CHINA Y SU EDUCACIÓN SUPERIOR

Definitivamente la educación es el motor de un país moderno. La riqueza ya no se mide únicamente con las empresas que se puedan tener, hoy el capital intelectual es la mayor riqueza de un país, y gracias a esto, muchas economías han decidido mejorar sus sistemas educativos para competir, disminuir la pobreza y las desigualdades, y crecer sus economías. Ejemplos en el mundo, tenemos varios, sobre todo el de gran parte de los países asiáticos, quienes hace algunos años enviaban a sus alumnos a estudiar a las mejores universidades del mundo (Harvard, Stanford en Estados Unidos, y Cambridge en Inglaterra) con la idea de que al regresar mejoraran procesos en las empresas donde se ubicaran. Hoy sus objetivos son diferentes, pues encontraron que el enviar a sus estudiantes, además de costoso, era “entregar” a otros países lo mejor de su capital intelectual, por tal motivo mejoraron sus sistemas educativos para capacitar in situ, a sus estudiantes. Tal es el caso de China, y en específico las Universidades de Pekín y  de Shanghái, que por muchos años no fueron bien evaluadas, hoy se encuentran entre las mejores de la región, o la Universidad de Tsinghua que hoy se encuentra entre las 25 mejores del mundo.

Y es que China entendió que la educación superior es el motor y soporte del país, y no solo abre universidades (en promedio una cada semana), sino que se están enfocando en carreras que fortalecen la ciencia y la tecnología pero con altísimos estándares de calidad.

China no solo invierte en educación, en la actualidad gasta mucho más que prácticamente todos los países en armamento, exploración espacial, energía verde, y paradójicamente, en fútbol.

Durante décadas Estados Unidos tuvo la mayor proporción de estudiantes universitarios y por ende dominaban el mercado profesional, pero hoy las cosas han cambiado; en términos de “producir” egresados, China ha superado a Estados Unidos y a los sistemas combinados de universidades en los países de la Unión Europea. La brecha existente se va acentuar todavía más. Las predicciones más modestas estiman un crecimiento para 2030 del 300% de graduados entre 25 y 34 años, comparado con un aumento del 30% esperado en Europa y EE.UU.

Para el 2013, el 40% de los graduados chinos completó sus estudios en una carrera relacionada con ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, más del doble que los egresados estadounidenses, China entendió que había que alinear la economía con la educación y están decididos a convertirse en le mayor proveedor de tecnología del planeta.

Durante años siempre se creyó que la cantidad de alumnos por aula era inversamente proporcional a la calidad, China ha demostrado lo contrario. En las más recientes pruebas PISA de la OCDE, el 10% más desfavorecido entre los niños de 15 años de edad en Shanghái obtuvo mayores calificaciones en matemáticas que el 10% de los niños de 15 años más privilegiados en EE.UU… increíble.

Mucho se ha discutido sobre los nuevos modelos educativos en el mundo, y en México no nos quedamos atrás, pero la enseñanza que hoy nos deja el gobierno chino es hacia el ENFOQUE CLARO del camino que quiere seguir China, como meta, y sobre la ALINEACIÓN DE LA EDUCACIÓN CON LA VOCACIÓN DEL PAÍS, como soporte sostenido de crecimiento.

En definitiva, mucho que aprender de nuestros amigos asiáticos que tan cerca tenemos hoy en día, con las diferentes armadoras que tenemos en México.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx