EL AGUA: PRESENTE Y FUTURO.

El tema del agua sigue siendo todo un reto para nuestra Ciudad. Aguascalientes, la Ciudad de las aguas calientes ya se ha convertido en una historia de la que muy pocos hoy conocieron en persona, ya que en la actualidad nos encontramos con una Ciudad que extrae su recurso vital a mas de 300 metros de profundidad, agravándose el tema, ya que el periodo de lluvias no alcanza a recuperar lo extraído, por lo que cada año es por lo menos un metro mas profundo el nivel del preciado líquido.

Es paradójico encontrar que un periodo tan corto de tiempo hayamos pasado de la abundancia que abastecía grandes viñedos a una escasez preocupante.

Para algunos científicos internacionales, nuestra Ciudad se encuentra entre las 5 poblaciones del mundo que quizás el tema del agua ya no tenga solución.

Y es que ya es el momento de tomar el tema con seriedad. No es posible que hoy tengamos un consumo promedio por habitante arriba de la media Nacional. Porcentaje que no se atribuye a la gran limpieza y sed de nuestro pueblo, sino a las actuales condiciones del riego de los cultivos y al exagerado desperdicio del vital líquido en su conducción a los lugares de servicio.

Es inminente y urgente una modernización masiva de los sistemas de riego, además de una eficiente supervisón de la conducción a fin de disminuir los desperdicios que en la actualidad son de más del 60% del líquido extraído.

Realmente considero que las campañas de ahorro deben iniciar con una educación obligatoria desde la primaria donde se le de a conocer a nuestros Niños sobre el grave problema que vivimos, a fin de generar una cultura de extremo ahorro y compromiso con nuestro combustible humano.

Igualmente debemos acompañar este esquema educativo con políticas restrictivas y decididas donde se obligue al ciudadano a comprometerse con el futuro de su Ciudad. Es momento de tomar diferentes medidas entre las que pueden estar el cambio de la totalidad de los sanitarios antiguos de las casas que en algunos casos consumen hasta el triple del agua de la de los nuevos aparatos que ya están en el mercado. También es momento de obligar a los desarrolladores inmobiliarios a construir sus viviendas con sistemas hidráulicos y de drenaje de separación de aguas, permitiendo que las aguas no jabonosas se puedan utilizar en el riego de los jardines…

Hoy en día contamos con diferentes sistemas que ayudan a captar y ahorrar el agua, son esquemas costosos pero que nos aportarían enormes beneficios para el abasto futuro del vital líquido. Existe ya en el mercado un tipo de pavimento poroso que permite que el agua lluvia penetre en él, logrando su pase al subsuelo, recuperando con mayor eficiencia el reabasto de los mantos acuíferos.

¿Por qué no pensar en que por obligación, todas las cubiertas de nuestras casas sean sistemas captadores del vital líquido, llevando lo recogido directamente a un sistema de almacenamiento?

Considero que es el momento de repensar nuestra Ciudad. Si bien gozamos de un Aguascalientes bien planificado en lo urbano, el actual esquema de expansión de la Ciudad nos lleva a que cada vez sea más el camino que deban recorrer las tuberías de transporte con el consecuente desperdicio. ¿Por qué no pensar entonces en una Ciudad que se desarrolle de manera vertical y no horizontal?

Si bien en algunas Ciudades del mundo el desarrollo de edificaciones de gran altura se lleva a cabo por las condiciones de espacio y abuso en el valor del metro cuadrado, en Aguascalientes valdrá la pena estudiar este esquema de desarrollo vertical que le permita a nuestra Ciudad estar mas cerca de los lugares de extracción del vital líquido, ahorrándonos un gran porcentaje de actual desperdicio por conducción.

Algunas de estas ideas quizás no se puedan llevar a cabo, pero de lo que si estoy seguro es de que este tema ya se ha convertido en un grave problema de trascendencia de nuestra Ciudad, por lo que es necesario un compromiso no sólo de nuestras Autoridades, sino de todos los que queremos y vivimos la Ciudad; ya que un litro de agua que ahorremos ahora, será vital para un mañana sin sed.

Leave a Reply