DEBEMOS SER INTOLERANTES COMO SOCIEDAD, CONTRA QUIEN TOMA Y MANEJA

Cuando hablamos del tema de adicciones en nuestra sociedad, de inmediato se vienen a nuestra mente las drogas ilícitas como un gran flagelo, y como un posible “desvío” de nuestros hijos hacia este delicado problema, pero olvidamos casi por completo al alcohol como la droga lícita más compleja que tenemos. La respuesta de la sociedad es común: nos preocupan las drogas, pero el alcohol es normal, es socialmente aceptado y si lo manejamos bien, podemos vivir con él… complejo.

El alcohol es la droga que más muertes causa en nuestra sociedad, sumando a quienes fallecen por su consumo, además de las muertes generadas por quienes manejan en estado de ebriedad.

En Aguascalientes 8 de cada 10 jóvenes tienen un consuno habitual de alcohol (según datos de Consejo Interuniversitario Contra las Adiciones), lo que significa que consumen de 1 a 2 copas, dos veces por semana.

De cada 10 jóvenes consumidores, el 48 por ciento son mujeres, muy a diferencia de los años setentas, donde consumían 7 hombres, por cada mujer.

Según datos de la Secretaria de Salud, Aguascalientes se encuentra entre los 3 estados con más muertes a causa de personas que fallecen por quienes manejan alcoholizados.

Pareciera exagerada esta cifra, pero basta con recorrer nuestra ciudad pasadas las 2 de la mañana (en dos zonas principalmente, la calle Colosio, y el centro de la ciudad) para ver como nuestra juventud sale alcoholizada y decide manejar en ese estado.

Definitivamente yo no soy nadie para decir a nuestros jóvenes que no tomen, pues el tomar es una decisión personal como las miles que tomamos cada día, pero lo que sí he realizado puntualmente en las conferencias a las que me invitan cada semana en diferentes instituciones educativas del país, es alertar sobre el manejo de un vehículo luego de haber consumido alcohol o haber ingerido alguna droga ilegal. Es completamente inconcebible que con todas las opciones que hoy tenemos para evitar manejar ebrios, aún sigamos siendo tan irresponsables. Existen los taxis, el servicio de Uber, el servicio de transporte de algunos bares, el esquema de conductor elegido, la familia, la novia que no toma, en fin, muchas opciones para no poner en riesgo nuestra integridad y la de los demás.

Por tal motivo quiero utilizar este medio para pedir a la sociedad entera (autoridades, padres de familia, instituciones educativas, jóvenes) que nos sumemos en una campaña de Intolerancia a Tomar y Manejar, la cual nos lleve a sanciones ejemplares para quienes la incumplan.

En algunos países las multas por llegar a manejar alcoholizado son de más de $100.000.oo, y dependiendo de la cantidad de alcohol ingerido, puede decidirse el retiro de la licencia y el encarcelamiento hasta por un año. Un borracho al volante es un posible homicida, así que no debiéramos tener NINGUNA consideración con quien puede acabar con la vida de alguien de nuestra sociedad.

La familia debe ser capaz de generar los cimientos fuertes que ayuden a los hijos a tomar las decisiones adecuadas, además de saber que cada decisión tiene una consecuencia, y muchas veces estas consecuencias pueden destruir vidas.

Las instituciones educativas tenemos que reforzar la educación de nuestros estudiantes desde la temprana edad hasta la universidad, pues hoy existen muchas capacitaciones que ayudan a los jóvenes a tomar conciencia sobre los riesgos que corren al ingerir bebidas y decidir conducir un vehículo.

Seamos responsables, enseñemos, guiemos, pero como sociedad tenemos que ser INTOLERANTES ante la irresponsabilidad de quienes atentan contra la vida de los demás.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx