Monthly Archives: August 2016

A TRABAJAR SE DIJO…

Si bien nuestro estado aún presenta áreas de oportunidad, lo cierto es que debemos sentirnos orgullosos de un Aguascalientes que sobresale y que es muy bien visto a nivel nacional por el trabajo que se ha venido realizando.

Un estado lo hace su gente y su gobierno, unidos de la mano, trabajando en el logro de  los objetivos que se sueñan, y entre los cuales seguramente se encuentran: empleo bien remunerado, seguridad, salud y educación.

Da gusto viajar por la república y recibir de gobernantes y personalidades de otros estados las “felicitaciones” por lo bien que hemos realizado el trabajo en Aguascalientes; aunque no hay que “tapar el sol con un dedo”, pues aún tenemos desigualdades enormes entre ricos y pobres, carencias en ciertos sectores, y aspectos de seguridad en los que debemos trabajar TODOS.

Debo señalar que nuestro estado cuenta con gente trabajadora  que es el principal valor, además de administraciones en el Gobierno del Estado y en el Municipio Capital, que si bien son de partidos diferentes, han logrado unirse y trabajar de la mano para llevarnos y guiarnos por un buen camino.

El trabajo para las siguientes administraciones será bastante retador, pues deberán ser capaces de reconocer con humildad los aspectos que se trabajaron exitosamente y también tener la valentía de señalar las fallas, en donde existan, a fin de enderezar el camino y buscar nuevas soluciones.

Gobernar un estado, una ciudad, es una tarea compleja y ardua, pues son innumerables variables las que se deben controlar para lograr los objetivos planteados.

Quiero usar este medio para señalar los aspectos que considero vitales a trabajar por las siguientes administraciones, buscando construir y fortalecer ese Aguascalientes que todos soñamos:

  1. Seguridad. Aguascalientes es un estado seguro, pero necesitamos fortalecer nuestra macro-seguridad evitando que seamos presa de grupos que puedan atentar con la calidad de vida que tenemos. La micro-seguridad deberá, en un inicio, ser la prioridad, pues quizás es el área donde los delincuentes más han avanzado.
  2. Salud. Este es un aspecto en el que habrá que seguir invirtiendo, pues aún nos faltan más hospitales públicos y privados, además de ampliar las especialidades que hoy no son cubiertas.
  3. Educación. La educación deberá ser el centro de los gobiernos, pues el sistema educativo debe soportar la economía de un estado. Considero sumamente importante definir los objetivos de lo que queremos de nuestros educandos para articular en los diferentes niveles educativos, los escalones que hay que sumar en este proceso.
  4. Empleo. Si bien el sector automotriz nos ha dado un empuje maravilloso, considero que el estado tiene el potencial para captar empresas de otros giros que nos ayuden a equilibrar aún más las desigualdades que tenemos.
  5. Transporte público. Este es un tema pendiente, pues el transporte público de Aguascalientes es sumamente deficiente. Nuestra traza urbana es idónea para esquemas de transporte masivo. Estamos en el momento idóneo para pensar en soluciones como estas.
  6. Agua. Este es el punto en el que debemos centrar nuestras fuerzas. Aguascalientes tiene poca agua y ya sale con muy mala calidad. Es urgente y obligatoria la generación de políticas serias en el manejo del vital líquido.

Mucho que trabajar, lo importante es saber que no interesa el partido que esté al mando, lo importante es que Aguascalientes se debe a su gente, esa gente que día a día lucha por vivir en el lugar que sueña.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

LA CORRUPICIÓN NUESTRO FLAGELO

Ante la pregunta sobre el principal problema de nuestro país la respuesta parece inminente y clara: La corrupción es el gran flagelo de México.

Desde mi particular punto de vista el tema de la corrupción en nuestro país es un tema institucional, y no cultural como mucha gente cree. Si fuera cultural e hiciera parte de nuestros genes, sería prácticamente imposible resolverlo; pero creo que en la forma en como se opera México, se genera el fomento a este delicado problema.

La corrupción nos cuesta al país cerca de 1.63 billones de pesos cada año (más del 9% del PIB), lo que equivale a 4 veces el presupuesto de la UNAM, o a la construcción de 5 millones y medio de casas de un valor cercano a 300 mil pesos, o a otorgar 13 millones y medio de becas de 10 mil pesos mensuales, a estudiantes universitarios… increíble.

Estoy convencido de que la corrupción se debe trabajar en varios frentes, pero el principal, es el educativo. Tenemos que ser capaces de instruir a nuestros hijos y estudiantes el valor de la honestidad como el principal soporte de sus vidas. Debe quedar muy claro que una acción como la de dar una “mordida” a un policía de tránsito es igual de delicada a los miles de millones que se pudiera robar un gobernador… el principio de la honestidad es o no es, no acepta medias tintas. Nuestros hijos tendrían que tener la capacidad de cuestionar a su padre o familiar si éste se pasa un semáforo en rojo y lo van a multar, y para evitar la multa, se pretende ofrecer dinero… ellos deben entender que las acciones tienen consecuencias y que el México que soñamos se construye entre todos y no simplemente culpando de todo, a los gobernantes.

Hace unos días un grupo de empresarios muy reconocidos en nuestro estado invitaron a la Universidad Cuauhtémoc donde laboro, a pertenecer al Comité Ciudadano Anticorrupción, un organismo que pretende vigilar las acciones de nuestros gobernantes para que se conduzcan con decencia y respeto en el manejo de los recursos públicos. Este comité se encuentra integrado por 4 instituciones académicas, 3 colegios especializados, 2 organismos empresariales, 1 sindicato patronal, y 2 asociaciones ciudadanas. Además de las actividades de supervision y seguimiento, este comité se ha comprometido a proponer una terna de candidatos ciudadanos capacitados por cada cargo, para ocupar los puestos de Secretario de Fiscalización y Rendición de Cuentas Estatal, así como el del Contralor Municipal de Aguascalientes.

Debo felicitar con respeto y admiración a estos empresarios que han tomado la iniciativa de actuar, aportando los recursos y las bases para encontrar un camino que nos ayude a que nuestros gobernantes eviten la “tentación” de abusar de los recursos públicos.

Como siempre lo he comentado, nuestro estado es punta de lanza y ejemplo a seguir en México gracias al trabajo de su gente; y ésta es una iniciativa que vale la pena apoyar y fortalecer a fin de que los recursos del estado se apliquen en programas concretos que mejoren las condiciones de vida de sus habitantes, evitando las prácticas de sobornos tan comunes en las administraciones de muchos estados del país.

Muchas felicidades a esta iniciativa. En La Universidad Cuauhtémoc contarán con una institución convencida del valor de la honestidad como soporte del éxito del país.

 

rectroria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

 

FORMANDO EMPRENDEDORES

Siempre he señalado que la educación en México y Latinoamérica entera esté centrada en formar empleados antes que empresarios, situación que nos aleja de la generación de las empresas que el país requiere para fortalecer su economía y dar empleo a los millones de pobres que tenemos (70 millones en México según la OCDE).

La estadística es clara y contundente, de cada 10 empresas que se crean en México, 8 cierran antes de cumplir 2 años, y una más, antes de los 5 años de iniciada; por tanto, crear empresas en México es un acto de “iluminación” y no una consecuencia normal de creativos que vean áreas de oportunidad para generar beneficio y riqueza.

Si bien en los últimos años se ha generado todo un ecosistema emprendedor que ha facilitado a los egresados universitarios la creación de empresas, la estadística nos presenta que el promedio de los emprendedores en México es de 45 años.

¿Qué hacer? Desde el sistema educativo la respuesta es fácil, debemos formar en la temprana edad el Espíritu Emprendedor (Valores universales de un emprendedor) y el Pensamiento Empresarial (Idioma de los negocios) en los niños. En la actualidad existen pocos modelos de formación emprendedora a temprana edad, uno de ellos es el modelo mexicano Emprender para Aprender que desde primero de primaria hasta la preparatoria forma estos dos elementos de un emprendedor por medio del juego y más de 1800 actividades lúdicas que llevan a los niños a comprender el lenguaje del emprendimiento.

Latinoamérica debe entender que la formación en emprendimiento es una herramienta vital en la instrucción de los educandos con la finalidad de cambiar el paradigma de extrema desigualdad que vivimos en la región.

Desde mi experiencia en la formación de niños emprendedores (más de 30 mil niños en toda Latinoamérica) hemos logrado cambiar el patrón de la región, pues hoy son niños emprendedores con metas claras en la vida, muchos de ellos creadores de empresas que hoy son una realidad.

¿Qué debemos enseñar para desarrollar al emprendedor moderno además del Espíritu Emprendedor y el Pensamiento Empresarial?

1-    Creatividad. La creatividad es un modo de vida y no un concepto exclusivo de artistas. Es una manera de entender el mundo, ver sus necesidades y resolverlas. La creatividad se debe instruir desde la niñez por medio del juego, de la libertad para que los niños expresen su propio concepto del mundo y sus problemas.

2-    Asumir riesgos. Debemos enseñar a ser arriesgados, a salir de la zona de confort, eso sí, siendo inteligentes y calculadores. Mientras más a temprana edad lo formemos, mucho mejor. Es más fácil ser emprendedor cuando no se tiene las obligación de mantener a una familia.

3-    Socializar. El mundo digital (fundamental en la actualidad) ha creado jóvenes solitarios e incapaces de socializar. Debemos enseñar las habilidades sociales como una de las más fuertes herramientas de convencimiento para un emprendedor.

4-    Ser feliz. Por años nos dijeron que había que dedicarse a lo que nos augurara dinero para vivir. Hoy el mensaje es otro: Haz lo que te guste con pasión, busca ser el mejor, y eso te asegurará un futuro exitoso.

5-    Seguridad en sí mismo.

6-    Resiliencia. Como la capacidad de reponerse ante la adversidad.

7-    Adaptabilidad. Este quizás sea uno de los valores modernos más importantes para un ser humano. El mundo cambia, se une, se transforma. Adaptarse rápidamente te abre miles de puertas.

Muchos autores señalan diferentes aspectos para la formación de un emprendedor, todos son maravillosos y necesarios; lo importante es que nuestro sistema educativo entienda que el camino de formación debe ser el de cimentar las habilidades para dejar de formar “niños empleados” que cuando crezcan sigan engordando los porcentajes de desempleo que tanto afecta a Latinoamérica.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

CHINA Y SU EDUCACIÓN SUPERIOR

Definitivamente la educación es el motor de un país moderno. La riqueza ya no se mide únicamente con las empresas que se puedan tener, hoy el capital intelectual es la mayor riqueza de un país, y gracias a esto, muchas economías han decidido mejorar sus sistemas educativos para competir, disminuir la pobreza y las desigualdades, y crecer sus economías. Ejemplos en el mundo, tenemos varios, sobre todo el de gran parte de los países asiáticos, quienes hace algunos años enviaban a sus alumnos a estudiar a las mejores universidades del mundo (Harvard, Stanford en Estados Unidos, y Cambridge en Inglaterra) con la idea de que al regresar mejoraran procesos en las empresas donde se ubicaran. Hoy sus objetivos son diferentes, pues encontraron que el enviar a sus estudiantes, además de costoso, era “entregar” a otros países lo mejor de su capital intelectual, por tal motivo mejoraron sus sistemas educativos para capacitar in situ, a sus estudiantes. Tal es el caso de China, y en específico las Universidades de Pekín y  de Shanghái, que por muchos años no fueron bien evaluadas, hoy se encuentran entre las mejores de la región, o la Universidad de Tsinghua que hoy se encuentra entre las 25 mejores del mundo.

Y es que China entendió que la educación superior es el motor y soporte del país, y no solo abre universidades (en promedio una cada semana), sino que se están enfocando en carreras que fortalecen la ciencia y la tecnología pero con altísimos estándares de calidad.

China no solo invierte en educación, en la actualidad gasta mucho más que prácticamente todos los países en armamento, exploración espacial, energía verde, y paradójicamente, en fútbol.

Durante décadas Estados Unidos tuvo la mayor proporción de estudiantes universitarios y por ende dominaban el mercado profesional, pero hoy las cosas han cambiado; en términos de “producir” egresados, China ha superado a Estados Unidos y a los sistemas combinados de universidades en los países de la Unión Europea. La brecha existente se va acentuar todavía más. Las predicciones más modestas estiman un crecimiento para 2030 del 300% de graduados entre 25 y 34 años, comparado con un aumento del 30% esperado en Europa y EE.UU.

Para el 2013, el 40% de los graduados chinos completó sus estudios en una carrera relacionada con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, más del doble que los egresados estadounidenses, China entendió que había que alinear la economía con la educación y están decididos a convertirse en le mayor proveedor de tecnología del planeta.

Durante años siempre se creyó que la cantidad de alumnos por aula era inversamente proporcional a la calidad, China ha demostrado lo contrario. En las más recientes pruebas PISA de la OCDE, el 10% más desfavorecido entre los niños de 15 años de edad en Shanghái obtuvo mayores calificaciones en matemáticas que el 10% de los niños de 15 años más privilegiados en EE.UU… increíble.

Mucho se ha discutido sobre los nuevos modelos educativos en el mundo, y en México no nos quedamos atrás, pero la enseñanza que hoy nos deja el gobierno chino es hacia el ENFOQUE CLARO del camino que quiere seguir China, como meta, y sobre la ALINEACIÓN DE LA EDUCACIÓN CON LA VOCACIÓN DEL PAÍS, como soporte sostenido de crecimiento.

En definitiva, mucho que aprender de nuestros amigos asiáticos que tan cerca tenemos hoy en día, con las diferentes armadoras que tenemos en México.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx