APRENDER A SER EMPRENDEDOR

Mucho se habla de emprendimiento en estos días, y es que estamos viendo que el camino para mejorar nuestra economía seguramente debe surgir desde la formación de más y mejores emprendedores.

Las estadísticas son crudas en México, 9 de cada 10 empresas nuevas en el país cierran sus puertas antes de 5 años, por lo que tenemos una gran deuda en el sistema educativo sobre formar en las habilidades que requiere un emprendedor, estas son: Espíritu Emprendedor y Pensamiento Empresarial.

Todos salimos de la preparatoria sin conocimientos básicos de finanzas y de negocios, por lo que es muy complejo que en la universidad nos convirtamos en emprendedores por “arte de magia”. Peor aún, muchos sueñan con ser emprendedores por que así trabajarán menos siendo sus propios jefes, o quizás piensan que en pocos años se harán multimillonarios. El camino aunque posible, no es nada fácil. Un emprendedor vive 24 horas para su negocio, se desvela cimentando las bases de su empresa, sube, baja, lucha, para al final, recibir una recompensa.

Tenemos otro problema, y es que si nos empieza a ir bien en nuestra nueva empresa, queremos cambiar de casa, de carro y “de mujer” en los primeros años, muy diferente a los empresarios astáticos, por tomar un ejemplo, quienes durante los 10 primeros años de la empresa, se asignan el salario más bajo de todos los empleados.

Para emprender, hay que capacitarse mucho, leer, estudiar. Muchos de los empresarios referencia en el mundo (Bill Gates, Elon Musk, Warren Buffett y Mark Zuckerberg), usan algo denominado la regla de las 5 horas, las cual no es más que dedicarle 1 hora cada día, o 5 horas semanales, a pensar.

Según el periodista Michael Simmons, Warren Buffett pasa de 5 a 6 horas por día leyendo diarios y muchos informes económicos. Bill Gates lee 50 libros al año, Mark Zuckerberg se lee un libro cada semana, y Elon Musk creció leyendo dos libros por semana.

Estos empresarios referencia, buscan capacitarse y cultivar su mente a fin de ser más productivos, y más creativos, por supuesto. Bill Gates se toma 2 retiros espirituales al año para pensar y reflexionar. Jack Dorsey, fundador de Twitter y Square, prefiere caminar por la ciudad mientras piensa, y Jeff Weiner, CEO de LinkedIn, le dedica dos horas al día a pensar.

Y es que hemos olvidado darnos el tiempo para reflexionar, analizar y pensar. Tenemos tantas obligaciones en el día a día, que cuando llegamos a casa únicamente queremos descansar y dormir, pero ya algunas compañías están entendiendo el valor de dedicar el tiempo a pensar; tal es el caso de Google y Facebook quienes permiten a sus empleados usar el 20% de su tiempo de trabajo en reflexionar, para avanzar mejor con los nuevos proyectos.

Al final de cuentas, para formar más y mejores emprendedores tenemos que cambiar nuestro sistema educativo a fin de fomentar el emprendimiento a temprana edad (desde el kínder); debemos desarrollar las capacidades creativas de nuestros niños para llevarlos a la innovación, y a una disrupción dirigida hacia un pensamiento exponencial que genere riqueza. Pero también debemos entender que hay que ver las buenas prácticas de quienes ya son millonarios, y quizás allí encontremos buenas respuestas para ser más exitosos.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx