Gen M: Un México diferente. Un México esperanzador.

Gracias a la invitación de mi gran amiga Anahí me tocó asistir como parte de la delegación de Aguascalientes, a la Ciudad de México al evento México 2050 desarrollado por Gen M. Ésta es una organización que vincula a los jóvenes con liderazgo político, empresarial y social de los 32 estados del país. Para Gen M sus tres principales causas son: La Educación, la Equidad y Legitimidad Social, y la Sustentabilidad; además promueve 4 valores-acciones: puntualidad, el no poner pretextos, el cumplir con los compromisos y el actuar con rectitud.

Dentro de los ponentes asistieron Marco Herrera (Analista Político para Forbes México), Michael Camuñez (Presidente y CEO Manatt Jones Global Strategies), Ricardo Anaya (Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN), Andrew Rabens (Special Advisor Global Youth Issues USA), Jaime Rodríguez Calderón (Conocido como El Bronco. Gobernador de Nuevo León), Josefina Vázquez Mota (Economista y política mexicana), entre otros, quienes dieron sus puntos de vista sobre el país para el 2050, además de señalar los principales elementos que debe tener la juventud para la construcción de un país diferente.

Para nadie es un mito que México vive un momento complicado en cuanto a las finanzas, seguridad, empleo y salud, entre algunos otros aspectos, pero también es cierto que importantes economistas nos ven como la mayor potencia de América Latina en las próximas décadas.

Dentro de casi todas las ponencias encontré mucho optimismo basado en la capacidad que en la actualidad tienen los jóvenes para construir puentes entre países; hoy más que nunca la comunicación es la clave y la diferencia para el desarrollo de un mundo equitativo y con un mayor desarrollo productivo. Eso sí, vimos datos preocupantes sobre el que se consideró por todos como el principal problema de México: la corrupción. Nos dimos cuenta que según datos de transparencia nacional, una familia de escasos recursos gasta el 25% de sus ingresos en sobornos (para que llegue la pipa de agua a su casa, para poder que su hijo entre a una escuela, etc.). Pudimos conocer que la corrupción nos cuesta al año 1.5 billones de pesos (9% del Producto Interno Bruto), lo que equivale a 45 veces el presupuesto de la UNAM en un año.

Según OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), México es el 95 país más corrupto del mundo, de los 167 evaluados.

Particularmente me llamó la atención una postura que analizaba si la corrupción era un tema cultural o institucional, concluyendo que definitivamente a nuestro país le “duelen” las malas leyes que no castigan a quien roba, por lo que definitivamente si mejoramos las instituciones y sancionamos a quien robe, el país podría encaminarse a un mejor futuro.

Otra postura interesante con respecto a la corrupción fue la presentada por el Gobernador de Nuevo León quien ha logrado disminuir radicalmente los gastos del gobierno con medidas como la de viajar en aviones de línea y en clase turista, tener únicamente un chofer y no usar guardaespaldas, no comprar publicidad a los medios tradicionales para dar a conocer sus obras (solo usa las redes sociales como medio de comunicación), además de crear un novedoso sistema de ciudadanos vigilantes del gobierno que hoy tiene cerca de 80 mil personas que vigilan el buen uso de los recursos públicos.

Hace algunos días pregunté a unos compañeros de trabajo si serían capaces de robarse una computadora de su oficina. Todos respondieron al unísono que no. Luego les pregunté si se robarían una hoja de papel y casi todos dudaron su respuesta. Así es nuestra generación, tambaleante ante la honestidad. Lastimosamente así nos formaron, con la famosa “mentirilla piadosa”. Siempre he creído que es tan delicado darle 200 pesos a un policía para evitar una infracción, como los miles de millones que se pudiera robar un gobernador; así que nuestra obligación es la de construir unos valores sólidos en nuestra juventud que nos ayuden a cimentar un México diferente. Ese país que no hemos sido capaces de construir, pero en donde todos soñamos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx