NUEVO PRESIDENTE

Iniciamos la semana con nuevo presidente electo de México. Después de una larga campaña de tres periodos, Andrés Manuel López Obrador regirá los destinos del país, a partir del próximo primero de diciembre.

Enrique Peña Nieto pasará a la historia quizás como el presidente más corrupto del México reciente, aun cuando el pueblo confió en el “nuevo PRI”, en esa nueva cara joven donde la corrupción sería cosa del pasado. Tomó la presidencia y al poco tiempo nos empezamos a dar cuenta de varios actos imperdonables de corrupción, de él y de muchos gobernadores que descaradamente se hicieron millonarios a costa del pueblo mexicano. Pero también pasará a la historia como el presidente que entregó el poder a la izquierda… de manera ordenada; aunque para muchos periodistas, entrega el poder cuidando sus espaldas para salir sin muchos apuros de la silla presidencial.

De Andrés Manuel admiro su tenacidad y perseverancia, valores que lo llevaron a aguantar casi 20 años de campaña para por fin recibir su “sueño dorado”. Detrás de él, se encuentran millones de mexicanos con una esperanza ferviente en la construcción de un país más equilibrado, con mayores oportunidades. Un país más seguro, más incluyente.

La frase de López Obrador: “no les voy a fallar” resuena en los corazones de los mexicanos que salieron con fuerza a ejercer su derecho al voto, en una jornada histórica donde la democracia se vio fortalecida.

¿Qué esperar del nuevo presidente?

De López Obrador resalto su frase: “los pobres primero”, pues habla de que en sus años de campaña conoció el dolor que embarga a los casi 70 millones de personas con algún grado de pobreza que tenemos en México (datos OCDE).

Combatir la pobreza es un proceso complejo, pues depende de un crecimiento económico sostenido, de medidas para incentivar a la empresa, de mejorar la educación (más calidad, no únicamente cobertura), de atraer la inversión. Brasil nos demostró que es posible, pues en el gobierno del presidente Lula salieron de la pobreza cerca de 40 millones de brasileños.

López Obrador tiene un compromiso ENORME con México, pues en él están fundadas las esperanzas de un pueblo que se cansó de los partidos tradicionales, esos que se han convertido en las “cuevas” de maleantes y de impunidad (pido disculpas a los buenos políticos, pues también los hay); ese pueblo que se cansó de los abusos descarados y los robos al país. Un pueblo que se cansó de las profundas desigualdades entre ricos y pobres, pues recordemos que el 1% de la población de México, cuenta con el 25% de la riqueza.

Para construir el nuevo México, AMLO deberá unir esfuerzos para sumar lo mejor del país. Ya es el presidente, así que TODOS debemos trabajar día con día para ser mejores y para cimentar el México donde soñamos vivir.

Otras opiniones:

a-    Se debe pensar en no cancelar la reforma educativa. Esta fue un paso para aceptar que no estamos bien en educación, quizás mejorarla, pero no cancelarla.

b-    Necesitamos un nuevo aeropuerto. Ojalá se pueda convencer de que para fortalecer el turismo (es nuestro tercer ingreso como país), necesitamos no sólo el aeropuerto, también mayor conectividad entre ciudades.

c-    Es importante ver que, si el mundo está pasando a los vehículos eléctricos, quizás no sea prudente construir refinerías. Mejor aceleremos el paso a las energías limpias.

d-    No se cambia un país quitando dinero a unos para darlo a otros. Se cambia dando mejores oportunidades a todos.

rectoría@ucuauhtemoc.edu.mx