REHACIENDO NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO

No me cansaré de señalar que mientras no cambiemos el enfoque de nuestro sistema educativo, las cosas no van a mejorar. Tenemos que pasar de la memorización como objetivo único del sistema, a formar jóvenes creativos, que generen innovación aplicada a problemas cotidianos o a nuevo conocimiento, pero generando riqueza.

Es momento en México de cambiar radicalmente lo que hacemos con la educación, pues un país en el siglo XXI con un mal sistema educativo, está condenado a ser pobre.

Además del conocimiento tradicional, las escuelas de México tienen que incluir en su currícula, las siguientes materias:

1-    Nutrición. Somos el país con mas niños obsesos en el mundo. Debemos enseñar a nuestros alumnos cómo alimentarse, pero no para cumplir estereotipos sociales, más bien para que protejan su salud y, por ende, su crecimiento.

2-    Inteligencia Emocional. Para Daniel Goleman la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivar y de manejar adecuadamente las relaciones. La inteligencia no es solo racional, por lo que debemos introducir la enseñanza de la inteligencia emocional en el sistema educativo para tener jóvenes mucho más conscientes de lo que sienten, de cómo se comportan y de cómo entienden a los demás.

3-    Creatividad. La creatividad no es únicamente un tema de artistas, es una manera de vivir y de enfrentar el mundo cada día. Nuestros alumnos deben usar la creatividad como herramienta para la construcción de soluciones y desarrollo.

4-    Cooperación. El siglo XXI es el momento del trabajo en equipo para conseguir mejores resultados; de allí que nuestro sistema educativo que casi de manera exclusiva evalúa de forma individual, deba reevaluarse para promover el trabajo colaborativo.

5-    Programación. Cada objeto electrónico actual, trae un “ADN” de programación. Nuestros niños deben entender la lógica de construcción de los objetos que son de uso cotidiano, pues éste, es un nuevo lenguaje.

6-    Conciencia Ambiental. Tenemos al planeta sostenido “con dos hilos”. Los jóvenes que hoy están en el sistema educativo son la primera generación que va a vivir de manera directa las consecuencias del cambio climático, y serán la última generación que podrá hacer algo para revertirlo. Es fundamental desarrollar las habilidades de cuidado y recuperación del medio ambiente.

7-    Finanzas Personales. El emprendimiento es fundamental para un sistema educativo que nos prepara para ser empelados. Las finanzas son sumamente importantes, no únicamente para crear negocios, sino también para manejar nuestros propios recursos.

8-    Meditación. Muchos sistemas educativos están incluyendo la meditación como un espacio obligatorio en sus aulas con resultados maravillosos en el autocontrol y como facilitador del aprendizaje. Cada niño, según sus creencias y las de su familia, pueden usar este espacio como conexión y preparación para el nuevo día.

México necesita mejorar sus resultados académicos para competir eficazmente en el siglo XXI; ojalá pronto nuestras autoridades entiendan que si seguimos por el mismo camino los resultados cada día serán peores, pues el mundo desarrollado ha entendido que la educación es el motor de una economía, por lo que están haciendo esfuerzos maravillosos para mejorarla.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx