Una de Fútbol: NECAXA

Hoy he decidido tocar un tema que me apasiona bastante. Comentar sobre la “danza sagrada en torno a un astro fugitivo”, como la define un gran amigo colombiano. El fútbol.

Desde hace algunos años cuando llegó el equipo Necaxa a nuestra ciudad, nos llenaba de emoción el poder contar con una institución fuerte y seria que había cosechado logros muy importantes en el balompié mexicano. Por supuesto se edificó un recinto acorde a la magnitud del equipo. De allí nace el estadio Victoria, una imponente y moderna construcción que muestra el empuje y dinamismo de nuestra ciudad.

Hoy después de varios años del Necaxa en nuestra ciudad, y después de mil cosas, que no soy quien para evaluar, nuestros Hidrorayos se encuentran en el último lugar de la tabla de posiciones y con la posibilidad latente de descender a la Primera División A del fútbol de nuestro país.

Lo paradójico de este asunto es que si analizamos el plantel principal del equipo, únicamente aparece un jugador nacido en nuestro bello estado, Luís Alberto Valdés, que entre otras cosas, debutó como profesional en el Club Atlético Cuauhtémoc, Equipo de la Tercera División del Fútbol Mexicano, y que fuera propiedad de la Universidad Cuauhtémoc, Campus Aguascalientes. Tal pareciera que nuestro Necaxa no ha visto mucha capacidad en nuestros futbolistas hidrocálidos para que aporten en la institución.

Lo que definitivamente me llena de extrañeza, es que el fútbol hidrocálido ha mostrado su capacidad en diferentes ocasiones; basta con recordar los gloriosos años de los Gallos, o el ascenso del la Universidad Cuauhtémoc de la Tercera a la Segunda División del fútbol profesional.

Hoy por hoy, y obviamente guardando las diferencias entre el fútbol amateur y el profesional, contamos con el anterior Campeón Nacional del Fútbol de la CONADEIP (Comisión Nacional Deportiva de Instituciones Privadas), la Universidad Panamericana, Campus Bonaterra, y en este marzo del 2009, se logró que 3 de nuestras universidades aguascalentenses se ubicaron entre los 10 primeros equipos a nivel nacional de esta competencia, destacando el Subcampeonato de la Universidad Cuauhtémoc.

Si bien el fútbol universitario tiene diferencias con el profesional, considero lógico que ya ha quedado muy demostrado que el fútbol en Aguascalientes tiene un gran nivel competitivo, y más aún, la garra para sobresalir en los difíciles torneos nacionales.

¿No será tiempo de que Necaxa voltee a la gente que lo sigue cada semana? ¿No será el tiempo de que Necaxa entienda que un proceso de incorporación paulatina de jóvenes hidrocálidos sacados de las universidades, las ligas, en fin, pudiera ser el camino que conduzca a una identificación mayor con el equipo, logrando que quienes porten la camiseta defiendan no sólo la institución, sino la honra de un estado acostumbrado a ganar?

Hoy la compleja crisis de nuestro equipo nos obligaría a buscar otras alternativas a la de traer costosas “estrellas” que quizás no entiendan la mística de nuestro estado, jugando por jugar… sin dejar el alma en cada encuentro.

Aguascalientes se merece un equipo ganador y Necaxa tiene todo para serlo, quizás la estrategia no haya sido la educada, pero definitivamente ya es hora de buscar otro camino.

Leave a Reply