COREA DEL SUR, UN EJEMPLO A SEGUIR

Cuando nos preguntamos sobre cual es el principal problema de nuestro país, la respuesta es contundente: la corrupción.

Muchas veces me he preguntado si el flagelo de la corrupción es un tema cultural o institucional y personalmente considero que si este fuera un tema cultural habría poco por hacer, pero definitivamente estoy seguro que es un tema de nuestras instituciones y la incapacidad de las autoridades por hacer cumplir la ley. El ejemplo lo tenemos cerca. Si prácticamente todo el sur de Estados Unidos fue nuestro (nuestras raíces aún están allí), a que se debe que manejemos por las carreteras del norte del México con exceso de velocidad, sin cinturón de seguridad y hablando por celular, y al cruzar la frontera con Estados Unidos “mágicamente” nos convertimos en conductores perfectos, respetando los límites de velocidad, usando el cinturón y demás? Es claro, allá tememos a las instituciones. Nos da miedo que nos detenga un policía y nos quite la licencia o la visa…

Otro ejemplo es Corea del Sur. Antes de la segunda guerra mundial la península de Corea era un solo país con una historia similar, misma cultura, tradiciones, etc., y pasados poco más de 70 años, Corea del Norte es el país más corrupto del mundo y uno de los más pobres, y Corea del Sur uno de los menos corruptos y de los más ricos del orbe. Es claro, las instituciones y el cumplimiento de la ley es el camino para salir de nuestra penosa realidad.

¿Qué hizo Corea del Sur para mejorar su realidad?

Corea del Sur es un país muy pequeño, ocupa el lugar 109 en el mundo en cuanto al área total, pero ha logrado desarrollar a tal nivel su sistema educativo que hoy se ubican como uno de los mejores del mundo en las pruebas internacionales.

En la actualidad el 82,7%  de la población tiene acceso al internet y 78,5% usa un teléfono inteligente (entre los jóvenes de 18 a 24 años la penetración de teléfonos inteligentes es de 97,7%), pero lo interesante es que han logrado insertar el uso de estas dos herramientas a las aulas de clase.

Otro de los datos interesantes a analizar, es que los surcoreanos lograron que el 63% de la población tenga una carrera universitaria, lo que hace mucho más profesional su inserción al mundo laboral.

El deporte también los hace destacar. En la actualidad de las 100 mejores golfistas del mundo, 38 son surcoreanas, y de las 10 mejores, 4 son de este país.

Uno de los puntos atractivos es que ser un “nerd” en Corea del Sur, vale, pues son las “celebridades” mejor pagados.

En los temas de salud también sobresalen; por tomar un área, hoy este país es conocido como uno de los mejores destinos para realizarse cirugías plásticas, privilegio que ocupan con Brasil, Estados Unidos y Colombia.

Al final Corea del Sur encontró en sus debilidades (pobreza, desigualdades, “vecino incómodo”) la fuerza para convertirse en un país modelo a seguir.

Bien valdría la pena, que ante un 2017 que se presenta con grandes retos para México, volteemos la cara a ejemplos como este; países que nos pueden ayudar a entender que cuando se trabaja con estrategia y con una visión clara de lo que se quiere (alineando la economía con la educación), los resultados llegan en el mediano y largo plazo, y hoy más que nunca nuestro país debe buscar el camino estratégico que nos lleve a ocupar el lugar que merecemos en el planeta.

 

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx