Monthly Archives: May 2016

EL ÚNICO OBJETIVO: COMPROMISO CON NUESTRO ESTADO

Las elecciones estatales están a la vuelta de la esquina y por ende, las campañas están por terminar. Vemos muchas de las acciones que han realizado los candidatos durante su campaña, principalmente para Gobernador y las Alcaldías quienes han estado promoviendo de manera notoria sus estrategias y planes de trabajo para el logro de los objetivos prometidos.

Cada uno de los partidos en disputa, “echa toda la carne al asador” valiéndose de todos los medios posibles para difundirse.

Gracias a la gran apertura y a las redes sociales,   el alcance de casi cada paso de los principales contrincantes es inevitable, pues tanto lo criticable como lo aplaudible se esparce rápidamente.

Como sociedad, antes de dejarnos llevar por lo que los demás dicen, debemos de analizar de manera detallada y razonada las propuestas y estrategias de trabajo que plantean los candidatos, para que al emitir el voto, sea algo de acuerdo a nuestros ideales, necesidades y forma de pensar.

Lo que es un hecho es que como generalidad, todos los ciudadanos tenemos el compromiso de buscar un mejor Aguascalientes, por lo que participar y ejercer nuestro derecho democrático, es totalmente necesario. Al final, todos tenemos un objetivo en común: nuestro Estado.

Todos tenemos que emitir nuestro voto.

Por ahí he escuchado “si no vota, no se queje” y bastante tiene de razón pues a título personal, considero que debemos y tenemos que plasmar con nuestro voto, nuestra confianza a cierto candidato con el objetivo de poder sumar y de que en realidad sea un resultado con una gran participación ciudadana, que exprese el sentir de la sociedad y que en cierto momento, se puedan exigir y evaluar los resultados.

Hoy Aguascalientes vive un momento clave para su futuro y crecimiento como Estado, es la oportunidad de que aportemos nuestro grano de arena para contribuir en su desarrollo; tal vez creemos que no afecta nada si no acudimos a las urnas, que un voto no es tan trascendente, pero esto es un gran error.

Debemos tomar conciencia de lo valioso que es y del gran ejemplo que damos a nuestros niños al ir y ejercer el derecho al voto, de expresar nuestro sentir, de fomentar en nuestro entorno el participar en la democracia y   que así nuestra voz se haga escuchar.

Estoy convencido de que Aguascalientes será un Estado que destaque por la gran respuesta este 5 de junio, que los ciudadanos tomaremos nuestra responsabilidad y que estaremos presentes y dejaremos huella en estas ya cercanas elecciones.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ENSEÑAR A PENSAR. ESE ES EL CAMINO.

Para nadie es un mito que nuestros resultados académicos en México no han sido nada alagadores si nos compramos con las economías con las que competimos día a día.

Para nuestra sociedad el sistema educativo dista mucho del ideal. Padres de familia, maestros, empresarios y algunas autoridades (las sensatas) coinciden en que tenemos muchas áreas de oportunidad en el sistema educativo mexicano, y que estas oportunidades nos alejan del crecimiento e igualdad que queremos para nuestro país.

Muchos académicos coinciden en que los jóvenes que hoy se encuentran cursando la primaria trabajarán en áreas que aún no existen. Desde esta perspectiva, entonces ¿qué debemos enseñar? ¿Qué necesita saber un alumno para incorporarse exitosamente al “nuevo mundo”?

En la actualidad nos enfrentamos a cambios económicos, tecnológicos y sociales, en algunos casos, bastante dramáticos; las profesiones y oficios tradicionales desaparecerán eclipsados  por nuevos perfiles que hoy ni soñamos.

Para la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) el fin del sistema educativo debería ser el de “formar personas competentes, capaces de movilizar conjuntamente habilidades prácticas, conocimientos, motivación, valores éticos, actitudes, emociones y otros componentes sociales y de comportamiento”. Como podemos ver el conocimiento es sólo una parte del proceso, por lo que el sistema tradicional (que aún usamos) dista mucho de lo esperado.

El aprendizaje fundamental debe ser enseñar a aprender, es decir, enseñar a pensar de forma estructurada: qué tenemos que aprender, cómo tenemos que hacerlo y en qué fase de este proceso nos encontramos.

