LA CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ: UNA OBLIGACIÓN DE TODOS

“La revuelta y solo la revuelta es creadora de luz y esta luz no puede tomar sino tres caminos la poesía, la libertad o el amor”.

André Breton

Desde hace un poco más de 8 años la Universidad Cuauhtémoc por medio de la maestra Elena de Casas y en colaboración con el profesor e investigador danés, Peter Berliner, han desarrollado cursos gratuitos para la comunidad aguascalentense donde la construcción de la paz es el ingrediente principal. La idea de estos cursos es que los participantes se den cuenta de los recursos con que cuentan para ponerlos al servicio de ellos mismos y de los demás, para así contribuir a la construcción de un tejido social que defienda su derecho al bienestar.

Algunos de los cursos impartidos son: El salón de clases como un espacio para la construcción de la paz, La educación sexual en el marco de los derechos humanos y la resiliencia social, Resiliencia y creatividad, Un mejor mundo para todos con la resiliencia social, Un trabajo adecuado de derechos para los niños y las niñas, Áreas libres de estrés para niños y niñas, entre otros.

En este periodo, más de 1000 personas han sido partícipes de los cursos aplicando sus experiencias a más de 30 mil estudiantes de nuestro estado, con resultados impresionantes.

La idea de la Universidad Cuauhtémoc es impactar al mayor número de personas posible (maestros, directores de instituciones educativas, orientadores vocacionales, tutores, ciudadanos, etc.) sin reservarse el derecho de admisión, no importando religión, nivel socioeconómico, nivel de estudios, ocupación, con la idea de que comprendan cabalmente el papel que cada uno juega como ciudadano en una democracia que necesita y quiere construir la paz.

¿Por qué lo hace la Universidad Cuauhtémoc?

Una institución educativa tiene la obligación ética y moral de abrir espacios para hablar acerca de la vida emocional (reciprocidad, empatía), con el fin de construir resiliencia social y formar ciudadanos éticos y comprometidos con el mundo que los rodea.

México es un país sumamente violento (más de 300 mil muertos en dos sexenios), por lo tanto, tenemos que aportar de manera decidida en la construcción de un país diferente, incluyente, con ciudadanos comprometidos a desarrollar el lugar donde sueñan vivir.

En nuestro país únicamente 1 de cada 10 niños que inician el kínder, terminan la universidad, por lo que en nuestras aulas tenemos a los privilegiados de México, y eso nos compromete a formarlos con las bases sólidas para que puedan ser promotores y constructores de la paz.

¿El siguiente paso?

La idea es poder publicar un libro en los próximos meses, luego de la investigación que se ha estado realizando en colaboración con investigadores de Dinamarca y México, sobre los excelentes resultados que el programa ha tenido en nuestro Estado.

Por lo pronto, la Universidad Cuauhtémoc seguirá ofertando de manera gratuita estos cursos que suman bastante a la construcción de un México mejor; ese país que sueña con ser el lugar donde todos queremos vivir.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx