Monthly Archives: February 2018

NUESTRA DESIGUALDAD EN 7 PUNTOS

Todos sabemos que nuestro país tiene una desigualdad alarmante, pues a pesar de que somos una de las 15 economías más grandes del mundo, seguimos acumulando más de 70 millones de personas con algún grado de pobreza, muchos de ellos ya inmersos en la indigencia, lo que nos tiene sumidos en un círculo vicioso de desigualdad aberrante, pobreza creciente y poco crecimiento que nos ayude a mitigar el problema.

Según Gerardo Esquivel, Investigador de la UNAM, México está entre el 25% de los países más desiguales del mundo, y es uno de los más desiguales de los miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico).

Según la Oxfam México, un organismo no gubernamental que se encuentra en 94 países y busca mejorar las condiciones y los medios de vida de las personas más vulnerables, estas son las 7 razones de la gran desigualdad de nuestro país:

1-    El 1% del país recibe el 21% de todos los ingresos de México. Comparado con 23 países, México es el país que muestra la mayor concentración de los ingresos en menos personas.

2-    Los ricos se hacen más ricos. La riqueza de los 4 más ricos del país suman el 9.5% del PIB. En el 2002, la fortuna de estos 4 sólo era el 2% del PIB. Entre 1996 y 2014, el ingreso per cápita del país solo ha crecido un 1% a tasa anual.

3-    Sectores privilegiados. No cabe duda, nuestro país fomenta y apoya los monopolios, haciendo muy compleja la sana competencia y el crecimiento de otros.

4-    Régimen fiscal favorable a los más ricos. La estructura fiscal en México está mucho más orientada a gravar el consumo que el ingreso personal o empresarial”.

5-    La población indígena es 4 veces más pobre. “Mientras que el 38% de la población hablante indígena vive en pobreza extrema, el porcentaje correspondiente para la población total es inferior al 10%”.

6-    Educación pública vs privada. “Mientras que el pago de colegiaturas y transportación a escuelas privadas es deducible de impuestos, el 48% de las escuelas públicas carecen de acceso a drenaje, 31% carecen de acceso a agua potable, 12.8% no cuenta con baños o sanitarios y 11.2% no tienen acceso a energía eléctrica. Por otro lado, en 61.2% de ellas, los alumnos no cuentan con acceso a un equipo de cómputo que sirva y 80% de los estudiantes no tiene internet”.

7-    Violencia a causa de marginación. Es simple, ante las pocas opciones en gran parte del país, es fácil caer en la tentación del “dinero fácil” que ofrece la delincuencia organizada.

Nuestro país tiene muchas oportunidades para mejorar su equilibrio entre pobreza y riqueza, pero el primer paso es que exista la voluntad de cambio por parte de los actores. Por ahora nuestro país enfoca sus fuerzas en hacer más ricos a los ricos, olvidando a los pobres que ante la falta de oportunidades son presa fácil de los grupos al margen de la ley. Ojalá que para éste 2018, un año importante para México debido a las votaciones presidenciales, nuestros candidatos analicen de forma real nuestros problemas y busquen soluciones de fondo que nos ayuden a ubicarnos en el lugar que merece un país tan rico como el nuestro.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx

URGE BUSCAR OTRO CAMINO PARA COMBATIR LA VIOLENCIA

Para nadie es un mito que México vive una violencia compleja que nos lleva a pensar en soluciones que hasta ahora no hemos podido materializar.

Según organismos gubernamentales, durante el sexenio del expresidente Felipe Calderón Hinojosa, se acumularon cerca de 121 mil homicidios dolosos, los cuales se suman a los 115 mil que al cierre del 2017 acumula el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Para ponernos en contexto bien vale la pena analizar los muertos en diferentes eventos de la historia. El los atentados de las Torres Gemelas en Estados Unidos, fallecieron 2.973 personas; en la dictadura en Chile de Augusto Pinochet entre 1997 y 1990 fallecieron 2.095 personas y desaparecieron 1.102, según autoridades actuales del país sudamericano. El Tsunami de Japón en 2011, causó 16.000 muertos y desaparecidos; los israelíes y palestinos muertos durante la segunda intifada fueron cerca de 7.500; la guerra de Vietnam que duró 11 años acumuló 58.159 muertes estadounidenses; y en la guerra de Bosnia de 3 años, la cifra oficial de muertes fue de 97.297 personas.

Desde este comparativo podemos dimensionar el delicado problema que vivimos y que no ha tenido una estrategia de solución que nos ayude a mitigar el problema.

Con el expresidente Calderón y su decisión de “acabar” con el narcotráfico, la violencia en México se recrudeció a niveles que ni el propio Calderón hubiera imaginado. El gasto federal en defensa, seguridad pública y procuración de justicia de su sexenio pasó de 66.000 millones de pesos en 2007 a 129.000 millones de pesos en 2012 (según Sabino Bastidas consultor y analista político), los cuales, como pudimos observar, no surtieron ningún efecto positivo para el país.

Pero el gasto sigue creciendo, en 2015 por ejemplo, se erogaron cerca de 209.000 millones en estos conceptos. La tasa de homicidios dolosos en nuestro país es de 15.7 casos por cada cien mil habitantes, que es diez veces más alta que la del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la cual es de 1.6 homicidios.

 

El panorama es complejo, y se agrava cuando escuchamos a quienes pretenden dirigir a México, pues no se vislumbra en ninguno una estrategia que nos ayude a detener este derramamiento continuo de sangre.

¿Qué hacer?

Hace unos días tuve la oportunidad de comunicarme con un experto colombiano en seguridad, el Dr. Mauricio Facio Lince Prada, quien fue partícipe del cambio que se dio en la ciudad colombiana de Medellín la cual fue la entidad más peligrosa del mundo en los años 90´s.

Para Facio Lince Prada el camino que un país debe llevar a cabo para generar una estrategia de cambio en seguridad, consta de 3 faces:

1-    Diagnóstico. Este punto debe incluir un análisis sobre la percepción, las principales problemáticas y un análisis puntual de los diferentes sectores (criminalidad, justicia, integración social y urbanismo social).

2-    Propuesta de Plan Estratégico. Este plan debe surgir de un trabajo conjunto entre los diferentes actores relacionados con la seguridad, buscando un plan de desarrollo metodológico sumado a las herramientas de implementación posibles con que se cuenten.

3-    Plan Estratégico en Acción. El plan debe incluir 4 puntos fundamentales, la Criminalidad, en cuanto a respuesta, procedimientos, investigación criminal,  indicadores y monitorización. Luego la Justicia, en cuanto a la cercanía con el ciudadano; luego la Integración Social, y por último el Urbanismo Social.

 

Queda claro que no sólo con armas se combate la delincuencia, luego de los últimos sexenios, bien valdría la pena analizar que hicieron en otros países para mitigar este gran flagelo que nos destruye y nos genera tanta desesperanza y dolor.

rectora@ucuauhtemoc.edu.mx

 

 

MÉXICO MERECE MUCHO MÁS DE QUIENES PRETENDEN DIRIGIRLO

“Cuando un candidato invierte millones y millones en su campaña: No es un candidato, es un empresario y como empresario cuando sea elegido, sólo pensará en sacar lucro, provecho y en lo que menos pensará… será en la gente”

Carlos Gaviria Díaz

Si bien aún no inician formalmente las campañas a la presidencia, ya estamos escuchando las ocurrencias (pues no llegan a propuestas) de todos los candidatos.

Particularmente estas elecciones 2018 son bastante importantes para México, pues nos jugamos mucho en los próximos años. Para iniciar tenemos a un presidente vecino que definitivamente no quiere trabajar con nosotros y que aprovecha cada momento para atacar y ridiculizar, no sólo a México, sino a los países en vías de desarrollo.

Por otro lado tenemos una violencia que no da tregua que ya acumula cerca de 240 mil muertes en dos sexenios, la cual no hemos podido controlar, y mucho menos, disminuir.

Para finalizar está nuestra economía, la cual está estancada desde hace tiempo, pues el petróleo (nuestro primer ingreso) no estabiliza sus precios y no creo que lo haga, pues el mundo desarrollado está buscando otras alternativas en energías limpias; luego las remesas (nuestro segundo ingreso) muy amenazadas con las decisiones de Trump que quizás pueda proponer cobrar un impuesto a remesas para pagar su inverosímil muro fronterizo; luego tenemos al turismo (tercer ingreso), el cual se ha mantenido estable, incluso ha crecido, pero que pudiera estar afectado por la violencia generalizada que estamos viviendo, y que de seguir así, seguro ahuyentará a los visitantes. Luego tenemos a la industria automotriz (cuatro ingreso) la cual seguramente vivirá una crisis posterior a la finalización de las mesas de diálogo del TLCAN.

El panorama es complejo para México y en este 2018 nos jugaremos mucho, por lo que escuchar a los que aspiran a dirigir a México lo llena a uno de enojo y frustración.

Entiendo perfectamente que aún están “calentando motores”, pero como decía mi abuelita: “ya se le ve la zanca al pollo”.

México necesita de políticos que analicen profundamente nuestras necesidades. Necesitamos sentar las bases del México que queremos en 30 años, y esto no se logra con ideas populistas que buscan “comprar” votos en la inmediatez de una elección. Lo triste es que TODOS los candidatos, sin excepción, se encuentran inmersos en una carrera de descréditos, insultos, ocurrencias, y disparates que nos muestran muy poco trabajo de análisis para encontrar las herramientas que nos lleven a cimentar el México que soñamos y merecemos.

¿Cuándo tendremos a un presidente que piense en crear las bases de un México que cambie en el largo plazo?

Hoy solo escuchamos insultos, ideas utópicas, incrementos de sueldos sin análisis, solución de la pobreza sin estrategia, destrucción de lo que otros hicieron, etc., etc.

Seguimos esperando al candidato que haga un análisis serio de lo realizado por quienes han gobernado (lo positivo y lo negativo) para desde allí cimentar las bases de un gobierno con estrategia que nos lleve a mejorar en los principales aspectos, que desde mi particular punto de vista, debieran ser:

Economía sostenible, seguridad y compromiso ciudadano, educación incluyente y equitativa, calidad en salud y pensiones, empleo mejor remunerado, transformación hacia energías renovables, infraestructura enfocada a la economía y relaciones internacionales amplias.

México merece mucho más de sus políticos, por lo que les exigimos dignidad en su trabajo para que nos presenten propuestas serias y posibles que ayuden a nuestro país a ubicarse en el lugar que merece.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx