EL INGLÉS, UNA COMPTENCIA OBLIGADA EN EL MUNDO ACTUAL

Mucho he escrito acerca de los diferentes problemas que tiene nuestro sistema educativo, lo que nos obliga a un análisis profundo que nos lleve a mejorar nuestra competitividad con el mundo globalizado.

Para nadie es un mito que el capital intelectual es la mejor herramienta que los países desarrollados usan para fortalecer sus economías.

Nuestra actual situación económica tiene su origen precisamente en la dependencia de los recursos naturales como sustento de la economía mexicana (el petróleo es el mayor ingreso de México) y en el dinero que nos envían nuestros compatriotas que “se la rifan en el otro lado” (segundo ingreso de México).

Pensar en una reforma educativa integral para nuestro país nos llena de preocupación, pues pareciera imposible luego de ver la gran ventaja que los países desarrollados nos llevan en calidad educativa (México lleva más de una década en el último lugar de las pruebas educativas internacionales de los países miembros de la OCDE), pero quizás estemos enfocando mal los esfuerzos para mejorar el sistema educativo. El actual presidente de México decidió atinadamente, desde mi particular punto de vista, realizar su reforma educativa, que más bien se convirtió en una reforma laboral educativa, a fin de controlar y “poner en cintura” a los maestros de México. Un buen avance, una buena intensión, pero definitivamente el trabajo debe ser en varios aspectos y no únicamente en lo laboral.

Quisiera traer a colación un ejemplo simple: Estados Unidos es el primer socio comercial de nuestro país y al que más connacionales deciden viajar buscando una mejor calidad de vida, pero paradójicamente no hemos sido capaces como sistema educativo, de mejorar la enseñanza del idioma inglés como herramienta necesaria para el mundo actual de los negocios, además de que un inmigrante con conocimiento de esta lengua seguramente aspiraría a un mejor salario y a una mayor integración a la cultura estadounidense.

Según fuentes en Estados Unidos, ciudadanos sudafricanos están ganando cada día más espacios en el ramo de la construcción, mismos que antes estaban destinados a inmigrantes mexicanos debido a que los sudafricanos tienen el inglés como lengua materna, lo que les mejora la comunicación en los diferentes proyectos y los llevan a integrarse a la sociedad estadounidense de una mejor manera, a diferencia de los mexicanos que por el desconocimiento de la lengua se agrupan en zonas exclusivas de originarios de su país.

Es increíble y sorprendente que nuestro sistema educativo no haya sido capaz de resolver la enseñanza de esta “simple” competencia. En la actualidad únicamente el 5% de la población mexicana domina el inglés lo que nos aleja gravemente de una relación comercial y de una mejor calidad de vida para quienes deciden una nueva vida en la Unión Americana.

Cambiar el sistema educativo mexicano será una tarea de mínimo 3 décadas, pero definitivamente necesitamos determinar las competencias que la población requiere para enfrentar el mundo actual.

Ojalá que seamos prácticos pues la planeación de un nuevo sistema educativo nos podría llevar años.

Allí está el gran ejemplo que dio al mundo Singapur, quien decidió dolarizar su economía y cambiar su idioma oficial al inglés a fin de enfrentar el nuevo mundo global de los negocios… como resultado, cambió su economía y mejoró notablemente los ingresos de su población (actualmente cuenta con un ingreso per cápita arriba de 50 mil dólares, a diferencia de  México que tiene un ingreso per cápita de menos de 15 mil dólares).

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx