EL KILÓMETRO DEL LIBRO. Una buena contribución hacia el desarrollo

Personalmente considero que el desarrollo de un país depende del nivel educativo de su población, y este nivel, estará directamente relacionado con la habilidad que tenga su gente con respecto al hábito de la lectura.

Hablando de los países con altos porcentajes de lectura, encontramos a Suecia donde el 80% de su población ha leído por lo menos un libro en su vida. Siguiéndolo muy de cerca, está Finlandia con un 75%, e Inglaterra con un 74%. Japón también tiene buenos resultados, encontrando que el 91% de su población cuenta con el hábito hacia la lectura.

Para la UNESCO, el 56.4% de los mexicanos leen libros, pero únicamente el 2% tiene un real hábito de leer.

Y aunque la UNESCO nos alentara con un reconocimiento, luego de que desde el 2001 iniciara con su premio anual de engalanar a una ciudad como “Capital Mundial del Libro” por los esfuerzos para fomentar la lectura, entregándolo en el 2007 a una ciudad latinoamericana, Bogotá; aún así seguimos atrasados en cuanto al promedio de libros leídos, situación que considero como un elemento que nos aleja del desarrollo que esperamos para esta región del mundo.

Los datos son claros, en México se leen 2.9 libros por habitante cada año y en Argentina 4.6. Lo que realmente nos preocupa, es que por ejemplo en Canadá se leen 17, en España 7.7, en Portugal 8.5, y en Italia 12, sin ser estos últimos los países en que más se lee en el mundo.

Es claro, aún tenemos un atraso enorme en este aspecto clave para el desarrollo personal y del país en que se habite.

Hace unos días en Aguascalientes la Alcaldía de la ciudad lanzó una convocatoria a la ciudadanía para que entre todos  lográramos donar un número importante de libros que construyeran físicamente un “Kilómetro del Libro – Participemos y Hagamos de las Palabras Ríos”, con el cual se iniciaría la implementación de varias bibliotecas en diferentes comunidades de nuestra ciudad capital.

Personalmente considero que esta iniciativa es sumamente importante para impulsar en nuestros jóvenes el hábito hacia la lectura, lo que nos ayudaría, entre otras muchas cosas, a alejarlos de tantos problemas sociales que vivimos en la actualidad.

México necesita de más lectores, pero también de más mentores… si todos los que disfrutamos de este hábito nos sumamos al proyecto de apoyar, motivando a otro que quizá no tiene acceso a los libros por su costo, esto nos hará ser diferentes, contribuyendo a una sociedad más educada y por ende, con mayor posibilidad de desarrollo.

Leave a Reply