MI AMIGA LUCÍA

Hace algunos días tuve la fortuna de recibir en mi trabajo a una gran amiga que no veía desde hacía varios años.

La Doctora Lucía es una exitosa profesionista que durante sus últimos 25 años se ha dedicado a obtener resultados académicos y profesionales gracias al esfuerzo en varias universidades de renombre mundial, donde tiene la oportunidad de desarrollar su intelecto además de aportar en investigaciones médicas que le han mejorado la vida a muchos pacientes terminales.

Lucía, una mujer envidiable, inteligente, segura de si misma y con una belleza cautivadora, llegó a mí, con una historia que me hizo reflexionar sobre los objetivos que nos planteamos cada día.

Esta interesante mujer que se acerca a los 50, tuvo a su único hijo Mateo a los 25 años, producto de una relación acelerada pero duradera; una relación que según dice, es la base de su éxito profesional.

Muy triste en mi oficina me comentó que el viernes anterior sus amigos en Estados Unidos le habían organizado una elegante fiesta en un conocido hotel de Chicago, donde le celebraron los 25 años de su exitosa carrera profesional en pro de la investigación médica.

Después de recibir varios reconocimientos, felicitaciones y admiraciones de todos los 300 asistentes, notó que su hijo Mateo se mantenía parco ante tanta celebración.

Mateo, un joven bien portado, serio e inteligente, fue formado en le seno de esta familia de intelectuales quienes le inculcaron los valores que todo padre espera entregar a sus hijos, como armas para enfrentar un mundo cada vez mas complejo.

Durante la fiesta Mateo se mostraba serio y nada entusiasmado. Después de varias copas Lucia decide sacar a bailar a quien considera el tesoro de su vida. Mateo acepta la pieza y su madre dulcemente le externa su extrañeza por no haber recibido su felicitación, después de que todos los presentes se desvivieron por alabar estos 25 anos de grandes esfuerzos.

Mateo, con la seguridad que lo caracteriza, suspiró profundamente y de inmediato miró a su madre a los ojos diciéndole: ¿Qué quieres que celebre?, si desde hace 25 años te perdí…

Lucía no se cansó de decirme que tuviera cuidado con lo que deseaba en la vida y la manera como lo conseguiría. Siempre pensó que aportando sus conocimientos lograría dar al mundo un granito de arena, y hoy se daba cuenta de que no logró dar lo que necesitaba el tesoro más grande de su vida.

Muchas veces nos olvidamos de nuestro entorno inmediato pensando que lo tenemos seguro. La pareja, los hijos, los padres, los amigos, son nuestra fuerza diaria. Una fuerza que nos obliga un equilibrio en nuestra historia para saberla aprovechar, disfrutar, pero sobre todo, abonar.

El trabajo es tan necesario como el disfrute, pero lastimosamente muchas veces terminamos únicamente viviendo para trabajar, olvidando que nuestra existencia debe estar enmarcada en un equilibrio que nos permita dar lo mejor de sí como respuesta al balance físico y mental en el que vivimos.

Frase:                                                                               Autor Anónimo

El secreto del éxito radica en saber qué debemos mantener cerca de nosotros y de qué debemos alejarnos”.

Leave a Reply