Monthly Archives: December 2015

¿HACIA DÓNDE VAMOS?

Esta época, es para todos esa oportunidad para compartir y pasar momentos agradables con nuestros amigos, familiares y demás seres queridos; es la ocasión perfecta para descansar, analizar lo hecho, valorar lo que se tiene y tomar nuevos bríos.

Lamentablemente, nuestra sociedad actual nos marca un estilo de vida materialista, superficial en donde para destacar, lo que se tiene  es lo que más importa, dejando a un lado los valores,  los sentimientos y lo que para todos, debería ser lo más trascendente.

Vivimos en un mundo donde la cordialidad y la convivencia se han ido desgastando hasta convertirse en prácticamente algo poco necesario; nos basta con tener en nuestras manos la más alta tecnología para saber qué hacen nuestros  familiares, qué plan tienen los amigos, y así “comunicarme” y estar al día…

Si bien, la tecnología nos permite conocer más y tener mayor información de lo que sucede en nuestro planeta con rapidez, su uso irracional también ha fraccionado esa relación interpersonal que tanta falta hace para humanizar al mundo.

Siempre he reiterado mis comentarios sobre la forma alarmante en la que se ha perdido la esencia del ser humano: su capacidad de asombro ya no es como antes, tantas cosas y hechos suceden a nuestro alrededor, que se vuelven parte de lo cotidiano y de lo “normal”;  nuestra necesidad de dar y compartir también ha sido dejada a un lado para ganar terreno el egoísmo y la prepotencia en la que muchos sin darse cuenta se ven inmersos; el materialismo y la frivolidad es algo que vemos en la vida diaria: tienes= vales.

La poca tolerancia es también un problema que se ha ido agravando con el paso de los años, y que mueve a juzgar, odiar, y señalar a los demás,  considerando que al no ser, ni pensar cómo nosotros no merecen nuestra aceptación ni respeto.

Como sociedad hemos perdido mucho… lo más importante, lo que no se compra. Hemos sacrificado eso, por lo comodidad y los lujos, creyendo que así podemos ser más felices; hemos deteriorado nuestra relación familiar no apreciando esos momentos en los que podemos convivir,  pues el celular o tabletas nos absorben tanto, que pareciera que nos satisfacen más que nuestros propios hijos;  hemos herido y juzgado, nos hemos vuelto indiferentes…

Pero ¿Y hacia dónde vamos?, qué estamos dispuestos a seguir perdiendo con tal de seguir lo que las reglas sociales marcan y lo que la tecnología nos pauta…

¿Tendremos la capacidad realmente para saber equilibrar y no caer en las tentaciones materiales? Eso sin duda alguna depende de nosotros mismos, y lo poco o mucho que nuestras familias convivan es parte del ejemplo que pongamos en casa y de la convivencia que se genere. Lo bien o mal que actuemos con los demás, y nuestra capacidad para ser generosos es únicamente decisión propia.

Con lo anterior, hay una esperanza… siempre hay una esperanza para cambiar las cosas y revertir aunque sea un poco, el daño que nos hacemos y hacemos a los demás, y tener así la oportunidad de disfrutar de una sociedad más justa, más responsable y consciente, más humana y cordial.

Todo ha estado y sigue en nuestras manos; sólo es cuestión de decidirnos y empezar por uno mismo y nuestras familias, y así esa cadena generará más impacto y tarde o temprano, hará eco positivo.

Definitivamente esta época debe ser, la ocasión perfecta para meditar sobre ello.

 

M.D.A JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

VENEZUELA CON UNA LUZ DE ESPERANZA

En mi adolescencia siempre veía a Venezuela como un país rico, importante y con un crecimiento sostenido.

La realidad es que la oligarquía venezolana olvidó por mucho tiempo la pobreza que como país tercermundista hace parte del día a día. Esta pobreza creciente, muy similar a lo que ocurre con nuestro México, donde los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más numerosos, decidió darle el poder al señor Hugo Rafael Chávez Frías quien gobernó el país sudamericano desde el 2 de febrero de 1999 hasta su muerte en 2013. Hombre carismático con su pueblo, manipulador y populista, fundador del llamado Socialismo del Siglo XXI, sembró las bases del fracaso económico más impresionante de los últimos tiempos. La realidad de Venezuela es la siguiente: cuenta con una economía colapsada, la tasa de inflación más alta del planeta, los estantes de los supermercados semivacíos y un entorno internacional cada vez menos amigable. Venezuela es el país más violento y peligroso del continente; además de que sus inversionistas han decidido llevar sus recursos a países vecinos como Colombia, a fin de garantizar la seguridad de sus patrimonios.