Para la Maestra Catalana Rosa Vázquez, Doctora en Literatura, estos son los 5 aspectos que debemos fomentar en nuestros estudiantes para ayudarlos en el nuevo proceso de aprendizaje: el de pensar de forma estructurada:

1-       Fomentar la autoestima del alumnado: solo si el alumno cree que puede desarrollarse académicamente y alcanzar los objetivos marcados, será capaz de enfrentarse al aprendizaje con garantías de éxito.

2-       La motivación (a poder ser intrínseca): los alumnos tienen que desear aprender, tienen que estar dispuestos a esforzarse para conseguir un objetivo.

3-       La emoción: solo si hay emoción puede haber aprendizaje, según nos demuestran los últimos avances de la neurociencia.

4-       La clarificación terminológica: asegurarnos que las palabras que usamos en clase tienen para los alumnos el mismo significado que para nosotros.

5-       La metacognición: es la reflexión sobre el proceso de aprendizaje y la mejor forma de aprender. Se basa en la capacidad de reconocer el objetivo (qué aprender), planificar el método necesario (como hacerlo), aplicarlo, comprobar su eficacia, y validarlo como estrategia útil.

Definitivamente necesitamos cambios radicales y estructurados en nuestro sistema educativo, pues la conocida frase de que tenemos un sistema educativo del siglo XIX, enseñado por docentes del siglo XX, para alumnos del siglo XXI, podría encaminarnos a una desigualdad peor a la actual en México, pues es bien sabido que el camino a la pobreza es la autopista de la ignorancia, y nuestros competidores globales ya lo saben, por eso nos siguen tomando ventaja en la mejora a sus sistemas educativos; podemos tomar el ejemplo de China quien ya metió a la Universidad de Shanghai como una de las 20 mejores del mundo.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NIÑOS EMPRENDEDORES. EL FUTURO DE MÉXICO

El fomento al emprendimiento es la clave del desarrollo de un país, pero más importante aún es la formación de emprendedores a temprana edad, pues normalmente el Latinoamérica nuestros sistemas educativos forman empleados por lo que el emprendimiento se convierte en el “privilegio” de muy pocos arriesgados que se quieren “comer el mundo”, pero con muy bajos índices de efectividad, pues 9 de cada 10 empresas creadas en nuestro país cierran antes de 5 años.

Hace unos días se llevó acabo en Medellín, Colombia el GEC 2016 (Congreso Global de Emprendimiento), el cual se ha convertido en el principal espacio mundial para debatir acerca del tema. Durante el evento se pudieron conocer modelos de enseñanza de emprendimiento para niños y jóvenes, modelos innovadores, procesos para la generación empresas de alto impacto, financiamientos, entre otros.

Una de las conferencias de mayor impacto fue la desarrollada por Bill Aulet, director de emprendimiento del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, pos sus siglas en inglés), quien presentó su ponencia sobre la desmitificación de algunos paradigmas del emprendimiento.

Para Aulet es importante señalar que una empresa no la forma una sola persona, así los medios de comunicación se centren en alguien, “la realidad es que son los equipos de personas los que crean empresa y lo más importante, entre más grande sea el equipo, más probabilidades de éxito se tendrá en el mercado”.

El segundo mito a derribar es el de que todo emprendedor debe ser carismático para tener éxito, “lo cierto es que esta virtud puede ser eficaz solo hasta cierta parte. Se le debe sumar eficacia al comunicar ideas, habilidad para seleccionar personas con las que va a trabajar, además de la capacidad de saber vender”.

El último aspecto que señala Bill Aulet es el de la existencia de un supuesto ADN que los emprendedores tienen, lo que significa que solo los genéticamente “bendecidos” serán los exitosos. Es más, se cree que solo hay un tipo de personalidades a las que se les facilita emprender y esto no es así. Ni Steve Jobs (fundador de Apple) ni Mark Zuckerberg (fundador de Facebook) fueron a la escuela, pero lograron desarrollar habilidades de trabajo en equipo, de tener visión de mercado y capacidad de decisión, lo que les ayudó. Entre los rasgos que sí contribuyen al éxito emprendedor son: cuente con una idea clara, sepa dirigir equipos de personas que trabajen en esa idea, tenga capacidad de venta, y además, cuente con una estrategia de mercado. Si bien estas capacidades no están en el ADN de todas las personas, sí se pueden aprender”.

Al final lo importante en el emprendimiento es la perseverancia, pues mientras más se emprende, más se aprende, por lo que educar en el emprendimiento a la temprana edad nos aseguraría que el niño y después, el joven, adquiriera los elementos básicos para asegurar emprendimientos más solidos y con una eficiencia mayor, en cuanto a su permanencia.

 México se está dando cuenta de esta necesidad, por esos desde hace varios años el modelo educativo Emprender para Aprender se ha estado implementando en varios colegios del país con resultados maravillosos. Niños que hoy entienden conceptos como el de empresas de alto impacto, startup, crowdfunding, fintec, equality, entre muchos otros. Niños que seguramente lograrán transformar la economía de México, generando los espacios laborales que 70 millones de personas con algún grado de pobreza (según datos de la OCDE) están esperando para mejorar sus condiciones de vida.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

 

Gen M: Un México diferente. Un México esperanzador.

Gracias a la invitación de mi gran amiga Anahí me tocó asistir como parte de la delegación de Aguascalientes, a la Ciudad de México al evento México 2050 desarrollado por Gen M. Ésta es una organización que vincula a los jóvenes con liderazgo político, empresarial y social de los 32 estados del país. Para Gen M sus tres principales causas son: La Educación, la Equidad y Legitimidad Social, y la Sustentabilidad; además promueve 4 valores-acciones: puntualidad, el no poner pretextos, el cumplir con los compromisos y el actuar con rectitud.

Dentro de los ponentes asistieron Marco Herrera (Analista Político para Forbes México), Michael Camuñez (Presidente y CEO Manatt Jones Global Strategies), Ricardo Anaya (Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN), Andrew Rabens (Special Advisor Global Youth Issues USA), Jaime Rodríguez Calderón (Conocido como El Bronco. Gobernador de Nuevo León), Josefina Vázquez Mota (Economista y política mexicana), entre otros, quienes dieron sus puntos de vista sobre el país para el 2050, además de señalar los principales elementos que debe tener la juventud para la construcción de un país diferente.

Para nadie es un mito que México vive un momento complicado en cuanto a las finanzas, seguridad, empleo y salud, entre algunos otros aspectos, pero también es cierto que importantes economistas nos ven como la mayor potencia de América Latina en las próximas décadas.

Dentro de casi todas las ponencias encontré mucho optimismo basado en la capacidad que en la actualidad tienen los jóvenes para construir puentes entre países; hoy más que nunca la comunicación es la clave y la diferencia para el desarrollo de un mundo equitativo y con un mayor desarrollo productivo. Eso sí, vimos datos preocupantes sobre el que se consideró por todos como el principal problema de México: la corrupción. Nos dimos cuenta que según datos de transparencia nacional, una familia de escasos recursos gasta el 25% de sus ingresos en sobornos (para que llegue la pipa de agua a su casa, para poder que su hijo entre a una escuela, etc.). Pudimos conocer que la corrupción nos cuesta al año 1.5 billones de pesos (9% del Producto Interno Bruto), lo que equivale a 45 veces el presupuesto de la UNAM en un año.

Según OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), México es el 95 país más corrupto del mundo, de los 167 evaluados.

Particularmente me llamó la atención una postura que analizaba si la corrupción era un tema cultural o institucional, concluyendo que definitivamente a nuestro país le “duelen” las malas leyes que no castigan a quien roba, por lo que definitivamente si mejoramos las instituciones y sancionamos a quien robe, el país podría encaminarse a un mejor futuro.

Otra postura interesante con respecto a la corrupción fue la presentada por el Gobernador de Nuevo León quien ha logrado disminuir radicalmente los gastos del gobierno con medidas como la de viajar en aviones de línea y en clase turista, tener únicamente un chofer y no usar guardaespaldas, no comprar publicidad a los medios tradicionales para dar a conocer sus obras (solo usa las redes sociales como medio de comunicación), además de crear un novedoso sistema de ciudadanos vigilantes del gobierno que hoy tiene cerca de 80 mil personas que vigilan el buen uso de los recursos públicos.

Hace algunos días pregunté a unos compañeros de trabajo si serían capaces de robarse una computadora de su oficina. Todos respondieron al unísono que no. Luego les pregunté si se robarían una hoja de papel y casi todos dudaron su respuesta. Así es nuestra generación, tambaleante ante la honestidad. Lastimosamente así nos formaron, con la famosa “mentirilla piadosa”. Siempre he creído que es tan delicado darle 200 pesos a un policía para evitar una infracción, como los miles de millones que se pudiera robar un gobernador; así que nuestra obligación es la de construir unos valores sólidos en nuestra juventud que nos ayuden a cimentar un México diferente. Ese país que no hemos sido capaces de construir, pero en donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx