.
  5. La población indígena es 4 veces más pobre. El 38% de la población indígena vive en pobreza extrema.
  6. Desigualdades en la educación pública y la privada. Mientras que el pago de colegiaturas es deducible, el 48% de las escuelas publicas carecen drenaje, el 31% carecen de acceso a agua potable, 13% no cuenta con baños y 11% no tienen luz eléctrica; el 62% de los niños no cuentan con un equipo de cómputo y 80% carecen de internet.
  7. Violencia a causa de la marginación.

Como podemos observar la desigualdad del país es quizás una de las principales causas de atraso de México.

Este es el gran reto, generar riqueza que impacte a muchas más personas. Quizás valga la pena que el gobierno entienda el país que dirige y presente un nuevo rumbo que nos ayude a construir el México en el que todos queremos vivir.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

EL PELIGRO DE LA MERCANTILIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR

El sistema educativo mexicano hoy más que nunca se encuentra en un complejo problema. Por un lado la educación básica y media superior que ha salido muy mal evaluada en los exámenes internacionales, un buen número de maestros que no quieren dejarse evaluar y una educación superior que se ha mercantilizado de manera alarmante.

Cada día vemos la apertura de un nueva universidad, muchas de ellas instalándose en infraestructuras no adecuadas, con maestros de dudosa calidad y ofreciendo una educación al vapor que llevan al joven a una frustración al egresar y a darse cuenta que muchas empresas les cierran las puertas por la mediocridad de su formación.

He tenido la oportunidad de conocer a varios empresarios y directivos que señalan con preocupación las limitaciones con que egresan los jóvenes de muchas  universidades estatales. Tal es el caso del gerente regional de un reconocido banco, que me señaló que de 10 jóvenes licenciados que entrevistaron para el puesto de cajero de una sucursal, ninguno pasó la primera prueba que aplica su institución.

La verdad es preocupante, pues el capital intelectual es el principal activo de un país, y ante la mediocridad de gran parte de nuestra educación superior, hoy México pierde competitividad ante la gran competencia mundial.

Desde mi punto de vista, la mayor responsabilidad de este tipo de pseudo universidades, son los padres de familia, pues por la facilidad de una colegiatura económica, aceptan que sus hijos pasen por instituciones que simplemente los engañan entregándoles un título que antes que abrirles un panorama laboral exitoso, se los cierran.

Por otro lado está el gran vacío de control de las autoridades educativas, que ante la descentralización de los institutos de educación con la SEP (Secretaría de Educación Pública), y donde cada uno tiene propia su autonomía para entregar autorizaciones y aperturas de nuevas universidades, los pseudo empresarios universitarios buscan el camino más fácil dependiendo de las facilidades que les den en la federación o en los estados.

La educación superior de calidad es la principal herramienta que un país tiene para que alineándola con la economía, se logre el desarrollo y crecimiento que se anhela, pero ante tan evidente perdida de competitividad, seguiremos siendo un país con enormes deficiencias educativas; un país que no promueve la investigación a gran escala con generación de riqueza; un país condenado a la pobreza y a seguir viviendo de la manufactura como única opción para emplearse.

México tiene todo para ser diferente, pero si no nos damos cuenta que la educación es la base para cambiar la actual economía, seguramente seguiremos viviendo con las enormes desigualdades que hoy tenemos, pues no olvidemos que el camino a la pobreza, es la autopista de la ignorancia.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx