LOS 4 PILARES DE MÉXICO

Mucho nos hemos desgastado en buscar la solución a los problemas de nuestro país. Si pudiéramos acercarnos a la gente, seguramente nos presentarían sus inquietudes en este orden: Seguridad, trabajo, salud y educación. Estos, los 4 principales pilares de un país, se han convertido en el “coco” de nuestros gobernantes, quienes lastimosamente no han logrado mejorar sustancialmente a ninguno de ellos.

En cuanto a la seguridad, México sigue sufriendo los dolores de la delincuencia organizada principalmente del narcotráfico, la cual se ha convertido en el centro de atención en el mundo; tanto así que prácticamente todos los países desarrollados nos tienen en sus listas negras como un destino turístico peligroso.

Si bien México se ha mantenido con un pequeño crecimiento, la realidad es que las condiciones económicas de sus habitantes distan mucho del ideal esperado, pues seguimos en el triste camino donde los ricos se vuelven cada vez más ricos, y los pobres cada vez más pobres.

Si bien en la salud aún tenemos mucho que trabajar, bien vale la pena comparar nuestro sistema de salud con los de los países de la región, para darnos cuenta que contamos con un sistema que funciona medianamente bien, y que con ciertos cambios podríamos llevarlo a niveles de dignidad aceptable.

En cuanto a la educación, mi tema, el que me apasiona, realmente es mucho lo que debemos hacer. Para nadie es un mito que un país con un deficiente sistema educativo está condenado a la pobreza.

México inició con una reforma educativa impulsada por el Presidente Peña Nieto. Lastimosamente esta reforma la considero demasiado “ligera”, y principalmente pretendió “meter en cintura” al sindicato (acción justificada y necesaria), pero que ha dejado fuera lo neurálgico del proceso enseñanza aprendizaje: La persona.

La gran diferencia entre los sistemas educativos exitosos en el mundo y los que son mediocres como el nuestro (no olvidemos que llevamos más de una década en el último lugar de los exámenes educativos internacionales PISA), es precisamente el enfoque. Mientras que nuestro sistema educativo se encuentra centrado en el conocimiento como objetivo y fin último, el de algunos países exitosos se encuentra centrado en la persona. Para ellos siempre será más importante enseñar el trabajo en equipo, las responsabilidad, la ética, el compromiso, la tenacidad, la puntualidad, el coraje… pues para un ser humano fortalecido, el conocimiento es una consecuencia y no un problema.

Allí esta el secreto, y es justo en el enfoque donde nuestros gobiernos debieran apuntar para reestructurar el sistema educativo encaminado a convertirse en el soporte de una economía.

México es un gran país. Lo hace fuerte su gente, su lucha, su tenacidad. Tenemos muchas áreas de oportunidad, pero sin embargo nuestro México sobresale en el mundo (no olvidemos que hoy somos la 14 economía más grande del planeta). Lo importante es reconocer nuestros errores y debilidades, a fin de que con “los pies en la tierra” trabajemos cada día en la construcción del México en el que todos queremos vivir.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx