LA ADOLESCENCIA: Un periodo para ENTENDER a nuestros hijos

Educar definitivamente es amar y seguramente muchos padres de familia nos hemos equivocado en la instrucción de nuestros hijos, pero siempre desde el amor y la intuición.

La adolescencia de nuestros hijos siempre nos llenará de retos, pues los jóvenes experimentan cambios físicos, psíquicos y sociales que los llevan a comportarse de un modo complejo. Pasan de la apatía a la ira en un instante, comen demasiado y a deshoras, cuestionan cualquier instrucción, se levantan tarde, entre otros.

Para algunos investigadores sociales españoles los siguientes puntos nos podrían ayudar a entender a nuestros hijos y sus procesos, a fin de mejorar nuestra relación familiar:

¿Por qué quieren dormir hasta tarde? Según la Doctora Nuria Curell responsable de la unidad de adolescentes de USP Dexeus, el reloj del sueño se retrasa en la adolescencia; la melatonina, la hormona que induce el sueño, se segrega cada vez más en la pubertad y eso genera que muchos jóvenes no puedan conciliar el sueño. Así que mientras más tarde se duerman, acumularán menos horas de sueño y por tanto les costará levantarse cada mañana.

¿Por qué comen de forma impulsiva y a deshoras? La Doctora Curell explica que en la adolescencia se realiza el 25% del crecimiento total de un ser humano, y se gana entre el 40% o 50% del peso definitivo.

¿Por qué son destartalados? Algunos padres de familia comentan sobre sus hijos: “hasta les cuesta caminar”. Para la Dra. Curell los cambios físicos que experimentan los adolescentes son tremendos: Crecen mucho (y no siempre en forma armónica), a las niñas les crecen las mamas, los niños se vuelven peludos, y la cara se les llena de granos; crecen a estirones, primero las piernas y luego el tronco… y no es fácil acostumbrase al nuevo tamaño ni a la fuerza.

¿Por qué pasan tantas horas frente al espejo? Además de acostumbrarse a su nuevo aspecto físico, el adolescente necesita aceptarlo, asumir su nueva talla, su nuevo peso, sus nuevas facciones, y eso cuesta tiempo.

¿Por qué se aíslan en su habitación? Los pediatras Gloria Cabezuelo y Pedro Frontera explican que “hay un periodo de introspección y timidez, en el que se ensimisman, pasan horas en su cuarto y reflexionan sobre sus cambios y experiencias para conocerse mejor; y pueden resultar hoscos e insociables si creen que los padres se meten en sus cosas”.

¿Por qué son agresivos y dan portazos? Además de la gran energía que tienen, necesitan establecer límites claros de separación de sus padres, porque psicológicamente necesitan diferenciarse de ellos para iniciar su propio camino, para definir y reafirmar su personalidad, y a veces necesitan evidenciar físicamente ese distanciamiento.

¿Por qué influyen tantos sus amigos? En este periodo los jóvenes desean abandonar su grupo familiar, ese núcleo privado para salir a la sociedad y situarse en el mundo, y en ese proceso su grupo de amigos ayuda en esa transición. “Los cambios que viven, el hacerse mayores, les provoca temor e incertidumbre sobre su identidad, y por eso identificarse con un grupo, experimentar con iguales, hace que se sientan acompañados en el proceso de ganar autonomía”.

Al final, educar es mar, por lo que será muy importante enfrentar este periodo de nuestros hijos con el mayor conocimiento sobre lo que van a vivir. No lo satanicemos, pero será sumamente importante para mitigar los efectos, que los padres de familia estudiemos sobre éste proceso para entenderlo y ayudarlos de la mejor manera, y no desde la lógica del mundo adulto.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx