PRIMERAS CONCLUSIONES DE LA “NUEVA VIDA” EN CONFINAMIENTO

Luego de estar trabajando diferente y viviendo con cambios radicales a nuestras rutinas debido a esta pandemia por el Covid-19, han quedado bien claros algunos puntos:

1- El internet en nuestro país dista mucho en cuanto a calidad, cobertura, soporte y velocidad, del que tienen en los países desarrollados, situación no menor de análisis, a sabiendas de que uno de los hombres más ricos del mundo es mexicano y gran parte de su negocio esta en vender servicios de internet. Paradójico. Ya diría mi abuelita: “en casa de herrero, cuchillo de palo”.

2- La educación masiva en línea aún debe mejorar mucho. Tenemos que trabajar en el desarrollo de habilidades que le ayuden al educando en este proceso que es bien diferente al de la educación presencial. Es cierto, sí avanzamos las universidades unos 10 años en la virtualización de la educación; ahora viene el reto de estructurar un sistema de enseñanza que nos ayuda a formar a los diferentes perfiles académicos que nos llegan a las instituciones, y a los maestros.

Mi primera conclusión sobre esto es: ni todos los educandos, ni todos los maestros están hechos para la educación on-line. El gran ganador: La

educación blended (combinación de educación presencial y educación en línea). Pronto veremos muchas innovaciones para este proceso.

3- Como diría el experto en educación Cristian Celedón, “lo que tenemos al frente no son nativos digitales sino nativos de redes sociales, que es diferente”. En estos días de educación on-line por Covid-19, nos hemos encontrado con una generación a la que considerábamos experta en tecnologías, pero que, en su gran mayoría, es incapaz de solucionar los mínimos problemas ante una comunicación digital. Cuando se presenta el primer problema de conectividad o uso de las plataformas, entran en pánico.

Tenemos un reto enorme en la educación de verdaderas habilidades tecnológicas que les ayuden a nuestros estudiantes a tener una mejor capacidad de resolución de problemas y de adaptación, ambas, habilidades fundamentales para el profesional del siglo XXI.

4- Y una de política… terminaremos por entender que de una situación como la que estamos viviendo, sólo saldremos si todos unidos trabajamos para lograrlo. No podemos esperar nada de los gobiernos; somos los 122 millones de mexicanos los que debemos tomar las riendas del destino y actuar en consecuencia.

¿Está actuando mal nuestro presidente?, ¿lo están haciendo bien los de China, Francia, España o Alemania? ¿No confinar a la población debiera ser el camino, como lo esta haciendo Suecia?

Será difícil medir los resultados, pero al final habrá dos indicadores que generarán los parámetros: Muertes de personas / muertes de empresas.

¿A cuál le apuesta usted?

rectoria@ucuauhtemoc.edu.mx