En la actualidad el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro Moros, de quien se dice haber nacido en Colombia por lo que no podría ser presidente de Venezuela, se ha encargado de hundir profundamente al país, llevándolo a una insostenibilidad que ha terminado por unir al pueblo venezolano en la última elección legislativa en torno a un cambio de rumbo. Esta oposición al Presidente Maduro ganó a pesar de que fue el proceso electoral más antidemocrático en la historia reciente de Sudamérica, donde incluso se encarcelaron líderes de oposición si motivo alguno, además se dio la orden de controlar de prensa, así como también se crearon leyes electorales que permitieron a pequeños estados con mayoría oficialista elegir más legisladores que los estados más poblados del país con mayoría opositora. Al final, la oposición pudo ganar incluso en los estados más “chavistas”, como Barinas.

¿Qué sigue ahora?

Desde mi punto de vista la oposición debe seguir fortaleciéndose, pues aunque el Presidente Maduro aceptó su derrota, no sería extraño que cambiara alguna ley para reducir el poder de los legisladores electos, como cuando el opositor Antonio Ledezma ganó la alcaldía de Caracas (el cargo más importante del país después de el de Presidente), y poco después la Asamblea Nacional controlada en ese momento por el Presidente Chávez, creo el nuevo “Distrito Capital” que estaba por encima del Alcalde, con la idea de reducir el poder del mandatario electo.

El mundo democrático debe ayudar a Venezuela, pues muchas veces los países sudamericanos estuvieron callados ante las arbitrariedades y abusos contra los derechos humanos cometidos en el país, quizás por miedo a perder el apoyo de los “petrodólares” venezolanos que eran enviados a los países partidarios del “Socialismo del Siglo XXI”.

Maduro cuenta con una muy baja popularidad y con un nulo carisma, además de que con la caída del precio del petróleo, el dinero ya no fluye como antes, esto, sumado a las voces que hoy señalan las violaciones cometidas a los derechos humanos, como las de el secretario de la OEA Luis Almagro, el presidente electo de Argentina Mauricio Macri, y el presidente de España Mariano Rajoy, nos presentan un panorama esperanzador para el gran cambio que requiere el hermano país sudamericano.

El tiempo nos dirá como se acomodan las cosas, pero esperemos que países importantes del cono sur como Brasil no se hagan de la “vista gorda”, pues es una obligación de la comunidad diplomática latinoamericana señalar y presionar, a los actuales regímenes represivos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

UCA CHALLENGE 66: 350 Jóvenes Soñando un México Mejor

Siempre he creído que este país los construimos cada día sus cerca de 120 millones de personas, y no únicamente sus autoridades. Si bien quienes nos gobiernan dan la línea de trabajo hacia donde pretenden llevarnos, somos cada uno de nosotros los que con nuestro trabajo y acciones, construimos el país en el que vivimos.

El camino más fácil es el del descrédito hacia México y sus gobernantes. Es común escuchar y leer frases como: “México es una porquería”, “todos los políticos son ladrones”, “México no sirve”, “nuestro país no tiene futuro”, entre muchas otras.

La realidad es compleja, si bien hoy tenemos unas desigualdades alarmantes y preocupantes como la de contar con uno de los hombres más ricos del mundo, mientras que la OCDE nos dice que en México hay 70 millones de personas con algún grado de pobreza; México cuenta con todas las condiciones de riqueza para ubicarse en un lugar muy diferente al que hoy ocupa.

Nuestro país es la 13 economía más grande del mundo; contamos con un ingreso per cápita que supera los 15 mil dólares, y para muchos analistas internacionales, México se convertirá en el mediano plazo en la “China de occidente”, económicamente hablando.

Siempre he inculcado a mis alumnos que este país lo hacemos nosotros, por lo que nos tenemos que dejar de quejar, y actuar más. De cada 10 niños que ingresan a un kínder en México, solo 1.2 termina una licenciatura, por lo que cada día les señalo el gran privilegio que tienen dentro del sistema educativo mexicano, y por ende, el gran compromiso que deben asumir para construir el México que soñamos, ese al que los adultos no hemos sido capaces de llegar.

