AUNQUE CAEN LAS EXPORTACIONES EN AMÉRICA LATINA, MÉXICO SE SALVA.

La semana anterior comentaba sobre la diferencia en el enfoque entre los sistemas educativos exitosos en el mundo, y los que se han ido relegando como el nuestro. Al final de cuentas el fortalecimiento al Ser Humano es el camino para obtener los mejores resultados académicos, que a la postre se convierten en el soporte de una economía.

Este enunciado toma una mayor importancia al conocer los datos referentes a las exportaciones de América Latina, mismas que cayeron por tercer año consecutivo. Según el BID (Banco Interamericano de Desarrollo) las exportaciones se redujeron un 14 por ciento debido a la fuerte caída de los precios de las materias primas, y más desesperanzador aún, es que se pronostica que sigan bajando en el 2016.

Dentro del análisis que realizó el BID, el principal problema de la región es que ha concentrado sus exportaciones en unos pocos productos. En el caso de Venezuela por ejemplo, el 96 por ciento de sus ingresos por exportaciones dependen del petróleo, y en Ecuador dependen de apenas cuatro productos para el 75 por ciento de sus exportaciones.

Colombia Paraguay, y Bolivia dependen de 10 productos para el 75 por ciento de sus exportaciones, mientras que Chile, Perú y Panamá dependen de 23 productos para llegar a ese porcentaje, y Argentina de unos 50 productos.

La buena noticia para México es que desde hace algunos años se ha venido trabajando fuertemente con el fin de incrementar las exportaciones, y si bien el petróleo sigue siendo nuestro principal ingreso como país, en la actualidad se recibe el 75 por ciento de los ingresos gracias a las exportaciones de 132 productos, un número interesante, cuando analizamos economías desarrolladas como la de Corea del Sur en la cual el 75 por ciento de sus ingresos por exportaciones corresponden a 142 productos.

La realidad es que depender únicamente de la exportación de materias primas es un gran riesgo, pues se dependerá siempre de los ciclos de las principales economías (recordemos que China viene con una desaceleración continua que nos ha estado afectando paulatinamente), además de que muchos países están optando por energías diferentes, tal es el caso de Israel quien se ha puesto la meta de convertirse en el primer país en no depender para nada del petróleo.

El camino en la actualidad debe ser hacia la creatividad e innovación que mejoren productos y servicios, pues allí es donde se genera valor agregado y por consecuencia, riqueza; por tal motivo los sistemas educativos debieran estar formando a los jóvenes que requiere el mundo actual.

Hoy más que nunca debemos fortalecer nuestro sistema educativo, pues si bien México sigue creciendo y exportando, la realidad es que las desigualdades entre ricos y pobres son cada vez son más amplias; pero si logramos cambiar el enfoque a nuestra educación, seguramente lograremos en el largo plazo construir ese México en el que todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx