Monthly Archives: June 2017

A…LIENTES, QUIZÁS HASTA EL NOMBRE NOS TOQUE CAMBIAR

En los últimos días hemos vivido calores intensos que nos agobian y nos obligan al uso de sistemas de refrigeración. Y es que hemos tenido un año bastante seco por lo que cada día que vemos algunas pequeñas nubes, únicamente esperamos que inicien las lluvias para mitigar el calor tan fuerte que soportamos.

Más allá del calor, tenemos el problema del agua, pues hoy sabemos que éste es el “gran” problema del estado.

Al mes estamos consumiendo cerca de 113 millones de litros de agua, algo así como 160 litros por persona al día. En muchos lugares del estado, contamos con pozos de hasta 600 metros de profundidad, extrayendo aguas con metales pesados que seguramente afectan nuestra salud, sumando un problema más para la sociedad.

Según especialistas de la Comisión Nacional del Agua, nuestro estado cuenta con este recurso únicamente para 15 años más, así que yo me pregunto: ¿Y entonces qué vamos a hacer?

El tema no es exclusivo de nuestro estado, pues algunos datos preocupantes a nivel global, son:

2 millones de toneladas de residuos de alcantarillado y desechos industriales y agrícolas se arrojan cada día a las aguas de ríos y océanos del mundo, 1,8 millones de niños con menos de cinco años -uno cada 20 segundos- mueren cada año por enfermedades causadas por el agua, según la ONU.

Alrededor de 3.000 millones de personas no disponen de condiciones sanitarias adecuadas, y en los últimos 40 años el número de especies que viven en aguas de ríos, lagos y subterráneas ha descendido un 50 por ciento, dos tercios más que en los medios terrestre y marino.

La industria en el mundo es responsable del vertido cada año de entre 300 y 400 millones de toneladas de metales, disolventes, sustancias tóxicas y otros desechos en el agua.

Aguascalientes tiene la obligación de generar estrategias inmediatas que nos ayuden a resolver este preocupante problema que nos llevaría a una debacle sin remedio, en caso de llegar al punto de no retorno.

Algunas ideas:

-       Tenemos que generar una campaña estricta de ahorro del agua. El agua no puede ser barata para un estado que no la tiene. Debe ser cara, de buena calidad, además de ser muy estrictos en su uso.

-       Tenemos que generar filtros y tratamientos para el agua que extraemos, pues tomarla como lo estamos haciendo nos generará cada vez más problemas de salud con altos costos para el estado.

-       Nuestro código de desarrollo urbano debe cambiar de inmediato, pues debemos entender que se desperdicia menos agua cuando construimos en altura (de cada litro que extraemos, el 60% se pierde en transporte). Nuestra sociedad debe entender que es momento de cambiar nuestras costumbres, y vivir en edificios será necesario.

-       Debemos obligar a todos los habitantes del estado a usar sanitarios ahorradores de agua, duchas ahorradoras y sistemas de captación de agua interna de las casas, para su reúso.

-       Es vital que nuestras universidades se unan y trabajen en sistemas de bajo costo para que cada casa cuente con su propia mini-planta de tratamiento de aguas, así podremos reusarla las veces que sea necesario.

Ideas pueden existir muchas, el tema es que estemos convencidos de que sin agua, no tendremos futuro. Aguascalientes necesita cambiar sus hábitos y solo unidos podremos entender que el agua es de todos y para todos, pero necesitamos cuidarla para poder seguir disfrutándola.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

NUESTRA EDUCACIÓN SUPERIOR FUNDAMENTAL PARA UN FUTURO EXITOSO

Nuestros jóvenes egresados de las preparatorias inician ahora un periodo complejo en sus vidas: escoger una profesión y una universidad para estudiarla.

Aguascalientes posee un buen sistema educativo, buenas universidades públicas y privadas, pero lastimosamente también cuenta con un sinnúmero de “universidades” que forman mediocremente a sus estudiantes.

Si partimos de que el capital intelectual es el mayor valor agregado para un país, una región, la educación superior se convierte en el elemento toral para que la economía crezca.

Lastimosamente nuestras autoridades educativas no han sido capaces de frenar la mercantilización de la educación superior, por tal motivo hoy contamos con instituciones, que no debieran llamarse universidades, formando con muchas carencias a los jóvenes, quienes se integrarán en escasos años al sector productivo de la entidad.

Aguascalientes suma casi 50 universidades, de las cuales escasamente 10 cuentan con los estándares que se requieren para una formación integral que augure a los estudiantes las herramientas para enfrentarse al complejísimo mundo en el que vivimos.

¿Qué analizar a la hora de escoger una universidad?

Considero que un egresado de preparatoria debe revisar en las opciones que él considere adecuadas para su formación, los siguientes aspectos:

1-    Nivel académico.Deben revisar si la institución ha ganado concursos, si cuenta con certificaciones, con publicaciones, tiene apoyo de tutores, entre otras.

2-    Calidad de los Maestros. Los Maestros son el “corazón” de una Universidad. Debemos revisar el nivel académico de los mismos, su hoja de vida, su relación con el sector productivo.

3-    Instalaciones. Una universidad debe contar con los espacios adecuados para el buen desarrollo de la vida estudiantil.

4-    Investigación. Una universidad que no produce conocimiento, no debería llamarse universidad, así que conocer algunas de las líneas de investigación de la universidad es fundamental para medir la calidad con que trabaja.

5-    Fomento al deporte. Una buena universidad siempre promoverá el deporte entre sus alumnos, ya sea a nivel competitivo o recreativo.

6-    Desarrollo cultural. La cultura es un pilar fundamental en cualquier universidad. Debemos revisar el plan de desarrollo cultural de la institución.

7-    Internacionalización. En un mundo globalizado, es fundamental tener la posibilidad de cursar algunas materias o ciclos en el extranjero. Una buena universidad ofrecerá estas posibilidades.

Sumado a estos puntos, una Universidad debe desarrollar habilidades particulares en sus alumnos, como: emprendimiento, toma de decisiones, resolución de problemas, mediación, creatividad como modo de vida, capacidad de adaptación, resiliencia, entre otras.

México necesita de mejores profesionistas competitivos, por lo que debemos pugnar por contar con instituciones serias que nos ayuden a fortalecer nuestro capital intelectual. Ojalá que los jóvenes sean lo suficientemente inteligentes para entender que una buena educación será una excelente herramienta para forjarse un futuro exitoso.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

IRRACIONALIDAD ACEPTADA, LA SALIDA DE TRUMP

Definitivamente estamos en un planeta que decidió vivir una irracionalidad aceptada. Cada año talamos más 10 millones de hectáreas de bosques; en América Latina destruimos 20 hectáreas de bosques cada minuto. Anualmente estamos enviando 6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que ocasiona gravísimos problemas de salud que están llevando a la muerte a cerca de 2 millones de personas cada año.

Según datos de investigadores norteamericanos, el hielo polar se derrite a un 9 por ciento por década y el grosor del hielo ártico ha perdido un 40 por ciento desde los años 60´s. El año pasado ya tuvimos la primera migración de una comunidad en Alaska debido a inundaciones por el cambio climático.

Como podemos observar, nuestro planeta azul se sostiene con “dos hilitos”, por lo que el convencimiento de nuestros gobernantes en el tema, es fundamental para alargar su vida.

Desde esta perspectiva, duele demasiado que el presidente del segundo país más contaminante del mundo, Estados Unidos, abandonara el Acuerdo de París el cual se refiere a un compromiso dentro del marco de la ONU, sobre el cambio climático que establece medidas para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Donald Trump decidió abandonar el acuerdo debido a sus compromisos de campaña de desarrollar y potenciar la economía de Estados Unidos al costo que fuese. Como diría el periodista David Santos Gómez: “Donald Trump lo escenifica todo. Lo culmina todo. Parado en la rosaleda de la Casa Blanca para acabar con la participación de Estados Unidos en el acuerdo medioambiental de París, mientras miente descaradamente para justificar sus irresponsabilidades. Su libreto no supera un detector de mentiras, pero qué más le da a él o los que lo aplauden, si con el poder en sus manos la verdad es apenas una masa que se estira a conveniencia”.

La realidad es que a nuestro planeta lo hemos venido destruyendo poco a poco, y lo podemos resumir en tres aspectos principalmente: La destrucción del medio ambiente, la pérdida decidida de valores y la lamentable distribución de la riqueza (los 85 hombres más ricos del planeta tienen lo mismo que 3.500 millones de personas).

La esperanza en la tierra surge cuando encontramos líderes como el presidente de Francia Emmanuel Macron quien está convencido del grave problema que enfrenta nuestro planeta y la sociedad en sí.

En su discurso posterior a la salida de Estados Unidos del Acuerdo, el presidente invitó a todos los científicos, ingenieros y empresarios preocupados por el medio ambiente, además de ciudadanos decepcionados por las decisiones del presidente Trump, a irse a trabajar de la mano del gobierno francés para encontrar soluciones tangibles que nos ayuden a mitigar el cambio climático. Aseguró de manera esperanzadora, que Francia no bajará la guardia y trabajará cada día por hacer al planeta grande de nuevo (make the planetgreat again).

Excelente noticia para un mundo que tristemente se sigue moviendo únicamente por intereses económicos, olvidando que existiremos únicamente mientras tengamos donde vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

LAS NUEVAS HABILIDADES

Hace unos días escribía sobre las profesiones que según un estudio de una universidad canadiense serían las más demandadas en 20 años; expertos en nostalgia, expertos en recuperación de la naturaleza, diseñador especializado en basura, expertos en simplicidad, terapeutas para el final de la vida, consejero de robots, entre otras.

La realidad es que el sistema educativo nos ha formando para obtener otro tipo de habilidades que hoy no se vuelven relevantes, entre ellas, la memorización. En el actual sistema, quien memoriza bien, es bueno, los demás “no sirven”. Esto es una completa aberración pues el mundo moderno nos exige habilidades diferentes como la capacidad de tomar decisiones, la de adaptarnos ante entornos diferentes y complejos, la capacidad de resolver problemas, la de usar la creatividad como modo de vida, el saber ser emprendedor, saber resolver situaciones bajo altísima presión, entre otras, lo que nos obliga a realizar un cambio radical a los sistemas educativos si pretendemos ser competitivos en el mundo global en el que vivimos.

Hace unos días William Henry Gates III, más conocido como Bill Gates comentó algunos puntos interesantes dirigidos a los jóvenes del mundo.

“Estimada clase 2017, felicitaciones. Han logrado algo que yo nunca logré: obtener un título universitario”. Así comenzó su discurso a jóvenes, el hombre más rico del planeta.

Para Gates los jóvenes del mundo deberían enfocarse a carreras como inteligencia artificial, energía y biociencia, ya que desde estas áreas se podría impactar a millones de personas. Para Gates, un filántropo de corazón, las personas y sus desigualdades se han convertido en un gran problema a resolver por la humanidad.

Sobre la inteligencia artificial comentó que hay que aprovechar todos los caminos que hagan mas productiva y divertida la vida de las personas.

En cuanto a la energía comentó que ésta debe ser limpia, asequible y confiable para poder mejorar a la humanidad y alejar el cambio climático.

En cuanto a la biociencia, Gates comentó que es importante, pues ayudaría a darle a las personas, vidas más largas y saludables.

Para el magnate el rodearse de personas que nos reten, enseñen y presionen a ser mejores, es el camino para lograr algo en la vida, pues la comodidad nos lleva  a estados de pasividad que poco aportan.

Este mundo complejo en el que vivimos nos exige otras habilidades diferentes a las que desarrollaron nuestros padres y que nos fueron inculcadas en las escuelas, aunque los valores seguirán siendo el cimiento firme de un ser humano, los sistemas educativos deben centrarse en entender a cada estudiante para potenciar sus fortalezas y disminuir sus debilidades, ya que la formación “tipo manda” donde todos eran encasillados en un mismo estilo de aprendizaje lleva a la gran mayoría de los estudiantes a sufrir procesos complejos para entender y adaptarse al mundo real.

México inicia con un nuevo modelo educativo el cual lleva por lema: La escuela al centro, ojalá que su aplicación nos lleve a mejorar el procesos, formando los estudiantes que el país necesita para ser mejor, disminuir las desigualdades y competir en el complejo mundo en el que nos ha tocado vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

ESTADO DE VIOLENCIA: NUESTRA REALIDAD

Hace unos días el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos entregó las conclusiones del estudio Armed Conflict Survey 2017 en el que ubica a México como uno de los países más violentos del mundo, con índices cercanos a los de Siria. De inmediato la Secretaría de Relaciones Exteriores en conjunto con la Secretaría de Gobernación externaron su rechazo categórico sobre los resultados señalando que el estudio carece de rigores técnicos y metodológicos y que el país considera que la tasa de homicidios es mucho más alta en países de la región tales como Honduras, Venezuela, Colombia o Brasil… increíble creer que si “tapamos el sol con un dedo”, resolvemos todos nuestros conflictos.

Según la Secretaría de Gobernación desde el inicio de la presidencia de Enrique Peña Nieto se han asesinado a 79.344 mexicanos. En marzo del presente año se asesinaron 2.020 personas, y según el periodista Jorge Ramos: “Si continúa el promedio mensual como hasta ahora, hasta diciembre de 2018, cuando Peña Nieto entregue la presidencia, su gobierno será el más violento en la historia moderna de México. Superaría, incluso, los 104.089 muertos de la presidencia de Felipe Calderón”.

Según Ramos, durante la presidencia de Peña Nietro se han secuestrado 5.692 personas, además de que hoy somos señalados como uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo, junto con Siria, Somalia y Afganistán.

La realidad es que México se desangra frente a nuestra cara y ante la pasividad de nuestros gobiernos. La guerra generada por la delincuencia común y el narcotráfico ha llegado a números inimaginables que nos obligan con urgencia a repensar la estrategia.

Estados Unidos, el principal consumidor de nuestra droga, “camina” con tranquilidad ante el tema y más con un presidente que ha decidido trabajar lo menos posible con nuestro país, por lo que es momento de plantear nuevas estrategias que nos ayuden a disminuir la guerra que hoy vivimos y que las autoridades se niegan a aceptar.

Desde mi punto de vista debemos llevar a cabo algunas acciones, como:

1-    Pensar en la posibilidad de una legalización de las drogas, usando modelos probados como los de Suiza, Holanda o Portugal.

2-    “Limpiar” de corrupción a nuestra policía. Pareciera una tarea imposible, pero si logramos sanciones ejemplares además del cumplimiento de la ley, lograremos este sueño. Algunos países como Colombia nos han mostrado el camino.

3-    Somos un país pobre (70 millones según la OCDE), necesitamos más oportunidades para quienes su único camino es la delincuencia. Esto solo lo lograremos fortaleciendo el consumo interno y apoyando la empresa mexicana. Alemania es un excelente ejemplo de cómo salir adelante creyendo en su gente y su empresa.

4-    Cerrar la puerta al ingreso de armas ilegales de Estados Unidos.

5-    Crear un sistema de ciudadanos vigilantes, donde, con seguridad, podamos señalar a quienes cometen actos ilegales y se investigue con severidad cada acto. En definitiva, hacer que las instituciones funcionen.

Ideas sobran, quizás las ganas de los ciudadanos estén diezmadas ante la impunidad que vive México. Pero no debemos olvidar que lo que hagamos o dejemos de hacer, nos llevará a construir o a destruir el gran país en el que vivimos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx