LA ODIOSA MANERA DE NEGOCIAR DE TRUMP

Hace unos días el mundo recibió la noticia, desde mi punto de vista bastante compleja, sobre los aranceles que el presidente de Estados Unidos propuso para el acero y el hierro que llega a su país (un ataque contra el gobierno de China). Pasados unos días el gobierno chino respondió generando una lista de productos estadounidenses a los que se aplicarían aranceles de hasta un 25%. Según la cadena UNIVISIÓN: “el ministerio chino de Comercio dijo que combatirán las políticas proteccionistas de EEUU al precio que sea”.

La respuesta del presidente Trump fue la de instruir a sus funcionarios para que elaboren una lista de productos chinos a los que se les aplicaría otra tanda de aranceles por 100.000 millones de dólares, adicionales a los 50.000 millones de dólares que ya se habían aplicado.

Lo escribí hace algunos meses: Trump piensa en hacer lo mismo que el expresidente Hoover quien en su campaña en 1928 propuso elevar las tarifas aduaneras para proteger los productos agrícolas, y ya electo aumentó los aranceles sobre importaciones agrícolas lo que llevó a que otras industrias hicieran lo mismo para proteger sus productos. La reacción del mundo con que Estados Unidos comerciaba, fue la de subir sus tarifas aduaneras para productos que llegaban de Estados Unidos lo que generó una caída del 66% del comercio mundial.

La semana anterior el presidente Trump anunciaba que pedía a los estados fronterizos que enviaran tropas a la frontera con México a fin de apoyar en las misiones de seguridad fronterizas.

Su idea es enviar hasta 4.000 soldados, además de helicópteros, y equipo para el trabajo de estas tropas, a ayudar a la policía fronteriza a retener a inmigrantes ilegales.

Según el presidente Trump: “Estamos sellando nuestra frontera sur. La gente de nuestro gran país quiere tranquilidad y seguridad. Los demócratas han sido un desastre en este asunto tan importante”.

Luego de este comunicado, el presiente Trump amenazó a México diciendo que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte está en riesgo a menos que se detuviera el movimiento de inmigrantes a través de la frontera.

Lo complejo de estas dos noticias recientes es ver la manera que ha encontrado Donald Trump para negociar con sus “amigos” (en estos casos China y México). Primero les da “un golpe”, los presiona y luego los quiere llevar a la mesa de diálogo.

En el caso de México, son dos escenarios a analizar. Por un lado el que se proteja la frontera, nos ayudará en el combate contra el narcotráfico y el tráfico de personas, pero por otra parte se cierra la alternativa laboral a los miles de inmigrantes que buscan encontrar un sustento en Estados Unidos, debido a la poca capacidad que hemos tenido en México para ofrecerles oportunidades.

El tema con China es a otro precio, pues hablamos de las dos potencias económicas más grandes del mundo, y una guerra comercial entre estos dos gigantes, muy seguramente nos llevará a una desestabilización comercial mundial y a una inflación que seguramente terminaremos pagando todos.

México tiene la urgencia de buscar otros caminos comerciales. La realidad es que la “comodidad” de exportar al consumista vecino del norte cada vez se hace más compleja, y seguir dependiendo del Estados Unidos de Trump, seguramente nos llevará a consecuencias desastrosas que con un país con tantas oportunidades como el nuestro, nos podría encaminar a un recesión de dimensiones inimaginables.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx