Monthly Archives: December 2018

URGENTE UN PLAN PARA DISMINUIR LA VIOLENCIA

No podemos negar la violencia que nuestro país ha vivido en los últimos años. Según autoridades, cerca de 300 mil personas han sido asesinadas en los dos recientes sexenios en nuestro país debido a la guerra originada por el narcotráfico, y en general, por el crimen organizado. Para algunos periodistas, esta “cifra oficial” se queda corta, pues para ellos, son más de 500 mil muertos… increíble.

No cabe duda de que un país necesita de sus jóvenes para crecer, pues aprovechar la edad laboral es fundamental para el crecimiento económico. En nuestro país, la inseguridad ha llegado a tal punto que las agresiones son la primera causa de muerte en hombres jóvenes, y la segunda entre mujeres jóvenes, según cifras del Inegi. En los últimos 8 años, 72 mil niños, adolescentes y jóvenes (12 a 29 años) han muerto violentamente. Esta triste guerra está destruyendo la juventud mexicana, pues este número nos presenta que cada hora un niño, adolescente o joven, es asesinado.

Según el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) la tasa de mortalidad de jóvenes (12 a 29 años) más alta se registró en Colima, seguido de Baja California Sur, Guerrero, Chihuahua y Sinaloa. Los estados más seguros por su tasa de homicidios juveniles son Yucatán, Campeche, Tlaxcala, Hidalgo y Coahuila.

Para el total de menores asesinados en el 2017, el grupo con más homicidios es el de los adolescentes, el rango de edad de 15 a 17 años, con 69.7 por ciento, seguido de los niños de 10 a 14 años, que representaron 15.6 por ciento del total.

Esta es una guerra que no entendemos, no aceptamos, y que nos desgarra cada día más; una guerra que nos está llevando a perder una importante fuerza laboral requerida para crecer la economía.

El nuevo presidente de México tiene un gran reto para buscar controlar y disminuir esta violencia que tanto nos afecta.

En cuanto al ejército y su salida de las calles, o la legalización de algunas o quizás todas las drogas ilegales, temas que polarizan a la sociedad, podría comentar que la estrategia global que se desarrolle deberá asirse de todas las herramientas que México requiera para garantizar el estado de derecho y buscar erradicar esta guerra que nos frena el crecimiento y nos destruye la credibilidad ante el mundo entero. Por supuesto habrá que evaluar los pros y contras de cada medida, pero lo que sí es cierto es que nuestro país necesita seguridad para pensar en consolidar su desarrollo, sea cual sea la visión que tenga el presidente.

Quizás existan muchas acciones para disminuir esta guerra, pero considero que debemos:

-       Asegurar que nuestras autoridades (jueces, policías, ejercito, etc.) no se vendan al crimen organizado.

-       Garantizar que nuestras cárceles sean espacios seguros y controlados por las autoridades.

-       Crear un desarrollo económico en todas las regiones del país, buscando generar educación y empleo para la sociedad, priorizando los estados más golpeados por esta violencia, y los que no han estado en el radar de los anteriores gobernantes.

-       Analizar pros y contras en cuanto a la legalización de las drogas. Es importante analizar que destruir el tráfico de estupefacientes, originará que las organizaciones criminales busquen otros medios ilegales de subsistencia.

-       Lograr más inversión extranjera y potenciar la nacional, a fin de crear más espacios laborales y con mejores ingresos para los ciudadanos.

-       Fomentar el emprendimiento como motor de crecimiento económico y social. Para tal fin, debemos incluir en el sistema educativo la formación de espíritu emprendedor y pensamiento empresarial.

Este año venidero y con un nuevo presidente, será una excelente excusa para que iniciemos con un cambio radical en materia de seguridad, que nos lleve a vivir en un país diferente. Podrá haber muchas estrategias, lo importante es que Andrés Manuel López Obrador entienda que este tema debe ser prioritario en su mandato y que debe generarse una estrategia global que en el mediano plazo nos lleva a soñar con el país donde todos queremos vivir.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

LOGRANDO EL PENSAMIENTO EXPONENCIAL

Según especialistas, el pensamiento exponencial es un camino para crear soluciones a través de la tecnología que impacten positivamente a millones de personas, por medio de un cambio de mentalidad, habilidades, redes y ecosistemas.

La cuarta revolución industrial está impactando el mundo entero. Hoy vemos como las máquinas y la inteligencia artificial se hacen cargo de muchos trabajos que eran realizados por humanos. Andrés Oppenheimer cuenta en su libro ¨Sálvese quien pueda¨, como quedó sorprendido al llegar a un hotel el Japón, operado casi completamente por robots (únicamente dos humanos eran operarios del hotel), quienes cumplían con todas las funciones tradicionales, con excelente eficiencia.

Para Salim Ismail, autor del libro Organizaciones Exponenciales y director de Singularity University, la aplicación de las nuevas reglas en el uso de la tecnología lleva a las empresas a pasar de un desarrollo lineal a uno exponencial. Estas nuevas empresas exponenciales son 10 veces mejores, más rápidas en su crecimiento y más económicas que las tradicionales. Algunos ejemplos de este tipo de empresas son: Alibaba, Spotify, Uber, Airbnb, Facebook, y Google, entre otras.

Para Salim, las bases para definir el rumbo de una empresa hacia un desarrollo exponencial, son:

1-    Digitalización: Significa traducir un modelo tradicional en un modelo digital. ¿Cómo usar la tecnología para llegar a millones de personas? ¿Qué puedo digitalizar de mi negocio, producto o servicio? ¿en cuánto tiempo lo puedo hacer?

2-    Decepción: Este es el paso “frustrante” de los negocios exponenciales, pues al principio los resultados son más lentos que en los negocios tradicionales, pero es el momento de mantener la calma y no tirar la toalla.

3-    Disrupción: Se trata de romper las normas de lo establecido. Cuando hablamos de disrupción, muchas empresas prefieren mantener las condiciones que les han asegurado éxito en el pasado, allí tenemos el caso de Kodak, quien fue incapaz de reinventarse hacia la fotografía digital, con los resultados catastróficos que todos conocemos. En la fase de crecimiento exponencial la clave es apartarse rápidamente al modelo digital que permita una sostenibilidad en el tiempo.

4-    Desmaterialización: El nivel de digitalización del producto/servicio llega al punto de que se desmaterializa. El mejor ejemplo es la cámara fotográfica la cual llegó al momento de que prácticamente se desmaterializó del mundo físico. Hoy contamos con teléfonos inteligentes u otros aparatos que llevan dispositivos para toma de fotografías con excelente calidad.

5-    Desmonetización: Este paso es la reducción de costos en forma constante debido a la mejora de la tecnología y a la reducción de los costos físicos, por supuesto, sin reducir la calidad, incluso mejorándola. Los negocios exponenciales conllevan a una reducción de costos, lo que hace que el producto/servicio sea más accesible, y por lo tanto tenga mayor demanda, con igual o mejor calidad. Este paso ayuda a mejorar incluso los costos operativos del negocio.

6-    Democratización: La democratización es la forma de expresar que, gracias a todos los pasos anteriores, las personas tienen igual oportunidad de acceso para utilizar productos/servicios que antes estaban restringidos a ciertas personas. En este paso es cuando personas que antes pasaban desapercibidas, se vuelven reconocidas utilizando herramientas digitales y que, gracias a sus talentos, se dan a conocer.

Necesitamos buscar que nuestras empresas mexicanas inicien su proceso hacia el pensamiento exponencial, y más ambicioso aún, debemos formar en colegios y universidades, estudiantes con una visión exponencial para sus ideas.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx

EL NUEVO MÉXICO, HONESTO Y FRATERNO

“… nosotros queremos convertir la honestidad y la fraternidad en forma de vida y de gobierno”

AMLO

Con su compromiso de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México, el nuevo presidente habló a su pueblo. El sábado pasado fue el gran día para AMLO, ese que por más de una década había esperado.

Para quienes aún somos escépticos al cumplimiento de sus ideas y proyectos, el discurso de toma de protesta nos deja mucho más tranquilos. Todos soñamos un México sin corrupción, sin impunidad, sin violencia y sin pobreza, y quizás estas sean las grandes promesas y retos que Andrés Manuel López Obrador tendrá en su gobierno.

AMLO recibe una país complejo, violento, desigual, con índices de corrupción alarmantes, y quizás esto complique su trabajo; pero también sabemos que nuestro país tiene TODO para crecer y desarrollarse, pues México es una de las 15 economías más grandes del mundo.

El nuevo presidente contará con todas las armas para cimentar el México que soñamos, pues cuenta con la aprobación de gran parte de los ciudadanos, además de la mayoría en el Congreso y el Senado, herramientas fundamentales para llevar a nuestro país al lugar que merecemos.

Según AMLO, este nuevo gobierno dará prioridad a los más vulnerables, a los pobres, ancianos, indígenas, situación que considero sumamente positiva para nuestro país, pues es absolutamente injusto que en la actualidad el 1% de la población cuente con el 25% de la riqueza. Ojalá que los apoyos se centren en ayudar a los más vulnerables en edad laboral, a contar con herramientas para emplearse mejor, ser emprendedores, o estudiar, pues si los apoyos se centran en la entrega de recursos sin control, seguro estoy de que estos no servirán de mucho.

De su discurso me quedo con ideas como acabar con la corrupción, abatir la impunidad, sancionar a quienes en su equipo se corrompan, convertir la corrupción en delito grave, crear la zona libre en la frontera con Estados Unidos, construir el tren Maya, desarrollar el sur del país, atraer más inversión extranjera, construir 100 universidades en lugares marginados, disminuir los exagerados privilegios de los servidores públicos, entre otros.

Por otro lado, me quedo incómodo con la cancelación del necesario y digno aeropuerto de la ciudad de México. Si hay dudas en los contratos, pues que se revisen a detalle, pero cancelar esta obra es un retroceso enorme para México. Me quedo incómodo con la cancelación de la reforma educativa, pues, aunque seguramente es perfectible, esta reforma fue el inicio de un cambio vital para el sistema educativo de México. Igual que el punto anterior, si hay que mejorarla, adelante, que se perfeccione, pero tirarla, es otro golpe al desarrollo del país.

Aunque entiendo al nuevo presidente en su concepto de fraternidad con todo el mundo, considero sumamente lamentable la visita de Nicolás Maduro presidente de Venezuela, un personaje que tiene a su país en condiciones lamentables.

Me deja un sinsabor y me sacó una “risita nerviosa”, el comentario sobre pavimentar las carreteras con concreto, pero usando revolvedoras tradicionales, para así dar más trabajo.

Al final debo decir que este México lo hacemos los 122 millones de personas que cada día salimos a luchar, con sueños, miedos, errores. Tenemos que entender que Andrés Manuel López Obrador es el presidente de todos y tenemos la obligación de luchar juntos cada día por la construcción de un mejor México, ese lugar donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx