NUESTRO HIJOS EL MEJOR CAMINO HACIA UN MÉXICO DIFERENTE

Definitivamente no nos encontramos satisfechos con lo que vive nuestro México, violencia, corrupción, devaluación, pobreza, bajos niveles educativos, entre otros. Cada que viajo por diferentes lugares de la república me encuentro con personas con total desesperanza que ven un panorama sombrío para México y sus habitantes.

Es cierto, nuestro país tiene innumerables problemas pero también muchas oportunidades. Somos una de las 15 economías más grandes del mundo, nuestro ingreso per cápita es el número 63 del planeta, tenemos dos mares, recursos naturales, historia, cultura y mucho más.
Lo peor que nos puede pasar como sociedad es creer que todo está perdido y que ya no tenemos salida. Yo estoy plenamente convencido de que a este país lo cambiamos por medio de nuestra educación en casa y en las escuelas, pues debemos inculcar en nuestros hijos y alumnos, justamente esos valores que creemos perdidos en nuestra actual sociedad.

Nunca va a llegar un gobernante con una “solución mágica” que arregle todo en 6 años. A este México lo mejoramos todos los que lo vivimos cada día. Necesitamos inculcar en nuestros hijos y estudiantes, honestidad, respeto, tolerancia, tenacidad, trabajo en equipo, responsabilidad, compromiso, puntualidad, resiliencia, tenacidad, adaptabilidad, innovación, entre otros, pues nuestra sociedad se olvidó de estos valores que son fundamentales en una sociedad madura, moderna y triunfadora.

Muchas veces no sabemos ni siquiera como comunicarnos con nuestros hijos. Creemos que con un ¿cómo te fue hoy hijo? es suficiente para generar una relación de confianza con ellos.
Como padres de familia tenemos la obligación de involucrarnos activa y afectivamente en sus vidas, dándoles momentos de intensa conexión con lo que viven, por intrascendente que nos parezca. Nos tiene que interesar si están tristes por un novio o una novia que perdieron; debemos escucharlos con paciencia cuando nos explican sus videojuegos favoritos, sus historias de clase, sus historias con amigos. El mundo de nuestros hijos pareciera sencillo desde nuestra complejidad de adultos, pero es su mundo, su todo, y mostrar interés por lo que viven es el mayor regalo y establece una excelente comunicación con ellos, potenciando la confianza y fortaleciendo su autoestima.

Muchas veces no sabemos ni siquiera que preguntarles; acá les presento una pequeña lista de preguntas que nos servirán para integrarnos con ellos, ayudándonos además, a comprender el mundo que viven a diario:
¿Hubo algo que te hiciera feliz en tu escuela? ¿qué es lo que más te aburrió el día de hoy? ¿qué es lo más raro que viste hoy? ¿hubo alguien que te hiciera enojar? ¿pudiste serle útil a alguien el día de hoy? ¿hay alguien que no es tu amigo pero te gustaría que lo fuera? ¿alguien te ha pedido que le guardes un secreto? ¿qué fue lo que te costó más trabajo el día de hoy? ¿qué te gustaría hacer para mejorar la clase que consideras más aburrida? ¿qué te hubiera gustado aprende hoy? ¿qué es lo que te hizo sentir orgulloso hoy?

Un padre de familia es un “entrenador de fútbol”, un vigilante que siempre debe estar analizando el mundo que rodea a su hijo para ayudarlo y guiarlo por el mejor camino; así que interesarse por sus cosas, por simples que parezcan, es el mejor regalo para una excelente formación en el hogar.

Este mundo lo podemos cambiar. México puede ser un país mejor, pero este cambio depende de nuestro compromiso por formar generaciones diferentes que no repitan nuestros errores. Generaciones diferentes que construyan en el mediano plazo ese México donde todos hemos soñado vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx