El principio de algo mejor.

Antes de iniciar el año, es normal que todos estemos con gran actitud y los  mejores deseos… propósitos que a veces no cumplimos,  pero que momentáneamente nos ilusionan.

Así es para muchos el sentir cuando está por terminar un año que tal vez nos dejó amargas experiencias y hermosos recuerdos… un año que ya pasó y que le da la bienvenida a uno nuevo que es toda una posibilidad para todos.

Este nuevo año que está por comenzar  es una esperanza para lograr lo que más anhelamos, cada quien de acuerdo a sus necesidades específicas y más grandes sueños…

Tal vez algunos se inclinarán más por un objetivo  material: comprar una nueva casa, cambiar el auto… otros quizá buscarán ser más sensibles y deseen corregir sus errores proponiéndose ser más positivos, menos rencorosos, más generosos; algunos buscarán mejorar su salud, comprometiéndose con el ejercicio y una mejor alimentación…

Cualquiera que sea nuestro propósito, considero que es necesario que independientemente de ello, busquemos siempre que base de todos nuestros deseos y retos para este 2016, esté la inquietud por querer ser mejores cada día, como seres humanos y como integrantes de una sociedad que tanto nos necesita y que se ha dañado precisamente por el poco valor que se le ha dado.

Busquemos siempre ser mejores y más productivos en nuestras empresas o trabajos, para apoyar al desarrollo económico  de nuestras familias.  Tengamos siempre en cuenta a nuestro alrededor: apoyemos en la medida de lo posible a quienes más lo necesitan y son los más vulnerables…  No prioricemos lo material, busquemos siempre destacar lo humano antes de lo superficial, pues esto nunca llenará nuestras  necesidades reales.

 Todo lo que nos propongamos  es sin lugar a duda un cambio positivo, y  el buscar ser mejores primeramente por nosotros mismos y por quienes más queremos, es ya un gran avance que será impulso para seguir con una actitud de cambio.

El principio de algo mejor, es un gran motivo para sentirnos optimistas y con energía… dispuestos a transformar y a apoyar. Inquietos por ser mejores y por demostrarnos a nosotros mismos la capacidad que tenemos para destacar y buscar siempre el beneficio propio y el de los demás.

Ponernos retos que nos hagan sentir útiles y que al alcanzarlos, nos brinden satisfacciones que serán alimento para continuar hacia adelante.

Aprovechemos esa actitud para lograr lo que más deseamos y aquello que nos permitirá cristalizar nuestros objetivos, personales o profesionales.

Todos tenemos algo qué corregir en nosotros mismos, algo que no nos gusta y todos tenemos también algo bueno qué compartir y enseñar a los demás… algo en lo que somos buenos y que puede ser motivo de cambio para alguien más.

Ser perseverantes, comprometidos es cuestión de actitud.

De nosotros dependerá cuánto nos dure el efecto de esos nuevos bríos por el inicio de un nuevo año, si será algo permanente y en verdad el cambio fue determinante o bien, si sólo fue algo pasajero y emoción por el momento.

Feliz año 2016 a todos!!

Mis mejores deseos. 

M.D.A. JUAN CAMILO MESA JARAMILLO
rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx