Monthly Archives: November 2016

LAS UNIVERSIDADES DESAPARECERÁN: David Roberts  

Desde hace algunos años he venido usando este medio para dar a conocer los graves problemas que tiene la educación en México, problemas que son reflejados en dos principales aspectos: los malos resultados de nuestros alumnos en las pruebas internacionales, y la pérdida de competitividad.

La educación disruptiva hoy se ha convertido en una revolución difícil de detener, por lo que estoy seguro que México tarde o temprano tendrá que “sacudirse” y entender que si no cambia el modelo, la pobreza nos seguirá inundando.

Hace unos días conocí una interesante entrevista que le realizó la periodista Ana Torres a David Roberts, quien es uno de los mayores expertos en tecnología disruptiva en el planeta y también uno de los personajes más representativos de Singularity University, la universidad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google. Singularity University ha roto con el modelo de títulos y diplomas, su único objetivo es formar líderes capaces de innovar y atreverse a romper las normas para alcanzar el ambicioso reto que se ha marcado la universidad en 20 años, que es el de desarrollar la tecnología para resolver los grandes desafíos del planeta: alimentar a toda la población, garantizar el acceso al agua potable, la educación para todos, la energía sostenible o cuidar el Medio Ambiente, entre otros.

Para Roberts la mayoría de las universidades tienen los días contados pues considera que se han enfrascado en sistemas obsoletos que definitivamente no desarrollan las habilidades que requiere el mundo actual.

Quisiera presentar de manera textual una de las preguntas realizada por la periodista Torres al Profesor Roberts, en la cual nos presenta el complejo panorama educativo que vivimos.

Pregunta. ¿Cuál es hoy es principal problema de la educación?

Respuesta. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura. Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene. Algunos son afortunados de tener unos padres que les ofrecen eso, pero la mayoría no. Los programas académicos están muy controlados porque los gobiernos quieren un modelo estándar y creen que los exámenes son una buena forma de conseguirlo. Otro de los grandes dramas es la falta de personalización en las aulas. Cuando un profesor habla, para algunos alumnos irá demasiado rápido, para otros muy despacio y para cuatro a la velocidad idónea. Luego les evalúan y su curva de aprendizaje no importa, les aceleran al siguiente curso. Hoy sabemos que si nos adaptamos a los diferentes tipos de inteligencias, el 98% de los alumnos obtendrán el mejor resultado.

Como podemos observar, la educación tradicional hoy debe migrar a una educación personalizada que desarrolle las habilidades que requiere el mundo moderno. Quizás si México decidiera enfocar su sistema educativo en la persona (como lo hace Finlandia) y no en el conocimiento como fin último, podríamos lograr un cambio significativo en las próximas décadas. Mientras tanto seguiremos sufriendo en las comparativas educativas internacionales,  perdiendo competitividad, y lo más preocupante, acrecentando la pobreza del país.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

GANÓ TRUMP. ¿Y AHORA QUIÉN PODRÁ AYUDARNOS?

Y nunca llegó el Chapulín Colorado, por lo que debo confesar que después de las elecciones a la presidencia de Estados Unidos, pasé dos terribles noches sin dormir pensando en las “desastrosas” consecuencias que traería para México la elección de Donald Trump.

¿Por qué ganó Donald Trump?

Desde mi particular punto de vista, estas son las principales razones:

  • La clase obrera de Estados Unidos ha bajado drásticamente su nivel de vida en los últimos años, por lo que cualquiera que les dijera que les  regresarían “lo que merecen”,  se ganaría sus aplausos.
  • Clinton se olvidó en su campaña de los “campesinos” del país, la gente de las granjas, esos a los que cada día les alcanza menos el dinero, para enfocarse en las minorías. Un error bastante caro pues los demócratas perdieron estados que jamás creyeron perder.
  • Donald Trump provoca certeza en la gente. Así pudieran ser falsas sus promesas, las decía de una manera convincente para las masas que poco estudian y rápido olvidan.
  • Trump se cree sus ideas o mentiras, y se encarga de convencer a todos de ellas. Mientras más grande sea la mentira, más gente se la cree.
  • Tristemente descubrimos que una gran parte de Estados Unidos es aún racista. Y Trump es el claro ejemplo de un racista.
  • Trump se presentó ante la gente como el “salvador de USA”, un superhéroe, y esto le encanta al pueblo estadounidense: “salvar al mundo”.
  • Los latinos no votaron por Clinton como se esperaba. Es más, algún porcentaje importante votó a favor del Republicano.
  • Y como comentó Jürgen Klaric: “a los estadounidenses los educan desde chiquitos para ser Donald Trumpcitos (millonarios con pocos valores y seguros).

¿Qué va a pasar?

La realidad es que México fue el “chivo expiatorio” de la campaña de Trump, por lo que las consecuencias las estamos viendo y las seguiremos sufriendo. Al cierre de esta editorial, el dólar superaba los 21 pesos, además de generarse una gran incertidumbre entre los inversionistas mundiales. Para Forbes, Carlos Slim ha perdido cerca de 10 mil millones de dólares de su fortuna, debido al triunfo del Republicano.

Cuando el presidente de México invitó al aún candidato Donald Trump, muchos nos molestamos por esta acción. Yo particularmente consideraba prudente la invitación, pero reproché a Peña Nieto el no exigir en público al candidato Trump, que pidiera una disculpa a México por sus insultos. Eso quedó atrás, pero quizás esa invitación y lo que hablaron en privado, pudiera convertirse en una gran “visión” de la administración Peñista y en una “tabla de salvación” para los temas que nos preocupan de la presidencia del Republicano.

Dentro de las acciones planteadas por Trump y su equipo para los 100 primeros días de mandato, se encuentran particularmente tres que preocupan a México: La construcción del muro fronterizo, la renegociación del tratado de libre comercio y la repatriación de los mexicanos ilegales que viven en USA.

Ojalá que la “visión” de nuestro Presidente nos ayude a mitigar el coletazo de esta elección, pues la realidad es que aún nos sentimos noqueados por el resultado, una elección que nos obliga a pensar en preparar a nuestro país para el peor escenario.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

El Mundo nos exige: UNA NUEVA MANERA DE EDUCAR

Para varios investigadores norteamericanos un niño de 5 años en la actualidad pudiera tener más información que un emperador romano.

El mundo está cambiando radicalmente y los sistemas educativos no avanzan al ritmo que se exige.

Según Dave Price, en el 2014 se calculaba habían unos 7 mil millones de computadores conectados a internet en el planeta, lo que equivalía al total de la población mundial. Para el 2015 la cifra se duplicó. En el 2014 se estimaba que, en un solo minuto en internet, se mandaban doscientos cuatro millones de mails, se descargaban cuarenta y siete mil aplicaciones, se hacían seis millones de visitas a Facebook y dos millones de nuevas búsquedas en Google, se subían tres mil fotografías, se publicaban cien mil tuits, había 1,3 millones de visualizaciones de videos en YouTube y se subían treinta nuevas horas de video.

En varios escritos he presentando la realidad de nuestro sistema educativo el cual está claramente enfocada al aprendizaje como fin último y no al desarrollo del ser humano para que el conocimiento sea una consecuencia de un ser humano fortalecido, que lo adquiere.

Para Ken Robinson (experto en educación) el aprendizaje es nato en los niños y habla sobre la inminente necesidad de un niño para aprender a comunicarse. “A los dos o tres años la mayoría de los niños aprenden a hablar con extraordinaria fluidez, y no son los padres quienes les enseñan a hacerlo; no podrían, pues no disponen de tiempo ni tendrían la suficiente paciencia. Los niños asimilan el lenguaje por el simple hecho de verse expuesto a él”.

Sugata Mitra (investigador educativo hindú) se planteo la pregunta: ¿hasta que punto los niños son aprendices natos?, y este cuestionamiento lo llevó a hacer unas investigaciones en Nueva Delhi.

Uno de los experimentos consistió en instalar un computador en una pared, conectarlo a internet y observar como los niños se comportaban ante él. Además de no haber visto nunca un computador, los niños no sabían inglés, idioma en el que funcionaba ese ordenador.

Lo sorprendente del asunto fue que los niños aprendieron el uso del equipo con una velocidad sorprendente, y luego comenzaron a enseñar a otros niños sobre su funcionamiento.

Al cabo de unas horas ya escuchaban música, grababan sus voces y navegaban en internet.

Los experimentos fueron a tal punto de tratar de entender si los niños de 12 años eran capaces de aprender biotecnología solos, con las ayuda del computador y el internet. Al cabo de dos meses los niños respondían cuestiones como: “Aprendimos que la replicación incorrecta de la molécula de ADN causa enfermedades genéticas…”

Nuestro actual sistema educativo se fundamente, en parte, en memorizar información e ideas. Robinson señala: Las escuelas perecen dar por sentado que solo existen dos opciones: tener buena memoria o no; y si no se tiene, deducen que el alumno no es muy inteligente y que deberá esforzarse más.

Justo allí nos equivocamos. No hemos entendido que el conocimiento ya existe, y que el estudiante lo puede recibir, mejorar y transformar, desde el acompañamiento que es capaz de entender las fortalezas y debilidades del propio educando. Todos somos diferentes, todos aprendemos de manera diferente, pero nuestra realidad y la velocidad como cambia el mundo, nos invita a repensar lo que hoy hacemos con nuestros estudiantes.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

EL PÁNICO HACIA EL MAL MANEJO DEL DINERO

Desde hace un buen rato he venido trabajando en entender el proceso educativo desde la temprana edad hasta el nivel de los posgrados. Luego de mi maestría en administración entendí que el sistema educativo en México, y quizás de Latinoamérica entera, forma empleados antes que empresarios.

Todos salimos de la educación media superior sin conocer “ni papa” de finanzas, lo que nos convierte en un país que no sabe administrar sus recursos y peor aún, un país que gasta más de lo que gana. Si no lo cree, analice nuestra deuda externa.

Hace unos días conocí un artículo de Adina Chelminsky denominado “El pánico de criar hijos malos para el manejo del dinero”, en el cual presenta su preocupación de formar hijos flojos, dependientes, merecedores, que vivan sueños financieros sin aterrizar o que siempre estén a la espera del dinero o crédito fácil, o peor aún, completamente dependientes de sus padres, financieramente hablando.

La realidad es que coincido plenamente con Adina en su preocupación, aunque a mí lo que realmente me mueve, es la educación financiera a temprana edad, no solo para evitar lo señalado por la escritora, sino principalmente para cambiar “el chip” de formar empleados a fin de crear emprendedores que sean capaces de cambiar a México, generando más trabajo para los millones de pobres que hoy viven en condiciones deplorables.

México necesita formar en su gente la habilidad emprendedora, solo así pasaremos de ser una sociedad esperanzada en lo que le pueda dar el gobierno, a una sociedad independiente que sea capaz de ver oportunidades en cada paso de su vida.

Lastimosamente hemos educado a nuestra gente para que pida despensas, materiales para sus casas, dinero por un voto, etc., pero si cambiamos la educación seguro lograremos formar personas capaces de cambiar sus complejas realidades.

Adina en su artículo comentó sobre 3 principales aspectos para la educación de los hijos hacia el buen manejo del dinero; comentando previamente que los valores globales son fundamentales en la formación, pero además debemos tener:

  • Educación Inteligente. Debemos ser capaces de plantear en el hogar el sueño de una educación superior, que si bien no garantiza el éxito, si ayuda a ampliar un abanico de posibilidades, además de una mejor estructura de pensamiento. Debemos enseñar inglés, chino mandarín, además de contar con una formación centrada en la persona y no en el conocimiento.
  • Aprender a chambear. El buen trabajador no nace, se hace. Buscar que los niños se empleen formalmente (dependiendo se su edad) es fundamental para que entiendan el mundo real, ese donde se pierde y se gana, ese mundo que nos obliga a ser resilientes. Quizá queremos que nuestros hijos sean empresarios, y las armas que encontrarán en el mundo real enfrentándolo como “ensayo” desde la niñez, son fundamentales para el logro de un ser humano exitoso.
  • Manejo y valor del dinero. La educación financiera es FUNDAMENTAL. Más allá de enseñarles los fundamentos del manejo del dinero, hay que enseñarles a vivir con límites de dinero. Necesitamos enseñarles a ahorrar para invertir y a reinvertir.

No me cansaré de decir que México es GRANDE, solo que no terminamos de creerlo, y la educación es el mejor camino para construir el país donde soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx