22 DE DICIEMBRE DE 2012: The end.

Para la impresionante cultura maya, una de sus principales profecías escrita hace mil 500 años, expone que el fin del mundo conocido será en 22 de diciembre del año 2012…

Preocupa a los científicos actuales esta profecía, ya que si revisamos algunas emanadas de esta cultura, vemos que se han cumplido con impresionante exactitud.

“Para los mayas el próximo 22 de diciembre del 2012 nuestro sol recibirá del centro de la galaxia un rayo sincronizador que iniciará un nuevo ciclo cósmico”.

En medio de catástrofes, conmociones y cambios en la composición material y el funcionamiento de la galaxia, se acabará nuestra civilización, dando paso a mutaciones inciertas para los seres humanos.

Para los mayas, en poco mas de cuatro años, nuestro bello planeta azul se encargará de limpiarse y renovarse dando paso a quizá una nueva forma de vida que entienda su posición dentro de él.

Por lo pronto nosotros seguimos en nuestra propia historia de horror. A la madre naturaleza le declaramos la guerra hace mucho tiempo. Diariamente enviamos a la atmósfera 11 mil toneladas de gases y humos tóxicos; nos encargamos de talar más de 15 millones de hectáreas de bosque cada año… en América latina talamos 22 hectáreas por minuto…

Entre nosotros también estamos en guerra. El racismo creciente en algunos países de Europa, la esclavitud que aún nos duele presenciar, las interminables guerras santas (que aún nos cuesta entender en occidente), las guerrillas, la pobreza y la desigualdad aceptada diariamente por todos, en países ricos y pobres… la increíble violencia interna con los de nuestra propia sangre…

En fin, según los mayas nos queda un poco más de 4 años y nosotros seguimos sin entender nuestra posición en el planeta…

¿Hasta cuando lograremos entender el dolor del otro? ¿Hasta cuando tendremos la visión de ayuda y compromiso con quien más nos necesita?

Mientras tanto nuestros gobernantes siguen trabajando por sus beneficios y el de sus cercanos, para asegurar un futuro que quizás no exista…

Y nosotros, ¿cuál es nuestra posición en el momento?

Por lo pronto nuestro compromiso debiera ser el de buscar cada día ser una mejor persona en el espacio donde nos haya tocado habitar. Luchando por ser un mejor padre o madre, un mejor esposo o esposa, y un excelente compañero de trabajo, que esté dispuesto a tomarse el tiempo de apoyar a quien requiera de nosotros. Una persona dispuesta a regalar vida dándole una sonrisa al niño del semáforo. Una persona capaz de ser feliz, a pesar de tener que partirse el lomo cada día para conseguir el sustento. Un ser integral que entienda que el presente será el detonador de un mejor futuro; un futuro donde cada quien tenga su espacio y se sienta parte de él… un futuro, que aunque para los mayas sea tan sólo de 4 años, estemos preparados para sentir que fuimos capaces de aportar algo para que nuestro alrededor sea un lugar mejor para quienes nos rodean.

Leave a Reply