DOS DE FÚTBOL: Los dolores del TRI

Siguiendo con el tema futbolero, y luego de la desastrosa caída del equipo nacional en Honduras, es interesante hacer algunas anotaciones con respecto al deporte mas popular de nuestro país, y del que gran número de familias dependen para disfrutar de los constructivos fines de semana: “Fútbol y Chelas”.

En un país donde las oportunidades de diversión y los recursos son pocos, el fútbol se convierte en “tema de estado”, ya que si la selección queda fuera de Sudáfrica 2010, solo Dios sabe a cuantos problemas nos podríamos enfrentar…

Partamos de una premisa: México sí es aún el gigante de la CONCACAF. Si bien Estados Unidos, Honduras, Costa Rica, y algunos otros han crecido rápidamente en los últimos años, el balompié mexicano cuenta con la infraestructura, calidad y sobre todo, con la historia que lo ubican como el equipo a vencer en las eliminatorias de la región.

Si bien hoy por hoy estamos pasando por una crisis importante en el combinado patrio, yo considero que los siguientes aspectos limitan en el desarrollo de un deporte en el que tenemos todo para sobresalir notablemente:

  1. Para comenzar, el tema de Sven-Göran Ericksson fue muy simple: Un técnico que pretendió instaurar un estilo de juego ajeno a la picardía latina de nuestros jugadores, y algunos jugadores que creyeron que por jugar en Europa tenían el derecho  de dar menos (afuera y dentro de los juegos) de lo esperado por todos.
  2. Algunos medios de comunicación que siempre han querido menospreciar a los equipos de la zona (contagiándonos a todos), utilizando frases peyorativas como: “fútbol rudimentario” o “negros golpeadores”, entre muchas otras, refiriéndolas en los previos de los partidos en los que México se enfrenta para calificar al tan anhelado mundial.
  3. Un fútbol mexicano que ha sobrevalorado a sus jugadores en el torneo local, pagando alarmantes sumas de dinero a futbolistas, que rindan o no rindan, hacen parte de un país que ya acumula 70 millones de pobres.
  4. Una Federación Mexicana de Fútbol que se olvida del apoyo a las fuerzas básicas (tercera y segunda división) exprimiéndolas en lo económico, sin recordar que gran parte de los jugadores nacionales han pasado por ellas.
  5. Unos jugadores que desde la opulencia de sus salarios olvidan que no hay mayor orgullo que portar la camiseta de la selección, y terminan por “sacar el cobre” en el momento que mas se necesitan.
  6. Un bloqueo mental (algo justificado) con Estados Unidos, que nos ha hecho inferiores en los últimos marcadores, haciendo que esta selección nos por encima con suma facilidad; siendo los mas doloroso de estos pasajes, el ver la cara de los miles de paisanos que acuden a los costosos estadios, al “desquite” con un país que los discrimina, y con la fe de que con “nuestro deporte” los lograríamos vencer.
  7. Algunos jugadores, por no decir todos, carentes de “punch” incapaces de sacar la garra en los momentos donde el fútbol o el técnico son las limitantes del equipo.

En fin, hay muchos aspectos más que deberíamos evaluar, un Nery Castillo que debe cerrar la boca, un Rafael Márquez que siempre nos deja en el peor momento, entre muchas otras situaciones que no conocemos pero que hacen que hoy nuestro deporte, esté lejos de los resultados que merecemos, por la calidad que posee el jugador mexicano.

Desde ya inicia la segunda parte del Profesor Javier Aguirre, un hombre con conocimientos, experiencia y liderazgo, quién seguramente regresará la confianza a un equipo que debe pasar al mundial del 2010 sin ningún inconveniente.

Y como buen hincha y seguidor de la verde, me atrevo a sugerir la siguiente alineación titular para nuestro combinado patrio:

Definitivamente el la portería debe estar Oswaldo Sánchez, un portero de experiencia, si bien Guillermo Ochoa es quizás el mejor portero de México en el momento, la experiencia de un guardameta es vital para los partidos complicados.

El fútbol mexicano está acostumbrado a jugar con línea de tres defensores, por lo que considero que deben estar Rafael Márquez (ojalá logre controlar su ímpetu desordenado), Carlos Salcido y Ricardo Osorio. Como para mi, en el medio campo se ejerce la supremacía de un equipo, considero que hay que jugar con dos contenciones, Gerardo Torrado y Pável Pardo; dos volantes externos, por la izquierda Andrés Guardado, y por la derecha, Alberto el venado Medina; un enganche (clave en la picardía del fútbol mexicano) Antonio Naelson, y adelante Matías, Vuoso y Omar Bravo.

Quizás muchos de los que lean este texto discrepen de mis opiniones, pero no quise desaprovechar la oportunidad de desahogar en las letras, el dolor y la impotencia, de ver en la lona a un equipo mexicano en San Pedro Sula, contra un plantel que nos jugó con inteligencia, practicidad, y con el conocimiento de que las discrepancias del equipo mexicano, terminarían por hacerles más fácil el camino.

Al tri, hay que apoyarlo hasta el final. Hoy contamos con grandes jugadores capaces de demostrar el talento mexicano, solo dependemos de un líder que sepa controlar las mareas, con la capacidad de ver el potencial de cada quien, explotando al máximo sus capacidades. Un  técnico inteligente y con personalidad, que entienda los problemas de nuestro fútbol, pero también sus posibilidades, un técnico que ahora es Javier Aguirre, y del que esperamos su trabajo y conocimiento para aspirar no sólo a estar en Sudáfrica 2010, sino a cosas grandes en el evento deportivo más visto en el planeta.

Leave a Reply