Gracias a esto, la Universidad Cuauhtémoc Campus Aguascalientes acaba de lanzar el evento UCA Challenge 66, en el cual 350 alumnos de la universidad desarrollaron 66 ideas que se convertirán en proyectos sociales en 4 temas: Salud, Educación, Ciencia y Tecnología, y Desarrollo de Empresas.

Estos 4 temas se escogieron por especialistas de la universidad como pilares fundamentales para el país, y 4 expertos en los mismos impartieron conferencias sobre la actualidad de estas áreas en México y sus oportunidades.

Después de una ardua jornada, los estudiantes asesorados por docentes, entregaron a la comunidad hidrocálida sus propuestas de mejora para la construcción de un México mejor.

La Universidad Cuauhtémoc promueve en su lema la frase de Excelentes Profesionistas, Mejores Seres Humanos, así que eventos como éste llevan al involucramiento de los estudiantes en la realidad del México en el que viven, aportando desde su juventud y “frescura de ideas”, las soluciones que se pueden desarrollar en cada uno de los 4 aspectos .

Al final de cuentas, la gran conclusión del UCA Challenge 66 fue el comprender el gran interés de los jóvenes mexicanos en el desarrollo de un país mejor, partiendo de lo que se ha hecho bien, y buscando resolver las áreas de oportunidad que tenemos; alejándose de la crítica destructiva y peyorativa, para pasar a un esquema de colaboración, ideas, creación y solución de problemas.

Felicitaciones a estos 350 líderes que creen en un México diferente, y aportan en su construcción.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

MUSULMÁN NO ES IGUAL A TERRORISTA

En la actualidad los países ricos invierten 100.000 millones de dólares al año para aliviar la pobreza en el mundo, pero gastan 13 veces más, en armas y soldaos.

En América Latina invertimos cerca de 50.000 millones de dólares en armas y soldados… datos que nos llenan de preocupación cuando nuestro planeta vive el inicio de la que algunos periodistas (basados en los estatutos de la ONU) han denominado la “tercera guerra mundial”; y lo comentan en el entendido de que para que se considere una guerra mundial deben estar involucrados al menos 5 países, y en lo que hoy vivimos se encuentran Estados Unidos, Francia, Rusia, Irán, Irak y Alemania.

Siempre he creído que los peores delitos que alguien puede cometer son la violación y el secuestro, pero tratando de ponerme en el lugar de muchos que hoy sufren, el terrorismo ocuparía la tercera casilla; desde mi particular punto de vista.

Lo que hoy vivimos en el mundo a causa de radicales terroristas, es terrible, pues la intranquilidad de todos al esperar lo peor, nos lleva  aun desgaste abrumador que termina por volvernos paranoicos.

Ver las imágenes de los desplazados en el mundo quienes huyen para salvar sus vidas y las de sus familias dejando atrás toda una historia y su patrimonio, es definitivamente desgarrador.

Ver las imágenes de inocentes acribillados por hombres que se escudan en una religión, es completamente lamentable; y allí en medio de las dos caras de la moneda, el mundo, sus potencias y sus grandes líderes, que se unen por “tercera vez” para regresar el equilibrio al planeta.

Usando las redes sociales, miles de personas decidieron lanzar frases de repudio en contra de los musulmanes, además de exigir a los refugiados que regresen a su país para enfrentar su realidad… como diría la joven periodista Tatiana Lozano: “Parece que no entienden que el islam es una religión con millones de practicantes y que los extremistas representan solo una porción, y que los refugiados están huyendo justamente de estas personas. Pienso en las mezquitas que fueron atacadas en Francia tras el atentado a Charlie Hebdo, de las que poco se habló, y me pregunto a cuántas más les espera el mismo destino”. 

Una pena que nuestra ignorancia culpe a TODOS los musulmanes de las atrocidades de unos pocos. Esta acción equivale a decir que todos en Brasil son buenos jugadores de fútbol o que en México todos somos narcotraficantes… muy lamentable.

El terrorismo nuca tendrá justificación; sin embargo generalizamos en contra de una religión, de una población, de un país. En México tenemos poca influencia de esta cultura y quizás no la conozcamos bien, pero bien valdría la pena invitar a la población a escoger sus palabras a la hora de expresarse sobre lo que estamos viviendo. No seamos partícipes del odio y el miedo global hacia otros credos que en este caso también se sustentan en la fe y el amor,  pues la ignorancia en temas como este, es la mejor manera de destruir y dividir al mundo que ya bastantes problemas y dolores guarda.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx