USA YA NO ES IGUAL. ¿MIRAMOS A CHINA?

Iniciamos el 2018 con la esperanza prometedora que siempre traen los inicios, pero la realidad es que este año parece complejo en muchos aspectos.

Según la consultora de riesgo Eurasia Group “México presentará para el 2018 un riesgo creciente derivado de las negociaciones sobre el acuerdo de libre comercio con USA y Canadá las cuales podrían no tener un buen fin, además de la celebración de unas elecciones, cuya carrera lidera en estos momentos el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, que puede provocar inestabilidad en los mercados conforme se acerque la fecha electoral”.

Si el panorama mexicano no está claro, a nivel mundial también podemos encontrarnos en el corto plazo, con una crisis geopolítica severa derivada de los problemas con la ciberseguridad, el terrorismo, y en un error de cálculo en los conflictos con Corea del Norte, Siria o Rusia, además de la gran pérdida de liderazgo mundial del actual presidente estadounidense Donald Trump, comenta Eurasia Group.

Luego del enfoque decidido del Presidente estadounidense hacia el concepto “América Primero”, Estados Unidos ha relegado ese liderazgo característico ante el mundo; ese es un espacio que muchos países desean, pero que China está tomando con mucha inteligencia.

China no desea ser la “gran potencia” mundial a quien todos deban consultar, ese país desea ser el líder económico y tecnológico del mundo, eso sí, bajo sus propias reglas, las de un país autoritario acostumbrado a sus propios manejos, situación completamente diferente a las reglas del sector privado que es quien lleva la batuta en occidente.

Según Eurasia Group, China ya ha logrado superar a Estados Unidos en número de robots operativos, (340.000 a 250.000), usuarios de internet (773.000 frente a 246.000) o en los avances de la economía digital, con 5,5 billones de pagos por teléfono móvil frente a los 112 millones de Estados Unidos.

Frente a este panorama local y mundial, nuestro país debe plantearse la pregunta de si debe seguir construyendo una relación con Estados Unidos como hasta ahora, o debe buscar generar un enlace fuerte a largo plazo con el país asiático.

Seguramente todo dependerá del fin de las negociaciones del TLC con Estados Unidos y Canadá, mismas que aún se encuentran sesgadas por los arrebatos del Presidente norteamericano que las ha llevado a una incertidumbre donde el mejor camino es no esperar nada bueno.

México tiene mucho que ofrecer al mundo, y quizás la facilidad del “vecino consumidor” nos llevó a depender en gran parte de ellos, pero quizás sea hora de olvidarnos de Estados Unidos para lograr estructuras comerciales de mejor beneficio en otros continentes; lo que sí no podemos aceptar, es seguir esperanzados en que Donald Trump cambie su visión de nosotros, pues según él, México se “roba” lo mejor de estados Unidos, su trabajo, su dinero, su seguridad, entre otros, por lo que desde esta perspectiva es urgente que nuestra economía encuentre aliados que sí deseen competir desde las reglas del mercado y con la buena voluntad de generar riqueza para ambos países.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx