LA SITUACIÓN COMPLEJA EN LA QUE ESTAMOS

La situación económica de nuestro país no pinta nada bien para los próximos meses, pues va a ser casi imposible sostener los empleos, además de que los ingresos principales del país que son el petróleo, las remesas y el turismo, están siendo gravemente afectados en estos momentos.

En cuanto a las remesas, el año pasado nos llegaron por este concepto a México casi 37 mil millones de dólares (7% más, que en el 2018), cifra superior a la Inversión Extranjera Directa en México, que fue de 35 mil millones de dólares. En estados como Michoacán, Oaxaca, Zacatecas y Guerrero, las remesas corresponden al 10% del valor agregado bruto (se estima una disminución de hasta 10 mil millones de dólares el envío de remesas para 2020).
El departamento del Trabajo de Estados Unidos anunció la pérdida de más de 4 millones de empleos en ese país, lo que seguramente afectará a nuestros paisanos que enviaban remesas a México, complicando aún más, a nuestra golpeada economía.
Si en la crisis del 2008 en Estados Unidos, que no fue una crisis de empleo como esta, se afectaron gravemente los envíos de remesas, no quiero imaginar lo que pasará con tantas familias en México que viven de los recursos de sus familiares en Estados Unidos; familias que seguramente ni en el radar del gobierno mexicano están.

Los especialistas pronostican una caída de nuestra economía de hasta un 8%, y una pérdida de empleos de hasta 7 millones de personas, además de la ya devaluación de nuestra moneda de un 25%.

El turismo, el ramo más afectado a nivel mundial por esta pandemia, también se está desplomando, pues los hoteles en nuestro país se encuentran prácticamente cerrados lo que nos llevará seguramente a una pérdida masiva de empleos en el sector.
¿Qué nos espera al final de la pandemia?
En los mejores pronósticos, se podría contar con una medicina en los próximos 4 meses y con una vacuna en los próximos 12 meses, lo que nos lleva a pronosticar que a finales del año estaremos tratando de levantar la cabeza para respirar e iniciar un 2021 con la esperanza de salir adelante.

En cuanto al petróleo, es muy seguro que los precios se estabilicen para el cuarto trimestre del año, lo que nos tranquilizaría un poco, aunque bien vale la pena señalar, que la dependencia de México al crudo nos está llevando a un colapso económico en la próxima década, entendiendo que el mundo ya ha decidido iniciar el fin de la era del petróleo.
La economía de Estados Unidos seguramente se levantará más rápido que la nuestra, por lo que las remesas fluirán poco a poco hacia México en el cuarto trimestre del año, aunque desde mi particular punto de vista, el darle tanto peso de nuestra economía a las remesas, nos hace ultra vulnerables, además de ser este ingreso una vergüenza para nuestro país, pues es increíble que nuestros pobres connacionales que viven tanta discriminación en el vecino del norte, nos tengan “que mantener”.
El gran ganador a finales del año seguramente será el turismo, pues para el sector con recursos en México, el encierro los impulsará a salir y a recuperar estos días de encierro disfrutando de las maravillas de México y del mundo. Considero vital que creemos una campaña para que todos los mexicanos hagamos turismo en nuestro país, tratando de reactivar lo más rápido posible, al generador del tercer ingreso del país.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx