Y ANTE EL FUTURO, ¿Qué vamos a hacer?

La crisis económica mundial sigue siendo el tema recurrente en los medios de comunicación del mundo. Europa, Asia y América siguen con fluctuaciones en sus Bolsas, lo que genera una profunda incertidumbre sobre la reacción económica para el año venidero.

Por otro lado, México sigue esperando a que el precio del petróleo se estabilice a fin de determinar con cuantos recursos se contarán en el 2009 para subsanar los gastos del país.

Y es que si hacemos un análisis económico de nuestro país encontramos que nos debe llenar de preocupación el futuro, si consideramos que para los expertos, en el 2010 la producción máxima del petróleo comenzará su declive, por lo que se prevé que en no mas de 100 años se agoten por completo las reservar del “oro negro”, no sin antes pasar por enfrentamientos en la búsqueda y obtención del poco combustible que quede.

En segundo lugar, nos damos cuenta de que la gran potencia de América, Estados Unidos, está sumida en una crisis de magnitudes alarmantes, lo que muy seguramente obligará a miles de compatriotas que viven en este país a regresar a sus hogares en México, con las consecuencias de desempleo que esto nos ocasionaría.

Como vemos, los dos principales ingresos de nuestro país (el petróleo y las remesas) se ven directamente afectados por un futuro que nos obliga a tomar medidas inmediatas que nos ayuden a fortalecer otras áreas para que nuestro México genere las oportunidades que requerimos.

El tercer ingreso de nuestro país es el turismo. Si bien contamos con más de 10.000 puntos arqueológicos, playas inigualables, y paisajes cautivadores, aún seguimos relegando este aspecto que para muchos países como España, por ejemplo, implica el 80% de su economía.

Quizás el turismo sea el camino que México necesita para olvidar las actuales dependencias al petróleo y a las remesas, pero habrá que trabajar en políticas públicas diferentes que generen estructuras hacia una mayor captación de visitantes, además de fortalecer los presupuestos que realcen los sitios históricos y de diversión que en muchos casos hoy se encuentra abandonados o en manos de personal poco capacitado.

En fin, el mundo ya nos vislumbra, con tiempo, un futuro que nos alerta a cambiar los giros de los ingresos que necesitamos. No esperemos a que los problemas ya no tengan solución para estructurar las políticas y estrategias del país para ser competitivos y dejar a un lado los problemas que hoy son parte del día a día.

México lo tiene todo, dos océanos, todos los climas, riqueza, historia, su gente…

En definitiva, el camino es no seguir siendo el asombro de los países desarrollados que no entienden como con nuestra riqueza, seguimos aún en el subdesarrollo.

Leave a Reply