TRUMP Y SUS AMENAZAS: Quizás debiéramos reaccionar antes.

Desde hace un buen rato el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos el magnate Donald Trump nos ha estado haciendo pasar “malos ratos” a los mexicanos, quienes vemos con preocupación un posible triunfo en este país del racismo, la xenofobia y la discriminación.

Donald Trump habla con seguridad de construir un muro en la frontera entre México y Estados Unidos; habla peyorativamente de los mexicanos, olvidando que han sido un gran motor de impulso de la economía norteamericana. Se burla de la gente y sus dolores, ataca, grita, humilla… todo esto con la idea de revivir el oído de los radicales norteamericanos que lo ven como un supuesto “mesías” dispuesto a recuperar “lo perdido”… ¿qué han perdido? Todos sabemos que Estados Unidos se hizo fuerte por medio de los millones de inmigrantes que lo construyen, y es precisamente esa diversidad la que ha logrado amalgamar la potencia que hoy es. Es más, la madre de Trump nació en Escocia y su Abuelo en Alemania. Su actual esposa también es inmigrante (eslovena), por lo que la vida de este señor ha estado rodeada de quienes hoy son atacados por su campaña mediática que cada día parece estar tomando más fuerza en el vecino del norte.

Por encima de los insultos (que no son más que simples artimañas para captar a los votantes radicales de Estados Unidos) se encuentra la realidad de nuestro México.

El principal ingreso de nuestro país, el petróleo, hoy se encuentra seriamente comprometido por el precio mundial del barril que se encuentra por debajo del costo de producción, situación que parece se extenderá por algunos años.

El otro ingreso, las remesas (lastimosamente una limosna que nos envían nuestros compatriotas en el exterior), hoy más que nunca podría estar amenazado por el posible triunfo de un personaje como el señor Trump, quien seguramente buscará nos solo construir un “nuevo muro de Berlín”, sino que además tratará de frenar la salida de dólares hacia México, situación que pondría en graves aprietos a la economía del país.

Después del petróleo y las remesas, sigue el turismo como el tercer ingreso de México, esa gran fortaleza medianamente explotada y que podría ser el sustento principal del país si lo decidiéramos e invirtiéramos como se debe, y que vale la pena señalar, hoy también se encuentra amenazada debido a que los países ricos nos tienen en sus listas negras como un destino turístico peligroso.

Al final debemos ser congruentes y entender que nuestro actual sistema de generación de recursos debe cambiar de manera radical y urgente. Los países ya no podemos depender de las materias primas y los recursos no renovables, y mucho menos, del dinero que nos envían nuestros familiares de otros lugares. México debe migrar a la economía del conocimiento, a la generación de tecnología. El ingenio lo tenemos, la capacidad y la voluntad existe; únicamente nos falta mejorar nuestro sistema educativo enfocando a nuestros estudiantes hacia procesos de investigación, creatividad y solución de problemas, solo así generaremos las cadenas de valor que nos ayuden a crecer y a abatir las desigualdades, lo que seguramente nos ubicará en el lugar que merecemos en el mundo actual.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx