FORTALECIENDO A NUESTROS HIJOS

Estoy convencido de que el éxito de nuestros hijos depende en un gran porcentaje (quizás en un 90 por ciento) de nuestras acciones como padres. Alejarlos de las drogas, enseñarlos a tomar buenas decisiones, a resolver problemas, a construirlos como hombres y mujeres de bien, depende de nuestras acciones día con día. Recordemos que un hijo primero aprende de lo que ve (ejemplo), luego de lo que les dicen otros que no son su familia, y al final, aprenden de lo que les decimos, así que el ejemplo es la mejor herramienta que tenemos para cimentar los valores y proyectar una vida exitosa para nuestros hijos.

Para la educadora Ana Acosta Rodríguez, estos son los buenos hábitos que nos ayudarán a forjar niños exitosos, pero ante todo, muy felices:

1-    Tiempo de Calidad y Atención Genuina. Los niños que pasan tiempo de calidad con sus padres  aprender a ser compasivos y amorosos a través de los lazos que se forjan. Es realmente importante escucharlos con atención dejando de lado distractores como los celulares y la televisión, entre otros. Una buena muestra de empatía con ellos es dejarlos tomar pequeñas elecciones controladas, evitando que incurran en peligros. Debemos lograr comunicaciones abiertas que limiten las respuestas limitadas de “si” o “no”. Cuando quieran jugar con nosotros debemos involucrarnos de verdad, dejando de lado nuestras actividades y aceptando con una mirada fija a sus ojos.

2-    Predicar con el Ejemplo. Los niños no aprenden por repetición sino por observación, por lo que es más importante antes que hablar de honestidad, humildad y empatía, practicar diariamente. Unirse a una ONG y que nuestros hijos se involucren, es un excelente camino. Nuestros hijos necesitan entender el mundo complejo en el que vivimos para poderlo mejorar cuando estén en edad de hacerlo. Meterlos en “burbujas” para “protegerlos” es un terrible error que los hace salirse de la realidad. Cuando cometamos un error, es importante aceptarlo y pedir disculpas, esta es una gran enseñanza para ellos.

3-    La Felicidad de Ayudar a Otros. Una sociedad que pierde la capacidad de sentir el dolor del otro está perdida. Necesitamos enseñarlos a entender de que cuando damos, recibimos más. Contarles la verdad de lo que sucede en el mundo y preguntarles por las soluciones que ellos darían, es un excelente ejercicio.

4-    Gratitud. Está comprobado que los niños que practican a diario la gratitud son más solidarios, generosos, compasivos, menos rencorosos, y lo mejor, son más felices y saludables. Orar con ellos en las noches, agradecer a quienes nos facilitan nuestras vidas a diario, ayudar en los quehaceres domésticos, son excelentes ejercicios.

5-    Resiliencia. La resiliencia es la capacidad que tenemos de enfrentar los problemas, caernos y seguir luchando, y esta habilidad se debe educar. Es muy importante que los niños sean optimistas para ser exitosos en sus vidas. Cuando nuestros hijos tengan problemas, debemos orientarlos para tomar acciones y animarlos a resolver sus problemas destacando los aspectos positivos que surgieron de ese accionar. Nunca hay que minimizar los problemas de nuestros hijos pensando que los nuestros son más grandes y complejos. Su mundo ese ese y debemos entenderlo para poderles ayudar.

Al final lo mas importante es hacerles saber diariamente que los amamos, con abrazos,  besos familiares e individuales. Necesitamos expresar con el corazón lo importante que son en nuestras vidas.

Nosotros somos los mayores responsables de la alegría de nuestros hijos, y al final, de su futuro exitoso, por lo que tenemos que entender que si bien los colegios nos ayudan en algunos aspectos, nosotros somos los responsables de forjarles un futuro exitoso.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx