NUESTROS ESTADOS ANTE EL COVID-19

La pandemia que vivimos en estos momentos nos ha llevado a procesos personales diferentes.

Por un lado, se encuentran los escépticos, quienes no creen que esto sea cierto, pensando que cualquier enfermedad estacional, normalmente acaba con más gente que el Covid-19.

Luego están los paranoicos e hipocondriacos que sienten a cada momento que el virus entrará en sus cuerpos, y relacionan cada dolencia con la enfermedad. Ellos usan siempre cubre bocas, guantes, y ponen desinfectantes en la entrada de sus hogares; se cambian de zapatos al ingresar a sus casas (aunque prefieren no salir por ningún motivo), y desinfectan todo a cada instante.

Luego están los pesimistas, los que consideran que todo se va a acabar, que el mundo como lo conocemos colapsará, las economías se destruirán y que quizás todos sufriremos en el mediano plazo.

Al final están los optimistas, los que a pesar de todo siguen creyendo en las oportunidades, en adaptarse, en ayudar; ellos están seguros de que saldremos adelante y que la sociedad será mejor.

Personalmente considero que he estado en todas las etapas, y aunque nunca he creído que el Covid-19 no sea delicado, sí he llegado a creer que lo hemos sobredimensionado; aunque viendo los cambios día con día en contagios y

fallecimientos, regreso a entender que estamos en una compleja situación en el mundo, que nos llevará un buen tiempo resolver.

Mi visión frente al Covid-19 es clara: debemos cuidarnos en lo posible, evitando salir de nuestras casas, pero debemos lograr que nuestra economía no se detenga. También creo que es momento de ayudar y compartir, pues mucha gente no la está pasando bien en estos momentos. No únicamente la gente de escasos recursos está sufriendo, también los empleados que han perdido sus trabajos y sus recursos se agotan para la manutención de sus familias.

Es momento de ayudar, ayudar y ayudar, pensando en que somos privilegiados al tener un ingreso, y aceptando que tenemos una obligación de ayudar, y de motivar a que más personas ayuden para juntos lograr disminuir el impacto negativo de esta pandemia.

También debemos ser creativos y reinventarnos. Tenemos que ser capaces de salir de la frustración y el miedo, para ser innovadores y buscar monetizar en estos tiempos. El camino más fácil es buscar ser contratado por empresas como Amazon que abrió la puerta a miles de nuevos trabajadores, aunque personalmente considero que es tiempo de emprender algún negocio que nos ayude a ser nuestro propio jefe.

En cualquier adversidad, siempre habrá una oportunidad de negocio, así que tenemos que destinar un momento de cada día a pensar en opciones que nos ayuden en este camino. Muchas empresas y universidades están abriendo sus cursos de manera gratuita para ayudar en este proceso creativo y de innovación empresarial, tal es el caso de Emprender para Aprender (www.epa.mx), que

conjuntamente con el municipio de Aguascalientes, cada día ofrecen un curso gratuito para ayudar a los nuevos emprendedores a lanzar un negocio en tiempos de crisis.

También están los muchos apoyos que el Gobierno del Estado de Aguascalientes ha lanzado por medio del PROMIPYME, donde muchos emprendedores adquieren capitales para iniciar con sus ideas.

Es un momento complejo, no hay duda, pero lo peor que podemos hacer es no hacer nada y esperar a que alguien nos resuelva las cosas.

Si tuviera que resumir, diría: es momento de ser muy cuidadosos con nuestra salud, pero es el tiempo de ser creativos e innovadores, debemos salirnos de la “caja tradicional” para lanzar la idea que siempre hemos soñado; y claro, es momento de ayudar y compartir, de entregar algo de lo que tenemos a los demás, pues seguramente nuestro país vivirá momentos complejos en los próximos meses.

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx