¿SE NOS VA CAASA?

Buen momento para reflexionar sobre el agua

 

Aprovechando el tema de la no renovación de la concesión de la alcaldía de Aguascalientes al título de concesión en el manejo del agua a CAASA hasta el 2023, bien vale la pena realizar un análisis de este tema que es VITAL para nuestro estado en el mediano y largo plazo.

Según CAASA, en su administración ha logrado que el 99% de las familias cuenten con el servicio de agua, lo que equivale a 272 mil familias.

Por otro lado, la alcaldía señala que el servicio es deficiente y que no cumple con las expectativas, por lo que el siguiente paso sería la municipalización del servicio, o la concesión a otra empresa.

En fin, mientras son peras o manzanas, Aguascalientes sigue sin resolver el tema del agua, el cual debiera ser prioritario para cualquier administración.

Es raro, vivimos en un conflicto extraño con el vital líquido, pues hace algunos ayeres cuando escaseaban las lluvias, renegábamos (me incluyo) de la escases de las lluvias en la entidad, y ahora que el cambio climático nos beneficia con lluvias, nuestra ciudad colapsa cada que tenemos un aguacero fuerte… nuestras calles se despedazan, las impermeabilizaciones no funcionan, nuestras coladeras colapsan, los arroyos se desbordan y por supuesto todos (me incluyo) renegamos y pedimos al cielo “cerrar la llave”, aunque sea, un poco.

Lo triste del asunto es que hace 30 años existían una buena cantidad de ojos de agua, hace 15 años excavábamos pozos a 70 metros de profundidad, y hoy perforamos pozos de hasta los 600 o incluso, 700 metros de profundidad; agua que recibimos con arsénico, plomo y mercurio, los cuales seguro hacen un daño terrible a nuestros organismos.

¿Qué hacer?

Primero debemos entender que, para cualquier gobierno en nuestro Aguascalientes, el agua debe ser el tema prioritario de la agenda, pues si no tomamos medidas urgentes y drásticas, quizás en menos de 30 años no contaremos con agua para cumplir las funciones actuales.

Actualmente, de lo que llueve, muy poca cantidad se va al subsuelo, el gran porcentaje llega al río San Pedro, el cual transporta el gua a nuestro estado vecino de Jalisco, donde la reciben con gusto y la usan para diferentes giros.

Necesitamos:

1-    Generar un sistema (al costo que sea) para captar esa agua lluvia y usarla para consumo humano.

2-    Activar un verdadero uso de las plantas de tratamiento de aguas negras con que hoy contamos, pues esta agua únicamente se usa para el riego, pudiendo extenderse, con las adecuaciones pertinentes, para el consumo humano.

3-    Determinar que el crecimiento de nuestra ciudad debe ser vertical, pues las ciudades horizontales utilizan mucha más agua, pues en transporte hoy se pierde alrededor del 60% de cada litro extraído del subsuelo.

4-    Generar normas estrictas en la construcción de edificaciones. Es necesario que todas las azoteas de la ciudad sean captadoras de agua. Necesitamos que cada casa cuente con un sistema de reciclado de aguas negras, además de la instalación obligada de sanitarios y equipos ahorradores de agua.

5-    Utilización masiva de pavimentos porosos, esos que permiten el paso del agua lluvia al subsuelo con mayor facilidad.

En fin, las ideas pudieran ser muchas, pero lo que no nos podemos permitir es seguir tan pasivos ante un tema que quizás a largo o mediano plazo, termine por acabar con el desarrollo de nuestro Estado.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx