Monthly Archives: January 2016

PARA MI HIJO

Educar hoy es sinónimo de transformar, mejorar, cambiar de rumbo… cimentar el México que soñamos y que los adultos no hemos sido capaces de construir.

Siempre he creído que el camino más fácil ante las adversidades que vive México es el de desacreditar a nuestros gobernantes antes que el de aceptar nuestra complicidad.

Siempre he creído que es igual de grave entregar una “mordida” a un policía de tránsito, que los millones de dólares que se pudiera robar un político.

¿Qué México queremos? El que estemos dispuestos a construir; y ante las incapacidades que hemos mostrado como sociedad, nos quedan nuestros hijos y la educación como herramientas para en el largo plazo, construir el país que todos deseamos.

Como padre de familia siempre he inculcado a mi hijo desde su nacimiento, muchos valores, y he pretendido que vea en mí a una persona trabajadora y cercana a los demás, capaz de aceptar sus errores y con la tenacidad de construir sus sueños. He tratado de comentar en su lenguaje, las amenazas que existen en cuanto a las drogas y los vicios en general. También le he dicho que una buena calificación escolar no le va a garantizar un futuro exitoso, pero que el emprendimiento, la perseverancia, la tenacidad, el trabajo en equipo, la ética, el compromiso, la lectura, el respeto, y la alegría, seguramente le abrirán las puertas para lograr cualquiera de las metas que se proponga.

Paradójicamente, mi hijo se ha convertido en un estudiante excelentemente evaluado en su colegio, lo que me ha llevado a fortalecer mi paradigma en el cual considero que el conocimiento es una consecuencia de un ser humano fortalecido. Y digo fortalecido, pues hoy veo que mi hijo se ha convertido en un emprendedor, que es perseverante, tenaz, sabe trabajar en equipo, es ético, además de comprometido con su familia y su entorno, le gusta leer, respeta a los demás, y es un niño alegre.

Después de conocer miles de casos de jóvenes y sus familias, y el mío propio, quisiera tratar de presentar algunos de los puntos que considero fundamentales para hacerlos parte de la formación de nuestros hijos. Elementos que seguramente les ayudarán a ser exitosos y a cumplir con los sueños que se propongan. Estos son:

-       Debemos lograr que nuestros hijos sean capaces de resolver problemas por medio de una adecuada toma de decisiones.

-       Debemos enseñarles a que sepan asumir riesgos, perocon la habilidad de medir y controlar las consecuencias de sus decisiones.

-       Tenemos que formarlos como emprendedores, desarrollando su espíritu emprendedor y el pensamiento empresarial.

-       Tenemos que inculcarles el amor por la lectura. Es fácil, se leemos con ellos 5 minutos cada día desde que estan chicos.

-       Es muy importante llevarlos con las personas menos favorecidas, enfermos, gente humilde, sólo así entenderán el mundo en el que viven para poder  comprometerse con un cambio.

-       Tienen que ver en nosotros los valores que pretendemos inculcarles. Un niño primero aprende de lo que ve, luego de lo que le dicen otros que no son su familia, y por último de lo que le dicen sus padres. Así que si quieres un niño ético y respetuoso, nosotros debemos ser éticos y respetuosos con los demás y con la naturaleza.

Educar es construir y transformar. Ojalá entendamos el valor de esta palabra, solo así lograremos aportar en la construcción del México donde todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

AUNQUE CAEN LAS EXPORTACIONES EN AMÉRICA LATINA, MÉXICO SE SALVA.

La semana anterior comentaba sobre la diferencia en el enfoque entre los sistemas educativos exitosos en el mundo, y los que se han ido relegando como el nuestro. Al final de cuentas el fortalecimiento al Ser Humano es el camino para obtener los mejores resultados académicos, que a la postre se convierten en el soporte de una economía.

Este enunciado toma una mayor importancia al conocer los datos referentes a las exportaciones de América Latina, mismas que cayeron por tercer año consecutivo. Según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) las exportaciones se redujeron un 14 por ciento debido a la fuerte caída de los precios de las materias primas, y más desesperanzador aún, es que se pronostica que sigan bajando en el 2016.

Dentro del análisis que realizó el BID, el principal problema de la región es que ha concentrado sus exportaciones en unos pocos productos. En el caso de Venezuela por ejemplo, el 96 por ciento de sus ingresos por exportaciones dependen del petróleo, y en Ecuador dependen de apenas cuatro productos para el 75 por ciento de sus exportaciones.

Colombia Paraguay, y Bolivia dependen de 10 productos para el 75 por ciento de sus exportaciones, mientras que Chile, Perú y Panamá dependen de 23 productos para llegar a ese porcentaje, y Argentina de unos 50 productos.

La buena noticia para México es que desde hace algunos años se ha venido trabajando fuertemente con el fin de incrementar las exportaciones, y si bien el petróleo sigue siendo nuestro principal ingreso como país, en la actualidad se recibe el 75 por ciento de los ingresos gracias a las exportaciones de 132 productos, un número interesante, cuando analizamos economías desarrolladas como la de Corea del Sur en la cual el 75 por ciento de sus ingresos por exportaciones corresponden a 142 productos.

La realidad es que depender únicamente de la exportación de materias primas es un gran riesgo, pues se dependerá siempre de los ciclos de las principales economías (recordemos que China viene con una desaceleración continua que nos ha estado afectando paulatinamente), además de que muchos países están optando por energías diferentes, tal es el caso de Israel quien se ha puesto la meta de convertirse en el primer país en no depender para nada del petróleo.

El camino en la actualidad debe ser hacia la creatividad e innovación que mejoren productos y servicios, pues allí es donde se genera valor agregado y por consecuencia, riqueza; por tal motivo los sistemas educativos debieran estar formando a los jóvenes que requiere el mundo actual.

Hoy más que nunca debemos fortalecer nuestro sistema educativo, pues si bien México sigue creciendo y exportando, la realidad es que las desigualdades entre ricos y pobres son cada vez son más amplias; pero si logramos cambiar el enfoque a nuestra educación, seguramente lograremos en el largo plazo construir ese México en el que todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LOS 4 PILARES DE MÉXICO

Mucho nos hemos desgastado en buscar la solución a los problemas de nuestro país. Si pudiéramos acercarnos a la gente, seguramente nos presentarían sus inquietudes en este orden: Seguridad, trabajo, salud y educación. Estos, los 4 principales pilares de un país, se han convertido en el “coco” de nuestros gobernantes, quienes lastimosamente no han logrado mejorar sustancialmente a ninguno de ellos.

En cuanto a la seguridad, México sigue sufriendo los dolores de la delincuencia organizada principalmente del narcotráfico, la cual se ha convertido en el centro de atención en el mundo; tanto así que prácticamente todos los países desarrollados nos tienen en sus listas negras como un destino turístico peligroso.

Si bien México se ha mantenido con un pequeño crecimiento, la realidad es que las condiciones económicas de sus habitantes distan mucho del ideal esperado, pues seguimos en el triste camino donde los ricos se vuelven cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres.

Si bien en la salud aún tenemos mucho que trabajar, bien vale la pena comparar nuestro sistema de salud con los de los países de la región, para darnos cuenta que contamos con un sistema que funciona medianamente bien, y que con ciertos cambios podríamos llevarlo a niveles de dignidad aceptable.

En cuanto a la educación, mi tema, el que me apasiona, realmente es mucho lo que debemos hacer. Para nadie es un mito que un país con un deficiente sistema educativo está condenado a la pobreza.

México inició con una reforma educativa impulsada por el Presidente Peña Nieto. Lastimosamente esta reforma la considero demasiado “ligera”, y principalmente pretendió “meter en cintura” al sindicato (acción justificada y necesaria), pero que ha dejado fuera lo neurálgico del proceso enseñanza aprendizaje: La persona.

La gran diferencia entre los sistemas educativos exitosos en el mundo y los que son mediocres como el nuestro (no olvidemos que llevamos más de una década en el último lugar de los exámenes educativos internacionales PISA), es precisamente el enfoque. Mientras que nuestro sistema educativo se encuentra centrado en el conocimiento como objetivo y fin último, el de algunos países exitosos se encuentra centrado en la persona. Para ellos siempre será más importante enseñar el trabajo en equipo, las responsabilidad, la ética, el compromiso, la tenacidad, la puntualidad, el coraje… pues para un ser humano fortalecido, el conocimiento es una consecuencia y no un problema.

Allí esta el secreto, y es justo en el enfoque donde nuestros gobiernos debieran apuntar para reestructurar el sistema educativo encaminado a convertirse en el soporte de una economía.

México es un gran país. Lo hace fuerte su gente, su lucha, su tenacidad. Tenemos muchas áreas de oportunidad, pero sin embargo nuestro México sobresale en el mundo (no olvidemos que hoy somos la 14 economía más grande del planeta). Lo importante es reconocer nuestros errores y debilidades, a fin de que con “los pies en la tierra” trabajemos cada día en la construcción del México en el que todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

Como lo vemos… como lo vivimos.

En ocasiones, la vida parece conspirar contra nosotros: problemas personales nos agobian y no nos permiten desempeñar nuestras actividades como se debería, situaciones económicas que son un verdadero dolor de cabeza: gastos por ahí gastos por allá,   estrés laboral que parece no cesar,  la responsabilidad diaria de la crianza de los hijos,  más todos aquellas “extras” que  nos complican nuestro día a día.

Pero es la actitud con la que tomamos las cosas y la manera en la que respondemos ante estas situaciones, lo que marcan la diferencia entre salir del paso, y salir airosos, entre gozar de la vida o pasarla lamentándose, porque en ocasiones, el problema, no es “el problema  en sí”  si nuestro juicio sobre éste y cómo es que lo enfrentamos.

Es la actitud los que nos permitirá tomar mejores decisiones,  planeadas con mayor proyección, nos ayudará a tener una mejor respuesta ante las interrogantes que se nos presentan, nos brindará la oportunidad de ver desde otra perspectiva lo que estamos haciendo bien, lo que hemos dejado de hacer, y  lo que en definitiva, es un área de oportunidad en nuestro quehacer diario.

Actitud, actitud ¿Será eso que nos falta para que en definitiva, nos pongamos en lugar del otro y podamos ser más tolerantes? ¿Nos faltará a caso ser más humildes y sensibles ante las necesidades de los demás? ¿Estaremos escasos de empatía, generosidad? ¿        No tendríamos que disfrutar más y quejarnos menos?

 La forma en que vivamos nuestra vida, actuemos ante las circunstancias, decidamos,  y andemos por el mundo, es única y exclusivamente una decisión propia y de nadie más;  tenemos la libertad de poder actuar como nos dicte nuestro deseo.

Así que tal vez, que lo que debemos hacer para lograr ser más felices, quejarnos menos, actuar más y disfrutar  es cuestión de actitud… sólo cuestión de actitud y no de que todo lo que gire alrededor nuestro funcione como deseamos que funcione.

Hay cosas que lamentablemente no están en nuestras manos, ¿Cómo reaccionar?    Está en mí, en lo que yo espere recibir de ello y en lo que desee que suceda.

Anhelar ser feliz, ser apasionados y mejores en todo lo que realicemos, en nuestra vida personal, profesional… disfrutar de cada momento y cada instante que esta vida nos otorgue, valorar lo que se tiene, cambiar de una forma de pensar negativa a una positiva…

Ser exitosos, ser felices siempre viene de una actitud optimista,  proactiva, dinámica.

Menos queja y más acción… actitud!!!

 

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

El principio de algo mejor.

Antes de iniciar el año, es normal que todos estemos con gran actitud y los  mejores deseos… propósitos que a veces no cumplimos,  pero que momentáneamente nos ilusionan.

Así es para muchos el sentir cuando está por terminar un año que tal vez nos dejó amargas experiencias y hermosos recuerdos… un año que ya pasó y que le da la bienvenida a uno nuevo que es toda una posibilidad para todos.

Este nuevo año que está por comenzar  es una esperanza para lograr lo que más anhelamos, cada quien de acuerdo a sus necesidades específicas y más grandes sueños…

Tal vez algunos se inclinarán más por un objetivo  material: comprar una nueva casa, cambiar el auto… otros quizá buscarán ser más sensibles y deseen corregir sus errores proponiéndose ser más positivos, menos rencorosos, más generosos; algunos buscarán mejorar su salud, comprometiéndose con el ejercicio y una mejor alimentación…

Cualquiera que sea nuestro propósito, considero que es necesario que independientemente de ello, busquemos siempre que base de todos nuestros deseos y retos para este 2016, esté la inquietud por querer ser mejores cada día, como seres humanos y como integrantes de una sociedad que tanto nos necesita y que se ha dañado precisamente por el poco valor que se le ha dado.

Busquemos siempre ser mejores y más productivos en nuestras empresas o trabajos, para apoyar al desarrollo económico  de nuestras familias.  Tengamos siempre en cuenta a nuestro alrededor: apoyemos en la medida de lo posible a quienes más lo necesitan y son los más vulnerables…  No prioricemos lo material, busquemos siempre destacar lo humano antes de lo superficial, pues esto nunca llenará nuestras  necesidades reales.

 Todo lo que nos propongamos  es sin lugar a duda un cambio positivo, y  el buscar ser mejores primeramente por nosotros mismos y por quienes más queremos, es ya un gran avance que será impulso para seguir con una actitud de cambio.

El principio de algo mejor, es un gran motivo para sentirnos optimistas y con energía… dispuestos a transformar y a apoyar. Inquietos por ser mejores y por demostrarnos a nosotros mismos la capacidad que tenemos para destacar y buscar siempre el beneficio propio y el de los demás.

Ponernos retos que nos hagan sentir útiles y que al alcanzarlos, nos brinden satisfacciones que serán alimento para continuar hacia adelante.

Aprovechemos esa actitud para lograr lo que más deseamos y aquello que nos permitirá cristalizar nuestros objetivos, personales o profesionales.

Todos tenemos algo qué corregir en nosotros mismos, algo que no nos gusta y todos tenemos también algo bueno qué compartir y enseñar a los demás… algo en lo que somos buenos y que puede ser motivo de cambio para alguien más.

Ser perseverantes, comprometidos es cuestión de actitud.

De nosotros dependerá cuánto nos dure el efecto de esos nuevos bríos por el inicio de un nuevo año, si será algo permanente y en verdad el cambio fue determinante o bien, si sólo fue algo pasajero y emoción por el momento.

Feliz año 2016 a todos!!

Mis mejores deseos. 

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx