SAN MARCOS 2008. Tomemos nuestras propias medidas.

En pocos días iniciará en Aguascalientes nuestro más importante festejo, donde tendremos la oportunidad de recibir a miles de visitantes que serán parte de los eventos culturales, deportivos, y de la gran diversión que promete nuestra Feria de San Marcos 2008.

La feria, la más importante de México, se vestirá de gala teniendo como país invitado a España, por lo que durante un mes tendremos la oportunidad de sentirnos más cerca del país europeo.

Si bien la feria es un espacio de esparcimiento necesario para nuestra sociedad, por otro lado es el inicio de las preocupaciones de muchos padres de familia que ven en el festejo el espacio donde sus hijos pierden la compostura, arriesgando inclusive su integridad.

Y es que nuestra ciudad tiene cifras preocupantes. Según las encuestas del Consejo Interuniversitario contra las Adicciones, en nuestra ciudad 8 de cada 10 jóvenes universitarios son consumidores habituales de alcohol (una o dos copas por semana como mínimo), siendo el 52% hombres y el 48% mujeres, situación que se presenta aún mas preocupante cuando conocemos que somos uno de los primeros Estados de la República con mayor número de accidentes de tránsito por conductores en estado de ebriedad.

Por otro lado encontramos que 7 de cada 10 jóvenes de educación superior alguna vez en su vida han probado una droga ilícita, sin que esto quiera decir que son adictos, pero lo más preocupante es que el 98% fueron inducidos por sus propios amigos. Las drogas más comunes en consumo fueron la marihuana, la cocaína y en último, las drogas químicas.

También debemos recordar que según nuestras autoridades nacionales, en México existen 3 millones de alcohólicos y 10 más en proceso de serlo; de estos últimos muchos son jóvenes universitarios.

Otro dato que nos debe llamar la atención es que el 50% de los jóvenes que consumen alcohol antes de los 18 años, se convertirán en alcohólicos.

Como vemos el alcoholismo y la drogadicción son temas que definitivamente nos deben preocupar a quienes somos padres de familia.

Yo realmente considero que para nuestro máximo festejo debemos generar una estrategia tripartita entre Gobierno, instituciones educativas y por supuesto, la familia.

En primera instancia nuestras autoridades deberán generar las normas de control y vigilancia que nos ayuden a evitar los excesos. Por otro lado las instituciones educativas deben desde ya comprometerse con el problema, instruyendo a los alumnos sobre las consecuencias y el peligro del descontrol, y apoyar a los padres de familia con capacitación en cuanto al manejo preventivo de este tipo de situaciones, además de las acciones a seguir cuando el problema ya es una realidad familiar.

Por último, la familia deberá ser quien, por medio de un diálogo real y de confianza con los hijos, estipule las reglas y normas que se deberán seguir durante los espacios de diversión.

Definitivamente nada nos garantizará la seguridad de nuestros jóvenes, pero personalmente considero que un trabajo conjunto nos ayudará a evitar las consecuencias de dejar la guía de nuestros hijos, únicamente en mano de sus amigos.

Leave a Reply