AL SUR DEL CONTINENTE

En nuestro México hemos visto desde hace algunos años como se han estado dando situaciones que lastimosamente nos llenan de pena y preocupación. Secuestros, Narcotráfico, Delincuencia Común, entre otros, son algunos de los eventos cotidianos que ya hacen parte común de los encabezados noticiosos. Pero un tema que debe generar un análisis especial es el relacionado con las revueltas causadas por denominados Grupos Guerrilleros que siguen llamando la atención, sobre todo, en ciertos Estados de la República.

Y es que si volteamos al sur del continente Americano, vemos a un país como Colombia, el cual ha soportado desde hace varias décadas del crecimiento y desarrollo de este tipo de grupos, que escudados en supuestas teorías socialistas, se han dedicado a delinquir en diferentes modalidades a lo largo de su historia.

En un inicio, la explotación del petróleo era su preocupación, luego la tenencia de grandes territorios por parte de terratenientes, fue un lema de lucha; ahora, y desvirtuando totalmente su supuesto fundamento, se han dedicado a los rentables negocios del secuestro y narcotráfico, viendo en ellos un gran esquema de financiamiento para sus actividades y para el sostenimiento de su ejercito.

Hoy el mundo se pregunta: ¿Qué pasa en Colombia con los supuestos políticos y personajes reconocidos, retenidos por la guerrilla, quien pretende dejarlos en libertad?

Por un lado está el actual Gobierno del Presidente Uribe quien ha decidido recuperar la autoridad actuando con “mano dura”, frente a estos delincuentes que jugaron con la buena voluntad de anteriores Mandatarios, quienes terminaron sus periodos frustrando sus esperanzas de paz.

Por otro lado estas los actores internacionales que se suman a este proceso buscando ser interlocutores en el problema, historia que hemos visto sin éxito incontables veces, en la última década.

Hoy por ejemplo es el Presidente de Venezuela Hugo Chávez quien se ha involucrado como mediador de este conflicto, mostrándose preocupado por los secuestrados y en pro de ayudar a los “hermanos colombianos”, situación que causa risa, cuando encontramos que algunos análisis de la inteligencia colombiana han demostrado que militares venezolanos han escondido en este país, a los guerrilleros tras las persecuciones del ejército de Colombia.

Definitivamente el peor escenario para esta negociación sea al lado de este Presidente “Neo-Socialista”, que le ha demostrado al mundo que lo que menos propone es la conciliación y la mesura, ya que su discurso siempre ha buscado el choque  con quienes considera sus enemigos de ideas.

Para el Presidente Uribe el camino debe continuar, ya que tras su segundo mandato los números lo han favorecido. Una disminución importante en la producción de droga, un 50% menos de guerrilleros son los que hoy tiene que perseguir, las constantes desmovilizaciones de las autodefensas, y todo enmarcado en un crecimiento económico fuerte, hacen que este Presidente siga en su camino por regresar a Colombia por el buen sendero que perdió desde hace mucho tiempo.

Leave a Reply