¿CÓMO ELEGIR UNA UNIVERSIDAD?

Cada día vivimos en un mundo más competido, debido a esto necesitamos una mejor preparación que nos ayude a enfrentar la incertidumbre de un planeta cambiante y agresivo.

Como padres de familia buscamos dar lo mejor a nuestros hijos, y quizás el mejor regalo que les podamos entregar, sea el de una educación adecuada para el mundo actual.

En Aguascalientes ya acumulamos cerca de 60 universidades, un número exagerado (desde mi punto de vista), para el poco más de un millón de habitantes que tenemos en todo el estado. El tema es que se ha priorizado la cantidad a la calidad, lo que pone en riesgo el mayor valor que un estado puede tener: su capital intelectual.

Lastimosamente México ha permitido la proliferación de “pseudo-universidades” que ofrecen una formación rápida, sin esfuerzo, que llevan a la frustración, al subempleo o al desempleo, a una gran cantidad de jóvenes que engañados deciden optar por estas “universidades” para tener un título universitario, creyendo que esto les mejorará sus condiciones de vida.

¿Quiénes son los culpables?

Por un lado se encuentran las autoridades educativas que han sido incapaces de exigir las condiciones mínimas de calidad para la formación de la educación superior privada de México.

Por otro lado están las familias que mal informadas y con pocos criterios de selección, se dejan llevar por las promesas de estas “universidades” que venden mucho y entregan poco. Seamos honestos, la buena educación tiene un alto costo. Incluso en la educación pública la cual pagamos todos con nuestros impuestos.

También son culpables los propios jóvenes que en muchas ocasiones optan por el camino fácil (sin esforzarse mucho) y deciden ingresar a estas “universidades” para únicamente darle el gusto a sus padres de contar con un título universitario.

¿Qué debe tener una buena universidad?

Debemos entender que como familia estamos entregando en la educación superior las armas que tendrán nuestros hijos para enfrentarse al mundo complejo que habrán de vivir y en el que deberán subsistir, por tal motivo, debemos ver y analizar:

1-    Una buena universidad debe contar con maestros de calidad (equilibrio entre experiencia docente y experiencia profesional). Siempre será importante preguntar por la plantilla docente en determinada carrera.

2-    Instalaciones. Una buena universidad debe tener el equipamiento necesario para una formación integral (aulas, laboratorios, talleres, espacios deportivos, etc.).

3-    Programas de vanguardia. Los programas de estudio deben actualizarse mínimo cada 5 años, pues el conocimiento evoluciona muy rápido.

4-    Fomento a la formación integral (calidad académica, desarrollo cultural, fomento deportivo, formación social).

5-    Investigación. Una universidad que no genere conocimiento, no debería llamarse universidad.

6-    Ambiente sano. Cuando ingresamos a una universidad, ésta debe inspirarnos para la construcción del conocimiento.

7-    Trabajo interdisciplinario. Cada día nos damos cuenta de que el trabajo entre profesiones es el camino para el nuevo conocimiento; una buena universidad deberá fomentar el trabajo interdisciplinario como modelo para el mundo actual.

Estamos en el tiempo donde nuestros hijos se enfrentan a la compleja decisión de escoger la universidad para sus estudios, ojalá como familias les ayudemos a que su elección sea seria para que al final ellos cuenten con las herramientas que los ayuden a enfrentar el mundo complejo donde nos ha tocado vivir.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx